viernes, febrero 27, 2015

Mirando a la Cumbre: Mohler y la Inerrancia

clip_image001Mirando a la Cumbre: Mohler y la Inerrancia

Por Mike Riccardi

Es difícil creer que la Conferencia Pastores es la próxima semana. Para aquellos de nosotros que tenemos el privilegio de estar cerca de la Iglesia Grace Community durante todo el año, es difícil captar el sentido de la anticipación que ha estado gestando en los últimos 15 meses más o menos. Realmente es como Navidad por aquí, y es un privilegio ser testigo de ese entusiasmo, desde el liderazgo hasta los casi 1.200 voluntarios (!) eso va a servir a los hombres que asisten a este evento histórico.

Y será histórico, como la Conferencia de Pastores 2015 es, más precisamente, la Cumbre de la Inerrancia .. Dieciséis -cuéntenlos: dieciséis – de las voces más confiables en el evangelicalismo se unirán el Pastor John MacArthur para un maratón sin precedentes de dieciocho sesiones de devoción a la inerrancia de la Escritura. Yo no sé ustedes, pero yo no puedo esperar. Si usted no puede unirse a nosotros la próxima semana, asegúrese de verlo por livestream. Es un evento que no querrá perderse.

En el espíritu de la semana que viene, entonces, yo quería escribir algo hoy sobre el tema de la inerrancia. Hace varios meses, he leído los entonces recién lanzado Cinco Puntos de Vista Sobre la Infalibilidad Bíblica , intrigados en saber lo que los otros tres puntos de vista (es decir, además de la infalibilidad y la errancia) serían.. Resulta que en realidad no son más que dos puntos de vista, pero esa es la naturaleza de las cosas.

Pensé que el libro sería muy útil en diferenciar las cuestiones clave que deben abordarse en la actualidad. Como es de esperar, más aprecié la contribución de Al Mohler, en el que presenta y defiende la posición histórica de la Iglesia sobre la inerrancia, la infalibilidad, autoridad y suficiencia de las Escrituras, es decir, la perspectiva más claramente articulada en la Declaración de Chicago sobre la Inerrancia Bíblica . Hoy, quiero compartir algunas citas y notas de ese capítulo, con la esperanza de cebar la bomba durante la Cumbre de la próxima semana.

Algunos son sólo citas directas de Mohler que son útiles e incisivas. Otros son mis propios pensamientos como según abordé de lo que he leído. Están divididos por los títulos de los capítulos y números de páginas que se proporcionan. Las citas son con sangría, con cualquiera de mis comentarios a continuación, alineados a la izquierda.

* * * * * * * * * *

Introducción

clip_image002“Al afirmar que la Biblia, en su conjunto y en sus partes, no contiene nada más que la verdad inspirada por Dios, los evangélicos se han limitado a afirmar lo que la iglesia universal, había afirmado durante más de un milenio — cuando la Biblia habla, Dios habla” (29) .

“Yo creo que la afirmación de la inerrancia de la Biblia nunca ha sido más esencial para el evangelismo como movimiento y como una tradición viva teológica y espiritual” (30).

“Sin inerrancia, el movimiento evangélico inevitablemente se convertirá en disoluto e indistinto en su fe y las doctrinas y cada vez más confundidas acerca de la naturaleza y la autoridad de su mensaje. . . . . . . Voy a establecer mi posición normal. Yo no creo que el evangelismo pueda sobrevivir sin la afirmación explícita y completa de la inerrancia bíblica” (30, 31).

“Si no hacemos estas afirmaciones [es decir, que la biblia comparte la perfección y la verdad de Dios], entonces nos hemos colocado en un proyecto de determinar qué textos de la Biblia comparten esas perfecciones, en su caso. Vamos a utilizar un criterio humano de juicio para decidir qué textos llevan la autoridad divina y que textos pueden ser de confianza. Nosotros decidiremos, de una manera u otra, cuales textos creemos que son Dios hablando a nosotros” (30-31).

Este punto es crucial. Si decidimos que la revelación de Dios no es completamente cierta, entonces tendremos que hacerlo nosotros mismos y utilizar nuestra propia razón humana para decidir qué textos de la Biblia son verdaderos o falsos. Esa es la definición de establecer nuestra propia razón por encima de la revelación de Dios. Es la razón humana a para juzgar la revelación de Dios.

