viernes, noviembre 14, 2014

Seis Verdades Acerca de la Enfermedad

clip_image001Seis Verdades acerca de la enfermedad

por Brian G. Najapfour

Usted va a experimentar la enfermedad en algún momento de su vida. Es posible que tenga un resfriado, fiebre, una enfermedad incurable, una enfermedad crónica, o una enfermedad terminal como el cáncer. Y puesto que la enfermedad es una parte de nuestra existencia, entenderla correctamente es de gran importancia. Por lo tanto, en este post vamos a examinar lo que la Biblia enseña acerca de la enfermedad.

1. La enfermedad es una consecuencia del pecado original; y en este sentido, la enfermedad es un castigo de Dios por el pecado.

En Génesis 2:17 Dios ordenó a Adán que no comiera del árbol de la ciencia del bien y del mal, porque el día que él comiera de él moriría. Adán desobedeció a Dios. Y el momento en que pecó, su cuerpo comenzó a morir. Su cuerpo se convirtió en objeto de la enfermedad. Dios castigó a Adán por su pecado. Si Adán no hubiera pecado, no habría muerte, no habría ninguna enfermedad.

De ahí la presencia de la enfermedad muestra la realidad del pecado en este mundo. La enfermedad existe porque el pecado existe. En el cielo nuevo y la tierra nueva no habrá enfermedad, porque no habrá pecado (Apocalipsis 21:4). La enfermedad es un triste recordatorio de la caída de Adán, nuestro representante federal. Es uno de los efectos del pecado original.

2. Su enfermedad puede ser una consecuencia de su pecado personal; y en este sentido, su enfermedad es un castigo del Señor.

En Santiago 5: 14-15 el autor se pregunta: "¿Está alguno enfermo entre vosotros? llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él ... Y si hubiera cometido pecados, le serán perdonados. "Aquí es posible que la persona está enferma a causa del pecado especial en su vida. Escribiendo a la iglesia de Corinto, Pablo proclama,

27 De manera que el que coma el pan o beba la copa del Señor indignamente, será culpable del cuerpo y de la sangre del Señor. 28 Por tanto, examínese cada uno a sí mismo, y entonces coma del pan y beba de la copa. 29 Porque el que come y bebe sin discernir correctamente el cuerpo del Señor, come y bebe juicio para sí. 30 Por esta razón hay muchos débiles y enfermos entre vosotros, y muchos duermen. (1 Cor. 11:27-30).

Note la conexión entre la enfermedad y el pecado aquí. Muchos miembros de la iglesia de Corinto están enfermos a causa de su pecado con respecto a la ordenanza de la Cena del Señor.

Por tanto, es posible que Dios te ha dado enfermedad con el fin de castigarte (Heb. 12: 6). Tal vez es una consecuencia de su cuidado irresponsable de su cuerpo (por ejemplo, la mala dieta). Sin embargo, en este contexto, la aflicción nos llega de la mano amorosa de Dios. La aflicción es como una vara que Dios usa para traer de vuelta a su oveja descarriada al redil.

3. Su enfermedad no puede ser una consecuencia de su pecado personal; y en este sentido, su enfermedad es una prueba de parte del Señor.

La palabra "si" en Santiago 5:15 también permite la posibilidad de que la persona enferma no ha cometido pecados y de esta manera su enfermedad no es el resultado de su pecado personal. Job es un excelente ejemplo de esta verdad (Job 2: 4-7).

La enfermedad se convirtió en un instrumento en las manos de Dios para moldear a Job en la persona que Dios quería que fuera. La enfermedad se convirtió en una bendición para Job, porque lo llevó más cerca de Dios. Joni Eareckson Tada en su silla de ruedas - una vez declaró: “El sufrimiento proporciona el equipo de gimnasio en el que mi fe se puede ejercitar.”

4. La enfermedad puede ser una consecuencia del pecado personal de otra persona.

2 Samuel 12:15 nos dice que “Y el Señor hirió al niño que la viuda de Urías dio a David, y se puso muy enfermo.” El hijo de David murió como resultado de su pecado en relación con Betsabé y Urías. David cometió adulterio y asesinato. Por tanto, es posible que un niño sufra las consecuencias de los pecados de sus padres. Es posible que su hijo esté enfermo a causa de su pecado.

5. La enfermedad puede no ser una consecuencia de nuestro pecado personal, ni una consecuencia del pecado personal de otra persona. En este sentido, la enfermedad no es más que una manifestación de la soberanía absoluta de Dios.

Recuerde al ciego de nacimiento en Juan 9:1-3. En ese pasaje de los discípulos le preguntaron a Jesús: "Rabí, ¿quién pecó, éste o sus padres, para que haya nacido ciego?" Jesús le respondió: “Ni éste pecó, ni sus padres; sino que está ciego para que las obras de Dios se manifiesten en él.” Nadie pecó. Dios está simplemente practicando su prerrogativa absoluta para hacer lo que le agrada. Y su propósito al hacer esto es para mostrar su soberanía, para recordarnos que nosotros no controlamos nuestra salud. ¡Él lo hace!

6. La enfermedad nos viene de Dios finalmente, para su gloria y para nuestro bien.

En Juan 11 cuando Jesús oyó que Lázaro estaba enfermo, él dijo: "Esta enfermedad no es para muerte. Es para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella. "Independientemente del tipo de enfermedad que tiene, ore para que a través de ella Dios sea glorificado.

Si bien la enfermedad es para la gloria de Dios, también es para nuestro bien. Pablo señala en 2 Corintios 12: 7, “Y dada la extraordinaria grandeza de las revelaciones, por esta razón, para impedir que me enalteciera, me fue dada una espina en la carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca.” En pocas palabras, Dios ha dado a Pablo "una espina en la carne" con el fin de evitarle el pecado del orgullo.

Tal vez Dios te ha dado esa enfermedad que usted tiene con el fin de evitarle el orgullo. Y Dios no le puede curar con el fin de que usted puede aprender más que depender de su gracia (2 Cor. 12: 9). Una vez que haya aprendido la lección, puede cantar con el salmista: “Bueno es para mí ser afligido, para que aprenda tus estatutos.” (Salmo 119:71).