miércoles, enero 07, 2015

Las Marcas de la Justificación

clip_image001 Las Marcas de la Justificación

Por Warren W. Wiersbe

Estamos estudiando juntos las palabras clave de la vida cristiana, las palabras doctrinales de la Biblia que explican lo que Cristo ha hecho por nosotros y lo que Él quiere hacer por nosotros hoy. Comenzamos con un estudio de la justificación. La justificación es el acto de la gracia de Dios por el cual Él declara al pecador creyente justo en Cristo. Hemos discutido el significado de la justificación. Es un acto, no un proceso; es el acto de Dios, no es algo que el hombre hace. Y el acto de Dios justifica a una persona una vez por todas.

También se estudió el método de justificación. La justificación es por gracia, no por mérito humano. Es por la fe y no por obras -incluso obras religiosas. Es por la sangre de Jesucristo, porque Él tenía que morir para que nuestros pecados fuesen perdonados. Y la justificación es para vida. No se separa de la vida; cambia nuestras vidas.

Ahora queremos mirar las marcas de justificación, y nuestro pasaje clave es Romanos 5: 1-5:

Por tanto, habiendo sido justificados por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo, 2 por medio de quien también hemos obtenido entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios. Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, carácter probado; y el carácter probado, esperanza; y la esperanza no desilusiona, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por medio del Espíritu Santo que nos fue dado..

Las marcas de la justificación en la vida del creyente se revelan en las relaciones. Si usted está realmente justificado por la fe, entonces usted va a tener una buena relación con Dios, una relación correcta con las circunstancias, y una buena relación con los demás.

Relación Con Dios

Comencemos con esta relación correcta con Dios descrita en Romanos 5: 1-2. Usted recordará que la justificación tiene que ver con nuestra posición ante Dios. La justificación no hace a la gente justa; son declarados justos. Ahora, la consecuencia de esto, por supuesto, es una vida justa. La persona que dice que él o ella es justificada por la fe, sino que vive una vida sin Dios está declarando que sus labios están mintiendo. La justificación ante Dios resulta en un cambio de vida que es visible para otras personas.

Paz con Dios

Nótese en primer lugar que tenemos paz para con Dios. “Por tanto, habiendo sido justificados por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo” (Rom. 5: 1). Cuando no éramos salvos, estábamos en guerra con Dios. “Porque si, cuando éramos enemigos de Dios, fuimos reconciliados con él mediante la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida.” (v. 10). Hubo un momento en que usted y yo estábamos en enemistad con Dios. De hecho, Romanos 8: 7 nos informa que la mente carnal, está en enemistad con Dios. La persona que nunca ha nacido de nuevo no piensa los pensamientos de Dios y no desea lo que Dios desea; por lo tanto, está en guerra con Dios.

No podemos tener paz hasta que primero tengamos justicia. La justificación tiene que ver con la justicia. Debido a que Jesucristo murió en la cruz y resucitó, podemos tener su justicia cuando ponemos nuestra fe en Él. En el Salmo 85:10 tenemos esta declaración: "El amor y la verdad se encontraron; la justicia y la paz se besaron. "La justicia y la paz "se besan" a través de Jesucristo. Como pecadores, no tenemos justicia propia. Nuestra justicia delante de Dios es como trapos de inmundicia (ver Isa. 64: 6). Pero cuando recibimos Su piedad, cuando creemos Su verdad- entonces la justicia se coloca en nuestra cuenta. Somos justificados; por lo tanto, tenemos paz. No puede haber paz sin justicia.

El profeta Isaías deja esto muy claro en Isaías 32:17: “Y el efecto de la justicia será paz; y la labor de la justicia, reposo y seguridad para siempre.” Así que la primera marca de la justificación, en lo que respecta a mi relación con Dios, es que tengo paz con Dios. Yo no tengo miedo de El, aunque tengo una reverencia por Él. No estoy en guerra con él. Tengo una paz en mi corazón que viene de una conciencia limpia, un corazón limpio, una posición de justa delante de Dios.

El Acceso a Dios

En segundo lugar, no sólo hay paz con Dios, sino que hay acceso a Dios. Tenemos paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo, "por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes" (Rom. 5:2). La persona no salva no tiene acceso abierto a Dios, porque él no tiene ninguna posición ante Dios. Aquellos que han sido justificados por la fe tienen acceso a Dios a través del Señor Jesucristo. Podemos llegar al trono de la gracia, podemos hablar con nuestro Padre celestial, y podemos tener comunión con Él.

Este acceso es en gracia. “Nosotros tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes" (Rom. 5: 2). Nuestra posición delante de Dios es de gracia y no de la ley. Gracia significa que Dios provee para nosotros; ley significa que tratamos en nuestra propia fuerza para vivir para agradar a Dios. Gracia significa que los recursos de Dios disponibles para el cristisnos en todo el mundo o las riquezas de Dios a causa de Cristo. Cuando usted viene por la fe en Cristo, usted tiene acceso a la gracia de Dios.

Es algo maravilloso saber que usted está viviendo por gracia y no por la ley. Usted no está viviendo por su propio mérito o por su propia capacidad; usted está viviendo por la gracia de Dios que es suficiente para todo.

La Esperanza en la Gloria de Dios

No sólo tenemos paz para con Dios y el acceso a Dios, sino que nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios. La gente no salva no tiene esperanza, no tiene futuro sobre el que pueden alegrarse. Cuando usted confía en Cristo como su Salvador, usted esta firme en la gracia, y está regocijándose en la esperanza. Usted tiene un futuro brillante por delante de usted, porque habéis sido justificados por la fe.

