miércoles, diciembre 17, 2014

La Plenitud de Dios en un Bebé Desamparado

clip_image002 La Plenitud de Dios en un Bebé Desamparado

Colosenses 1: 15-20

Por John MacArthur

La celebración de la Navidad del mundo está ligado a una incongruencia preocupante. Por un lado, las personas hacen todo lo posible para apoyar y sostener la leyenda de Santa Claus, con su benevolencia mística de aprovechar el buen comportamiento de sus hijos. Por otro lado, minimizan sistemáticamente la Persona y la obra de Cristo – la celebridad a la que le corresponde a la festividad – hasta el punto de que el Señor no es más que un bebé de plástico, congelado para siempre en la escena de la natividad familiar. Intercambian el singular Cristo por un engaño barato.

La Singularidad de Cristo

Nunca ha habido otra persona como Jesucristo. Todo el Nuevo Testamento subraya esto, haciendo hincapié repetidamente de la deidad de Jesús. Pero permítanme señalar a un pasaje en particular, escrito por el apóstol Pablo, que captura la esencia de la naturaleza divina de Jesús. Estas son las verdades que hacen de la Navidad verdaderamente maravillosa:

El es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación. Porque en El fueron creadas todas las cosas, tanto en los cielos como en la tierra, visibles e invisibles; ya sean tronos o dominios o poderes o autoridades; todo ha sido creado por medio de El y para El. Y El es antes de todas las cosas, y en El todas las cosas permanecen. El es también la cabeza del cuerpo que es la iglesia; y El es el principio, el primogénito de entre los muertos, a fin de que El tenga en todo la primacía. Porque agradó al Padre que en El habitara toda la plenitud, y por medio de El reconciliar todas las cosas consigo, habiendo hecho la paz por medio de la sangre de su cruz, por medio de El, repito, ya sean las que están en la tierra o las que están en los cielos. (Colosenses 1:15-20)

La Imagen de Dios

Irónicamente, algunos de las sectas que niegan la deidad de Jesús tratan de usar Colosenses 1:15-20 como apoyo a su punto de vista. Sugieren, por ejemplo, que la frase "la imagen del Dios invisible" da a entender que Jesús no era más que un ser creado que llevaba la imagen de Dios. Pero Génesis 1:27 dice que eso es cierto de toda la humanidad. Hemos sido creados a imagen de Dios. Llevamos Su marca. Sólo nos parecemos a Él. Jesús, por el contrario, es una imagen exacta de Dios.

La palabra griega traducida como "imagen" aquí es eikon. Significa una réplica perfecta, una copia exacta, un duplicado, algo aún más como el original de una fotografía. Pablo está diciendo que Dios mismo se manifiesta plenamente en la persona de Su Hijo, que no es otro que Jesucristo. Él es la imagen exacta de Dios. Como El mismo dijo, "El que me ha visto, ha visto al Padre" (Juan 14:9).

Hebreos 1 es paralelo a Colosenses 1 en una serie de puntos clave. Ambos pasajes enseñan explícitamente que Jesús es Dios. En cuanto a la afirmación de que Cristo es la imagen de Dios (Colosenses 1:15), por ejemplo, Hebreos 1:3 hace una afirmación idéntica: "Él es el resplandor de su gloria y la expresión exacta de su naturaleza." Cristo es Dios como el brillo cálido de la luz es el sol. Él trae a Dios desde una ubicación cósmica hasta los corazones de los hombres y mujeres. Él da luz y vida. Él revela la esencia misma de Dios. Del mismo modo que el sol nunca ha estado sin su brillo, así es con Cristo y Dios. No pueden ser divididos, y tampoco ha existido nunca sin el otro. Ellos son uno (Juan 10:30).

La Escritura repetidamente dice que Dios es invisible. “Nadie ha visto jamás a Dios” (Juan 1:18). Dios le dijo a Moisés: “No podrás ver mi rostro, porque ningún hombre puede verme y vivir!” (Éxodo 33:20). Jesús dijo: “Dios es espíritu, y los que le adoran deben adorarle en espíritu y en verdad.” (Juan 4:24). Y, “Y el Padre que me envió, ése ha dado testimonio de mí. Pero no habéis oído jamás su voz ni habéis visto su apariencia.” (Juan 5:37). Pablo, escribiendo a Timoteo, llama a Dios invisible (1 Timoteo 1:17). Y aquí en Colosenses 1:15, Pablo también describe a Dios como invisible.

