miércoles, febrero 18, 2015

Romance Con Jesús

clip_image002Romance Con Jesús

 

El Día de San Valentín se trata en su conjunto sobre el romance. Las floristerías, joyeros, chocolaterías y restauranteros cobraron en este fin de semana después de convencerle que la única manera de expresar apropiadamente su amor por su pareja es con flores, dulces, diamantes, y una cena de lujo!

Yo compro en el bombo. Me encanta el Día de San Valentín. Me encanta amar a Luella con regalos y sorpresas. Sin embargo, cada vez que esta fiesta viene por ahí, no puedo dejar de pensar en mi relación con Jesús. ¿Por qué? Porque estoy profundamente convencido de que mi fe necesita ser impulsado por una atracción íntima y romántica.

Las palabras intimidad y romance suenan extrañas en el contexto del cristianismo, pero eso es sólo por la forma en que nuestra cultura los utiliza. Al examinar su definición, en realidad tiene sentido. He aquí una definición que me gusta usar para el romance - "una implicación emocional ardiente; una fascinación o entusiasmo por alguien." La intimidad significa simplemente "familiaridad o cercanía."

Piense en ello. Dios creó a los seres humanos a vivir en estrecha relación con él, y nuestras vidas estaban destinadas a ser modeladas por una fascinación y entusiasmo por quién es Dios. Esta atracción romántica íntima alimentará todo lo que deseamos, pensamos, decimos y hacemos.

Sabemos que el pecado arruinó el diseño original, pero todavía estamos destinados a estar locamente enamorado de Cristo hoy. Él está destinado a ser el que ocupa nuestra mente y llena nuestros corazones. Él está destinado a ser lo que nos emociona y nos trae alegría. Al igual que pretendemos hacer con nuestra pareja en el Día de San Valentín, Jesús es Aquel quien estamos viviendo para agradar.

Me preocupan muchos de nosotros, sin embargo, porque el cristianismo tiene la tendencia a ser definido por otras cosas. Con demasiada frecuencia, nuestro cristianismo se define por un compromiso inquebrantable con la teología bíblica. Con demasiada frecuencia, nuestro cristianismo se define por las cuestiones morales y políticas por las que luchamos. Con demasiada frecuencia, nuestro cristianismo se define por la cantidad de ministerio y de caridad en la que participamos.

No me malinterpreten: la teología, la moral, y el ministerio son cosas muy importantes. Pero esas cosas no deben definir quién es un cristiano. Lo que debe definir un cristiano es su búsqueda romántica, íntima y entusiasta de una persona - el Señor Jesús.

Este romanticismo central – estar locamente enamorado de Cristo – dará motivación y dirección para cualquier otra cosa buena que define su vida como cristiano.

Les animo hoy, mientras el Día de San Valentín se desvanece, a intimar con Jesús. Medite sobre Su hermosura. Concéntrese en Su gloria. Disfrute en Su gracia. Enamórese de nuevo de su Salvador.

Dios los bendiga

Paul David Tripp


Preguntas para la Reflexión

  1. ¿Cuándo y por qué te enamoraste por primera vez con Jesús?
  2. ¿De qué manera se ha desvanecido su amor original por Cristo? ¿Cómo puede reavivar esa llama?
  3. ¿De qué manera ha desarrollado un nuevo amor a Cristo? ¿Cómo ha profundizado su relación?
  4. ¿Qué actividad o idea cristiana puede ser la sustitución de su íntimo romance con el Señor?
  5. ¿Qué puede hacer con su horario para ayudarle a profundizar su relación con Cristo?