jueves, noviembre 27, 2014

¿Quejas o Gracias?

clip_image002

¿Quejas o Gracias?

Todos los días de su vida encontrará razones para quejarse, y todos los días de su vida tendrás razones para estar agradecido. Note la distinción: Usted ENCONTRARA razones para quejarse y TENDRA motivos para estar agradecidos.

Estos dos temas, queja y agradecimiento, presionan el corazón de cada uno de nosotros. Forman fundamentalmente diferentes maneras de ver el mundo porque están arraigados en formas fundamentalmente diferentes de verse a sí mismo.

Si usted, arrogantemente asume que usted es una persona buena y digna, podrá colocarse en el centro de su mundo y vivir con una actitud lema: “Merezco ______.” Debido a que usted vive con esa actitud, usted va a desarrollar un sentido exagerado y poco realista de las necesidades personales.

Debido a que tiene un sentido elevado y poco realista de las necesidades personales, usted ahora espera que las situaciones, lugares y relaciones de la vida cotidiana enfoque su energía en servir a lo que usted ha nombrado como necesidades personales. Pero en caso de que no, este universo no fue creado para servirle a usted; usted no es el centro de su atención.

Cuando esas personas y lugares no le sirven a usted, o incluso reconocen lo que haya nombrado como necesidades personales, usted ahora ha encontrado razones constantes para quejarse y murmurar. ¡Qué manera oscura y desalentadora de vivir!

Afortunadamente, hay otra manera de verse a sí mismo. Si humildemente admite que como pecador, usted se merece ninguna otra cosa mas que la ira de Dios, tendrá razones para estar agradecido por todas partes.

Si usted acuerda que en los actos de gracia excesiva, Dios se ha vuelto su rostro de misericordia y bondad para con nosotros, y que todas las cosas buenas en su vida son una bendición inmerecida, los sentimientos de humildad y agradecimiento en lugar de derecho y decepción llenarán su corazón.

Supongo que lo que estoy tratando de preguntar es: ¿cómo te estás viendo a ti mismo? ¿Crees que eres una persona buena y digna que ha sido injustamente olvidada? ¿O es que, al igual que John Newton, usted se ve a sí mismo como un ser despreciable, salvado por la gracia asombrosa?

Esto es lo que quiero que usted haga, el día antes de Acción de Gracias. He escrito 10 preguntas para su evaluación personal en la parte inferior de este artículo. No se apresure a través de estas preguntas y "marque la casilla" para sus devociones diarias; sea meticuloso e intencional.

Honestamente admita que usted puede ser más arrogante, exigente, y con derecho a reclamar de lo que piensas. Confiesa donde necesite confesar, tanto a Dios y a los demás. Finalmente, no tenga miedo de lo que pueda ser revelado. Dios ya le ha perdonado en la Cruz, y en base a eso, el provee gracia abundante y transformadora de vida para usted, aquí y ahora.

Dios los bendiga

Paul David Tripp


Evaluación de Acción de Gracias

  1. ¿Le resulta más fácil quejarse que dar gracias?
  2. ¿Se irrita fácilmente y es rápidamente impaciente?
  3. ¿Los problemas mundanos le son muy molestos?
  4. ¿Las personas que viven más cerca de usted lo describirían como una persona agradecida o una persona que se queja?
  5. ¿Ve usted al mundo y encuentra muchas razones para quejarse porque las cosas no funcionen a su manera?
  6. ¿Ve usted a su mundo y se encuentra impresionado con las muchas razones que usted tiene cada día para dar gracias?
  7. ¿Se ve a sí mismo como alguien que se le ha dado menos de lo que se merece y ha sido descuidado constantemente?
  8. ¿Se ve a sí mismo como alguien que se le ha recibido una lluvia de bendiciones?
  9. ¿Con qué frecuencia se quejan "Si sólo tuviera _____" o "Me gustaría que _____ era diferente"?
  10. ¿Con qué frecuencia usted susurra gracias a Dios o comunica gracias a los que le rodean?