lunes, noviembre 17, 2014

Cómo Distinguir el Espíritu Santo de la Serpiente

clip_image002Cómo Distinguir el Espíritu Santo de la Serpiente

Por Sinclair Ferguson
¿Cómo distinguimos los susurros del Espíritu de gracia en Su guía y gobierno de nuestras vidas a partir de los delirios del espíritu del mundo y de nuestro propio corazón pecaminoso? Esta es una pregunta muy importante si vamos a estar tranquilos y confiados en que el espíritu con el que estamos comulgando realmente es el Espíritu Santo.
John Owen sugiere cuatro maneras en que el Espíritu y la serpiente se distinguen:

  1. La dirección del Espíritu, dice, es regular, es decir, de acuerdo con el regulum: el gobierno de la Escritura. El Espíritu no funciona en nosotros para darnos una nueva regla de vida, sino para ayudarnos a comprender y aplicar la norma contenida en la Escritura. Por lo tanto, la cuestión fundamental de preguntar acerca de cualquier orientación será: ¿Es este curso de acción consistente con la Palabra de Dios?
  2. Los mandamientos del Espíritu no son gravosos. Ellos están en armonía con la Palabra, y la Palabra está en armonía con el creyente como nueva creación. El creyente cristiano sometido conscientemente a la Palabra encontrará placer en la obediencia a la Palabra, incluso si el camino del Señor para nosotros está marcado por la lucha, el dolor y la tristeza. El yugo de Cristo encaja bien; Su carga no aplasta el espíritu. (Mateo 11: 28-30)
  3. Los "movimientos" del Espíritu son ordenados. Así como el pacto de Dios es ordenado en todas las cosas y es seguro, (2 Samuel 23:5) por lo que el regalo prometido de ese pacto, el Espíritu que mora en nosotros, es ordenado en la forma en que Él se ocupa de nosotros. La inquietud no es una señal de comunión con el Espíritu, sino de la actividad del maligno. Quizás Owen tenía a miembros en particular de sus congregaciones en mente cuando escribió:
Vemos algunas pobres almas estando en tal servidumbre mientras se apresuran levantarse y caer, respecto a los deberes en el placer de Satanás. Deben huir de uno a otro, y comúnmente descuidando lo que ellos deben hacer. Cuando están en oración, entonces deberían estar la obra de su vocación; y cuando están en su vocación, están tentados a no dejar todo a un lado y correr a la oración. Los creyentes saben que esto no es del Espíritu de Dios, que hace "todo bello a su tiempo."
  1. Los "movimientos" o susurros del Espíritu, dice Owen, siempre tienden a glorificar a Dios de acuerdo a Su Palabra. Él trae la enseñanza de Jesús en nuestra memoria; Él glorifica al Salvador; Él derrama en nuestros corazones un profundo sentido del amor de Dios por nosotros.
¿Cómo, entonces, ¿el Espíritu actúan en el creyente? El Espíritu viene a nosotros como un depósito, un compromiso, un pago inicial de la redención final. Él está aquí y ahora el anticipa la gloria futura. Pero su presencia es también una indicación de lo incompleto de nuestra presente experiencia espiritual.
Owen aquí escribe en contraste agudo a los que hablaban de la liberación de la influencia del pecado que mora y la lucha mediante la libertad del Espíritu. Precisamente porque Él es el primer fruto y no aún cosecha final, hay un sentido en el que la vida en el Espíritu es la causa de los gemidos del creyente: “…nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, aun nosotros mismos gemimos en nuestro interior, aguardando ansiosamente la adopción como hijos, la redención de nuestro cuerpo.” (Romanos 8:23) La presencia del Espíritu nos lleva ya a un anticipo de la gloria futura, pero también, al mismo tiempo, crea en nosotros un sentimiento de lo incompleto de nuestra presente experiencia espiritual. Esto, para Owen, es la forma en que la comunión con el Espíritu –entendido bíblicamente – trae gozo a la vida del creyente y sin embargo, un sentido profundo de que la plenitud del gozo sin embargo no lo es aún.
Este extracto se toma de The Trinitarian Devotion of John Owen por Sinclair Ferguson