lunes, noviembre 10, 2014

Meditación que Honra a Dios

clip_image002Meditación que Honra a Dios

Por John MacArthur

El período de la historia europea conocida como la Edad Media (Oscura) eran precisamente eso -oscura. Las tasas de mortalidad fueron excepcionalmente altas. Los avances médicos no podían seguir el ritmo de la propagación de la enfermedad. La pobreza y el analfabetismo eran omnipresentes. Y encima de todo eso, la luz de la Palabra de Dios fue monopolizada y distorsionada por la Iglesia Católica Romana. Sólo la élite religiosa tuvo acceso a la Escritura, y la mayoría de ellos manipularon y pervirtieron su mensaje más allá del reconocimiento.

Esa oscuridad dio paso a la Reforma. Los reformadores protestantes recuperaron el evangelio e hicieron la Escritura accesible al hombre común. Rechazaron la idea de un Papa que presuma hablar por Dios en la tierra. Dios habló a través de la Escritura y los reformadores se dedicaron sin descanso a la labor de hacerla fácilmente disponible en el idioma de la gente.

Hoy en día, la gente de todo el mundo pueden tener y estudiar la Biblia en su propio idioma. Que gran bendición para los cristianos trae la responsabilidad de estudiar la Palabra de Dios. Y a partir de ese estudio, los creyentes tienen la alegría y el deber de representar al Creador y proclamar Su mensaje. Durante las dos semanas anteriores hemos visto varios aspectos de cómo estudiar la Biblia, incluyendo:

  1. Interpretar un texto bíblico antes de ser aplicado.

Esos fundamentos, cuando se incorpora a su estudio de las Escrituras, crecerán progresivamente su conocimiento de Dios y de sí mismo, y cultivar una cosmovisión bíblica bien redondeada. Es en Su Palabra que Dios ha escogido revelarse a nosotros de una manera íntima y salvífica. Él nos posee, nos conoce y nos hace responsables de conocer, comprender, y proclamarle en Sus términos y no el nuestro.

La Escritura es sagrada y debemos tratarla como tal con un manejo cuidadoso de su verdad. Pablo exhortó a Timoteo a estudiar las Escrituras como un obrero "que usa bien la palabra de verdad" (2 Timoteo 2:15). Los comerciantes de la época de Pablo necesitaban llevar a cabo su trabajo con precisión y mucho cuidado. Pablo estaba diciendo que se necesita el mismo tipo de enfoque en el estudio de las Escrituras.

Dios instruyó a Israel sobre ese mismo tema:

Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y diligentemente las enseñarás a tus hijos, y hablarás de ellas cuando te sientes en tu casa y cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes. (Deuteronomio 6:6-7)

En otras palabras, usted debe tener la Palabra de Dios dando vueltas en su mente todo el tiempo. Si usted está leyendo una porción del Nuevo Testamento treinta veces en una fila, como sugerí anteriormente , penetrará y dará forma a su pensamiento. Le debe llevar a la meditación, lo cual toma todas las dimensiones del estudio que hemos discutido y las moldea en una comprensión unificada de la verdad bíblica.

La palabra meditación puede evocar pensamientos de mentes vacías y religiones orientales. Pero es más probable que los hindúes y los budistas tomaron prestado el término de la Biblia y su sentido torcido para dar forma a sus falsas religiones. Desde la época de la conquista militar de Josué de Canaán, escuchamos al Señor instruyendo a su pueblo a meditar en la Palabra de Dios (Josué 1:8). Entonces, ¿qué significa meditar? Bíblicamente, que significa enfocar su mente en un tema.

En Deuteronomio, Dios le dice a su pueblo que deberían atar sus palabras, “como una señal a tu mano, y serán por insignias[a] entre tus ojos. Y las escribirás en los postes de tu casa y en tus puertas.” (Deuteronomio 6:8-9). Dios dice que Él quiere a Su Palabra en todas partes.

David puso de relieve el papel que la meditación juega en nuestra santificación cuando escribió el primer Salmo. El hombre bienaventurado es aquel que medita de día y de noche en la ley de Dios en lugar de buscar consejo en la comunión de creyentes (Salmo 1:1-3). Es la clave de su perseverancia y productividad como un hijo de Dios.

La meditación no es menos necesaria en la actualidad. Vivimos en una cultura que continuamente nos asalta con distracciones a través de vallas publicitarias, televisión, Internet y mucho más. Dios dice que debemos guardar Su Palabra perpetuamente delante de nuestros ojos, llenando nuestras mentes y conversaciones donde quiera que vayamos.

Pablo aclaró de que deben alimentarse nuestras mentes:

Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo digno, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo honorable, si hay alguna virtud o algo que merece elogio, en esto meditad. (Filipenses 4: 8)

En última instancia, nuestra relación continua con Dios depende de un sano estudio bíblico. Coloca una monumental importancia sobre conocerle, proclamarle, y adorarle correctamente. Y la Escritura es el motor de todas esas cosas. La Edad Oscura puede haber terminado, pero aquellos que descuidan a estudiar y meditar en las Escrituras rechazan la luz de la Palabra de Dios y siguen caminando en la oscuridad deliberada.

(Adaptado de How to Study the Bible )


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B141110
COPYRIGHT © 2014 Gracia a Vosotros