miércoles, enero 28, 2015

Nueve Maneras Efectivas para Discipular a su Marido Sometiéndose a El

clip_image002Nueve Maneras Efectivas para Discipular a su Marido Sometiéndose a El

Por Rick Thomas

 

Una de las principales responsabilidades de la mujer en el matrimonio es aconsejar a su marido. Ella es la agente –santificadora número uno en la vida de su marido. Nadie sabe más sobre su marido que ella.

Para poder discipular a cualquier persona bien, usted debe conocerla bien.¿Quién conoce a su marido mejor que usted?. Usted lo ha visto en sus mejores días y usted lo ha experimentado en sus peores días.

Las cosas que él hace para evitar que otros conozcan el verdadera él son más evidentes para usted. Él puede poner su mejor pie adelante en el dominio público, pero usted es consciente de sus dos pies.

Aunque usted no puede saber todo lo que hay que saber sobre él, usted es la persona más dentro de su mundo. Una de las ventajas que el Señor tiene, que lo hace tan efectivo en su cuidado por nosotros, es su conocimiento de nosotros (Salmo 139: 1-4, Hebreos 4:12-13).

Usted no sabe lo que el Señor sabe acerca de su marido, pero aparte de Él, usted sabe más que nadie. Esto le da una ventaja cuando se trata de discipularlo.

Igualdad y subordinado

Algunas personas en nuestra cultura han confundido la sumisión bíblica. La implicación de su enseñanza es que la esposa es inferior a la del marido. No hay nada en la Palabra de Dios que apoye esta idea.

Una mejor visión del papel de la esposa en el matrimonio es como el papel de Jesús en la Trinidad. Él es co-igual con Dios en cuanto a su persona se refiere, pero El se somete al Padre en lo que se refiere a Su papel.

Esta es una analogía justo para la mujer. Ella es igual con su marido. Él no tiene nada sobre ella que lo haría mejor que ella. Pero cuando se trata de su papel en el matrimonio, ella está subordinado a él.

Esto no debería ser una manera extraña de pensar sobre los roles y relaciones. Es similar a su empleador, si usted tiene uno. Su empleador no es mejor que usted, pero usted se someten a él / ella.

Es lo mismo para los niños. No soy mejor o más superior que mis hijos, aunque yo soy el líder de mis hijos. No los veo como inferiores. Son niños hechos a imagen de Dios y yo los respeto por esto (Génesis 1:27, 9: 6; Santiago 3: 9).

Este tipo de pensamiento es una creencia central para el movimiento pro vida. Los bebés en el útero tienen la plena dignidad de lo humano, así como portadores de la imagen. Son respetados, amados y honrados, tanto como cualquier otro ser humano.

Una de las principales responsabilidades de la mujer en el matrimonio es aconsejar a su marido.

Hacer un discípulo

Los roles y las relaciones no se niegan mutuamente. Esto hace a la esposa co-igual con su marido, que es importante cuando se trata de una cosmovisión adecuada del discipulado.

Suponiendo que usted y su marido son creyentes, entonces es su responsabilidad tener un cuidado bíblico de él. Él es su hermano. Él necesita su atención de discipulado porque él lucha con el pecado. (Véase Romanos 7:21-25; 1 Juan 1:7-10)

Y si tu hermano peca, ve y repréndelo a solas; si te escucha, has ganado a tu hermano. –Mateo 18:15 (LBLA)

Si él no es su hermano, lo cual significa que no es un creyente, entonces él necesita su atención evangelística. De cualquier manera, él necesita que usted hable a su vida. Él no está aislado del pecado.

Tenemos que entrar en todo el mundo haciendo discípulos a medida que avanzamos (Mateo 28:19-20). El primer y más cercano círculo concéntrico de personas en el usted puede influir con el Evangelio es su cónyuge. A nadie le es más fácil de hacer contacto con y a nadie se le ha dado una visión más clara de su vida.

Liderando Desde Atrás

La primera cosa que usted tendrá que aceptar es su responsabilidad de discipularlo. Porque usted está subordinada a él, tendrá que dirigirle desde atrás.

Esto no es un contexto inusual. De hecho, es más común de lo que podría ser consciente. Es una aproximación normal de discipulado dirigir a la gente sin estar plenamente conscientes de que están siendo dirigidos.

Si usted tiene que decirle a la gente que los están dirigiendo o actúa como si los estuviera dirigiendo, entonces, su modelo de liderazgo ya está roto. Dirigir a los demás no tiene que sentirse como estando enfrente exigiendo que le sigan. Gritar a, mientras saluda a la gente crea seguidores robot, no cristianos maduros.

