jueves, enero 29, 2015

Libre del Amor Al Dinero

image

Libre del Amor Al Dinero

Timoteo 3: 2-3

Por John MacArthur

Es una corrupción severa y perversa del ministerio bíblico estar en él por dinero.. Contrariamente al modelo que a menudo vemos hoy en día, el trabajo pastoral y liderazgo de la iglesia no están destinados a ser vías para la riqueza y la fama.. De hecho, los hombres que llevan el amor al dinero en el ministerio están en la vía rápida para convertirse en falsos maestros (cf. 1 Pedro 5: 2; 2 Pedro 2: 1-3, 14).

En su lista de requisitos para los líderes de la iglesia, Pablo incluye el recordatorio vital de que los pastores piadosos deben ser "no avaricioso" (1 Timoteo 3: 3). Una prohibición similar se encuentra en Tito, donde Pablo escribe que un presbítero calificado "no codicioso de ganancias deshonestas" (Tito 1:7). Esa frase es la traducción de un compuesto de aischros ("sucio, vergonzoso, de base") y kerdos ("ganancia, beneficio, codicia"), y se refiere a una persona que, sin honestidad o integridad, busca la riqueza y la prosperidad financiera bajo cualquier costo. Pablo dice que un hombre así no es apto para el ministerio.

Eso no significa que los pastores piadosos no deben ser pagados. Todos los cristianos, incluyendo pastores, tienen derecho a ganarse la vida por sí mismos y para sus familias. Jesús dijo: "el obrero es digno de su salario" (Lucas 10:7). Pablo escribió a la iglesia en Corinto: "Si en vosotros sembramos lo espiritual, ¿será demasiado que de vosotros cosechemos lo material? . . . . . . Así también ordenó el Señor que los que proclaman el evangelio, vivan del evangelio.” (1 Corintios 9:11, 14). Un pastor no sólo tiene derecho a ganarse la vida, sino tiene el derecho de ser pagado por aquellos a quienes él ministra.

Sin embargo, desde la infancia de la iglesia, los falsos maestros han entrado en el pastorado simplemente para hacer una vida fácil. Ellos eran " entre hombres de mente depravada, que están privados de la verdad, que suponen que la piedad es un medio de ganancia" (1 Timoteo 6:5). Estaban en el pastorado por el dinero, no para servir al Señor o su pueblo. “La piedad en realidad es un medio de gran ganancia, cuando va acompañada de contentamiento." Pablo llegó a decir:

“Porque nada hemos traído al mundo, así que nada podemos sacar de él. Y si tenemos qué comer y con qué cubrirnos, con eso estaremos contentos. Pero los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo y en muchos deseos necios y dañosos que hunden a los hombres en la ruina y en la perdición. Porque la raíz de todos los males es el amor al dinero, por el cual, codiciándolo algunos, se extraviaron de la fe y se torturaron con muchos dolores. Pero tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas, y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la perseverancia y la amabilidad.” (vv. 6–11)

Pablo usó el término "hombre de Dios" como un término técnico para pastores y ancianos (ver también 2 Timoteo 3:17), de la misma forma en que se utiliza a menudo en el Antiguo Testamento los profetas (cf. 2 Reyes 1: 9 , 11). Al igual que aquellos en la iglesia primitiva, los falsos profetas y maestros en los tiempos del Antiguo Testamento eran " Y ellos son pastores que no saben entender;…cada cual, hasta el último, busca su propia ganancia.a "(Isaías 56:11). Pedro amonestó a los pastores: "pastoread el rebaño de Dios entre vosotros, velando por él, no por obligación, sino voluntariamente, como quiere Dios; no por la avaricia del dinero, sino con sincero deseo "(1 Pedro 5:2)

A la luz de tales advertencias y prohibiciones bíblicas claras, es increíble que tantos falsos maestros y predicadores de la prosperidad no sólo sobrevien, sino prosperan, algunos desde hace décadas. La iglesia está llena de ladrones descarados que usan la fachada del ministerio para encubrir sus esquemas piramidales y las ventas de aceite de serpiente. Son lobos que se aprovechan de la credulidad de la gente que buscan un acceso directo a la bendición espiritual y la riqueza. Para hombres y mujeres así, el ministerio no es más que un juego de confianza.

Comparemos eso con las perspectivas financieras de Pablo en el ministerio: Le dijo a los Filipenses: "He aprendido a contentarme cualquiera que sea mi situación" (Filipenses 4:11), y aseguró a los ancianos de Éfeso que durante sus tres años de ministerio en su ciudad, él "Ni la plata, ni el oro, ni la ropa de nadie he codiciado" (Hechos 20:33). Pablo fue fiel a la obra que el Señor le había llamado, a pesar de la recompensa. Y por lo menos en una ocasión, él sacrificó su propia recompensa financiera por el bien del ministerio (2 Corintios 11:7-15).

Un pastor piadoso no es avaro, tacaño, o financieramente ambicioso. Su enfoque no está en su cuenta bancaria, sino en la edificación de la iglesia para un mayor crecimiento espiritual y piedad- esa es su verdadera recompensa. Un hombre cuya prioridad es cualquier otra cosa no está calificado para el ministerio.

(Adaptado de The MacArthur New Testament Commentary: 1 Timothy y The MacArthur New Testament Commentary: Titus .)


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B150128
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros