viernes, noviembre 07, 2014

Reforma Personal 4: Testimonio de Eric

clip_image002[1]Reforma Personal 4: Testimonio de Eric

Por Eric Davis

Crecí en un hogar sin Cristo, pero con padres que se preocupaban por mí. Todo lo que sabía del cristianismo era una misa romana emocionalmente agitada, pero muy confusa en la Navidad de vez en cuando. Y si alguna vez escuché el verdadero evangelio en detalle antes de mi conversión a los 23, no lo recuerdo.

Además del esquí y obtener buenas calificaciones suficientes para ser aplaudido, no me importaba mucho. Y lo demostré en mi vida. Yo era una persona muy arrogante que buscaba placer a casi cualquier costo. Lastime a muchas personas en el camino, para mi gran vergüenza, y desearía poder deshacer tantas cosas.

Durante mis años de universidad, me sumergí profundamente en el abuso de alcohol y las drogas y estaba fuera de control. De alguna manera, me gradué de la universidad en las ciencias. Y yo estaba inquieto y en busca de otra aventura más grande. Por lo tanto, decidí tomar un año de descanso antes de graduarme de la escuela y ser un vago del esquí. Tomé mi camioneta y me mudé a Jackson Hole, Wyoming. Cuando entré en la ciudad hace 15 años, estaba en la calle, no tenía dinero, ni trabajo, ni amigos, y, lo peor de todo, no tenía vida eterna. Y no me importaba.

En su mayor parte, mis días se pasaron en el esquí, y noches, intoxicadas. Y me encantaba. Me deshice de la aplicación de la escuela de posgrado. El esquí era demasiado increíble. Y la intensidad con la que todo el mundo busca los deportes al aire libre era increíble. La única cosa con la que podría compararlo era, la devoción religiosa feroz, y una que excede a muchos cristianos en su devoción. Yo era todo.

Yo también era un evolucionista comprometido. Tenía el árbol genealógico de los homínidos memorizado y pude narrar cómo las cosas llegaron a ser en la tierra durante los últimos 4500 millones años. Entonces Dios trajo consigo una chica (mi esposa, ahora) que me desafió para revisar la evidencia científica de un Creador. Yo nunca había oído hablar de semejante idea. Pero entre más estudiaba, más me di cuenta de que el universo, macro y micro, gritaban en voz alta de su Creador.

DNANunca olvidaré el momento en que me di cuenta. Yo estaba estudiando uno de los muchos libros sobre las complejidades del diseño en la naturaleza y fui cautivado, que dejó frío en mis pistas oscuras a lo que estaba escondido en frente de mis ojos a lo largo de toda la vida. Estudié la idea, por ejemplo, que un hombre camina por un campo, recoge un pedazo de obsidiana con algunos cortes en el mismo, en forma de un punto e inmediatamente llega a la conclusión, "Genial, una punta de flecha." Y un arqueólogo cepilla una pila de ladrillos que forma un ángulo de 90 grados en un desierto estéril turco y llega a la conclusión, "Me pregunto ¿quién construyó este muro?" Sin embargo, un vistazo a algo de mucha mayor complejidad, como una mano, el ojo, o la estructura de doble hélice de ADN y piensa: “Eso es genial cómo evolucionó a través del azar y el tiempo." Finalmente me vi lo que era tan vergonzosamente, pero espantosamente, obvio. La evolución es una imposibilidad. Realmente hay un Creador. Fue menos que una experiencia espiritual y más una intelectual.

Un biólogo evolutivo sugirió entonces que este Creador había se revelado en la Biblia, un libro con el que no estaba familiarizado. Mi novia se había alejado (en parte porque ella vino a la fe y a Cristo y necesitaba alejarse de mí) así que comenzamos a leer la Biblia juntos por teléfono.

Este libro, o, mejor aún, el Dios de este libro, absolutamente me sacudió. A medida que leía, era como si estuviera siendo dirigido por Dios. La autoridad. La verdad. Era como un proyector que brilla en mi alma. Me conocía mejor que yo a mí. Me dijo que yo era, lo que había hecho, y por qué. Me abrió, diseccionó mi alma, y ​​explicó todo acerca de mí. No me podía ocultar. Y, cuando dijo que yo era un pecador, bueno, yo no podía discutir con eso. Vi este increíble Dios que yo siempre había conocido; un Dios amoroso, poderoso y sabio. Sin embargo, vi que era un Dios santo. Y entonces eso era un problema, no por él, sino por mí.

