martes, febrero 10, 2015

¿Es tu Matrimonio una Imagen del Evangelio?

clip_image002

¿Es tu Matrimonio una Imagen del Evangelio?

Por Hershael W. York

Cuando nos ofrecimos como voluntarios para ayudar a una pareja en nuestra mudanza de la iglesia, la esposa miró agradecida, pero un poco preocupada. “Tengo que decirle,” dijo ella en voz baja mientras se inclinaba hacia adelante, “Mi hermana, Debi, estará allí para ayudarnos, también, y ella es una ... una stripper.”

“Bueno,” Tanya respondió con una risa, “ella no va a practicar mientras estamos cargando el camión, ¿verdad?” Asegurándole que íbamos a estar bien y que en realidad tenía ganas de conocer a su hermana, ella parecía aliviada.

En el día de la mudanza nos quedamos encantados de conocer a Debi y nos llamó la atención dos cosas sobre ella: cuan ordinaria parecía y cuan trabajadora era. Aún así, yo sólo podía imaginar cómo ella veía hombres, y me cuidé ese día dea estar muy conectado con Tanya, sobre todo delante de ella. Los pequeños detalles, bromas ligeras, un beso ocasional en la mejilla mientras ella me pasaba con una caja llena de suéteres.

Cuando nos detuvimos para un almuerzo rápido, Debi nos estaba observando de cerca. Hablamos con nuestros amigos de la iglesia y de lo que Dios estaba haciendo allí, ella hizo algunas preguntas acerca de cómo nos conocimos y el tiempo que habíamos estado juntos, pero sobre todo que nos quedamos solos y disfrutamos de la compañía del otro. Terminamos la mudanza, la invitamos a visitar nuestra iglesia en algún momento, y dijo un adiós cálido mientras nos tomábamos de la mano y caminamos a nuestro coche.

Una semana más tarde nuestro amiga llamó para decir gracias por ayudarme a moverse, pero ella dijo: "Realmente llamo para decirle algunas noticias increíbles. Mi hermana, Debi, estaba completamente impresionada por su relación. La semana pasada varias veces me preguntaba si ustedes son de verdad y finalmente me preguntó que diferencia había en su matrimonio. ¿Qué tienen ustedes que hace que se amen así? Vi mi oportunidad de decirle que es Jesús quien hace la diferencia en sus vidas y compartí el evangelio con ella y ella ha confiado en Cristo!”

Eso ocurrió hace más de 20 años, pero alguna variación de esa historia ha sucedido muchas veces en nuestro matrimonio de 34 años. De hecho, sin lugar a dudas, nuestra relación es la mayor herramienta de evangelismo que tenemos. En una playa, en un restaurante, en un avión, en un centro comercial, simplemente sucede. La gente nota que estamos en amor, que nos amamos y adoramos uno al otro y comienzan una conversación sobre el tema. Finalmente llegan a la pregunta: “¿Cuál es su secreto?”

Una vez estaba en el teléfono con un agente de boletos de avión cuando el sistema informático de la compañía aérea se vino abajo. Disculpándose profusamente, describió la situación y sugirió que yo podría querer llamar más tarde porque no sabía cuánto tiempo pasaría antes de que las cosas funcionaran de nuevo. Le dije que no me importa esperar. “De hecho,” le expliqué, “si este es el mayor problema que tengo, hoy es un gran día.”

“Wow. Seguro que eres una persona positiva,” respondió ella.

“Bueno, mi esposa es la persona más optimista del mundo y ella no me deja quejarme mucho! Tengo la mejor esposa del mundo, y yo realmente no tengo ninguna excusa para desanimarme. Hemos estado casados ​​[en ese momento] 18 años y me encanta ella más hoy que el día que nos casamos. Ella es fantástica.”

“Señor,” dijo, “no creo que jamás he oído a alguien casado que hable tanto acerca de su esposa así. ¿Puedo hacerte una pregunta? ¿Cuál es el secreto para una gran relación así?”

“Usted realmente no quiere que te diga eso,” bromeé.

“Sí, sí, la verdad es que si,” suplicó. “Verá, hace poco que estoy divorciada, y si alguna vez me caso de nuevo, esa es la clase de relación que quiero. Así que en realidad, ¿cuál es tu secreto?”

“Bueno, si realmente quieres que se lo diga – ambos tienen el mismo valor fundamental. Usted ve, usted puede venir de diferentes orígenes, ser de diferentes grupos étnicos, o tener casi cualquier otra diferencia, pero si usted no está de acuerdo en el valor base - la única cosa en la vida que es más importante que cualquier otra cosa, lo que más importa - entonces su matrimonio no va a ser muy feliz. Los dos tenemos el mismo valor fundamental en el que vertemos nuestras vidas y en el que la importancia compartida nos encontramos con un gozo en el uno al otro que no podríamos tener ninguna otra manera.”

No tuve que esperar mucho tiempo para la pregunta que yo sabía que iba a hacer: “Bueno, ¿cuál es su valor fundamental?”

“Oh, no quieres que te diga eso!,” Bromeé.

“Sí, sí, quiero,” respondió ella. “¿Cuál es la única cosa que ambos encuentran más importante que cualquier otra cosa?”

“Está bien", le contesté, “usted lo pidió. Ambos somos seguidores de Jesucristo, y Él es el Señor de nuestras vidas. Hemos encontrado que al ponerlo a El en primer lugar nos amamos mucho más en segundo lugar, que si nos ponemos uno al otro en primer lugar y le colocamos aEl en segundo lugar. ¿Tiene sentido?”

“Oh, claro que si,” ella dijo enfáticamente. “Verá, yo soy judío, y desde mi divorcio un amiga mía me ha estado llevando con ella a esta iglesia Biblica, y escuchando los sermones me ha hecho preguntar si Jesús es mi Mesías. ¿Cree usted que Jesús es mi Mesías?”

“Usted no quiere que responda a eso!”

“Sí. ¿Es mi Mesías?”

“Permítanme leerle algo,” le dije, dirigiéndome a mi Biblia en Isaías 53, lenta y deliberadamente le leí las palabras que anunciaban de Jesús, y en pocos momentos oramos juntos por teléfono mientras se arrepintió de sus pecados y acepto a Cristo como Señor. Después de hablar con ella sobre el discipulado y el bautismo, le hable de una iglesia cerca de donde ella podía ser bautizada y servir y ella estaba emocionada de comenzar su nueva vida como seguidor de Cristo.

Justo cuando terminé, dijo: “Oye, las computadoras acaba de llegar de nuevo en línea.”

“Mire usted,” le dije.

Si el matrimonio es una imagen de Cristo y de su amor por su iglesia, entonces hay mucho más en juego que mi felicidad. El mundo debe anhelar lo que los cristianos tienen. Si nuestros matrimonios no están llenos de bondad y gozo, ¿por qué habría alguien de querer lo que ofrecemos? Pero cuando ven en nosotros un placer mutuo, un confianza amable y fácil en el uno al otro, no pueden dejar de preguntar, “¿Cuál es tu secreto?” Y podemos decirles que no es ningún secreto en absoluto. Es Jesús.