miércoles, febrero 25, 2015

Dar Testimonio de Cristo en el Lugar de Trabajo, 2ª. Parte

Dar Testimonio de Cristo en el Lugar de Trabajo, 2ª. Parte

Por Mark Snoeberger

En nuestro último mensaje apelamos a Juan 17 para mostrar que un testigo debidamente ordenado por Cristo debe evitar los dos polos de (1) estar a la vez en el mundo y del mundo, con la esperanza de que el evangelio avance sin palabras a través de la intimidad personal únicamente (el Cristo de la cultura) y (2) no estar ni en el mundo ni ser del mundo, con la esperanza de que el evangelio avance a través de la beligerancia remoto únicamente (Cristo en contra de la cultura).

Si el lector está familiarizado con Cristo y la Cultura de H. Richard Niebuhr, reconocerá a dos de los cinco enfoques de Niebuhr, adaptados aquí para mis propósitos. Niebuhr propone en realidad tres enfoques intermedios, pero voy a seleccionar sólo uno para su consideración: Cristo y la cultura en paradoja. (Nota: Estoy usando estas categorías un tanto diferentes a como Niebuhr lo hace, pero creo que son lo suficientemente útiles para ser reutilizadas.)

En el modelo de la paradoja, el cristiano vive en dos ámbitos – como ciudadano del ámbito presente, terrenal / cívico, y como ciudadano prospectivo de los cielos. En estos dos ámbitos, Cristo gobierna las actividades del creyente, pero de maneras muy diferentes. En el ámbito terrenal / cívico, Cristo gobierna indirectamente a través del mandato de dominio por el cual todo hombre puede, mediante la presentación al señorío soberano de Dios sobre la Creación, gobernar con eficacia sobre todo lo que Dios ha hecho como sus virreyes en la tierra. Lo hacemos mediante el cultivo de la virtud común / moral, las ciencias (Génesis 1: 28-31), y estructuras cívicas (Génesis 9: 6); mediante una "propiedad" divinamente administrada y concedida (ya sea material / físico, intelectual / ideológico, ético, etc.); y obedeciendo el segundo gran mandamiento de amar al prójimo como a si mismo (Mateo 22:39). En concreto, esto toma la forma de ser los mejores posibles ciudadanos, trabajadores, cónyuges, padres, estudiantes y vecinos en el ámbito natural y bajo la ley natural divinamente impuesta. Este es el deber de cada persona, y debemos alentar / esperar que cada persona que nos rodea (regenerada y no regenerado por igual), siendo compañeros portadores de la imagen, aspiren a estos mismo objetivos. Este es el deber de todos los portadores de la imagen.

La meta del creyente en vivir de esta manera no es sólo, ni siquiera principalmente para atraer a la gente en el segundo o ámbito celestial / eclesiástico (donde Cristo gobierna a través de pastores en comunidades pactadas obligadas por los principios reguladores de un amplio e inspirado canon). Tanto Pablo como Pedro, sin embargo, sugieren que al vivir de esta manera, incluso "sin palabras", encontraremos habitualmente oportunidades para el Evangelio - y debemos (Tito 2: 1-10; 1 Ped 3.1 etc.) estar siempre en busca de estas. Al apartar a Cristo como Señor invariablemente estimularemos a la gente a preguntarnos la razón de la esperanza que hay en nosotros (1 Pedro 3:15). Y el Evangelio cristiano es nuestra respuesta, entregada desde el punto de vista de la conciencia tranquila y en un contexto del respeto mutuo ganado por una "buena conducta" (v. 16).

Así que si un creyente debe encontrarse trabajando, por ejemplo, en una escuela pública, el enfoque no sería una declaración del Evangelio no regulada (lo ucla haría que lo despidieran) o retirarse de participar en denuncias remotas de ese "sistema de escuelas públicas malvadas e irremediable" ( el enfoque de Cristo contra la cultura). Tampoco debe el creyente simplemente tratar de "mezclarse" con la cosmovisión estéril, no teísta que suele prevalecer en este establecimiento y, francamente, en casi todos los entornos cívicos (el enfoque Cristo de la cultura). En su lugar, el creyente debe verse a sí mismo como un agente de la gracia común, virtud moral, y buen vecino, con humildad y ser proactivo siendo el mejor ciudadano, mayordomo, trabajador, y mentor ético que posiblemente puede ser con Dios como su testigo. El creyente no tiene que anunciar continuamente su fe, pero tampoco será capaz de ocultarla; de hecho, en muy poco tiempo, se le pedirá que ofrezca una razón de por qué él es como él es. Y el Evangelio tendrá su día.

Mientras las circunstancias lo permitan, este enfoque también puede tolerar una cara más asertiva –después de todo, si los incrédulos pueden preguntar a los creyentes razones de la esperanza que hay en ellos, el creyente puede preguntar libremente sobre las razones de la desesperanza de los incrédulos también! Y al hacer esto, podemos empujar suavemente las puertas abiertas a la introducción de la esperanza del Evangelio cristiano.

En cualquier caso, sin embargo, una paradoja / antítesis surgirá. Debe surgir. Creyentes e incrédulos todos viven en el mismo mundo, pero tienen radicalmente diferentes cosmovisiones que no pueden permanecer mucho tiempo en secreto. Y es el papel del cristiano entrar deliberadamente este mundo común determinado a no “ser como el necio” (Proverbios 26:4), sino en lugar invitar y responder a las preguntas del necio (Proverbios 26:5) con gentileza y respeto (1 Ped 3:15) con el fin de darles a conocer a Dios.