martes, febrero 03, 2015

Tres Áreas de Madurez

clip_image002Tres Áreas de Madurez

 

Por Martha Peace

A menudo, los nuevos cristianos tienen celo exuberante pero muy poco conocimiento. Es común que su deseo de servir al Señor sea grande, pero su carácter cristiano falta lamentablemente. Son como un nuevo estudiante de enfermería que se presenta en el hospital con su crujiente, nuevo uniforme limpio, sus zapatos pulidos y boleados, y su pelo bien puesto arriba de su cuello. ¡Ella está muy contenta y emocionada de estar allí! Ella exteriormente parece profesional y competente. Sin embargo, las apariencias engañan. A menos que ella conozca sus limitaciones, puede ser muy peligroso.

Como nueva cristiana, yo era como esa joven, enérgica, entusiasta estudiante de enfermería. Quería servir al Señor en grandes maneras. Sólo sabía que pronto iba a ser como una mujer famosa maestra de la Biblia de los cuales yo había oído. Me enteré de que su primera clase de Biblia se duplicó en asistencia cada semana. Finalmente no había más espacio para gente nueva.

Cuando yo era bastante nueva cristiana se me acercó una señora en nuestra iglesia llamada Linda. Linda expresó su deseo de acoger el estudio bíblico de damas en su casa. Ella me dijo: “¿Tu enseñarías?” ¿Podrías? Con un entusiasmo sin límites, le contesté: "Sí !!!"

Linda y yo invitamos a nuestros amigos y vecinos y cualquier otra persona que permitiese pedírselo. Nuestra clase se celebró el miércoles por la mañana y comenzamos con dos o tres damas. Enseñé el Evangelio de Juan versículo por versículo. La asistencia fue escasa y errática. Una semana en particular se destaca en mi mente. Teníamos ocho damas definitivamente se comprometieron a asistir al siguiente miércoles! Trabajé muy duro en mi lección y Linda limpió y preparó su casa. Esa mañana, se levantó temprano y horneó galletas caseras. Cuando llegué, el olor de la salchicha y el café era maravilloso. Estábamos tan emocionadas. Oramos y esperamos con expectación a que los huéspedes llegaran.

Pronto llegó la hora y paso el tiempo. Por último, era tan tarde que tuvimos que enfrentar la verdad - no vino nadie. Me sentí como si fuera a llorar. Linda dijo: "Tal vez el Señor no quiere que tengamos una clase." Mi esperanza para grandes grupos de señoras que vengan a oírme enseñar estaba siendo aplastada delante de mis ojos. En lugar de cancelar el resto de las clases, sin embargo, decidimos tomar una semana para orar y luego reunirnos al menos una vez más.

En la semana que siguió, luché con lo que podría estar haciendo Dios. Ahora, mirando hacia atrás es bastante obvio lo que El estaba haciendo. Estaba empezando a moldear mi carácter y Él estaba protegiendo a esos grandes grupos de mujeres (la mayoría de los cuales, por cierto, nunca llegó) de mi inmadurez de la doctrina y el carácter. Yo estaba buscando en este momento, Dios estaba mirando por el camino y comenzar a prepararme para servirle. En ese momento, mi celo sin conocimiento o carácter era tan peligroso como, la enfermera estudiante sin experiencia y desenfrenada.

En este capítulo, explico tres áreas en mi vida en las que Dios trabajó por primera vez de manera que ahora puedo enseñar y animar a otras mujeres. Las tres áreas fueron (y siguen siendo) la doctrina, carácter y ministerio. Comencemos con la primera zona en la que Dios me está madurando ---

Doctrina

La doctrina es lo que la Biblia enseña acerca de un determinado tema. Por ejemplo, la doctrina de la salvación es lo que la Biblia enseña acerca de cómo una persona puede ser salvada de sus pecados a través de la obra redentora de Jesucristo en la cruz. Otro ejemplo es la doctrina de la Trinidad: Dios es uno en tres personas - el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Cuando me convertí en cristiana, yo sabía muy poco acerca de lo que enseña la Biblia. Tan poco, de hecho, no me di cuenta de que lo que estaba pensando podría ser un pecado. A través del estudio de la Biblia y la lectura de la Palabra de Dios, he aprendido mucho más sobre la doctrina del pecado que no había dado cuenta de que era posible. Obviamente, si Dios me va a utilizar para enseñar a otras mujeres con el tiempo, yo tenía mucho que aprender.

Como nueva cristiana, empecé a leer y estudiar la Biblia. Yo también he leído buenos libros y escuché cintas de estudio bíblico. Tuve pastores que me ayudaron a responder a mis preguntas, sugiriendo buenos libros de estudio y comentarios a leer y usar, y al dejarme enseñar clase de estudio bíblico de señoras en la iglesia o en la casa de alguien. Tuve que aprender a "manejar con precisión la palabra de verdad" (II Timoteo 2:15).

Me llevó quince meses enseñar esa primera clase de estudio bíblico sobre el Evangelio de Juan! Cada semana, preparé la lección y escribí tarea para las damas también. El próximo año, a sugerencia de mi pastor, enseñé Génesis. En los años siguientes, enseñé los profetas, Esther, Colosenses, Romanos, Malaquías, y Apocalipsis.

