miércoles, febrero 11, 2015

Que Tendría que Negar Para Negar el Infierno

clip_image001Que Tendría que Negar Para Negar el Infierno

Por Tim Challies

Fue hace apenas unos años que todo el mundo estaba hablando sobre el infierno. Un Evangélico desafecto había decidido utilizar su plataforma y su popularidad para cuestionar la noción misma del infierno, y, como es lógico, él causó un gran revuelo. La crisis llegó y se fue, por supuesto, y tenía al menos un resultado feliz: Muchos cristianos tuvieron que examinar lo que creían sobre el infierno y llegar a conclusiones más fuertes y mejores.

Yo creo en el infierno. Yo no creo en alguna versión del infierno que se debe más a Dante y Al Otro Lado que las Sagradas Escrituras, sino que el infierno que veo revelado en la Biblia –un infierno de tormento eterno y consciente. Me gustaría que no hubiera tal cosa como el infierno, pero he determinado vivir por la Biblia y yo simplemente no puedo negar lo que la Biblia deja en claro.

Pero ¿Qué si lo hiciera? ¿Qué tendría que negar a fin de negar el infierno? Si vuelvo a llegar al punto de negar la existencia del infierno, ¿cuál será el costo doctrinal de llegar allí? Aunque estoy seguro de que hay mucho más que se puede decir, no puedo pensar en por lo menos cuatro negaciones principales.

Negaría lo Que Jesús Enseñó

Jesús creía en la existencia literal de un infierno literal. Es muy difícil leer Lucas 16 (la historia del hombre rico y Lázaro) y llegar a otra conclusión excepto que Jesús creía en el infierno y que él creía en un infierno de tormento consciente del cuerpo y la mente.

El hombre pobre murió y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham. El hombre rico también murió y fue sepultado, y en el Hades, estando en tormentos, alzó sus ojos y vio de lejos a Abraham ya Lázaro en su seno.' Y él gritó: "Padre Abraham, ten misericordia de mí, y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua y refresque mi lengua, porque estoy atormentado en esta llama."

Jesús también cree en la permanencia del infierno: “Y además de] todo esto, hay un gran abismo puesto entre nosotros y vosotros, de modo que los que quieran pasar de aquí a vosotros no puedan, y tampoco nadie pueda cruzar de allá a nosotros.” En el evangelio de Mateo, Jesús habla del infierno como el horno de fuego, el lugar de lloro y crujir de dientes. Él lo llama un lugar de fuego eterno. Este sería el lenguaje extraño que use un hombre si creía que no existía el infierno y que no era un lugar de tormento indescriptible.

Si yo voy a negar la existencia del infierno, voy a tener que negar de plano lo que enseña Jesús y declarar que está equivocado, o voy a tener que ocultar lo que es tan simple. Tendré que hacer todo el lenguaje de Jesús simbólico y todo el significado algo distinto de lo que parece tan claro. Tendré que negar lo que dice Jesús.

Negaría el Sentido Llano de las Escrituras

Me faltaría tiempo para proporcionar una amplia mirada al concepto del infierno en la Biblia; me faltaría tiempo para mirar a cada una de las palabras asociadas con el infierno. Pero no se necesita ser un experto en la Biblia o en sus idiomas originales para ver que claramente enseña que existe una vida después de la muerte y que esta vida después de la muerte implicará gozo o tormento, supondrá disfrutar de la presencia amorosa de Dios o frente a su presencia iracundo. Esto se afirma explícitamente en la Escritura y se afirma implícitamente, está presente en el Antiguo Testamento y trata de forma completa en el Nuevo Testamento. Los que escribieron la Escritura creían que existía el infierno y dejaron claro en lo que escribieron.

Si yo voy a negar la existencia del infierno, voy a tener que hacer una gran cantidad de redefinición, una gran cantidad de reinterpretación. Al igual que con la enseñanza de Jesús, voy a tener que cambiar lo que es simple a lo que es simbólico, necesitaré tomar lo que es claro y hacerlo oscuro. No hay que reconocer el hecho de que una simple y honesta lectura de la Biblia enseña la existencia del infierno.

Voy a Negar el Testimonio de la Iglesia

Si voy a negar la existencia del infierno, yo negaría lo que ha sido el testimonio casi unánime de la iglesia cristiana a través de los siglos. Desde los primeros días de la iglesia hasta hoy, el infierno se ha entendido como un lugar de tormento consciente y eterno. El Catecismo Mayor de Westminster ofrece un resumen acertado de lo que los cristianos han creído durante mucho tiempo: “El castigo del pecado en el mundo venidero será la separación eternal de la saludable presencia de Dios, y los tormentos más graves tanto en el alma como en el cuerpo en el fuego de infierno por siempre y sin intermisión.” Aunque esto se formó en la época de la Reforma, descansa sobre el testimonio de los cristianos que vinieron antes. E instruyeron a generaciones que le siguieron.

Si voy a negar que el infierno es un lugar real, si voy a negar que el infierno es ese tipo de lugar, voy a darle la espalda a dos mil años de historia cristiana en dos mil años de hermanos y hermanas en Cristo que tenía un gran conocimiento de la Escritura y la iluminación del Espíritu Santo. Concedo que hay veces que esto es necesario; hay momentos en que muchos cristianos están equivocados acerca de muchas cosas. Pero una decisión de este tipo debe hacerse con gran temor y temblor y sólo sobre la base de la evidencia bíblica abrumadora.

Negaría el Evangelio

No puedo negar el infierno sin cambiar por completo el mensaje del evangelio. El mensaje de Cristo que murió por los perdidos con el fin de salvar sus almas no tendría sentido. Si no hay infierno, no hay realmente nada que perder. Y así, el cielo y el infierno deben ser llevados a la tierra, deben ser vistos como realidades presentes en lugar de futuras. El predicador bautista JL Dagg dijo bien: "Para apreciar con justa y plenamente el evangelio de la salvación eterna debemos creer la doctrina de la condenación eterna." Si yo voy a negar la condenación eterna, debo reescribir radicalmente el Evangelio. Desaparecería el evangelio de los pecadores que han cometido traición contra Dios y quienes hacen llamar la justa ira de Dios. Hay muchos evangelios que puedo poner en su lugar. Pero lo que está claro es que este evangelio, el evangelio de una expiación sustitutiva debe ser eliminado. Este evangelio se levanta y cae sobre la existencia de tanto del cielo como del infierno. Quita cualquiera y destruirá el evangelio; se vuelve sin sentido y sin importancia.

Si voy a renunciar a infierno, voy a abandonar el evangelio y sustituirlo por una nueva.

Permítanme concluir con unas palabras del gran teólogo Robert Dabney. Lo que dice aquí yo lo creo también. “Estoy seguro, que si el infierno puede ser refutado en cualquier forma sólida y verdadera, y en consonancia con el honor de Dios y el bien del hombre, no existe un pecador tembloroso en esta tierra que se manifestaría con más gozo del que yo pudiera.” No es que yo quiera que infierno sea cierto, sino que la Escritura deja claro que es cierto. No está en mí desmantelar la doctrina o negarla; Soy simplemente creo y vivo y actúo como siendo verdad.