miércoles, noviembre 19, 2014

Persecución y Sumisión

clip_image002Persecución y Sumisión

Hechos 4

Por John MacArthur

¿Es buena la persecución para la iglesia?. Hemos visto las bendiciones y el fruto de la persecución de los creyentes –que demuestra la calidad de nuestra fe y dirige nuestra atención a la eternidad. Pero ¿qué pasa con la iglesia?

Beneficios Para Toda La Iglesia de la Persecución

Hay por lo menos dos beneficios corporativos de la persecución aporta a las iglesias locales y la iglesia en general. En primer lugar, la persecución estrecha la atención de la iglesia. No hay tiempo para perseguir las tendencias y atender a los "buscadores" mundanos cuando se vive bajo la amenaza de la persecución violenta. De hecho, no hay razón para tratar de hacer la iglesia atractiva para el mundo, ya que ninguna cantidad de pompa y mala dirección puede atraer a una persona a invitar intencionalmente persecución. Todos el engaño pseudo-evangelística sale inmediatamente por la ventana; no puede aguantar bajo el peso de la feroz opresión y sufrimiento.

En segundo lugar, la persecución purga la iglesia de la credulidad fácil, el cristianismo nominal, el evangelio de la prosperidad, y todo tipo de otras influencias mundanas y distracciones. Cuando ya no es conveniente o lucrativo llamarse a sí mismo un cristiano, muchos creyentes falsos abandonarán la iglesia. Lo que queda será un cuerpo más puro de creyentes, más útiles y más eficaz para el bien de evangelio de Dios que transformada vidas.

Eso es porque cuando viene la persecución a la iglesia, los creyentes verdaderos no huyen. Tampoco se defienden contra la persecución, o tratan de protestar o legislarla. En cambio, los cristianos auténticos se someten a la persecución.

El Patrón de los Perseguidos

A partir de hoy, vamos a discutir el modelo bíblico para hacer frente a la persecución. En concreto, vamos a considerar el ejemplo de la iglesia primitiva en Hechos, y cómo respondieron a la persecución a la que se enfrentaron dentro de las primeras semanas de existencia de la iglesia.

Hechos 4 comienza con el arresto de Pedro y Juan por predicar el evangelio y la resurrección de Cristo, y sanar a un hombre lisiado fuera del templo en Jerusalén.

Mientras ellos hablaban al pueblo, se les echaron encima los sacerdotes, el capitán de la guardia del templo, y los saduceos, indignados porque enseñaban al pueblo, y anunciaban en Jesús la resurrección de entre los muertos. Les echaron mano, y los pusieron en la cárcel hasta el día siguiente, pues ya era tarde. (Hechos 4: 1-3)

En el versículo cinco, la historia se retoma en la mañana siguiente, mientras ellos fueron llevados a juicio.

Y sucedió que al día siguiente se reunieron en Jerusalén sus gobernantes, ancianos y escribas; estaban allí el sumo sacerdote Anás, Caifás, Juan y Alejandro, y todos los que eran del linaje de los sumos sacerdotes. Y habiéndolos puesto en medio de ellos, les interrogaban: ¿Con qué poder, o en qué nombre, habéis hecho esto? (Hechos 4:5-7)

En cierto sentido, señalando la sumisión de los apóstoles en ese pasaje es un argumento de silencio. En ninguna parte la Escritura indica que lucharon contra sus captores o lucharon contra su detención. Sin embargo, en ese silencio hay una notable falta de resistencia, especialmente de Pedro, que apenas unas semanas antes le cortó la oreja de un soldado romano en un intento equivocado por proteger a Cristo del arresto. Es claro que en los días intermedios, sus actitudes acerca de la sumisión y la autodefensa cambiaron significativamente.

Ese patrón de sumisión se repite en todo el Nuevo Testamento. Los apóstoles con frecuencia enfrentan repercusiones legales y físicas para sus ministerios. Muchos de ellos sufrieron encarcelamientos largos, golpes, y en última instancia, el martirio. Sin embargo, en todos los casos, fielmente se sometieron a las autoridades malvadas y sus castigos injustos. El patrón en la iglesia primitiva no era evitar o combatir la persecución, sino someterse a ella, confiando en Dios que soberanamente obró a través de ella para lograr Sus propósitos.

Sometiéndose al Sanedrín

Para su juicio, Pedro y Juan fueron llevados ante el cuerpo gobernante de Israel, el Sanedrín. Era un grupo de los más influyentes líderes judíos-sacerdotes, escribas, ancianos y otros oficiales. Lucas (el autor de Hechos) nos da una idea de la composición del Sanedrín en los nombres que resgistró. Cada uno de esos hombres probablemente pertenecían a la misma familia gobernante, relacionados por sangre o por matrimonio. Por singularizarlo, Lucas hace hincapié en la estructura de poder de la oligarquía corrupta del Sanedrín.

Es importante recordar que es el mismo grupo de dignatarios, gobernantes y personalidades que condenaron a Cristo a la muerte a manos de los romanos apenas unas semanas antes. La misma maldad que les llevó a rechazar y crucificar a Jesús ahora estaba llevándoles a acabar con la influencia de Sus seguidores. De hecho, ellos sabían que los apóstoles estaban diciendo la verdad cuando ellos predicaron la resurrección de Cristo, y sin embargo, estaban dispuestos a hacer un gran esfuerzo para silenciar esa verdad.

Tal vez ningún otro grupo en Israel estaba en mayor necesidad de escuchar el claro llamado del evangelio. Y a través de su sumisión, Pedro y Juan estaban perfectamente posicionados para predicar la verdad a este tribunal ilegal. Su tranquila confianza en la soberanía de Dios les proporcionó una importante oportunidad del evangelio ante el Sanedrín.

¿Qué hicieron Pedro y Juan con esa oportunidad? Veremos eso la próxima vez, y cómo se ilustra otro aspecto clave de responder bíblicamente a la persecución.


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B141119
COPYRIGHT © 2014 Gracia a Vosotros