jueves, febrero 26, 2015

Babel, y la Cena de las Bodas del Cordero: Parte 1

clip_image001Babel, y la Cena de las Bodas del Cordero: Parte 1

Por Albert Mohler

 

El mundo que nos rodea está cambiando a una velocidad sin precedentes en la historia humana. Pero debemos darnos cuenta que mientras el mundo parece estar cambiando casi regularmente ante nuestros ojos, la tarea del ministerio sigue siendo absolutamente igual. Los fundadores de esta escuela estaban convencidos de que el ministerio cristiano debe ser modelado sobre la vida y las enseñanzas de Jesús y sus apóstoles y luego transmitida a los hombres como Timoteo, discípulo de Pablo en el ministerio.

Cada vez más, el mundo está reconociendo que ser humano es vivir por la luz de una historia - una historia que nos habla sobre el pasado, explica el futuro, y nos sitúa en el presente. Sin embargo, desde una cosmovisión cristiana , reconocemos que las historias promulgadas por el mundo no sólo son insuficientes como metarrelatos sino tóxicos para el florecimiento humano. Los ministros del evangelio también tienen una historia que contar - la historia de la Escritura, la historia de Jesús y de su amor. Esta es la historia que conduce a la salvación y una historia que no debe equivocarse.

Una cuestión destacada a la que muchas cosmovisiones y metarrelatos están luchando es la cuestión de la diversidad humana. La diversidad es un hecho que no se puede negar. La insularidad de otras culturas - que siempre ha sido parcial - ahora ha dado paso al fenómeno de la globalización. Es difícil pasar por alto el hecho de que estamos viviendo en una época de creciente diversidad; no sólo el mundo en general, sino incluso en nuestra propia nación y comunidades. De hecho, algunos sociólogos están indicando que pronto puede ser una nación de mayoría-minoría - un hecho que ya es una realidad en algunos estados. Si nuestras iglesias verdaderamente van a representar el reino, si realmente van a ser iglesias evangélicas, nuestras iglesias van a empezar a parecerse cada vez más a un cambio de mapa demográfico de nuestra nación. Además, nuestras iglesias se regocijarán en esos cambios.

Como he indicado anteriormente, las cosmovisiones no cristianas también están luchando con el tema de la diversidad y están proporcionando explicaciones deplorablemente inadecuadas, incluso tóxicas. El racismo es por supuesto uno de esos enfoques tóxicos en el tema de la diversidad. El Racismo - una historia que no es nueva y parece que nunca desaparecerá - sugiere que los seres humanos tienen diferencias permanentes que deben ser evaluadas a lo largo de un espectro de superioridad e inferioridad. El racismo es uno de los pecados humanos primarios y uno de los más difíciles de erradicar. Es la antítesis del evangelio de Jesucristo y todo lo que los cristianos deben saber, creer, enseñar y vivir.

Otro enfoque es la historia cosmopolita pluralista que sugiere que de alguna manera la humanidad llegará a la creación de una comunidad global compartiendo un ideal cosmopolita y una ciudadanía cosmopolita que erradica no sólo la raza y el origen étnico, sino también la ciudadanía y la nación.

Otro enfoque de la cuestión de la diversidad es el del individualismo radical - una historia que promueve la idea de que pertenecemos solamente a nosotros mismos y somos básicamente un pueblo de uno. Pocas personas admiten que esto es de hecho su cosmovisión. Sin embargo, nuestro individualismo muestra a través de nuestras vidas, incluso cuando no se presenta en nuestro discurso.

Para los cristianos, la cuestión es esencialmente la misma que pregunto un inetrprete de la ley a Jesús: "¿Quién es mi hermano?" Como pueblo del Evangelio, nuestra responsabilidad es la de ver el mundo, sus titulares, y sus angustias a través de los ojos del Evangelio. Para ello debemos descubrir una contra-narrativa a las historias que el mundo está diciendo y las historias que afligen al mundo. Esta contra-narrativa es a la vez esperanzadora y real. Lo que necesitamos es la teología bíblica en el servicio al Evangelio y una clara proclamación del Evangelio como la clave para nuestra teología bíblica.

Para llegar allí, los invito a considerar uno de los pasajes más descuidados en la Escritura: Génesis 10. Aquí encontramos lo que comúnmente se conoce como la tabla de las naciones.

1 Estas son las generaciones de Sem, Cam y Jafet, hijos de Noé, a quienes les nacieron hijos después del diluvio: 2 Los hijos de Jafet: Gomer, Magog, Madai, Javán, Tubal, Mesec y Tiras. 3 Los hijos de Gomer: Askenaz, Rifat y Togarmá. 4 Los hijos de Javán: Elisa, Tarsis, Quitim y Dodanim. 5 De éstos, las costas de las naciones se dividieron en sus tierras, cada uno conforme a su lengua, según sus familias, en sus naciones.

