miércoles, enero 14, 2015

El Cambio Comienza Con Dios

imageEL CAMBIO COMIENZA CON DIOS

Por Paul David Tripp

La semana pasada comencé una nueva serie sobre el cambio personal, planteando tres preguntas: ¿Está usted satisfecho con lo que es? ¿Eres rápido para contratar a un abogado de defensa? ¿Eres demasiado entusiasta para ayudar a otros a cambiar?

No tiene sentido considerar el cambio personal si no está listo para el cambio, pero eso en realidad tiene que comenzar en un paso anterior: no tiene sentido considerar el cambio personal, si Dios no está a favor del cambio.

Veamos de nuevo el Salmo 51; esta es la Escritura me referiré a lo largo de la serie. Versículo 1: "Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia; conforme a lo inmenso de tu compasión.”

De inmediato, David reconoce esta verdad acerca de nuestra vida - Dios requiere que cambiemos. David emplea la palabra transgresión, lo que significa rebelión contra una ley. Si Dios no tiene una ley, no existiría la transgresión. El cambio comienza con Dios porque ha establecido un estándar de justicia que nosotros violamos.

Aquí es donde usted y yo necesitamos ayuda - no pensamos violar ese estándar tanto como nosotros lo hacemos. Por supuesto, nuestro catecismo de la Escuela Dominical nos informa que hemos estado a la altura, pero vivimos con lagunas en nuestra aplicación práctica de esa teología.

Muchas veces nos perdemos nuestros pecados por completo - es por eso que la Biblia nos llama ciegos - pero hay casos en que, por la gracia de Dios, podemos ver nuestros errores. Sin embargo, debido a la dureza de corazón y búsqueda del deseo egoísta, ignoramos lo que Dios ha revelado. Y luego, hay momentos en que vemos nuestra transgresión, pero en un acto de justificación de legítima defensa, minimizamos su naturaleza.

En el Salmo 51, David ve a su transgresión, el no lo pasa por alto, y él no lo minimiza. Afligido por su rebelión, clama por ayuda. Es mi oración que usted y yo estemos más conmovidos por nuestra transgresión. Sería transformar nuestras vidas.

Pero hay otra cosa que hay que decir sobre el cambio: debido a quien es Dios, tenemos tiempo para cambiar. Aun cuando David vio a su transgresión, si Dios no fuese firme en amor y grande en misericordia, estaría escribiendo su propio obituario, no un Salmo que espera el cambio personal.

Es cierto que Dios nunca pasa por alto un pecado, ni tampoco lo ignora, ni tampoco lo minimiza. Pero en lugar de responder con ira poniendo fin a la vida contra el transgresor, mira hacia abajo y ve la sangre de su Hijo anulando el acto pecaminoso. David tiene confianza en confesar el pecado, porque sabe que Dios lo borra.

Hoy, quiero instarle a ser una persona de confesión. El cambio personal sólo comienza después de la confesión, de manera que confiese que usted es más pecaminoso de lo que reconoce; confiese que no se preocupa por su pecado tanto como usted dice; confiese que usted argumenta en su propia defensa. Incluso ahora, algunos de ustedes dudan de confesar la transgresión. ¿Por qué la vacilación? ¡Cristo ya los ha borrado!

Sí, es absolutamente cierto que el cambio comienza con Dios. El Único Perfecto espera que cambie, pero él es firme en amor y grande en misericordia, cuando te tropiezas y luchas hacia su estándar.

Dios los bendiga

Paul David Tripp

PREGUNTAS PARA LA REFLEXIÓN:

· ¿De qué pecados has estado completamente ciego en el pasado?

· Ahora que usted ve a su ceguera pasada, ¿qué medidas puede tomar para evitar la ceguera futura?

· ¿Cómo sus deseos egoístas interfieren con su deseo de cambiar esta semana?

· ¿De qué manera se intenta minimizar su pecado esta semana, tanto ante Dios y ante los demás?

· ¿Por qué el amor constante y abundante misericordia de Dios nos impulsa a hablar a otros de Cristo?