miércoles, noviembre 05, 2014

Un Procedimiento Apologético Doble

clip_image001Un Procedimiento Apologético Doble

Por Greg Bahnsen

“Dónde está el sabio? ¿Dónde está el escriba? ¿Dónde está el disputador de este siglo? ¿No ha enloquecido Dios la sabiduría del mundo?”

Pablo podía jugarse su apologética de la fe cristiana en esta serie de preguntas retóricas (1 Cor. 1:20), sabiendo que la palabra de la cruz destruye la sabiduría del mundo y lleva su discernimiento a la nada (v. 19). El corazón no regenerado, con su mente oscurecida, evalúa el evangelio como debilidad y locura (vv. 18, 23), pero, en realidad, expresa el poder salvador de Dios y la verdadera sabiduría (vv. 18, 21, 24).

Lo que el mundo llama "tonto" es en realidad sabiduría. Por el contrario, lo que el mundo considera "prudente" en realidad es una tontería. El incrédulo tiene sus normas totalmente al revés, y así él se burla de la fe cristiana o lo ve como intelectualmente deshonesto. Pero Pablo sabía que Dios podía desenmascarar la arrogancia de la incredulidad y mostrar su pretensión lamentable de conocimiento: “la locura de Dios es más sabia que los hombres, y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres” (v 25).. Aunque el creyente ve la fe cristiana como tonta y débil, esa fe tiene la fuerza y los recursos intelectuales para exponer "la sabiduría del mundo" por lo que realmente es: una tontería. Dios ha escogido a (así llamados) lo necio del mundo, para que Él pueda avergonzar a los que se jactan de su (supuesta) sabiduría (v. 27).

Ante el rostro de la revelación de Dios el incrédulo está "sin excusa " (cf. Rom. 1:20, en el griego). Su posición intelectual no tiene credenciales que valen la pena a largo plazo. Cuando se enfrenta al reto intelectual del evangelio como Pablo lo presentaría, los no regenerados se quedan sin punto de apoyo. El resultado del encuentro se expresa resumidamente por Pablo cuando declara: "¿Dónde está el sabio?¿Dónde está el disputador de este siglo? "El hecho es que Dios hace de la locura la sabiduría de este mundo, y por lo tanto el no creyente verdaderamente sabio no puede ser encontrado. El hombre que adecuadamente puede debatir y defender el punto de vista de este mundo (es decir, la incredulidad) nunca ha vivido. El rechazo de la fe cristiana no puede justificarse, y la posición intelectual del incrédulo no puede ser genuinamente defendida en el mundo del pensamiento. Las armas espirituales del apologista cristiano son poderosas en Dios para la derribar cada gran imaginación que se levanta contra el conocimiento de Dios (2 Cor. 10: 4-5). El incrédulo, como vimos en el último estudio, es un tonto en la perspectiva bíblica, y como tal, su posición equivale a un odio del conocimiento (Prov 1:22, 29.); su ataque intelectual sobre el evangelio se deriva del "conocimiento" que es falsamente así llamado (1 Tim. 6:20).

El apologista debe aspirar a llevar esta pretensión de conocimiento (que es, básicamente, un odio del conocimiento) a la vergüenza; él debe manifestar la locura de la "sabiduría" de este mundo Para ello se requiere mucho más que un vago intento de aportar evidencias aisladas de las probabilidades de la razonabilidad de Cristianismo. Se requiere, en cambio, la demostración a gran escala de la irracionalidad de la lucha contra el cristianismo en contraste con la certeza de la verdad que se encuentra en la palabra de Dios. El Dr. Van Til escribe:

La lucha entre el teísmo cristiano y sus oponentes cubre todo el campo del conocimiento... la discordia fundamental del teísmo cristiano es sólo esto, que absolutamente nada puede ser conocido a menos que Dios pueda ser y sea conocido ... Lo importante a destacar es que esta diferencia fundamental entre el teísmo y anti-teismo sobre la cuestión de la epistemología. No hay un lugar en el cielo o en la tierra sobre la que no haya disputa entre las dos partes en conflicto (A Survey of Christian Epistemology, den Dulk Christian Foundation, 1969, p.116).

El método de razonamiento por presuposición puede decirse que es más indirecto que directo. El problema entre creyentes y no creyentes en el teísmo cristiano no puede ser resuelto por una apelación directa a los "hechos" o "leyes", cuya naturaleza e importancia ya está acordada por ambas partes en el debate ... El apologista cristiano debe colocarse en la posición de su oponente, asumiendo la exactitud de su método meramente por causa del argumento, con el fin de mostrarle que en tal posición los "hechos" no son hechos y las "leyes" no son leyes. También debe pedir el no cristiano situarse en la posición cristiana por causa del argumento con el fin de que pueda demostrarse que sólo sobre esa base los "hechos" y "leyes" parecen inteligibles ...

Por tanto, debe hacerse la afirmación de que solo el cristianismo es razonable que los hombres sostengan. Y es totalmente razonable. Es totalmente irracional sostener a cualquier otra posición que la de la cristiandad. El cristianismo por sí solo no crucifica la razón misma ... La mejor, la única, la absoluta certeza de la prueba de la verdad del cristianismo es que a menos que se presuponga su verdad no hay ninguna prueba de nada. El cristianismo se demuestra como el fundamento mismo de la idea de la prueba en sí (The Defense of the Faith, Philadelphia: Presbyterian and Reformed, 1955, pp. 117-118, 396).

Al necio debe responderse mostrándole su necedad y la necesidad del cristianismo como la condición previa de la inteligibilidad.

En Proverbios 26:4-5 nos instruye en cuanto a cómo debemos responder al necio incrédulo, -como debemos demostrar que Dios vuelve necedad a la llamada "sabiduría" de este mundo. “Nunca respondas al necio de acuerdo con su necedad, Para que no seas tú también como él. Responde al necio como merece su necedad, Para que no se estime sabio en su propia opinión.” El proceso doble apologético mencionado anteriormente por Van Til se ha descrito aquí. En primer lugar, el no creyente no debe ser respondido en términos de sus propias presuposiciones equivocadas; el apologista debe defender su fe, trabajando dentro de sus propios presupuestos. Si él se rinde a los supuestos del creyente, el creyente nunca establecerá adecuadamente una razón de la esperanza que está en él. Se habrá perdido la batalla desde el principio, siendo constantemente atrapado detrás de las líneas enemigas. De ahí que la fuerza y el desafío intelectual de la cristiandad no se expondrán.

Pero entonces, en segundo lugar el apologista debe responder al necio de acuerdo con sus presuposiciones autoproclamados (es decir, de acuerdo con su necedad). Al hacerlo, tiene como objetivo mostrar el incrédulo el resultado de esos supuestos. Buscar sus presupuestos finales consistentes de incredulidad hace del razonamiento del hombre vacío y de su experiencia ininteligible; en pocas palabras, conducen a la destrucción del conocimiento, el callejón sin salida de la futilidad epistemológica, que dice tonterías. Al colocarse a sí mismo en la posición del creyente y persiguiendo su debilitamiento tonto de los hechos y las leyes, el apologista cristiano evita que el necio sea sabio en su propia opinión. El puede llegar a la conclusión, “¿Dónde está el disputador de este siglo?” No hay uno, pues, como la historia de la filosofía humanista ilustra tan claramente, Dios ha enloquecido la sabiduría del mundo. Está confundida por la predicación "necia" de la cruz.