viernes, febrero 20, 2015

¿Merecemos el Cielo?

clip_image002¿Merecemos el Cielo?

Por Sinclair Ferguson

 

Las personas religiosas están siempre profundamente perturbadas cuando descubren que no lo son, y nunca han sido, verdaderos cristianos. ¿Toda su religión no contó para nada? Esas horas en la iglesia, horas en las que paso haciendo cosas buenas, horas en las que participó en la actividad religiosa —¿contaron para algo en la presencia de Dios? ¿Me permiten decir: “Mira lo que he hecho. No merezco el cielo? "

Tristemente, pensar que me merezco el cielo es una señal segura de que no tengo ninguna comprensión del evangelio.

Jesús desenmascaró la terrible verdad sobre Sus contemporáneos. Se resistieron a Su enseñanza y se negaron a recibir Su Palabra porque eran pecadores –y esclavos del pecado.

Hace algunos años, los medios británicos informaron que una denominación presbiteriana había sacado cincuenta mil copias impresas de una edición de su revista mensual. El informe indica que el autor de un artículo se ha referido a un destacado miembro de la familia real británica como “miserable pecador.”

Curiosamente, el miembro de la familia real, como miembro de la Iglesia de Inglaterra, debe haber utilizado regularmente las palabras del libro de oraciones Anglicana: “La Oración de la Confesión General,” que incluye una petición para el perdón de los pecados de “delincuentes miserables.” ¿Por qué, entonces, fueron sacadas las revistas? El comentario oficial: “No queremos dar la impresión de que las doctrinas de la fe cristiana causen a las personas un trauma emocional.”

Pero a veces las doctrinas de la fe cristiana hacen exactamente eso, y necesariamente así.

¿O deberíamos decir en su lugar: “¡Qué cruel Jesús fue a estos pobres Judíos! ¿Gustará Jesús hablarles de esta manera!”?

Jesús dijo: “Ustedes son miserables pecadores.” Él desenmascaró a pecadores y condujo Su punto principal: “mi palabra no tiene cabida en vosotros.” (Juan 8:37). Habían oído, pero se resistieron. Más tarde, él describió el resultado: “¿Por qué no entendéis lo que digo? Porque no podéis oír mi palabra.” (Juan 8:43,LBLA).

Jesús ya había explicado pacientemente esto a Nicodemo: "En verdad, en verdad te digo que el que no nace de nuevo no puede ver el reino de Dios…. En verdad, en verdad te digo que el que no nace de agua y del Espíritu no puede entrar en el reino de Dios” (Juan 3:3, 5). “La verdad es,” Jesús dijo después, "ustedes escuchan lo que estoy diciendo, porque ustedes no son realmente hijos de Dios” (Juan 8:41, 44). Estaban, para usar el lenguaje de Pablo, espiritualmente “muertos” (Ef. 2: 1).

Hace algún tiempo, mientras me relajaba en vacaciones en un maravilloso día de verano en las tierras altas escocesas, me senté afuera disfrutando de un café de la mañana. A unos metros de distancia vi un hermoso pequeño petirrojo rojo. Admiré sus plumas, su encantador pecho rojo, su pico afilado y limpio, su belleza simple. Me encontré instintivamente hablando con ella. Pero no hubo respuesta, no hubo movimiento. Todo estaba intacto, pero el pequeño petirrojo rojo estaba muerto. El veterinario más experto en el mundo no podía hacer absolutamente nada para él.

Así somos nosotros, espiritualmente. A pesar de las apariencias, en mi estado natural estoy muerto hacia Dios. No hay vida espiritual en mí.

Sólo cuando veo esto comienzo a ver por qué la gracia de Dios es sorprendente e increíble. Porque es a personas espiritualmente muertas que la gracia de Dios viene para dar vida y liberación.