miércoles, febrero 04, 2015

Por Qué no Soy Un Mormón

clip_image002Por Qué no Soy Un Mormón

Por Eric Davis

Vivir donde yo vivo, el tema de la fe mormona se presenta a menudo. Es una religión que está cobrando un buen número de seguidores, sobre todo fuera de los EE.UU.. Pero si usted me pregunta por qué no me inclino al mormonismo, me gustaría empezar por dar estas tres razones:

  1. El mormonismo se desvía de la suficiencia de la Biblia.

El mormonismo enseña que el Libro de Mormón es la Sagrada Escritura, en igualdad de términos con la Biblia, y es, por lo tanto, la palabra de Dios. La afirmación es que fue registrada en planchas de oro hace mucho tiempo en un antiguo lenguaje de tipo egipcio. En 1823, Joseph Smith afirmó que había sido dirigido por el ángel, Moroni, para descubrir y traducir el contenido, que se convirtió en el Libro de Mormón.

clip_image004 El mormonismo enseña que Smith fue un profeta en las filas de los profetas bíblicos como Moisés e Isaías, elegidos por Dios para restaurar la verdadera Iglesia de Jesucristo usando el texto de las placas.

El contenido del Libro de Mormón también reprende a la idea de que solo la Escritura es suficiente: “Necio, lo dirás: Una Biblia, tenemos una Biblia y no necesitamos más Biblia” (2 Nefi 29: 6).

Junto con el Libro de Mormón y la Biblia, el mormonismo afirma la canonicidad de otras dos obras, Doctrina y Convenios, y la obra de José Smith, La Perla de Gran Precio. También se permite una nueva revelación, que, de forma similar a la autoridad papal en el catolicismo romano, puede surgir del Profeta, o Presidente de la Iglesia.

Esto viola la clara enseñanza de la suficiencia de la Escritura: clip_image006“Yo testifico a todos los que oyen las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añade a ellas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro; y si alguno quita de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del árbol de la vida y de la ciudad santa descritos en este libro.” (Apocalipsis 22:18-19).

  1. El mormonismo se desvía de la enseñanza bíblica de la deidad de Jesucristo.

El idioma sobre Cristo en la enseñanza de Mormón es similar a la del cristianismo bíblico. Cristo se menciona como el Salvador del mundo, nuestro Redentor, y el Hijo de Dios. Sin embargo, no todo es como parece.

La desviación comienza aquí: la enseñanza mormona niega una de las enseñanzas bíblicas más importantes, que Dios es un Dios Uno y Trino; un solo Dios y tres Personas, a Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo. En cambio, las personas de la Trinidad se afirman que son tres dioses separados. Dios Padre es un hombre exaltado que "... tiene un cuerpo de carne y huesos, tangible como el del hombre; así también el Hijo; pero el Espíritu Santo no tiene un cuerpo de carne y huesos, sino es un personaje de Espíritu” (Doctrina y Convenios 130:22). El Padre fue una vez un ser mortal que habitó sobre una tierra y, finalmente, ascendió a su estatus de dios actual.

El mormonismo enseña que él es el padre de los espíritus humanos (antes de la creación, toda la humanidad eran espíritus que vivían con Dios el Padre), entre los que se encontraban a Cristo y el Espíritu Santo. El estatus de dios de Cristo y el Espíritu Santo era algo que se convirtió en lugar de algo eternamente poseído. En virtud de ser hijos de Dios el Padre, como todos los espíritus humanos, resurgieron a su condición de deidad. Como Cristo, la humanidad tiene el potencial de obtener ellos mismos esta posición de dios. Esto crea a un Cristo diferente al de la Escritura; uno que es menos que Dios eterno, y, por lo tanto, no es Dios.

Mormonismo viola la clara enseñanza de la Escritura que, entre otras cosas, Cristo es Dios; la increada, eterna, segunda Persona de la Divina Trinidad, que ha poseído eternamente todos los atributos de Dios (Juan 1: 1-2, 8:58, 10:30, Colosenses 2:9, Tito 2:13).

  1. El mormonismo se desvía del verdadero evangelio de Jesucristo.

Al igual que con la deidad de Cristo, la redacción de la salvación parece similar al cristianismo bíblico. Sin embargo, cualquier creencia que se desvía de la deidad de Cristo con ello propugna un Cristo que no salva. Un Cristo que no es el Dios eterno de la Biblia no puede efectivamente salvar y propiciar el pecado de los hombres que no están sin pecado. Un ser que no es el Dios de la Biblia, ya sea después de haber ascendido a la divinidad o no, no es capaz de ascender a una finura moral necesaria de tal manera que su muerte sustituta sería suficiente para aplacar la ira de Dios por los pecadores. La humanidad es depravada. A menos que tengamos un individuo que es verdadero Dios y verdadero hombre, la humanidad permanece bajo la ira de Dios, porque ningún individuo creado puede surgir de Adam para expiar nuestros pecados. Esto, lamentablemente, es donde el mormonismo es nulo de cualquier poder de salvación para la humanidad depravada.

Además, puesto que Cristo no es el Dios eterno de la Biblia, la justicia de Dios en perdonar a los pecadores se pone en duda. Si Dios el Padre va a justificar con justicia a los injustos, entonces debe hacerlo a través del Cristo bíblico. Cristo debe ser Dios eterno o no podríamos tener vida eterna.

clip_image010 La doctrina mormona enseña que la expiación se hace efectiva en nuestras vidas a través de la fe en Cristo, el arrepentimiento, el bautismo, la recepción del Espíritu Santo, y la decisión de seguir las enseñanzas de Cristo por el resto de nuestras vidas. Además de la fe en un Cristo insalvable, esta es una justicia basada en obras, lo que contradice la enseñanza de la Escritura (Gálatas 2:16, Efesios 2: 8-9).

También, en el mormonismo la salvación es menos acerca de obra penal expiatoria sustitutiva de Cristo, y más acerca de tratar de seguir el ejemplo de Cristo y desarrollar atributos divinos.

El mormonismo también enseña una forma de salvación ofrecida por el bautismo vicario. Una persona fallecida puede tener un bautismo realizado en el Templo en su nombre. El fallecido luego tiene la oportunidad de abrazar esa obra vicaria.

Trágicamente, el mormonismo es un sistema insalvable que esta desconectado desde el principio. Ninguna aparición angelical, no importa cuán convincente sea, debe aceptarse sugiriendo otro evangelio, como lo hizo Moroni a José Smith: "Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado a usted, sea anatema "(Gálatas 1: 8).

A veces personas bien intencionadas me han respondido: “Bueno, conozco algunas personas maravillosas que son mormones.” Yo también conozco algunas personas amables en la fe mormona. Sin embargo, la cuestión aquí no es de la amabilidad de los partidarios de un sistema, sino la veracidad de su doctrina. A pesar de la moralidad externa que pueda existir dentro del mormonismo, debido a que su enseñanza se desvía de la suficiencia de las Escrituras, la deidad de Cristo, y, por lo tanto, el evangelio de Cristo, es un sistema insalvable, y, por lo tanto, una religión falsa por completo.

Debemos apelar amorosamente a los mormones para que se vuelvan de su enseñanza errónea y se sometan a la palabra de Dios en los 66 libros de la Biblia. Ahí van a encontrar el conocimiento salvador de la Persona y la obra terminada de Jesucristo para una posición correcta ante Dios.