miércoles, enero 14, 2015

Ser Decoroso y Hospitalario

clip_image002Ser Decoroso y Hospitalario

1 Timoteo 3:2-3

Por Cameron Buettel

El número de personas exitosas que pasan por pastores me asombra. ¿Cómo se las arreglan estos impostores para labrarse carreras largas y prósperas, a menudo a pesar de las fallas de carácter evidentes y una absoluta falta de fidelidad bíblica? La respuesta corta es que demasiadas congregaciones valoran las preferencias personales a por encima de los estándares bíblicos para pastores.

A través de la pluma del apóstol Pablo, el Señor nos ha dado una lista completa de requisitos para pastores y ancianos. Estos estándares bíblicos ayudan al pueblo de Dios a saber qué buscar en un verdadero pastor. Y lo más importante, nos ayudan a saber qué evitar.

Un obispo debe ser, pues, irreprochable, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, de conducta decorosa, hospitalario, apto para enseñar, no dado a la bebida, no pendenciero, sino amable, no contencioso, no avaricioso. (1 Timoteo 3:2-3)

Hasta ahora, en esta serie, hemos examinado lo que significa ser irreprochable, así como algunas de los requisitos específicos que Pablo menciona arriba. Hoy vamos a considerar dos más.

Conducta Decorosa

Pablo instruye que un obispo sea de conducta decorosa. John MacArthur explica:

Kosmios (conducta decorosa) lleva a la idea de “ordenado.” El hombre cuerdo en mente tendrá una vida decorosa y ordenada. Su mente bien disciplinada conduce a una vida disciplinada. En su comentario sobre las Epístolas Pastorales, dijo Homero Kent, “El ministerio no hay lugar para el hombre cuya vida es una continua confusión de planes incumplidos y actividades desorganizadas”. . . . . la palabra kosmos, de la que deriva kosmios, es lo contrario de “caos.” Un líder espiritual no debe tener un estilo de vida caótico, sino ordenado.

El orden, o la falta de, en la vida de un pastor tiene una influencia directa en su ministerio. Si él no puede ordenar su propia vida, ¿cómo puede poner orden en la iglesia (1 Timoteo 3: 5)? Lamentablemente, hay muchos líderes hoy que ignoran la advertencia de Pablo para los servicios religiosos que se llevan a cabo “decentemente y con orden.” (1 Corintios 14:40). Hay incluso carismáticos en el otro extremo de ese espectro que creen fervientemente que el caos es el conducta a través del cual opera el Espíritu Santo:

http://youtu.be/hFr-ZBPdy58

Una eclesiología aleatoria y caótica no trae honor a Dios. En su lugar, siembra confusión y distracción en la iglesia, y debilita la confianza de los creyentes en la veracidad y la autoridad de la Palabra de Dios. El caos no tiene cabida en la iglesia o en el estilo de vida ordenado que el Señor requiere de los pastores de sus ovejas.

Hospitalario

Dios también requiere cercanía y accesibilidad de aquellos que pastorean Su rebaño. Pablo le dice a Timoteo que los líderes de la iglesia también deben ser hospitalarios. De acuerdo con John MacArthur, “La palabra significa literalmente ‘amar a los extraños.’' Es una virtud cristiana ordenada con frecuencia (Romanos 12:13; Hebreos 13: 2; 1 Pedro 4: 9).” Así que la hospitalidad de Pablo está poniendo de relieve que no se refiere primordialmente a entretener a amigos, sino más bien a mostrar hospitalidad a los extranjeros. Jesús dijo:

“Cuando ofrezcas una comida o una cena, no llames a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a tus vecinos ricos, no sea que ellos a su vez también te conviden y tengas ya tu recompensa. Antes bien, cuando ofrezcas un banquete, llama a pobres, mancos, cojos, ciegos, y serás bienaventurado, ya que ellos no tienen para recompensarte; pues tú serás recompensado en la resurrección de los justos. (Lucas 14:12-15)

Hubo un tiempo, no hace mucho tiempo cuando los pastores se comunicaban principalmente con su gente cara a cara, o al menos personalmente por teléfono. Pero con la llegada de correo electrónico, mensajes de texto, y los medios sociales, los líderes de la iglesia hoy en día pueden mantener una capa de separación con sus congregaciones. Algunos toman un enfoque aún más agresivo para su privacidad:

Si no se controla, ese tipo de actitud tóxico impregnará a toda la iglesia, sembrando división donde debe haber unidad. Es una arrogancia egoísta que es exactamente lo contrario de cómo se les ordena a los creyentes a comportarse (Romanos 12: 10-13; 15: 1; Gálatas 6: 2; Filipenses 2: 3-4). La división viene con bastante facilidad a la mayoría de las iglesias sin el ánimo desde el púlpito –nunca debe ser el fruto del ejemplo del pastor.

Un verdadero pastor es alguien que personalmente cuida de sus ovejas y extraños en la necesidad de su cuidado. John MacArthur comparte las siguientes ideas:

La persecución, la pobreza, los huérfanos, las viudas, y los cristianos que viajan hacían esencial de la hospitalidad en los tiempos del Nuevo Testamento. No tenían hoteles o moteles, y las posadas eran notoriamente malvadas. A menudo eran prostíbulos o lugares donde robaban o golpeaban a los viajeros. . . . . . .

La puerta del hogar cristiano, así como el corazón de la familia cristiana, debe ser abierto a todos los que vienen en necesidad. Eso es especialmente cierto en el obispo.. Los ancianos no son elevados a un lugar donde se encuentren inaccesibles. Deben estar disponibles. La vida de un pastor y hogar deben ser abiertas para que su verdadero carácter se manifieste a todos los que vienen allí, amigos o desconocidos.

El liderazgo pastoral es una vocación que no debe tomarse a la ligera. Los pastores descalificados son peligrosos para su crecimiento espiritual, y un cáncer destructivo para el Cuerpo de Cristo. Incluso en áreas tan aparentemente mundanas como el orden y la hospitalidad, Dios tiene altos estándares para sus pastores.

Las personas que buscan una nueva iglesia o iglesias en busca de un nuevo pastor a menudo se centran demasiado en las habilidades que el pastor tiene que ofrecer. La Escritura nos llama a centrarnos en el carácter y la conducta personal.

Pero hay una –y una sola – habilidad que los pastores debe tener (1 Timoteo 3:1-7). Esa habilidad es una habilidad indispensable requerida por todos los que pastorean el rebaño de Dios. La veremos la próxima vez.

(Todas las citas The MacArthur New Testament Commentary: 1 Timothy menos que se indique lo contrario).


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B150114
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros