lunes, enero 26, 2015

Si el Señor Tuviera en Cuenta la Iniquidad, ¿Quién Podría Permanecer?

clip_image002Si el Señor Tuviera en Cuenta la Iniquidad, ¿Quién Podría Permanecer?

Por RC Sproul

El salmista hizo la pregunta: “Señor, si tú tuvieras en cuenta las iniquidades, ¿quién, oh Señor, podría permanecer?” Esta pregunta es, obviamente retórica. La única respuesta, de hecho la respuesta obvia es nadie.

La pregunta se afirma en una forma condicional. Se limita a considerar las graves consecuencias que siguen si el Señor marca iniquidad. Respiramos un suspiro de alivio diciendo: “Gracias a Dios el Señor no toma en cuenta la iniquidad!”

Tal es una falsa esperanza. Se nos ha hecho creer por una serie interminable de mentiras que no tenemos nada que temer de la tarjeta de puntuación de Dios. Podemos estar seguros de que si El es capaz de juzgar del todo, Su juicio será gentil.. Si todos fallamos Su prueba –sin temor – El calificará en una curva. Después de todo, es axiomático que errar es humano y perdonar es divino. Este axioma es tan inamovible que asumimos que el perdón no es más que una opción divina, sino un verdadero requisito previo para la divinidad misma. Pensamos que no sólo puede ser Dios que perdone, sino que debe ser indulgente o El no sería un Dios bueno.¿Qué tan rápido vamos a olvidar la prerrogativa divina: “Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y tendré compasión de quien tendré compasión.” (Romanos 9:15)

Si Dios nos ama a todos incondicionalmente, ¿Quién necesita la justicia de Cristo?

En nuestros días hemos sido testigos del eclipse del evangelio. Esa sombra oscura que oscurece la luz del evangelio no se limita a Roma o el protestantismo liberal; se cierne pesadamente dentro de la comunidad evangélica. La misma frase "predicar el evangelio" ha llegado a describir toda forma de predicar, menos la predicación del evangelio. El evangelio "Nuevo" es aquel que no se preocupa por el pecado. No siente ninguna necesidad de justificación. Rechaza fácilmente la imputación de la justicia de Cristo como una necesidad esencial para la salvación. Hemos sustituido el "amor incondicional" de Dios para la imputación de la justicia de Cristo. Si Dios nos ama a todos incondicionalmente, ¿Quién necesita la justicia de Cristo?

La realidad es que Dios toma en cuenta la iniquidad, y manifiesta Su ira en contra de ella. Antes de que el apóstol Pablo despliega la riqueza del Evangelio en su epístola a los Romanos, afirma las bases para la necesidad de ese evangelio: “Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres ...” (Rom. 1:18).

Este texto afirma una revelación real de una ira real de un Dios real contra la impiedad e injusticia real de hombres reales. Ninguna apelación a alguna idea inventada del amor incondicional de Dios puede suavizar estas realidades.

El dilema humano es esto: Dios es santo, y nosotros no. Dios es justo, y nosotros no lo somos. Para estar seguro, se admite abiertamente en nuestra cultura que "nadie es perfecto". Incluso los más optimistas subvenciones humanistas afirman que la humanidad está empañada. Pero, a fin de cuentas ... ah, ahí está el problema. Al igual que los musulmanes suponemos que Dios nos juzgará "en equilibrio". Si nuestras buenas obras superan nuestras malas acciones, vamos a llegar con seguridad en el cielo. Pero, por desgracia, si nuestras malas obras superan nuestras buenas, vamos a sufrir la ira de Dios en el infierno. Podemos estar "desfigurados" por el pecado, pero de ninguna manera devastados por el. Todavía tenemos la capacidad de equilibrar nuestros pecados con nuestra propia justicia. Esta es la mentira más monstruosa de todas. No sólo pretendemos tal justicia; Descansamos en tal justicia, que la justicia de hecho no existe. Nuestra justicia es un mito, pero de ninguna manera un ser inofensivo. Nada es más peligroso que una persona injusta descansando su esperanza futura en una ilusión.

Fue en una ilusión de tal forma que Pablo enfatizó citando el salmista: “¿Entonces qué? ¿Somos nosotros mejores que ellos? De ninguna manera; porque ya hemos denunciado que tanto judíos como griegos están todos bajo pecado; como está escrito: No hay justo, ni aun uno; no hay quien entienda, no hay quien busque a Dios; todos se han desviado, a una se hicieron inútiles; no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.” (Rom. 3:9-12)

Lo que consta en poco menos de cuatro versículos del Nuevo Testamento es tan radical que si la iglesia moderna vendría a creerlo, experimentaríamos un avivamiento que haría a la Reforma insignificante. Pero hoy en día la iglesia no cree el contenido de estos versículos: No hay justo, ni aun uno.

Quién crea que aparte de Jesús ni un solo ser humano, sin excepción, es justo. Ni una sola persona no regenerada puede ser encontrada que entienda a Dios.

¿Buscar a Dios?. Hemos revisado totalmente la adoración colectiva para ser sensible a los "buscadores". Si la adoración debiese ser adaptada a los buscadores, sería dirigida exclusivamente a los creyentes, para nadie jamás, excepto los creyentes buscan a Dios.

Cada persona se aparta de Dios. Todos se hicieron inútiles en los asuntos espirituales. En el fondo nadie hace el bien, no, ni uno.

El bien es un término relativo. Se define contra alguna norma. Si establecemos lo que es el estándar, podemos felicitarnos y consolarnos con nuestro logro de la misma. Pero si Dios establece la norma, y ​​su norma incluye la conducta externa (que nuestras acciones se ajusten perfectamente a Su ley) y la motivación interna (que todos nuestros actos proceden de un corazón que le ama a la perfección), entonces vemos rápidamente que nuestra "bondad fingida " no es bondad en absoluto. Entonces entendemos a lo que Agustín quería llegar cuando dijo que las mejores obras del hombre no son más que "espléndidos vicios."

El único lugar en el que tan perfecta justicia se puede encontrar es en Cristo, esa es la buena noticia del Evangelio

¿Entonces que? La ecuación es simple. Si Dios requiere una justicia perfecta y santidad perfecta para sobrevivir Su juicio perfecto, entonces nos quedamos con un problema grave. Ya sea que descansamos nuestra esperanza en nuestra propia justicia, que es del todo inadecuada, o huimos a la justicia de otro, una justicia ajena, una justicia que no es nuestra en sí. El único lugar en el que tal perfecta justicia se puede encontrar es en Cristo, esa es la buena noticia del Evangelio. Reste este elemento de justicia ajena que Dios "cuenta" o "imputa" a nosotros, y no tenemos evangelio bíblico en absoluto. Sin imputación, el evangelio se convierte en "otro evangelio", y un "evangelio" tal no trae más que el anatema de Dios.

Con la justicia de Cristo prometida a nosotros por la fe, tenemos la esperanza de nuestra salvación. Llegamos a ser contados entre los bendecidos a quien el Señor no culpa de pecado (Rom. 4:8).