miércoles, noviembre 05, 2014

Mas Acerca del Llamado al Ministerio

clip_image001Mas Acerca del Llamado al Ministerio

Por Paul M. Henebury

Una vez más, ¿Qué es el "deseo"?

Estamos investigando el tema del Llamado al Ministerio. La última vez que consideramos el "deseo" de 1 Timoteo 3: 1, y vimos cual sea la manera en que lo trace, este deseo debe ser calificado con el fin de excluir impulsos carnales, impresiones fugaces excesivamente románticas, al arrogante engreído seguro de si mismo, o el reconocimiento de personas violando la moral bíblica. Por lo tanto, un verdadero "deseo" de predicar y pastorear se reduce a algo que se produce en un hombre por la influencia de Dios mismo.

Estamos diciendo que el deseo de ser un obispo / anciano / pastor (es el mismo oficio Cf. 1 Pedro 5:1-3), debe ser colocado allí por Aquel que llama y envía. Si esta afirmación es correcta, entonces este tipo de llamado al ministerio debe estar sujeto a pruebas durante un período sostenido de tiempo para ver si es correcto o no, y para madurar al que este involucrado. Eso es lo que John Newton y CH Spurgeon y muchos otros consideraron ser casi un axioma para que el trigo, como si dijéramos, sea separado de la paja. Y es por eso que Martyn Lloyd-Jones escribió que cada vez que alguien le dice que pensaba que estaba llamado a predicar, él (MLJ) vería como su deber tratar de hablar de ello!

Esta comprensión del llamado ministerial fue muy decidido en Lloyd-Jones. En sus conferencias en el Seminario Westminster en la década de 1960 habló de este modo:

“Un predicador no es un cristiano que decide predicar ... el ni siquiera se decide a tomar la predicación como un llamado ... la predicación nunca es algo que uno decide hacer. Lo que ocurre más bien es que se hace consciente de un 'llamado'. Debe ... haber un sentido de limitación. Esta es sin duda la prueba más crucial ... .Yo diría que el único hombre que ha sido llamado a predicar es el hombre que no puede hacer otra cosa, en el sentido de que no está satisfecho con cualquier otra cosa. "– D. Martyn Lloyd-Jones, Preaching and Preachers , 103-105

CH Spurgeon, por supuesto, dijo algo muy similar.

Romanos 10: 14-15: Predicadores Son Enviados

Otro texto importante que debe ser estudiado en este sentido está en la carta de Pablo a los Romanos, capítulo 10. En el versículo 14 y 15 bis del presente capítulo, el apóstol escribió:

“¿Cómo, pues, invocarán a aquel en quien no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?¿Y cómo predicarán si no son enviados? …”

Hay una serie de cuestiones por resolver en relación con este texto. En primer lugar, ¿qué significa "ser enviado", y quien lo envío? En segundo lugar, ¿qué rúbrica, en su caso, esta trazando Pablo? Por último, ¿qué alternativas existen a la interpretación común?

En respuesta a la primera pregunta, Douglas MOO observa,

“Mediante la repetición del verbo desde el final de una pregunta hasta el comienzo de la siguiente, Pablo crea una cadena conectada de pasos que se deben seguir si una persona ha de salvarse." - La Epístola a los Romanos, NICNT, 663.

Además, la cita de Isaías 52:7 después de la cuarta y última pregunta en v.15 fortalece la importancia de Dios mismo enviando a Sus heraldos. Hay, pues, un aire oficial a esta sección. Vale la pena reproducir un pasaje bastante largo de FF Bruce en apoyo de esto:

“Se insta a los hombres y las mujeres a invocar el nombre del Señor y ser salvos; pero no van a llamar su nombre a menos que hayan sido movidos a creer en él, no pueden creer en él, a menos que escuchen a su alrededor, no pueden oír hablar de él a menos que alguien les lleve la noticia, y nadie puede llevarles la noticia a menos que él sea comisionado a hacerlo. El predicador es un 'apóstol' en el sentido primario de la palabra: es un heraldo o embajador transmitiendo a una persona lo que se le ha encargado entregar”- Romanos, TNTC, 193-194..

La segunda pregunta también es respondida por la inclusión del Apóstol del pasaje de Isaías. El contexto original es claramente orientado al reino y escatológico. Pablo se aprovecha de este contexto, en su mayor argumento en los capítulos 9 al 11; el cual es que Israel todavía tiene un futuro en los planes de Dios. Por lo tanto, los heraldos son designados por Dios para proclamar las buenas nuevas a Israel también, en línea con las expectativas de su futuro.

La tercera pregunta es si alguna buena explicación del pasaje se han propuesto. Este es sin duda un texto que aquellos que deseen hacer del llamado a predicar menos específico y "oficial" necesitan abordar. Hasta donde yo sé, la única respuesta real al lenguaje de "comisionar" del pasaje es que Pablo está utilizando simplemente el texto de Isaías para apoyar la idea de la necesidad de la predicación en sí (por ejemplo, JDG Dunn). Tan improbable como parece deja la idea de Dios-enviando-hombres intacta, y por lo tanto este pasaje sigue siendo un argumento importante para un llamado de Dios a ciertos hombres para que actúen como Sus heraldos. Esto encaja bien con nuestros argumentos anteriores de un "deseo" colocado por Dios en nuestra interpretación de 1 Timoteo 3: 1.

Uno de los grandes hombres de la Iglesia del siglo 17 dijo esto a los predicadores de la época:

“Desde ese momento, Él [Cristo] ha continuado enviando hombres ... hombres sujetos a gustar enfermedades, no exceptuados de pecado... la pérdida de este cambio [es decir, la ascensión de Jesús] fue intolerable, Él no la disipó un tanto, mediante el envío de su Espíritu a aquellos hombres a los que envió hacia los hombres ... Él se ha ido de hecho, como era necesario, pero, siendo ascendido, hizo que los dones viniesen sobre los hombres. Algunos les dio la gracia de ser apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas; a otros, pastores y maestros ...” – Robert Leighton, “A Sermon to the Clergy,” The Works of Robert Leighton, Vol. 467-468.