Pero a través de Cristo, el Dios invisible se ha hecho visible. La completa semejanza de Dios se revela en Jesús. Colosenses 1:19 detiene verdad un paso más allá: “Porque agradó al Padre que en El habitara toda la plenitud.” Él no es sólo un esbozo de Dios; Él es completamente Dios. Colosenses 2:9 es aún más explícito: “Porque toda la plenitud de la Deidad reside corporalmente en El.” Nada falta. Ningún atributo está ausente. Él es Dios en el sentido más amplio posible, la imagen perfecta.

El Cordero de Dios

¿Quién era este niño? Dios. Vemos eso claramente ahora. Pero ¿por qué Dios se hizo hombre y nació de manera humilde y dejó que los hombres lo trataran como lo hicieron?¿Por qué Jesús, aunque “él es antes de todas las cosas” (Colosenses 1:17), y aunque Él toma “el primer lugar en todo” (v. 18), decide venir a la tierra como un bebé, sufrir los abusos que sufrió, y morir una muerte tan dolorosa?

El apóstol Pablo nos dice claramente: “Porque agradó al Padre. . . . . por medio de El reconciliar todas las cosas consigo, habiendo hecho la paz por medio de la sangre de su cruz.”(vv. 19-20).

Lo hizo para hacer la paz entre Dios y la humanidad. Todos nosotros hemos pecado, y pecamos en repetidas ocasiones: "No hay justo, ni aun uno" (Romanos 3:10). “Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios” (Romanos 2:23). Dios odia el pecado y debe responder con Su ira. Él es un juez justo que "está airado contra el impío todos los días" (Salmo 7:11). La humanidad reacciona con más odio, rebelión o indiferencia hacia Dios: "No hay temor de Dios delante de sus ojos" (Romanos 3:18). La única respuesta posible de un Dios santo para nuestro pecado es más de lo que podemos soportar, porque "la paga del pecado es muerte" (Romanos 6:23). “Si un hombre no se arrepiente, El afilará su espada; Él ha doblado Su arco y lo ha preparado” (Salmo 7:12).

Sólo Jesús, porque sólo Él es Dios y hombre, jamás podría resolver el conflicto. Él vivió como un hombre, pero sin pecado, sufriendo toda tentación común a los hombres, para que pudiera ser nuestro sumo sacerdote compasivo: “Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras flaquezas, sino uno que ha sido tentado en todo como nosotros, pero sin pecado.” (Hebreos 4:15). Y aunque no tenía pecado, Él murió como un sacrificio, el Cordero inmaculado de Dios (Juan 1:29), una ofrenda que lleva nuestro pecado: “así también Cristo, habiendo sido ofrecido una vez para llevar los pecados de muchos, aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvación de los que ansiosamente le esperan.” (Hebreos 9:28). Así, “y habiendo sido hecho perfecto, vino a ser fuente de eterna salvación para todos los que le obedecen” (Hebreos 5: 9).

En otras palabras, Él toma la mano de un pecador arrepentido y le extiende la mano de un Dios santo pero amoroso, y Él se une a los dos. Él puede perdonar nuestros pecados, reconciliarnos con Dios, y por lo tanto hacer que “la paz mediante la sangre de su cruz” (Colosenses 1:20). Y Dios no es reacio para que eso ocurra; más bien es la razón por la que Él envió a Cristo al mundo.

Dios está justificadamente enojado con el pecado de la humanidad. Sin embargo, Él nos ama tanto que dio a Su propio Hijo para vivir en la tierra, morir en una cruz, y cargar con nuestros pecados en Su propio cuerpo, sufriendo el peso de la ira de Dios, que debería haber sido nuestra suerte. Él pagó nuestra pena y restableció la paz entre nosotros y Dios. No se podría haber hecho de otra manera.

La próxima vez vamos a ver el plan divino de Dios para la redención, y considerar cómo no podemos celebrar verdaderamente el milagroso nacimiento de Cristo, sin Su muerte.

(Adaptado de The Miracle of Christmas .)


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B141217
COPYRIGHT © 2014 Gracia a Vosotros