Pero yo no estaba muy convencido. Yo necesitaba revisar los supuestos errores de la Biblia de traducción, inconsistencias y la confiabilidad de los manuscritos originales. Así que lo hice y entre más estudiaba sobre ello, más la Biblia se mantenía bajo escrutinio. Busqué pero no encontré nada que pudiera objetivamente echarla abajo. Así que seguí leyéndola.

Y mientras la leía, se hacía más clara. Toda mi vida yo nunca me había preocupado por honrar o amar a Dios. En su lugar, yo había defendido una vida de pecado y sentía poco remordimiento. Además de eso, me había librado de la muerte durante mi pecado muchas veces, probablemente más de lo que puedo recordar.

Me merecía morir, y debería haberlo hecho. Con mi vida, yo había hecho una declaración clara a Dios de que no quería tener nada que ver con él. Mis acciones declararon que yo era un enemigo de Dios y que merecía pasar la eternidad soportando esta justa ira por mis pecados.

Sin embargo, aprendí que Dios es misericordioso. Dios está en el negocio de exponer a la gente por quien y lo que realmente son, y sin embargo, no dejándolos allí. Hizo algo acerca de mi condición. Él vino como una persona, Jesucristo, vivió la vida que a la vez y no estaba dispuesto ni era capaz de hacer: justicia perfecta. Luego murió en la cruz por mí.

Cuando murió en la cruz, desempeñó mi justo castigo de Dios.  En la cruz, que tuvo que soportar lo que yo merecía, así que podía disfrutar de lo que se merecía por toda la eternidad. Cristo intervino y tomó mi sentencia. Y él se levantó de entre los muertos victoriosamente. La cuestión es que tuve que creer.

Y me opuse un poco. Había algunas cosas a las que me estaba aferrando en el mundo. Yo sólo me había hundido profundamente en algún pecado tentador y quería unos cuantos meses más de buena vida. Recuerdo que pensé: "Esto es verdad, pero yo quiero vivir hasta otro invierno, entonces voy a ir a Dios." Pero Dios tuvo la amabilidad de mostrarme de su palabra acerca de este tipo, el Faraón. Faraón endureció su corazón y que no le resultó bien. En mi lógica atraída por el Espíritu, pensé, "Ok, este Dios no va a obligar a la gente ir al cielo. Necesito que arrepentirme ahora o nunca podría hacerlo.” Dios me dejo en claro que un simple hombre no está en condiciones de negociar. La verdad fue clara. Yo sabía que tenía que arrepentirme. Y por la gracia de Dios, me concedió el nuevo nacimiento por el Espíritu y he doblado la rodilla ante Cristo en la fe.

Cuando miro hacia atrás, la gracia soberana de Dios es tan clara. No tenía luz en mí y mi voluntad estaba completamente ligada a pecar y a nuevas formas de pecar. Yo no estaba buscando a Dios. Yo no estaba buscando convertirme en un cristiano. Yo estaba rigurosamente corriendo en la otra dirección. Sin embargo, Dios, al seguir adelante con el plan que él hizo antes de la creación, me arrancó de mi carrera hacia el infierno. Su Espíritu aterrizó dentro de mi alma y me concedió una nueva vida. Esa es la única razón por la que era capaz de ascender al alto privilegio de inclinar la rodilla en la fe a Jesucristo. La canción dice así:

En cadenas mi espíritu yacía,
Naturaleza oscura al mal atada
De tus ojos brilló el rayo de vida—
Y desperté en mi celda iluminada
Cayeron mis cadenas, mi corazón fue libre,
Me levanté y andando pos de Tí me fui
Me levanté y andando pos de Tí me fui

¡Amor increíble! ¿Cómo puede ser,
Que Tú, mi Dios, murieras por mí?

Dios es el héroe de mi vida. El privilegio de servir y alabarle es todo mío.

Si no conoces a Cristo, les ruego que reciban su amor.

Soli Deo Gloria