Dado que esas clases originales, ha habido momentos en que he volvió a enseñar ciertos temas y mientras volvía a estudiar el material anterior, me de cuenta de que mi comprensión de ciertas doctrinas estaba madurando. Es un proceso continuo para todos los cristianos. A petición de mi pastor, leía cada una de mis clases antes de que yo enseñara a nuestras damas. A continuación, el corrigió cualquier malentendido que tuviera o cualquier texto que había sacado de contexto. Enseñar bajo su autoridad es una verdadera bendición y protección para mí, así como para las demás damas de nuestra iglesia. Cuanto más aprendo, más me doy cuenta de lo mucho que no sé. Aunque he estado enseñando la Biblia ahora durante casi quince años, mi comprensión de la doctrina sigue madurando.

Conocer la doctrina es un requisito esencial para un ministerio de enseñanza y animo de las mujeres más jóvenes, pero sería de poca utilidad si Dios no hubiera empezado a madurar mi carácter.

Carácter

Si usted quiere describir la maduración de mi carácter como una “poda para que dé más fruto.” (Juan 15:2), o como disciplinándome para que yo pueda "compartir su santidad" (Hebreos 12:10), el cambio de mi carácter ha sido el más difícil y más personalmente humillante de las tres áreas. La mala noticia es que a veces es vergonzoso darse cuenta de que eres menos que perfecta. La buena noticia es que "Dios da gracia a los humildes" (Santiago 5: 6).

Una de las áreas en mi carácter que necesitaban cambio drástico fue la calidad de carácter de la ira. La ira surge cuando yo se hacía a mi manera o cuando algo o alguien me irritan o me frustra. Yo era uno de esos "hombres enojados" (o mujer en mi caso) con los que no debes andar “no sea que aprendas sus maneras, y tiendas lazo para tu vida.” (Proverbios 22:25). En lugar de ser fácilmente irritable, impaciente o abiertamente enojado, Dios comenzó a transformarme en una mujer con un espíritu afable y apacible.

Recuerdo una vez hablando intensamente con otra mujer en nuestra iglesia. Ella y su marido estaban pensando en abandonarla e ir a una iglesia que yo sabía que era doctrinalmente poco sólida. En lugar de responder a ella en un tono suave y amoroso, me volví demasiada intensa y áspera. Posteriormente dejaron nuestra iglesia; pero yo justifiqué lo que pasó en mi mente porque, después de todo, yo tenía razón. No mucho tiempo después del incidente, un amiga mutua me llamó por teléfono. Ella era muy agradable, pero sencillo. Ella dijo: "Estoy de acuerdo con lo que dijiste, pero tu tono con ella sonaba áspera y enojada. La Biblia nos dice que si queremos influir acertadamente a otros cuya doctrina está mal, “Y el siervo del Señor no debe ser rencilloso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido, corrigiendo tiernamente a los que se oponen, por si acaso Dios les da el arrepentimiento que conduce al pleno conocimiento de la verdad” (II Timoteo 2:24-25). Una de las razones por las que se fueron fue a causa de tu dureza.

Huelga decir que me daba vergüenza y me molesté al escuchar su reprobación. Lloré y cuando colgué el teléfono, oré. Le pedí a Dios que me ayudara a entender. Le supliqué al Señor que me hiciera una mujer amable. Le di gracias por la llamada telefónica. Entonces decidí a ir a la otra mujer y pedirle perdón.

Debido a que era la época de Navidad, me detuve y compré una flor de pascua para ella. Cuando me acerqué a la puerta principal, yo estaba esperando que ella no estuviera en casa para que yo pudiera salir de la planta con una nota de disculpa pidiendo su perdón. Sin embargo, ella estaba en casa y me invitó a entrar. Traté de romper el hielo diciéndole que la había traído un "Paz Poinsettia." (Sin juego de palabras!) le pedí que por favor me perdonara por mi dureza y ella muy gentilmente lo hizo. Ella, sin embargo, no regresó a la iglesia.

He aprendido que en lugar de intimidación furiosa por tratar de alcanzar los fines de Dios, sólo una amorosa gentileza le es agradable a El. No fue suficiente que yo lo reconociera y “despojarme” de mi dureza e impaciencia, tuve que “ponerme” el amor. Por ejemplo, debía transmitir mis pensamientos pero debería haberlos expresado en un tono suave piadoso.

Dios ha cambiado mi carácter y mucho muy a menudo, soy por Su gracia, una persona amable. Cuando no lo soy, vuelvo a lo básico (I Juan 1:9). Pienso en la forma en que debería haber respondido, pido el perdón de Dios y el perdón de la otra persona. Oro para que la próxima vez, piense primero y luego respondo en amor.

Otra área en la que mi carácter requiere trabajo es ser cada vez menos egoísta y más amorosa. “El amor no busca lo suyo” (I Cor. 13: 5) fue muy convincente para mí. Dios me mostró poco a poco a través de la Escritura y la convicción del Espíritu Santo que yo debía buscar lo Suyo y no lo mío. Mientras El me madura, complacerle a Él me ha traído gran gozo.