Mohler pasa a hablar acerca de una epistemología reveladora. La epistemología es el estudio de cómo sabemos lo que sabemos. Una epistemología reveladora dice que sabemos lo que sabemos ya que se ha revelado a nosotros por una fuente confiable, es decir, Dios. Veo este tema como absolutamente clave en toda esta discusión. Autoridad ¿De dónde viene? ¿Cuál es la norma por la cual todas las cosas se ponen a prueba? Los racionalistas dicen, “Razón.” Los naturalistas dicen, “hechos observables en la naturaleza.” Los empiristas dicen, “datos observables a través del método científico.” Los cristianos dicen: “Los inspirados, infalibles, e inerrantes 66 libros del Antiguo y Nuevo Testamento.”

“Aunque se han hecho muchos esfuerzos por sugerir que la cuestión de la inerrancia es demasiado compleja para ser reducida a simples alternativas, las alternativas simples firmemente permanecen: vamos a bien afirmar la veracidad total de la Biblia en su conjunto , en parte, o vamos a conceder que por lo menos algunas partes, si no la totalidad, son algo menos que totalmente veraces y confiables. De hecho, existen cuestiones complejas y complicadas a considerar, pero las alternativas marcadas permanecen "(31).

Esto es útil y de orientación, especialmente a la luz del hecho de que hay cinco puntos de vista expresados ​​en este libro. En realidad, como esta cita ayuda a hacer claro, sólo hay dos puntos de vista.

Packer: “Veo la autoridad bíblica como metodológicamente la más básica de las cuestiones teológicas” (32)

clip_image003 Por supuesto que sí. Esto se remonta a la epistemología. ¿Cómo sabemos lo que sabemos? ¿Cómo vamos a descubrir cosas verdaderas acerca de Dios y Su mundo? Tenemos que tener una fuente autorizada de conocimiento. Si la Biblia no es totalmente confiable – libre de error – no tenemos esa fuente autoritativa de conocimiento. Ninguna doctrina es cierta, y, debido a que la doctrina correcta es la base para una vida correcta, literalmente, todos los demás aspectos de nuestra vida cristiana se ven afectados.

Mohler dice después: “Sin la Biblia como la autoridad suprema y final en la iglesia, nos quedamos en lo que sólo puede ser descrito como una crisis epistemológica debilitante. Francamente, si la Biblia no es la misma Palabra de Dios, llevando su total autoridad y honradez, no sabemos qué es el cristianismo, ni sabemos cómo vivir como seguidores de Cristo” (43).

Una Historia Abreviada de la Batalla (32-37)

  • 1949: ETS hace de la afirmación de la inerrancia un requisito para ser miembro
  • 1957: Gabriel Herbert publica El Fundamentalismo y la Iglesia de Dios, acusando a los evangélicos británicos de bibliolatría. El ‘Fundamentalismo’ y la Palabra de Dios de Packer se publica el próximo año en defensa de la Escritura.
  • 1966: Wenham (Mass.) Conferencia sobre la Escritura: “El hecho de no comprometerse con la inerrancia bíblica abrió la puerta a las confesiones que en verdad, se hicieron casi inevitables por este fracaso" (Mohler, 33).
  • 1972: El Seminario Fuller revisa su declaración doctrinal “con el fin de dar cabida a posiciones que no afirman la total inerrancia de la Biblia. La inspiración verbal plenaria e inerrancia ya no se requiere de la facultad de Fuller” (Mohler, 34).
  • 1976: Harold Lindsell, un ex miembro de la facultad Fuller, critica a Fuller, la SBC, y otras instituciones por no afirmar la inerrancia total de la Escritura.
  • 1978: El Concilio Internacional de la Inerrancia Bíblica es establecido, y produce la Declaración de Chicago sobre la Inerrancia Bíblica. [ Lea aquí ]

“Esos cinco puntos de definición [es decir, los de la 'Declaración Corta' en CSBI] establecen la doctrina clásica de la inerrancia de la Biblia. . . . . . . Creo que la CSBI sigue siendo la declaración por excelencia de la inerrancia de la Biblia y que su lenguaje claramente definido sigue siendo esencial para la salud de los evangélicos y la integridad de la iglesia cristiana "(36).

El Caso de la Inerrancia

La Inerrancia y el Testimonio de la Biblia a Sí Misma

clip_image004Texto clave: 2 Pedro 1:21

“El punto de Pedro es que la Escritura es confiable en cada punto, y define su inspiración como directamente de Dios, a través de la agencia de autores humanos, por medio de la obra directa del Espíritu Santo” (37).