¿Qué es esta esperanza? ¡La gloria de Dios! Romanos 3:23 nos informa que todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios. Ninguno de nosotros esta a la altura de la gloria de Dios. Pero cuando usted se convierte en un cristiano y es justificado por la fe, entonces usted puede regocijarse en la esperanza de la gloria de Dios. Usted puede estar en circunstancias difíciles, y usted puede estar herido. Su cuerpo puede estar en dolor. Pero todavía se puede alegrarse porque, como cristiano, usted tiene paz con Dios, usted tiene acceso a Dios, está firme en la gracia, y usted tiene esperanza. Usted puede regocijarse en esa esperanza, porque un día usted va a participar en la gloria de Dios!

Relación a las Circunstancias

Una segunda marca de la justificación es nuestra nueva relación con las circunstancias (Romanos 5: 3-4.). La persona no salva es derribada por tribulaciones, pero el creyente se edifica por las tribulaciones. "Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones" (v. 3). Eso no quiere decir que salimos y las buscamos, sino que cuando las pruebas vienen, nosotros no nos damos por vencidos, porque sabemos que "la tribulación produce paciencia". La palabra perseverancia no significa sentarse allí con estoicismo, pasivamente aguntar el sufrimiento. Significa una valiente resistencia que le mantiene en marcha. No es alguien sentado en una mecedora; es el soldado fuera en el campo de batalla que sigue en marcha cuando las cosas se ponen difíciles. Cuando usted ha sido justificado, cuando está bien con Dios, usted no está abrumado por las circunstancias.

Lo que la vida tiene para usted depende de lo que la vida encuentre en usted. Si usted tiene paz con Dios en usted, si usted tiene la gracia de Dios, si está regocijándose con la esperanza de la gloria de Dios, entonces el sufrimiento va a obrar en usted y no en contra de usted. Sufrimiento obra en una "resistencia valiente", y la resistencia obra "probando el carácter." Cuando conoces a Dios, nada edficia el carácter como las pruebas.

Las circunstancias por sí mismas no edifican el el carácter. He visto casos de personas derribándose. Pero cuando conoces a Dios, las circunstancias pueden formar el carácter. La palabra tribulación viene de una palabra latina, tribulum. Un tribulum fue un gran trozo de madera (como un lazo de ferrocarril) que tenía clavos en ella, y los bueyes utilizaban para extraer este pedazo de madera para trillar el grano. Esto es lo que el sufrimiento puede hacer por nosotros. La tribulación es la manera de Dios de separar el trigo de la paja, el grano de los residuos de Dios. Y la tribulación obra por nosotros, ya que desarrolla una valiente resistencia en nosotros. Cuando usted tiene una valiente resistencia, usted empieza a edificar el carácter, y el carácter produce esperanza. Los cristianos más esperanzadores que he conocido han sido los que han pasado por el trillado de la tribulación.

Cuando usted ha sido justificado por la fe, usted tiene una buena relación con Dios, y usted tiene una buena relación con las circunstancias que le rodean. Las circunstancias no lo están derribando; le están edificando.

La Relación con los Demás

En tercer lugar, usted tiene una buena relación con los demás "y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado" (Rom. 5:5). Esta es una parte de "la justificación que da vida" que se menciona en el versículo 18. Cuando es justificado por la fe, cuando confías en el Salvador, el Espíritu Santo entra en su vida y usted sabe que usted es uno de los hijos de Dios. El Espíritu Santo le da a usted la plenitud del amor de Dios. “"y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado" (Rom. 5: 5). Esto significa que usted permite que el amor gobierne en sus relaciones.

Cuando usted tiene este tipo de amor en su corazón, no es difícil llevarse bien con otras personas, incluso las personas difíciles. Todos hemos experimentado el cambio que se produjo porque confiamos en el Salvador. Hemos sustituido el odio, los celos, la envidia y el egoísmo con el amor. El Espíritu Santo comenzó a producir en nuestras vidas el fruto del Espíritu enumerados aquí: Amor en el versículo 5, la esperanza en el versículo 2, la paz en el versículo 1. El amor de Dios, la paz de Dios, y la esperanza que tenemos en Dios son todos el resultado de la justificación por la fe.

¡Es una cosa maravillosa ser justificado! No hay ninguna razón en todo el mundo por qué nosotros los cristianos debemos estar caminando por ahí con caras largas, con expresiones tristes, siempre quejándonos. Tenemos mucho, porque hemos confiado en Cristo como nuestro Salvador! Si usted ha sido justificado, usted tiene una correcta relación con Dios; usted tiene paz con Dios, no guerra; usted tiene acceso a Dios; usted tiene la gracia de Dios, y usted puede obtenerla a través de la vida con todo Su poder; y usted puede regocijarse en la esperanza de la gloria de Dios.

Más que eso, usted tiene una buena relación con las circunstancias. Las difíciles circunstancias de la vida no lo derribaran; le van a edificar. Le edificaran un carácter y una valiente resistencia, y le darán una esperanza bienaventurada. Usted tendrá una buena relación con los demás. El amor de Dios en su corazón fluirá a través de su vida, y usted se encontrará llevándose bien con la gente y glorificando a Dios. Estas son las marcas de la justificación.

¿Ha recibido a Cristo como su Salvador? ¿Podría usted decir, "Siendo justificados por la fe, tengo paz con Dios"?