martes, noviembre 18, 2014

Un Calvinista Orgulloso

Book manUn Calvinista Orgulloso

Por Brian G. Najapfour

En mayo de 2009 el Dr. Joel Beeke y yo estábamos en las Filipinas para asistir a una conferencia sobre la teología reformada en la que el Dr. Beeke fue el orador. Durante la sesión de P y R uno de los delegados preguntó: “¿Se puede ser un calvinista y, al mismo tiempo orgulloso?” A esta pregunta el Dr. Beeke inicialmente respondió: “Ser un calvinista y orgulloso al mismo tiempo es un oxímoron.”

De hecho, un calvinista orgulloso es una combinación de dos términos que tienen significados opuestos. Un verdadero calvinista es aquel que humildemente se somete a la soberanía de Dios. Una persona orgullosa es aquel que se pone por encima de Dios. Un calvinista ora con el recaudador de impuestos, “Dios, sé propicio a mí, pecador!” Una persona orgullosa ora con el fariseo: “Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano” (Lucas 18: 11-13).

Creo que la pregunta antes mencionada surgió de la preocupación de que algunos de los que han descubierto la teología calvinista se han vuelto orgullosos de sí mismos. ¿Cómo es un calvinista orgulloso?

  1. Un calvinista orgulloso mira hacia abajo sobre los que no son calvinistas. Él piensa que él es superior a ellos. Y cuando él refuta sus doctrinas no bíblicas, lo hace muy sarcásticamente. Él actúa como el criminal no creyente, que injuriaba a Jesús, diciendo, "¿No eres tú el Cristo? ¡Sálvate a ti mismo y a nosotros!” (Lucas 23:39). Del mismo modo, cuando defienda su fe, lo hace con dureza y falta de respeto. Este orgulloso calvinista debe aprender de Pedro: “sino santificad a Cristo como Señor en vuestros corazones, estando siempre preparados para presentar defensa ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros, pero hacedlo con mansedumbre y reverencia” (1 Pedro 3:15).
  1. Un calvinista orgulloso se jacta de su colección de libros reformados. El junta libros para su auto-glorificación, en lugar de por su santificación y el esplendor de Dios. John Bunyan llama a este tipo de pecado “el orgullo de la biblioteca.”[1] De acuerdo con Bunyan, este pecado en particular se comete:

Cuando los hombres en secreto se agradan a sí mismos para pensar que conocen que stock de libros tienen; o cuando toman más placer en el número de, que el contenido en sus libros.

Cuando compran los libros mas para tener un numero que aprender a ser hombres buenos y piadosos.

Cuando, a pesar de que poseen sus libros para ser buenos y piadosos, no obstante, no se ajustarán a ello.[2]

  1. Un calvinista orgulloso sólo se refiere a la teología (el estudio de Dios); él no se preocupa por la piedad (la práctica de la piedad). Por ejemplo, con gran diligencia lee un montón de libros sobre teología reformada, pero sólo para aumentar su conocimiento, para que pueda mostrar a otros cuan teológicamente intelectual es. Este orgulloso calvinista debe darse cuenta de que los reformadores, así como los puritanos no sólo escribieron para informar a la cabeza (conocer a Dios), sino para tocar el corazón (amar a Dios) y mover las manos (servir a Dios). De hecho, el propósito mismo de Juan Calvino en la redacción de los Institutos, su gran obra teológica, era “exclusivamente para transmitir ciertos rudimentos por el cual aquellos que son tocados con un celo por la religión podría estar conformado para la verdadera piedad.”[3] En resumen , Calvino escribió para promover lo que John Murray llama "piedad inteligente," la espiritualidad que tiene sus raíces en las Escrituras. En el calvinismo, la teología y la piedad son inseparables. El estudio de Dios impulsa la práctica de la piedad.

¿Es usted un calvinista orgulloso?¿Su estudio de la teología reformada le produce piedad en su vida cristiana? ¿Su estudio le hace amar a Cristo más y odiar más el pecado? Ore con Robert Murray M'Cheyne, “Señor, hazme tan santo como un pecador perdonado puede ser.” Recuerde, un verdadero calvinista está marcado por la piedad no por el orgullo, por humildad no por la soberbia.


[1] John Bunyan, “A Holy Life,” in The Miscellaneous Works of John Bunyan , vol. 9, gen. ed. Roger Sharrock (Oxford: Clarendon Press, 1981), 324.

[2] Bunyan, “A Holy Life,” 324.

[3] John Calvin, Institutes of the Christian Religion , ed. John T. McNeill and trans. John T. McNeill y trans. Ford Lewis Battles (Philadelphia: Westminster Press, 1960), 1:9.