“. . . . la inerrancia de la Biblia está inextricablemente ligada a una comprensión específica de su inspiración. La inerrancia requiere y define la inspiración verbal "(37).

Pero esto no implica el dictado:

“La doctrina de la inspiración verbal y la afirmación de la infalibilidad bíblica requieren una comprensión de la operación concursiva de las voluntades divina y humana en el que hay superintendencia divina sin ninguna violación de la voluntad humana" (38n21). [Ver textos claves que dicen cosas como "dice el Espíritu Santo. . . .” (Hebreos 3:7; Hechos 4:25; 1 Tesalonicenses 2:13)].

“Si las Escrituras son el aliento mismo de Dios, su perfecta inspiración implica y exige que sean sin error” (39).

“En una secuencia ininterrumpida de afirmaciones directas, la Biblia dice poseer la propia autoridad de Dios, para ser directamente y sobrenaturalmente inspirada por Dios, para ser irrompible e irrefutable, y para ser perfectamente la palabra revelada de Dios. La inerrancia y la infalibilidad no son más que afirmaciones resumidas de lo que la Escritura afirma de sí misma. Afirmar la inerrancia de la Biblia es afirmar nada más que lo que la Biblia afirma en su testimonio coherente y pluriforme "(39).

La Inerrancia y la Fe de la Iglesia

“La inerrancia fue la afirmación y el reflejo teológico de la iglesia hasta los siglos más recientes” (39).

Mohler hace referencia a la obra de la señal realizado por Rogers y McKim en cuestionar la infalibilidad, afirmando que es "un fenómeno reciente que se produjo en gran parte en respuesta al anti-sobrenaturalismo de la modernidad" (40).

clip_image005Lo importante de esto es: que es la afirmación de muchos de los que desafiarían la inerrancia hoy – incluyendo Bord, Enns, y Franke en este volumen. Lo que están criando no es más que los argumentos ya discutidos y refutados por mucho tiempo de Rogers y McKim. Como señala Mohler, su esfuerzo “fue decisivamente refutado por John D. Woodbridge, quienes demostraron que la inerrancia no fue meramente implícita sino necesaria cuando el registro histórico de la iglesia es explorado a fondo” (40). Véase John D. Woodbridge, Biblical Authority: A Critique of the Rogers/McKim Proposal (Grand Rapids: Zondervan, 1982).

Los hermanos Hanson rechazaron tanto la inerrancia y la inspiración, pero admitieron que es el rechazo de la inerrancia, no la afirmación de la misma, la que es nueva en la historia de la iglesia:

“Sólo desde el final del siglo XVII, con el auge de la crítica bíblica, esta creencia en la inerrancia de la Escritura ha sido ampliamente cuestionada entre los cristianos” (RPC Hanson and AT Hanson, The Bible without Illusions (London: SCM Press, 1989),

En otros lugares: “Las creencias aquí negadas [es decir, la inerrancia] se han sostenido por todos los cristianos desde el principio hasta hace unos ciento cincuenta años atrás” (ibid., 13).

Warfield: “La cuestión no es si la doctrina de la inspiración plenaria tiene dificultades para hacer frente. La pregunta es, si estas dificultades son mayores que la dificultad de creer que toda la iglesia de Dios desde el principio ha sido engañada en su estimación de las Escrituras encomendadas a su cargo –es mayor que la dificultad de creer que todo el colegio de apóstoles, ayes y el mismo Cristo a la cabeza, fueron ellos mismos engañados en cuanto a la naturaleza de esas Escrituras que se dieron a la Iglesia como su posesión preciosa, y han engañado con ellas veinte siglos cristianos. . . . . ” ( Inspiration and Authority of the Bible ).

La Inerrancia y las Necesidades de la Iglesia

“Sin la Biblia como la autoridad suprema y final en la iglesia, nos quedamos en lo que sólo puede ser descrito como una crisis epistemológica debilitante. Francamente, si la Biblia no es la misma Palabra de Dios, llevando su total autoridad y honradez, que no sabemos qué es el cristianismo, ni sabemos cómo vivir como seguidores de Cristo "(43).

