sábado, enero 17, 2015

5 Maneras Simples de Enseñar a Sus Hijos Teología

clip_image0015 Maneras Simples de Enseñar a Sus Hijos Teología

 

Por Aaron Earls

Enseñar a sus hijos puede parecer desalentador. Pero enseñar teología a sus hijos puede hacerle sentir francamente aterrador.

Algunos se sienten abrumados por problemas de tiempo. Ellos simplemente no ven cómo pueden encajar otra cosa en su día. Otros pueden no sentirse como si tuvieran una formación teológica adecuada. Se sienten incómodos instruyendo a sus hijos más allá de: "Jesús te ama".

¿Cómo se puede tejer una enseñanza teológica en su vida cotidiana, sin colocarlos bajo un sermón familiar en profundidad (aunque no hay nada inherentemente malo en ello)? ¿Cómo se puede impartir una buena teología en la vida de sus hijos, sin poseer un título en teología (aunque es de esperar que no hay nada inherentemente malo en ello)?

Usted no tiene que sentir que está probando la última moda de paternidad o un sistema complicado. Si usted es como yo, podrás probarlo durante un mes o dos y luego renunciar porque no se sentía natural.

En cambio, aquí están cinco maneras sencillas de enseñar teología a sus hijos prácticamente todos los días.

Lea la Biblia

Parece obvio, y lo es, pero es el fundamento antes que nada. ¿Por qué no deja que Dios haga la mayor parte de la enseñanza por usted?

Él nos ha dado Su palabra con el Espíritu Santo que actúa en la vida del creyente para ayudar a iluminar esa palabra. Al leer la Biblia a sus hijos, le permite a Dios hablar a través de su palabra, al tiempo que demuestra que la Escritura es importante para usted y su fe. Úsela antes que nada.

¿Va ir a través de pasajes que usted no entiende? Absolutamente. ¿Sus hijos harán preguntas que usted no conoce la respuesta? Claro.

Ambos son realmente beneficiosos para sus hijos y su propia vida cristiana. Pueden ver que su mamá y su papá están creciendo también.

Sabrán que está bien hacer preguntas y luchar con algunas de las cosas difíciles en su fe. Podemos esperar, que inspirará tanto a usted como a su hijo a buscar respuestas a través de sus propios estudios personales y también utilizando otras fuentes de buena teología.

Lea otros libros juntos

Algunos de los recuerdos que aprecio más han sido momentos de la lectura a mis hijos antes de ir a dormir. Junto con la Biblia, hemos leído libros devocionales, ficción clásica, historias cristianas y varios otros. Yo no tengo que iniciar un tiempo de discusión con ellos, es natural hacer preguntas.

Debido a nuestra lectura de libros juntos, mis dos hijos son prácticamente expertos en todas las cosas de Narnia y la Tierra Media. A menudo recuerdan escenas de las novelas mejor que yo.

También captaron los temas espirituales antes de lo que esperaba. Al leer El León, la Bruja y el Ropero, comentaron acerca de cómo Aslan se estaba sacrificando a sí mismo como lo hizo Jesús.

Yo no tengo que decirles eso o desarrollar una lección para eso. Ellos, naturalmente, lo consiguieron. Y los suyos también lo harán, si usted hace un hábito de leerlos buenas historias que reflejan la gran historia.

Oren intencionalmente

Honestamente, este es uno que accidentalmente descubrí con mis hijos. Al orar con ellos en la noche, trato de orar siempre con el Evangelio en mente, con las ideas de la creación, la caída, la redención y la restauración en vanguardia de la forma en que hablé con Dios.

Dándole gracias por la bondad al crear, cómo lo arruinamos todo, pero cómo Él abrió la puerta para que seamos redimidos por la muerte de Jesús en la cruz y cómo, en última instancia, Dios va a restaurar las cosas para que vuelvan a la forma en que deben estar.

Una noche, oí a uno de mis hijos a orar sobre cómo obtuvo un rasguño en la pierna porque este mundo había caído, pero que Dios todavía tenía cosas buenas aquí. La pierna puede ser sanada y Dios todavía estaba aquí.

Esas eran cosas buenas por que agradecer, a pesar de que el mundo ha caído. Mi hijo había tomado eso de mis oraciones.

Sea específico e intencional sobre lo que usted está hablando con Dios acerca con sus hijos. Use ese tiempo de oración para hablar con Dios, pero también para hacer que sus hijos piensen teológicamente.

Hable acerca del entretenimiento

Esta es una oportunidad que muchos padres no logran capitalizar. La mayoría de las familias miran un poco de televisión o películas, leer libros o hacen algo para el entretenimiento.

Algunas veces las opciones de entretenimiento pueden alinear bastante cerca con sus valores. Muchas veces el entretenimiento, incluso (tal vez, sobre todo) los programas para niños, se encuentran en contraste directo con su perspectiva como padre cristiano.

¿Qué hacer entonces? Utilice ambas de esas situaciones para crear conversaciones teológicas.

No tiene que parecer profundo y filosófico con el fin de ser importante e impactante. Refuerce eso, no, no somos un accidente cósmico que sólo evolucionó sin propósito, puede crear una tranquilidad duradera en la mente de su hijo.

Evalué el entretenimiento – música, películas, televisión, videojuegos, todo –a la luz de una cosmovisión cristiana, a través de la perspectiva de la Escritura y sólo hable con sus hijos acerca de lo que acaban de ver u oír.

Les ayudará a ver cómo su fe debe estar involucrada en cada aspecto de su vida.

Modélelo

Esto puede ser lo más difícil, pero es absolutamente el más importante. Vive su fe delante de sus hijos, incluso cuando ya no piensan que usted es lo más grande para ellos. Incluso cuando saben que se cometen errores.

Sus hijos pueden haber pensado que llevaba una capa cuando eran más jóvenes, pero, en algún momento, claramente ya no puede usar una máscara. Ellos le observan y ven cómo viven.

Si usted dice que usted valora Cristo, sus mandamientos, y su iglesia, pero usted no se molesta en ir a los servicios el domingo porque están transmitiendo el gran juego o el campo de golf está "llamando a su nombre," entonces lo que dices no tiene sentido .

No es una cuestión de ser perfecto –de nuevo, sus hijos saben mejor que nadie lo que usted no es. Se trata de ser consistente y tratar de vivir para Cristo y admitir cuando te equivocas.

Después de todo, eso probablemente tiene que ser el modelo más que cualquier otra cosa. Tenga la humildad de reconocer sus propios defectos, pedirles perdón y ayudarlos a ver que siempre se puede volverse a Dios por perdón.


Es nuestro trabajo como padres enseñar a nuestros hijos teología. Puede ser intimidante, pero no requiere un grado de seminario. Usted puede ayudar a sus hijos a conocer y amar a Jesús más.