lunes, enero 19, 2015

El Alto Costo de la Libertad de Expresión: Charlie Hebdo y el Cristianismo

clip_image001El Alto Costo de la Libertad de Expresión: Charlie Hebdo y el Cristianismo

Por Clint Archer

Mis amigos estadounidenses que nacieron en un bastión de la libertad de expresión a veces toman su privilegio Primera Enmienda dándolo por sentado. Pero yo fui criado en Sudáfrica bajo el régimen del Apartheid. Nos enseñaron un lavado de cerebro de que la libertad de expresión era una ideología desestabilizadora en poder de los liberales, comunistas (irónico!), y terroristas (más irónicos a la sombra de los ataques a un periódico satírico francés Charlie Hebdo). Los libros prohibidos, censura, y medios de comunicación regulados eran comunes y parecían normales y necesarios con el fin de garantizar el orden en nuestra sociedad.

“Caramba,” dirá usted, “Orwell precisamente?” Pero esto era todo lo que conocíamos. Vivimos en el mundo pre-Internet sin conocimiento donde la información procede de las estaciones de noticias reguladas y bibliotecas gubernamentales.

Afortunadamente, en nuestra nueva y mejorada constitución (est. 1996) la libertad de expresión y la libertad de prensa son derechos que se han concedido y protegido a perpetuidad. Pero esta nueva libertad marcó el comienzo de una nueva serie de acertijos éticos.

Debo, como cristiano, estar políticamente a favor del derecho de los musulmanes de denunciar mi fe? ¿Debo aceptar con alegría que las escuelas públicas de enseñanza enseñen varias religiones del mundo a mis hijos? Puedo justificadamente estar molesto cuando un dibujante satírico o cineasta se burla de Jesús?

La pauta que he utilizado en mi forma de pensar sobre estos temas es simultáneamente reconfortante y desconcertante: la ley que permite a otros censurar mi fe es la misma ley que protege mi derecho a defender, explicar y proclamar mi fe a gritos.

clip_image002

“100 latigazos si no te mueres de risa”

Así que, sí, yo estaría a favor de una ley que le diera a los incrédulos el derecho de denunciar mis creencias; debido a que ese mismo ideal significa que se me permite exponer los suyos como falsos. Yo podría ponerme a la defensiva que alguien se burle de Jesús, pero yo acariciaría el derecho que tienen de hacerlo, porque significa que puedo condenar el ataque y organizar una defensa. Y es la misma ley que proporciona ambas libertades.

Como dijo el francés Voltaire,

No estoy de acuerdo con lo que dices, pero voy a morir por defender tu derecho a decirlo.

No es que yo necesite que sea legal para mí evangelizar, pero sí lo hace considerablemente mucho más fácil para hacerlo con eficacia. Pregúntele a Pedro y Juan (Hechos 4).

Así que, ¿qué es lo que hago de los ataques a las oficinas de Charlie Hebdo en Francia? Lo que esos fundamentalistas islámicos hicieron fue obviamente inmoral, pero también fue contraproducente. La circulación prácticamente insignificante que esa historieta tiene ahora, como resultado directo de su intento de amordazar a su publicidad, ha sido viral a nivel mundial y será impreso en los libros de historia para las generaciones. Además, la misma violencia de Mahoma que estaba siendo satirizada ahora se le ha dado la credibilidad definitiva por la sangrienta represalia de sus discípulos. Al igual que el descubrimiento del retrato de Dorian Gray, la caricatura ha sido expuesta como realidad.