James Montgomery Boice: “Si la Biblia contiene errores, no es en sí la Palabra de Dios, sin embargo, puede ser confiable. Y si no es la Palabra de Dios, no puede ser predicada con autoridad” (en Forever Settled, 18).

clip_image006 La Fidelidad de Dios y Su Palabra

“Si Dios es digno de confianza, somos salvos. Si no lo es, estamos condenados. Pero, ¿puede Dios ser verdaderamente digno de confianza si lo que se presenta como su Palabra no es digno de confianza?” (43)

“La falta de confianza en la veracidad y fiabilidad de la Biblia revela una falta de confianza, ya sea en la capacidad de Dios o su intención, o ambos, para dar a su pueblo una revelación confiable” (44).

Verdad, Confianza y Teología: Inerrancia a la Vista

“La inerrancia afirma que el lenguaje es adecuado para transmitir la verdad y que las propias palabras de la Escritura fueron divinamente inspirados” (45).

Esta es una afirmación clave. Franke rechazará que el lenguaje es adecuado para transmitir la verdad. Otros negaran o restaran importancia a la inspiración verbal de las Escrituras (Bird parece hacer esto en su capítulo cuando habla de los escritores, y no los escritos como inspirados, pero cf. 2 Tim 3:16 - πᾶσα γραφ ὴ θεόπνευστος).

La Declaración de Chicago sobre la Inerrancia Bíblica

“Ser fiel a las Escrituras, creo, los evangélicos deben afirmar sus afirmaciones declaradas y participar en sus negaciones declaradas” (46).

A continuación, el recorre a través de los artículos. Leer en su totalidad aquí .

“La afirmación de la inerrancia es necesaria para mantener la coherencia evangélica” (48)

Cuestiones Disputadas: Casos de Prueba

Se le pidió a cada contribuyente al libro Cinco Puntos de Vista trabajar en su doctrina de la inerrancia en tres casos prácticos: (1) la historicidad de la conquista de Jericó, (2) una aparente contradicción en el registro de Lucas del informe de Pablo de su conversión, y ( 3) la aparente contradicción entre los mandatos de Dios de matar a los paganos en el Antiguo Testamento y del mandamiento de Jesús de amar a nuestros enemigos.

La Cuestión de la Precisión His tórica ( Jos. 6 )

“Afirmar la máxima autoridad de la Biblia es afirmar, a priori, la veracidad de los textos, en parte, y en todo y todo lo que la Biblia afirma. . . . . . . Esta es una afirmación ineludiblemente sobrenatural que es consistente con una de las escrituras a priori "(50).

“No permito que ninguna línea de evidencia de la Biblia anule a lo más mínimo la veracidad de cualquier texto en todo lo que el texto afirma y declara. Esta afirmación puede parecer radical para algunos lectores, pero es la única posición que es totalmente compatible con la afirmación de que cada palabra de la Escritura es inspirada por completo y por lo tanto totalmente verdadera y confiable "(51).

“Cualquier método teológico o hermenéutico que permite que las fuentes extrabíblicas de conocimiento anulen la veracidad de cualquier texto bíblico asume, a priori, que la Biblia es algo menor que la Palabra oracular de Dios” (51).

Esta es una afirmación importante. La objeción a la opinión de Mohler es que asume lo que tiene que probar. Pero él desplaza la carga hacia el objetor cuando afirma que al no mantener ese punto de vista es asumir, al igual que gran parte de una forma a priori, lo que el objetor está tratando de probar. La Biblia es la Palabra de Dios, y por lo tanto debe ser verdad, no importa qué otras "pruebas" aparentes puede decir; o no es la Palabra de Dios, y por lo tanto puede ser probada por las mal llamadas pruebas. Usted debe hacer una elección entre estas dos cosmovisiones / epistemologías antes de entrar en esta discusión. Cualquiera que usted elija determinará su resultado. La pregunta es: ¿Qué fundamento presuposicional de presuposiciones se justifica?

La Cuestión de Precisión Intracanonica (Hechos 9: 7; 22: 9)

clip_image007“En Hechos 9: 7, se dice que los asociados de Pablo escuchan la voz, pero no ven a nadie. En Hechos 22: 9, ven la luz, pero no entienden la voz. Teniendo en cuenta el punto de ambos pasajes, estos textos son perfectamente complementarios. … Compañeros de Pablo oyeron la voz sin entender y vieron la luz sin ver la aparición de Cristo” (53).

La Cuestión de la Pluralidad Teológica (Deuteronomio 20:16-17; Mateo 5:43-48.)

Kenton Sparks nos da una visión de qué tipo de reparos la negación de la infalibilidad nos lleva: Debemos “dar un paso teológico más allá de la palabra escrita para escuchar la voz viva de Dios, que incluye no sólo la Escritura, sino también las voces de la creación, la tradición y el Espíritu” (Kenton L. Sparks, God's Word in Human Words [Grand Rapids: Baker, Academic, 2008], 301).

Uno observa rápidamente cómo una visión baja de la confiabilidad de las Escrituras camina mano a mano con una visión baja de la suficiencia y la finalidad de las Escrituras.

Además, cuando Sparks habla de escuchar la voz viva de Dios en las voces de la creación, la tradición, y el Espíritu, lo que prácticamente se resuelve el significado es: las voces que oye Sparks. Y esas voces, por supuesto, no son la voz de Dios, sino las suyas. Como Mohler argumenta anteriormente en este capítulo, cuando la Palabra de Dios ya no es la autoridad, la única autoridad que queda es la de nosotros mismos. Sparks es una ilustración viviente de este punto.

“Una vez que un intérprete de la Escritura comienza a utilizar las normas humanas de juicio moral para evaluar el estado de la verdad y la autoridad de la Biblia, en su totalidad o en parte, la autoridad de la Biblia se niega de inmediato. La verdadera norma de juicio es ahora una razón moral y sensibilidad humana. . . . . . . Los abandonos de la inerrancia traducen todo texto bíblico sospechoso hasta que pasa o falla alguna prueba de la razón humana” (57)

En Conclusión: Cuando la Biblia Habla, Dios Habla

En su conclusión, Mohler hace una declaración extraordinaria que habla de nuestra fundamento epistemológico y método teológico al entrar en esta discusión:

La Biblia no es inerrante, y por lo tanto la Palabra de Dios; sino que es la Palabra de Dios, y por lo tanto inerrante. (58)

Aquí se nos instruye que no razonamos inductivamente para concluir que la Biblia es la Palabra de Dios. Para ello sería someter la Biblia a nuestro propio criterio de razonabilidad y por tanto subordinada a la revelación divina a la razón humana. Más bien, razonamos deductivamente. Habiendo sido instruido en las Escrituras que la Biblia es la Palabra de Dios, y que Dios mismo es totalmente veraz y sin errores, llegamos a la conclusión de que Su Palabra es totalmente veraz y sin errores. Esto es lo que la histórica iglesia cristiana siempre ha confesado.

Ahora, es cierto que nosotros, como inerrantistas necesitamos hacer frente a los hechos reales -los reales fenómenos de la Escritura. No es bueno mantener a una doctrina de la infalibilidad axiomáticamente si no concuerda realmente con los datos (es decir, si en realidad hay errores en la Escritura). Pero nos relacionamos con esos hechos no con el fin de llegar a nuestra doctrina de la Escritura. Interactuamos con esos hechos con el fin de probar la doctrina de la Escritura que hemos llegado (al creer lo que el propio testimonio de la Escritura acerca de sí mismo), a pesar de que hemos llegado a esa creencia por deducción. Ya debemos estar comprometidos con una reveladora epistemología, una cosmovisión en la que creemos que la Escritura es verdadera basada en el argumento deductivo que Dios no puede mentir y la Escritura es la Palabra de Dios. Y entonces, y sólo entonces, tenemos que lidiar con los hechos.

Al contrario de muchos evangélicos conservadores que incluso profesan a suscribirse a la inerrancia, es metodológicamente sólido suscribirse a la inerrancia como resultado del argumento deductivo. Estoy de acuerdo en que no debemos hacerlo sin tener en cuenta los hechos históricos reales. Pero no estoy de acuerdo con la idea muy popular que dice que debemos llegar a la inerrancia por solo inducción. Y la razón de ello es porque no derivamos nuestras doctrinas de las interpretaciones contemporáneas de datos arqueológicos o científicos.¿Por qué? Porque según Lucas 16:31 y 2 Pedro 1:19, la Biblia enseña que la revelación es un fundamento epistemológico más seguro que el empirismo.

Mohler concluye en que el debate debe terminar: La afirmación de la inerrancia de la Biblia no significa nada más y nada menos, que esto: Cuando la Biblia habla, Dios habla.