martes, enero 27, 2015

Una Cosmovisión Solida no Salvara a mis Hijos

clip_image002Una Cosmovisión Solida no Salvara a mis Hijos

por Stephen Altrogge

Si andas en los círculos cristianos por más de diez minutos, usted inevitablemente oye a alguien hablar de la “cosmovisión.” Los padres cristianos, en particular los de la educación en casa / escuela privada / sin escuela / vena de escuela charter, son intensamente apasionados en dar a sus hijos una cosmovisión bíblica que ayude a sus hijos a entenderse a sí mismos, el mundo y toda la historia a la luz de la Escritura. Abraham Kuyper, el santo patrón de la cosmovisión cristiana, dijo la famosa frase: “No hay ni una pulgada cuadrada en todo el dominio de nuestra existencia humana sobre la que Cristo, que es soberano sobre todo, no clame: ¡Mío!”

Esta cita, que se recita aproximadamente 12.000 veces al año por los cristianos conservadores, es el himno y el impulso para el campo de la cosmovisión.

Y no me opongo de ninguna manera en tener una cosmovisión bíblica. Creo que es crucial. Heck, incluso fui a una " Academia de Cosmovisión ", que es como una especie de campamento de verano, pero en lugar de nadar en los lagos e ir en caminatas, nos sentamos en un aula y examinamos minuciosamente los diversos defectos de la teoría evolutiva. El ir a la Academia de Cosmovisión me califica oficialmente como el educado en hogar más educado en el hogar.

Pero cuanto entre más viejo me hago, más me doy cuenta de que no es suficiente darle a mis hijos una cosmovisión bíblica. He visto a muchos de mis amigos de la infancia crecer rechazar la cosmovisión bíblica que fue resonó con tanta furia en ellos cuando eran niños. He visto a muchas personas tomar decisiones que saben que están en directa contradicción con la cosmovisión que abrazaron durante tantos años. He visto demasiados accidentes ferroviarios para pensar que esa cosmovisión solamente es suficiente..

La cosmovisión es importante, pero es sólo una parte de la ecuación. Una cosmovisión bíblica ayuda a una persona a pensar correctamente. Pero nosotros no somos seres puramente intelectuales. No operamos exclusivamente sobre la base de ideas y pensamientos. Somos de carne y hueso, con pasiones, deseos y anhelos. Sentimos cosas profundamente y deseamos cosas fuertemente. Nuestros intelectos y deseos están íntimamente entrelazados, interactuando con e informando una a la otra.

Si yo voy a ser un padre piadoso y eficaz, necesito hacer un llamamiento a los afectos de mis hijos, tanto como a su inteligencia. Necesitan ver que la Biblia tiene sentido, pero también necesitan ver que Jesús es supremamente encantador. Como dice James KA Smith en su libro útil Deseando El Reino:

¿Qué si el trabajo principal de la educación fuera la transformación de nuestra imaginación más que la saturación de nuestro intelecto? ¿Y si esto tuviese mucho que ver con nuestro cuerpo como con nuestras mentes?

El objetivo de mi crianza debe ser que mis hijos vengan a creer plenamente Salmo 16:11, que dice: " Me darás a conocer la senda de la vida; en tu presencia hay plenitud de gozo; en tu diestra, deleites para siempre.".

Satanás, el pecado y la carne siempre atacan tanto el intelecto y los afectos. Cuando Satanás tentó a Eva, él la animó a no creer en Dios (intelecto), y también señaló cuan deseable era el fruto (afectos). Cuando Satanás tentó a Jesús a convertir las piedras en pan, apeló a su identidad como el Mesías (intelecto) y su hambre (afectos).

La realidad es la siguiente: la mente sólo puede estar en contra de los afectos por tanto tiempo antes de que se entregue. Si mis hijos van a estar firmes en contra de la atracción de la impureza sexual, no puedo simplemente decirles acerca de todas las consecuencias negativas de las relaciones sexuales prematrimoniales. Necesito también deslumbrarles con la belleza que todo lo satisface de Cristo. Si mis hijos van a estar firmes en contra del materialismo, no puedo simplemente decirles que el dinero es la raíz de todo mal. Necesito también mostrarles que Cristo es la perla de gran precio.

Devociones familiares no pueden ser sólo de información. También tienen que ser sobre la inspiración. Quiero que mis hijos conozcan que hay buena evidencia de que la resurrección es una realidad histórica. También quiero que mis hijos sepan que Jesús es real, y él vive dentro de mí, y él me da un poder sobrenatural, y él me da más gozo que cualquier otra cosa.

La Cosmovisión es importante, pero no puedo descansar con simplemente enseñarles a mis hijos cómo pensar. Necesito también mostrarles el gozo de la excelencia del conocimiento de Cristo. Yo quiero que mis hijos entiendan a nivel visceral que Jesús es dulce y el pecado es amargo. El buen pensamiento es necesario, pero sentirse bien lo es también, si no más importante.