miércoles, enero 07, 2015

Normas para los Pastores: Ser Intachable

clip_image002Normas para los Pastores: Ser Intachable

Por John MacArthur

La cultura de la iglesia de los Estados Unidos sufre de una gran cantidad de líderes de la iglesia no calificados. Lo que es peor, muchos de estos inconformistas presiden una forma de gobierno eclesiástico incapaz de restringir o disciplinarlos.

Trágicamente, en muchos casos son los medios de comunicación los que mantienen a estos líderes rindiendo cuentas –trágico porque los medios de comunicación terminan haciendo un trabajo que Dios ha delegado a la iglesia. Por otra parte, el mundo incrédulo goza de una fila de asientos frente a los escándalos vergonzosos que traen reproche sobre Cristo.

Muchas de estas iglesias profesan públicamente su lealtad a la Biblia. Sin embargo, el problema de los líderes no calificados se debe a una falta de atención a la clara enseñanza de la Escritura sobre los requisitos para el liderazgo de la iglesia. Y no es como si esas calificaciones fuesen un misterio; Pablo fue muy claro acerca de las cualidades que cada obispo (pastores y ancianos) de la iglesia deben poseer.

Un obispo debe ser, pues, irreprochable, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, de conducta decorosa, hospitalario, apto para enseñar, 3 no dado a la bebida, no pendenciero, sino amable, no contencioso, no avaricioso” (1 Timoteo 3:2-3)

Pablo deja claro que un supervisor en la iglesia de Jesucristo debe ser, ante todo, irreprochable. La partícula griega de (traducida como “debe”) hace hincapié en que esta es una necesidad absoluta. Una vida sin mancha es el requisito primordial para el liderazgo en la iglesia.

La Necesidad de un Liderazgo Piadoso

La palabra griega traducida irreprochable (anepilēmptos) significa "sin poder sostener." El hombre que está por encima de reproche no puede ser detenido y recluido como si fuera un criminal porque no hay nada de que acusarlo. Obviamente, esto no significa que él no tiene pecado. Esto significa que su vida no se vio empañada por algún defecto evidente en el carácter pecaminoso que le impediría establecer el más alto nivel de conducta piadosa. Él debe ser un modelo a seguir para la congregación (1 Pedro 5:3). Asimismo, no debe dar a los enemigos de la iglesia una razón para atacar su reputación (Tito 2: 8).

Los pastores deben tener mucho cuidado para mantenerse por encima de reproche por varias razones. En primer lugar, son los objetivos especiales de Satanás, y él los atacará con una tentación más severa que otros. Los que están en la primera línea de la batalla espiritual se llevan la peor parte de la oposición satánica.

En segundo lugar, su caída tiene un mayor potencial de daño. Satanás sabe que cuando un pastor cae, el efecto sobre las ovejas es devastador.

En tercer lugar, un mayor conocimiento de los líderes de la verdad, y la responsabilidad de vivirla, trae mayor castigo cuando pecan.

En cuarto lugar, sus pecados son más hipócritas que los de los demás porque predican en contra de los mismos pecados que cometen. En pocas palabras, los líderes necesitan una abundancia de la gracia y el poder de Dios a causa de su mayor responsabilidad y visibilidad.

El Papel del Líder en el Mantenimiento de la Piedad

Para protegerse a sí mismos los líderes deben pasar tiempo en profundidad en el estudio de la Palabra de Dios. Deben ser “nutrido con las palabras de la fe [la Escritura] y de la sana doctrina” (1 Timoteo 4: 6). El salmista escribió: “En mi corazón he atesorado tu palabra, para no pecar contra ti.” (Salmo 119:11). Un líder debe exponer continuamente su vida a la luz de la Palabra de Dios. También debe ser un hombre de oración, y rendirá cuentas a otros en comunión espiritual.

El Papel de la Iglesia en Mantener un Liderazgo Piadoso

La iglesia también tiene un papel en el mantenimiento del liderazgo piadoso. La iglesia es responsable de medir sus líderes por ese nivel de ser irreprochable. La práctica muy común hoy en día es perdonar un líder que peca gravemente y de inmediato se devuelve al ministerio. La iglesia, al igual que Dios, no debe dudar en perdonar a los que verdaderamente se arrepienten. Pero restaurarlos inmediatamente al liderazgo reduce el estándar que Dios espera que los líderes sigan. Y puesto que los líderes sirven como patrón visible de santidad y virtud de la congregación, el estándar para toda la iglesia se baja.

En 1 Timoteo 3:2-7, Pablo enumera cuatro áreas en las que un hombre que aspira al liderazgo de la iglesia puede ser evaluado en cuanto a si él está por encima de cualquier reproche. Estos tienen que ver con su carácter moral, vida en el hogar, la madurez espiritual, y la reputación pública.

Vamos a examinar cada uno de esos requisitos críticos para el liderazgo de la iglesia en los días por venir.

(Adaptado de The MacArthur New Testament Commentary: 1 Timothy.)


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B150107
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros