martes, noviembre 18, 2014

¿Por Qué Es Importante?

clip_image001

¿Por Qué Es Importante?

Por Jonathan Gibson

La doctrina de la expiación definitiva establece que en la muerte de Jesucristo, el Dios trino tuvo como objetivo lograr la redención de cada persona dada al Hijo por el Padre en la eternidad pasada, y aplicar los logros de Su sacrificio a cada uno de ellos por el Espíritu. En pocas palabras: la muerte de Cristo fue con la intención de ganar la salvación del pueblo de Dios solamente, y no sólo era su intención de hacerlo, sino que en realidad lo logró también. Jesús sería fiel a Su nombre: "Él salvará a su pueblo de sus pecados" (Mateo 1:21.). La doctrina es teológicamente abundante, pero también es inmensamente práctica, especialmente en relación con la iglesia.

Dos imágenes en el Nuevo Testamento dramatizan el amor de Cristo por la iglesia. Esta la del Buen Pastor que da Su vida por sus ovejas y el Esposo que se sacrifica por Su novia (Juan 10:15; Ef. 5:23-25). La primera imagen tiene implicaciones para los pastores cristianos; la segunda tiene implicaciones para el pueblo cristiano.

IMPLICACIONES PARA PASTORES

En primer lugar, la expiación definitiva intensifica el cuidado de un pastor por su pueblo, ya que recuerda al pastor que era para este grupo particular de personas por las que Cristo murió. En Hechos 20:28, Pablo exhorta a los ancianos de Éfeso a prestar especial atención a la grey de Dios y al cuidado de la iglesia de Dios “que él adquirió con su propia sangre.” La cláusula relativa es, en cierto modo, innecesaria en el flujo del discurso de Pablo. Su presencia, sin embargo, añade fuerza a la exhortación: los pastores han de proteger y cuidar a la iglesia porque Dios la compró con Su propia sangre. Como Richard Baxter escribió a los pastores:

Ah, entonces, escuchemos estos argumentos de Cristo, cuando nos sintamos aburridos y descuidados; “¿Moriría por estas almas, y no cuidaría de ellas? ¿Son dignos de mi sangre, y no dignos de tu labor? … ¿Qué tan pequeño es tu condescendencia y labor en comparación con el mío!”

Cuando los pastores miran a sus congregaciones cada domingo, recordando que son comprados por la sangre de Cristo, crea y profundiza un afecto más tierno hacia ellos.

En segundo lugar, la expiación definitiva asegura al pastor de la seguridad eterna de su pueblo, y su rebaño está seguro en la mano de Cristo y en la mano del Padre (Juan 10:28-29). La seguridad del pueblo de Dios está asegurada doblemente porque Cristo y el Padre son uno (v. 30). Esta verdad ayuda a los pastores a no preocuparse tanto por sus ovejas en la medida en que se olvidan de a quien realmente pertenecen. Cada día, después de que un pastor ha cumplido con sus obligaciones, puede descansar con la convicción de que Cristo no va a perder ninguno de los que le fueron dados por el Padre. Las ovejas para quien el Buen Pastor puso su vida no se pueden perder.

IMPLICACIONES PARA LOS CRISTIANOS

En primer lugar, la expiación definitiva intensifica el aspecto personal del amor de Dios para los creyentes de forma individual y para los creyentes corporativamente. Martín Lutero dijo que la dulzura del Evangelio se encuentra en los pronombres personales: “el Hijo de Dios que me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Gálatas 2:20.). Esa expresión individual también se acompaña de uno corporativo: "Cristo amó a la iglesia y se entregó a sí mismo por ella" (Ef 5:25.).

El amor de Cristo por la Iglesia es un amor particular, especial, exclusivo que se diferencia de Su amor inclusivo en general universal por todos. Este amor exigente no es más ofensivo que un marido que jura amar a su esposa con las palabras renunciando a todas las demás, voy a ser fiel a ti todo el tiempo que vivamos juntos. El amor discrimina. Amor exclusivo de un marido por su mujer la hace sentir positivamente especial entre otras mujeres. Lo mismo es cierto para los cristianos y la iglesia como un todo: nosotros somos el pueblo más preciado de la tierra. El amor de Cristo por nosotros no es una idea de último momento, sino una previsión –somos la razón por la que El ha bajado del cielo.

En segundo lugar, la expiación definitiva mejora la visión cristiana del matrimonio. La Biblia comienza con el matrimonio entre Adán y su esposa, y termina con la celebración del matrimonio entre Cristo y Su iglesia. Central a estos dos matrimonios está el concepto de la unión. El matrimonio humano tiene en su centro una unión de una sola carne, y por lo tanto se trata de una imagen de la unión entre Cristo y Su iglesia.

Pablo usa la imagen de una cabeza y su cuerpo para centrar su punto. Cristo, el Esposo, es también la cabeza, el cual se dio a Sí mismo por Su cuerpo, al que Él está unido. Las exhortaciones de Pablo sobre el matrimonio a los esposos y esposas se basan en esta unión entre la cabeza y el cuerpo (Ef. 5:28-32). Las implicaciones son profundas: un marido que no ama a su mujer es como un hombre que daña a su propio cuerpo; una esposa que no respeta a su marido es como un cuerpo que hace caso omiso de las instrucciones de su cabeza. Ambos comportamientos resultan en daño y disfunción. Sin embargo, los matrimonios, incluso en las iglesias cristianas, a menudo tristemente son así. Pero si nos detenemos por un momento para considerar que nuestros matrimonios predican la historia de amor de la unión de Cristo con su novia, ¿cuan diferente podría ser?

Estas observaciones demuestran que, en lugar de ser una doctrina apasionantemente discutida sólo por los estudiosos, la expiación definitiva es inmensamente práctica para los pastores cristianos y las personas por igual.