Además de ser más amable y menos egoísta, había una gran necesidad de ser humilde dentro de mi carácter. En lugar de estar a la defensiva, Dios quería que yo escuchara con atención y, al menos, considerara lo que la otra persona estaba diciendo. En lugar de centrarme en haber sido herida de la reprensión, Él quiere que yo crezca y aprenda de ella. No hay ejemplo más vívido en mi vida que lo que ocurrió cuando escribí el libro La Esposa Excelente.

Debido a que yo sabía que iba a ser una tonta en escribir un libro, sobre todo un libro sobre la doctrina de ser una esposa piadosa, sin la ayuda y el escrutinio, pedí ayuda. ¡El Señor me la dio! Cuatro hombres separados, tres pastores y un consejero bíblico, lo leyeron e hicieron comentarios. El resultado fue una enorme cantidad de trabajo y tiempo para escribir y reescribir. Hacer algunos de esos cambios era como pedirme que renunciara a mi bebé. Cada palabra que había escrito era preciosa para mí. Sin embargo, no todas las palabras que había escrito tenían sentido o eran bíblicamente exactas. A causa de mi orgullo pecaminoso, me volví abrumada y en un punto de serio riesgo de echar todo el proyecto en la basura! Obviamente, esto no era una respuesta madura. Al día siguiente, mientras pensaba en mi reacción impulsiva, me daba vergüenza sobre todo por toda la ayuda que el Señor había proporcionado. Me di cuenta de que era mucho más importante para el Señor que "caminara humildemente con Él" que yo escribiese un libro (Miqueas 6:8).

Dios todavía está trabajando en todas estas áreas de carácter y muchas otras que no he incluido aquí. Él tuvo que madurarme hasta cierto punto para que yo pudiera empezar a enseñar y animar a las mujeres más jóvenes. Es un verdadero testimonio de Su bondad y misericordia y gracia por lo que Él ha hecho en mi vida.

Ciertamente, mientras ya he tenido que ser más madura en mi doctrina y mi carácter, yo también tenía que madurar en mi ministerio o servicio para el Señor.

Ministerio

Mi servicio para el Señor ha pasado por varias fases. Ahora se centra en mi casa con mi marido y en nuestra iglesia con la clase de estudio bíblico de señoras, así como discipulado / consejería de mujeres dentro de nuestra iglesia. Según el tiempo lo permite, hablo en seminarios de mujer y escribo.

Recuerdo aprender una lección muy dura de lo que Dios quería que yo hiciera y que no. Hace varios años, tuve un apasionado, profundo deseo de ser misionera. De hecho, yo sólo sabía que era la voluntad de Dios para nosotros vender todo, abandonar casi todas nuestras posesiones materiales, e irnos (por supuesto) a África! Estaba emocionado siquiera en pensar en ello. Eso tenía que ser el último en el servicio al Señor.

Después de mucha oración y todavía se siente muy ferviente, hablé con mi marido, Sanford. Estaba tan emocionado y entusiasta mientras expliqué que podía dejar su trabajo, podríamos vender nuestra casa, e ir a donde el Señor quería. Yo le pedí que por favor “piense en ello.” Él muy bien dijo: “Yo no tengo que pensar en ello. No estoy renunciando a mi trabajo. Nosotros no vamos a ninguna parte. Creo que el Señor nos quiere aquí para servir en nuestra iglesia.”

Bueno, yo estaba aplastado. ¿Cómo puedo ser tan santo como alguien que da todo para ir a África? Mientras pensaba en él y oré, llegué a entender que la voluntad de Dios para mí, al menos por el momento, iba a ser con gracia y gozo bajo la autoridad de mi marido.

Además de mi decepción por no llegar a ser misionero, hay muchas veces mientras servía al Señor cuando tengo que hacer algo que creo que no soy particularmente dotada para hacerlo. Algunos ejemplos son tocar el piano en la iglesia, la organización de las comidas para ser llevadas a alguien que ha tenido una muerte en la familia, o permanecer en el cuarto de niños. De todos modos, estoy para servir al Señor con alegría y “dar fruto en toda buena obra” (Colosenses 1:10).

Yo sé qué y cuánto tiempo cometer a través de la orientación de Sanford y los otros ancianos de mi iglesia. De buena gana me comparten con otras iglesias sobre una base limitada, pero creen (correctamente) que mi servicio principal debe ser mi marido, y luego a las damas de nuestra iglesia, y finalmente a los demás.

Independientemente de lo que nuestros dones espirituales pueden ser, creo que Dios desea que el ministerio de cada mujer cristiana sea algo en torno a ser una Mujer Tito 2 (casada o soltera) y enseñar y alentar a las mujeres más jóvenes para ser una Mujer Tito 2. En el próximo capítulo, voy a explicar algunos principios bíblicos generales en discipular a otras mujeres, así como dar algunos ejemplos específicos de las mujeres con las que he trabajado.