6 Los hijos de Cam: Cus, Mizrayim, Fut y Canaán. 7 Los hijos de Cus: Seba, Havila, Sabta, Raama y Sabteca, y los hijos de Raama: Seba y Dedán. 8 Y Cus engendró a Nimrod, que llegó a ser poderoso en la tierra. 9 El fue un poderoso cazador delante del Señor; por tanto se dice: Como Nimrod, poderoso cazador delante del Señor. 10 Y el comienzo de su reino fue Babel, Erec, Acab y Calne, en la tierra de Sinar. 11 De aquella tierra salió hacia Asiria y edificó Nínive, Rehobot Ir, Cala, 12 y Resén, entre Nínive y Cala; aquella es la gran ciudad. 13 Y Mizrayim engendró a Ludim, a Anamim, a Lehabim, a Naftuhim, 14 a Patrusim, a Casluhim (de donde salieron los filisteos) y a Caftorim.

15 Canaán engendró a Sidón su primogénito, y a Het, 16 y al jebuseo, al amorreo, al gergeseo, 17 al heveo, al araceo, al sineo, 18 al arvadeo, al zemareo y al hamateo. Y después las familias de los cananeos fueron esparcidas. 19 El territorio de los cananeos se extendía desde Sidón, rumbo a Gerar, hasta Gaza; y rumbo a Sodoma, Gomorra, Adma y Zeboim, hasta Lasa. 20 Estos son los hijos de Cam, según sus familias, según sus lenguas, por sus tierras, por sus naciones.

21 También le nacieron hijos a Sem, padre de todos los hijos de Heber, y hermano mayor de Jafet. 22 Los hijos de Sem: Elam, Asur, Arfaxad, Lud y Aram. 23 Los hijos de Aram: Uz, Hul, Geter y Mas. 24 Arfaxad engendró a Sala, y Sala engendró a Heber. 25 Y a Heber le nacieron dos hijos: el nombre de uno fue Peleg, porque en sus días fue repartida la tierra, y el nombre de su hermano, Joctán. 26 Joctán engendró a Almodad, a Selef, a Hazar-mavet, a Jera, 27 a Adoram, a Uzal, a Dicla, 28 a Obal a Abimael, a Seba, 29 a Ofir, a Havila y a Jobab; todos estos fueron hijos de Joctán. 30 Y su territorio se extendía desde Mesa rumbo a Sefar, la región montañosa del oriente. 31 Estos son los hijos de Sem, según sus familias, según sus lenguas, por sus tierras, conforme a sus naciones.

32 Estas son las familias de los hijos de Noé según sus genealogías, por sus naciones; y de ellos se propagaron las naciones sobre la tierra después del diluvio.

Una de las afirmaciones más importantes de la antropología bíblica es que cada ser humano es creado a imagen de Dios. Esto significa que hay una unidad a la raza humana. Todos tenemos la imago Dei. Incluso más allá de que compartimos una ascendencia común. Tenemos toda la chispa de nuestros primeros padres Adán y Eva. La historia bíblica sólo tiene sentido y solo podemos entender correctamente el evangelio si aquellos por quienes Cristo murió son todos hijos de Adán.

Al considerar la Tabla de las Naciones en Génesis 10 hay que recordar que estas naciones se están dispersando por una razón en particular. Esa razón se proporciona en Génesis 11: La Torre de Babel. “"Entonces toda la tierra una sola lengua y las mismas palabras" (Génesis 11: 1). No sólo tenemos un antepasado común en Adán sino un momento que todos compartimos el mismo idioma. Moisés sigue:

2 Y aconteció que según iban hacia el oriente, hallaron una llanura en la tierra de Sinar, y se establecieron] allí. 3 Y se dijeron unos a otros: Vamos, fabriquemos ladrillos y cozámoslos bien. Y usaron ladrillo en lugar de piedra, y asfalto en lugar de mezcla. 4 Y dijeron: Vamos, edifiquémonos una ciudad y una torre cuya cúspide llegue hasta los cielos, y hagámonos un nombre famoso, para que no seamos dispersados sobre la faz de toda la tierra. 5 Y el Señor descendió para ver la ciudad y la torre que habían edificado los hijos de los hombres. 6 Y dijo el Señor: He aquí, son un solo pueblo y todos ellos tienen la misma lengua. Y esto es lo que han comenzado a hacer, y ahora nada de lo que se propongan hacer les será imposible. 7 Vamos, bajemos y allí confundamos su lengua, para que nadie entienda el lenguaje del otro. 8 Así los dispersó el Señor desde allí sobre la faz de toda la tierra, y dejaron de edificar la ciudad. 9 Por eso fue llamada Babel, porque allí confundió el Señor la lengua de toda la tierra; y de allí los dispersó el Señor sobre la faz de toda la tierra."(Génesis 11: 2-9).