Puede ser útil para usted hacer una distinción entre dirigir y liderazgo. Dirigir puede definirse estrictamente como una tarea asignada que espera que los seguidores le sigan para cumplir una expectativa, por ejemplo, un profesor puede señalar a un niño para conducir al grupo a la cafetería.

El liderazgo es más completo y matizado que esto. No siempre significa estar delante. Jesús dirigió al lavar los pies de la gente (Juan 13: 1-17). Lideró al dar su vida a los demás (Marcos 10:45). Él enseñó un modelo de liderazgo contra-intuitivo (Mateo 20:16).

Algunas personas sólo ven el dirigir en una especie de forma de un solo sentido. Es el líder del escuadrón enfrentado pintado tomando la colina con sus tropas leales trepando por detrás de él. Esta es una visión miope y potencialmente sesgada de liderazgo.

No puedo evitar preguntarme cuántas mujeres cristianas se dan cuenta del poder de liderazgo que poseen. ¿Cuántos de ellas saben cómo aprovechar su capacidad de liderazgo en la vida de sus maridos?

Parece que si no tienen algún punto de vista del liderazgo, es la perspectiva ya sea / o que nuestra cultura cree: Yo estoy a cargo de ti o yo me someto a ti. Esta es la opinión de Eva de liderazgo –voy a dominar o seré pisoteada.

Esto crea competencia de liderazgo dentro del matrimonio. El marido está luchando con su esposa por el liderazgo (erróneamente definido) de la casa. Si lo hace mal, lo cual hará, entonces su esposa se defenderá porque ella no quiere ser tratada mal.

Al sentir la resistencia de su esposa, el marido cierra más sus esfuerzos por dominarla. Si él es menos tenaz, se conformará y abdicará. De cualquier manera, va a perder: su esposa o bien peleará con él mano a mano o ella le falta de respeto por ser un débil.

La Biblia no enseña estas manifestaciones anti-bíblicas de liderazgo. Esa es nuestra cultura competitiva hablando, no la Palabra de Dios. Si quiere ser una líder bíblico para su marido, por favor considere estos nueve sugerencias.

Ninguna carga para la santificación de su marido, le hará perder la oportunidad de ayudar.

Nueve Maneras de Discipular a Su Marido

Tome la carga - (Gálatas 6:1) Su marido está atrapado en pecado. Lo que quiero decir aquí es que él no es santificado por completo. La Biblia no enseña la perfección sin pecado, lo que significa que su marido tiene luchas con el pecado como usted y yo.

Si usted no tiene una carga por la santificación de su marido, entonces usted va a perderá oportunidades que le ayudaran en su santificación. Si su matrimonio se trata más acerca de lo que usted puede obtener de ello más de que lo que puede aportar en él, entonces usted no está dirigiendo bien.

  • ¿Está usted dispuesto a dejar de lado lo que dese por lo que el necesita?

Ore por él - (1 Corintios 1:4) yo sé; Lo sé. Yo soy cristiana, así que tengo que añadir oración a la lista de cosas que una persona debe hacer para ayudar a alguien. Sí, la oración es una gran manera de acceder a la Trinidad, a favor de la santificación de su marido. Tal vez el Señor le va a cambiar y tal vez usted le debe pedirle a El que lo cambie. Así que ore.

Si bien me refiero a orar por esa razón, lo que realmente estoy pensando es cómo Pablo oró por los corintios. Pablo pasó tiempo dando gracias a Dios por los corintios. Quiero que usted pase tiempo agradeciendo a Dios por su marido.

Si usted no tiene afecto por la persona que usted quiere ayudar, entonces la ayuda que va a ofrecer puede estallar en usted. Pablo tenía un afecto extravagante por los Corintios, que allanó el camino para poderlos corregir.

  • ¿Tiene un afecto extravagante por su marido?

Modele su meta - (Filipenses 4:9) Escribe en una hoja de papel las cosas que le gustaría que su marido se convierta. Aquí están algunos ejemplos: humilde, siervo, alentador, respetuoso, cariñoso, amable, gentil y apasionado por Dios.

Estoy seguro de que puede añadirle a la lista. Si no, sólo estas pocas cosas harán que su matrimonio suene. Un principio básico de liderazgo bíblico es llegar a ser la persona que quieres que otros sean.

Pensar lo contrario es hipócrita y destructivo para cualquier relación. Esperar o exigir a alguien que sea lo que usted no es está equivocado en muchos niveles. Dirigir bien es mostrarles lo que tienen que convertirse mediante su ejemplo centrado en el otro y que honre a Dios (Efesios 5:1; 1 Corintios 11:1).

  • ¿Es usted un claro ejemplo bíblico de lo que quiere que se convierta?

Gánelo con ánimo - (Efesios 4:29) Asegúrese de que sus palabras tengan un efecto de edificación en lugar de un efecto corruptivo o destructivo. Una palabra dicha puede transformar su mundo y una no hablada puede destruirlo (Proverbios 25:11).

Usted tiene el poder en sus palabras. Usted puede atraer a su marido a usted y a Cristo por lo que dices o le puede alejar aún más. Una de las preguntas de evaluación más eficaces que usted puede hacer en esta área es, “¿Qué quieres experimentar más de mí: mi ánimo o mi disgusto?”

Si desea dirigir bien su marido, entonces sea valiente y llena de gracia suficiente para ver sus puntos ciegos. Pregúntele acerca de su experiencia con usted.

  • ¿Es usted una alentadora?

Yo no recomendaría corregir una persona para la cual usted no tiene afecto.

Hágalo fácil - (Génesis 3:7) Su marido es una persona orgullosa autosuficientes que no quiere mostrar debilidad. Lo sé porque yo soy uno. Nosotros, los hombres estamos conectados para ser fuertes e impenetrables. Arroje un poco de pecado y lo que obtiene es una persona que no quiere revelar sus defectos a cualquiera, especialmente a su esposa.

El quiere impresionarle, lo cual hace de su condena y crítica de lo más aguda. Tal vez él ha renunciado a impresionarle a usted. Esto no es desafortunado, simplemente significa que tienes más trabajo de liderazgo que hacer.

Una de las cosas más efectivas que el Señor hace para llevarnos a El dejar en claro que Él es por nosotros (Romanos 8:31). Cuanto más su marido sepa que usted esta para él, más será capaz de discipularle.

  • Pregúntele a su marido si él piensa que usted está por él.

Escoja sus puntos - (Proverbios 15:1) Tenga cuidado de confrontarlo de frente o cuando estás enojada. Esto es imprudente e inútil. Conozca a su audiencia. Encuentre un tiempo de no-discutir para hablar con su marido.

El momento de su decepción, probablemente no será el mejor momento para hablar de lo que está mal con él. Es más que probable que vaya a decirlo de la manera equivocada, lo cual sólo va a agravará una situación ya negativa.

Encuentre un momento vulnerable para hablar con él. Estos son los momentos en los que no se está tan a la defensiva y no estás tan decepcionada. Podría ser cuando usted esté hablando de una manera civilizada y sentir su receptividad a lo que está diciendo.

  • ¿Tiene dominio propio, el cual regula el tiempo de su comunicación?

No sea manipulada - (Juan 2:24-25) A veces el marido puede ponerse a la defensiva, recurriendo a tácticas de manipulación. Lo hará para lanzar a su esposa fuera el aroma de sus formas destructivas.

En lugar de apropiarse de su pecado cuando se le confronte, el comienza a culpar, justificar o excusar sus acciones. Si la mujer es manipulada ella comprara lo que está vendiendo. Esto hará que ella sea de doble ánimo (Santiago 1:5-8).

Cuando ella se aleja de él, ella va a verá sus acciones claramente. Cuando ella entra dentro de su órbita manipuladora, ella pierde el discernimiento. Ella se pierde en su ruido y su mente se vuelve confusa. Algunas mujeres luchan más con esto que otras.

Si usted puede ser confusa fácilmente, entonces usted necesita fijarse en cuáles son los problemas con su esposo y su matrimonio. Mientras que usted desea sostener sus evaluaciones vagamente (humildemente), usted no desea mantenerlas tan vagamente pues es de doble ánimo acerca de lo que está sucediendo.

Puede ser sabio buscar consejo sobre su matrimonio. Otra perspectiva podría aclarar la niebla, teniendo alguien con quien pueda acudir cuando su mente se nubla.

  • ¿Es usted manipulado fácilmente?

Sea un casamentera - (1 Corintios 15:33) Usted no debería tener que ayudar a su marido sola. Aunque usted es su discipulador principal, usted no es su único discipulador.

Comience a orar acerca de un amigo que pueda venir a su lado para ayudarle. Construya una comunidad. Esto también podría acelerar el proceso de santificación. El marido típico se abrirá más rápido a un tercero que no conozca antes de que se abra a su esposa.

  • ¿Quién será alguien a quien su marido puede estar dispuesto a abrirse?

Encuentre una comunidad - (Proverbios 11:14) También es imperativo tener su comunidad para ayudarle a usted mientras usted ayuda a su marido. Usted no quiere estar sola tampoco. Su iglesia local debe ser el mejor lugar para que usted encuentre amigos para venir a tu lado.

Si usted vive en un lugar donde esto no es posible, entonces yo le pido que vaya a nuestra comunidad. Contamos con una red de amigos que están más que dispuestos a ayudar en esta gran aventura de discipular al marido. Usted puede aprender más sobre esto aquí .

  • ¿Quién está al cuidado de su alma?