martes, enero 27, 2015

10 Maneras de Odiar a Dios

clip_image00210 Maneras de Odiar a Dios

Por David Murray

“Si somos inconversos, una cosa es absolutamente cierta: odiamos a Dios. La Biblia no es ambigua en este punto. Somos enemigos de Dios. Juramos internamente Su destrucción final. Es tan natural para nosotros odiar a Dios como lo es para la lluvia humedecer la tierra cuando cae.” (RC Sproul).

Sí, por naturaleza, tú y yo somos enemigos. Nacemos personas que odian y odiando (Tito 3: 3). Cuan genial sería si fuera el mal lo que odiásemos. Pero no es así. Es el epítome de todo lo bueno lo que odiamos - Dios (Romanos 8:7). En el capítulo nueve de la Santidad de Dios, RC Sproul escribió:

“Por naturaleza de nuestra actitud hacia Dios no es de mera indiferencia. Es una postura de malicia. Nos oponemos a Su imperio y le negamos Su gobierno sobre nosotros ... .No es suficiente decir que la mente humana natural ve a Dios como a un enemigo. Tenemos que ser más precisos. Dios es nuestro enemigo mortal. Él representa la mayor amenaza posible a nuestros deseos pecaminosos ... Despreciamos su propia existencia y haríamos cualquier cosa en nuestro poder para librar al universo de Su santa presencia ... Si Dios fuera a exponer Su vida bajo nuestras manos, Él no estaría seguro ni por un segundo. Nosotros no le ignoraríamos; le destruiríamos.”

Se podría pensar que tal odio intenso sin precedentes sería obvio para nosotros, pero no lo es. Es uno de los mayores triunfos del diablo que suscita este odio en nosotros, mientras que al mismo tiempo nos ciega al mismo. Lo que es peor de todo, es que algo de este odio natural se mantiene incluso en el cristiano que se le ha dado un nuevo y sobrenatural amor por Dios.

Para ayudar a los creyentes y a los no creyentes a detectar y erradicar mejor este odio de nuestros corazones, aquí hay diez formas en que odiamos a Dios.

1. Le Negamos: Negamos su existencia, o, como Pedro, en ciertas circunstancias negamos que le conocemos.

2. Le Menospreciamos: Al ignorarlo, le marginamos, no hablando con Él, o no escuchándole.

3. Le Contradecimos: Argumentamos contra Su Palabra, Sus obras, y Su voluntad.

4. Le Desobedecemos: Descaradamente y obstinadamente a sabiendas hacemos lo que Él prohíbe, o no hacemos lo que Él manda.

5. Le Insultamos: Hablamos mal de Él, utilizamos Su nombre en maldiciones, o lo usamos en formas vanas y frívolas.

6. Le Culpamos: Nosotros lo acusamos de mala voluntad, imparcialidad e injusticia.

7. Le Rechazamos: Negamos Su ayuda, Su mano, Su salvación.

8. Le Distorsionamos: Ignorando el amor de Dios, la misericordia, la gracia, la salvación, nos enfocamos sólo en la santidad, la ira, la justicia y la soberanía de Dios - o viceversa - y terminamos con una distorsión de Dios.

9. Le Utilizamos: Esperamos que El venga en nuestra ayuda cuando estamos realmente desesperados, pero lo ignoramos en todo otro momento.

10. Recibimos de El: Simplemente recibimos y tomamos, pero sin una palabra de alabanza o agradecimiento.

¿Empezamos a ver un problema? También lo hizo el apóstol Pablo, que es por eso que nos describe como “necios, desobedientes, extraviados, esclavos de deleites y placeres diversos, viviendo en malicia y envidia, aborrecibles y odiándonos unos a otros.” (Tito 3: 3).

Pero en el siguiente versículo, Pablo también anunció la solución, una solución que proporciona por el mismo Dios que odiamos.

“Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor hacia la humanidad, El nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino conforme a su misericordia, por medio del lavamiento de la regeneración y la renovación por el Espíritu Santo.” (Tito 3:4-5).

Sí, ¡hay un Amante para los que odian! Más que eso, este Amante convierte a personas que odian en amadores !!