Nótese la repetición peculiar en el pasaje. Tres veces la palabra "vamos" aparece en el texto. En los dos primeros casos "vamos" es hablado por los habitantes de la ciudad de Babel: "Vamos, fabriquemos ladrillo", " Vamos, edifiquémonos una ciudad." Ellos están llamándose unos a otros a conspirar y rebelarse contra el Señor.. Sin embargo, el Señor se burla de sus palabras cuando dice: "Ahora, pues, descendamos, y veamos esto que ellos han hecho." Por supuesto, el Señor no sólo bajar a ver lo que habían hecho, desciende y deshizo lo que habían hecho.

¿Cuál fue el verdadero problema con la Torre de Babel? Algunos han planteado, y probablemente correctamente, que la torre puede haber sido parte de un culto astrológico. Pero esa no es la cuestión fundamental. Otros han señalado que la Torre representa el orgullo humano. Ciertamente lo hace, pero esa no es la cuestión última tampoco. ¿Cuál es el verdadero problema?. Observe de nuevo a las 11: 4 " Vamos, edifiquémonos una ciudad y una torre cuya cúspide llegue hasta los cielos, y hagámonos un nombre famoso, para que no seamos dispersados sobre la faz de toda la tierra." Esta declaración es un desafío directo a la orden de Dios en Génesis 1:28. Dios nunca nos mandó a construir una gran ciudad que albergaría toda la humanidad. Se nos dijo que llenaremos la tierra. Lo que encontramos en la Torre de Babel es que los que estaban construyendo esta ciudad lo hicieron para que no se dispersen. Y sin embargo, Dios los juzga por dispersarlos mientras confunde sus lenguas. Estas personas habiendo sido obedientes y dispensarse en la obediencia a Génesis 1:28 hay al menos la posibilidad, que en esa dispersión, cada uno todavía habría tenido el mismo idioma. Pero como la Tabla de las Naciones nos muestra que después del incidente en Babel, las naciones se dispersaron según "sus clanes, sus gentes y sus lenguas."

Vamos a considerar algunos puntos sobre este pasaje. En primer lugar debemos señalar que aquí encontramos una explicación de su origen étnico, pero significativamente no se hace mención, en absoluto, de color de la piel o la apariencia física. En su lugar, la raza y la etnicidad se consideran una cuestión de herencia familiar, las creencias y lenguaje compartido. Esto es muy extraño a nuestra idea moderna de la raza, tan a menudo estrechamente ligada a uno de color de la piel y otros atributos físicos.

En segundo lugar, debemos notar cómo Génesis 10 termina: con la anotación de que había 70 naciones. Como puede ver, si usted sigue la forma en que estas líneas de decente se explican, estos nombres por sí solos no representan a toda la humanidad como la conocemos hoy en día, o donde toda la humanidad vive.

Grupos de personas más allá de esto, por supuesto, se multiplicaron de la dispersión. ¿Cuántos grupos de personas? Pues bien, según la IMB, en la actualidad hay al menos 11.489 grupos de personas en el mundo. Así que de los 70 que leemos en Génesis 10, se han desarrollado 11.489. De ellos, 6.832 son, al menos por el mejor cómputo cristiano, menos del dos por ciento de cristianos. Y de esos 11 489 grupos de personas, 3.264 no tienen el testimonio cristiano.

El desafío del mandato en Génesis 1 es lo que lleva a la juicio de Génesis 10, y que conduce a la dispersión. Pero debemos recordar algo crítico. La dispersión no en sí el juicio. La dispersión era el plan de Dios desde el principio – recuerde Génesis 1:28. El juicio fue que en lugar de dispersarse en comunión, se dispersaron en confusión - una historia que continúa incluso en la actualidad.

En tercer lugar, debemos recordar los horrores de la tradición interpretativa que surgió de este texto promulgando la llamada interpretación "maldición de Cam". Esta interpretación, que dice que los descendientes de Cam fueron maldecidos con la piel negra, hace violencia al texto y calumnia al carácter de Dios (por otra parte, el texto indica que no es ni siquiera el Cam que es maldecido sino Canaán).

Si bien se origina en el mundo medieval, esta interpretación se hizo muy significativa culturalmente cuando fue desastrosamente utilizada para justificar la trata de esclavos. Por supuesto la única verdadera maldición de Cam era la interpretación bíblica maldecida y una distorsión horrible de la Escritura que promovió las peores formas de racismo imaginable.

El único rescate de herejías como la maldición infame de Cam es la verdad del Evangelio y de la autoridad de la Escritura.. Nuestro ancestro común en Adán (y Noé) señala nuestra necesidad común de un Salvador y, para los creyentes en Cristo, una nueva humanidad común. Pero hay más en la historia – existe la gloria de Dios en nuestras diferencias, así como en nuestra comunalidad más fundamental. Esa gloria, visible incluso ahora, apunta a un infinitamente mayor gloria aún por venir. Nos dirigimos a la cena de las bodas del Cordero.

Siguiente: 2a. Parte