miércoles, diciembre 03, 2014

El Momento de la Verdad: Su Rechazo

clip_image002El Momento de la Verdad: Su Rechazo

Por Steven Lawson

 

Hoy en día, a menudo se dice, "tengo mi verdad, y usted tiene su verdad." Nuestra generación le gusta negar la verdad absoluta, diciendo que algo puede ser cierto para una persona, pero no es verdad para alguien más. Este punto de vista no es nuevo. En Juan 18, nuestro Señor fue sometido a juicio ante Pilato. Era el día antes de Su crucifixión, y El pronto sería condenado a muerte. Pero ante Pilato da el veredicto final, leemos esta conversación:

36 Jesús respondió: Mi reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de este mundo, entonces mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; mas ahora mi reino no es de aquí. 37 Pilato entonces le dijo: ¿Así que tú eres rey? Jesús respondió: Tú dices que soy rey. Para esto yo he nacido y para esto he venido al mundo, para dar testimonio de la verdad. Todo el que es de la verdad escucha mi voz. 38 Pilato le preguntó: ¿Qué es la verdad?...” (Juan 18: 36-38a)

Pilato, estando delante del Señor Jesucristo, que es la verdad encarnada, expresa una vieja pregunta. Pero no es una pregunta honesta de una búsqueda por conocer la verdad. Más bien, es una denuncia desafiante de la verdad. Se habla con un tono de burla. Es despectivo. Se habla con desprecio.. Esta respuesta se afirma con burla por Pilato. Es un regaño despectivo, lleno de sarcasmo. Es una refutación cáustica, con la intención de menospreciar la idea de que no hay tal cosa en este mundo como una pretensión de verdad. Se trata de un comentario hiriente mordaz por Pilato hacia el Señor Jesucristo, con el fin de rebajarlo y denigrar cualquier noción de que Jesús podía pretender saber y decir la verdad. Pilato se opone a la idea misma de una reclamación de verdad única.

Esta pregunta ha hecho eco de los siglos y los corredores del tiempo, y es cada vez más fuerte en la actualidad. En esta misma generación en la que vivimos, escuchamos este mantra maligno: "¿Qué es la verdad?"

El espíritu de Pilatos vive en nuestros días. El espíritu de Pilatos está vivo y bien en los campus universitarios. Se encuentra en las salas de nuestro gobierno y legisla nuestro código moral. Reina en nuestros medios de comunicación. Enseña en muchos de nuestros seminarios. Se encuentra en los púlpitos de hoy. Vivimos en una cultura que es desafiante de cualquier noción de verdad. Vivimos en un día en que no sólo niega la verdad, sino que está en contra de la verdad. Esta es una edad que es tolerante a algo y alguien, excepto uno que dice saber la verdad.

En esta serie de blogs, examinaremos estos versículos que contienen este intercambio entre Pilato y Jesús en Juan 18. Vamos a aprender algunas señas de identidad fundamentales relacionadas con la verdad: en primer lugar, el rechazo de la verdad; segundo, la realidad de la verdad; y tercero, la recepción de la verdad.

¿Qué es la Verdad?

Estamos rodeados por todas partes en esta cultura por la pregunta "¿Qué es la verdad?" Esta es realmente la madre de todos los pecados. Es hacer a un lado y un rechazo intencional de la verdad de Dios.

Esta es la forma en que estaba en el principio. En Génesis 3, Satanás la serpiente se deslizó a las páginas de la historia humana, y llegó a lanzar un ataque contra la verdad. Él dijo: "¿Con que Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?" Satanás sabía muy bien lo que Dios había dicho, pero él vino a poner las palabras de Dios en tela de juicio: para descartar la verdad de Dios. El pecado original fue un rechazo de la verdad, un rechazo de los caminos de Dios. El hombre escogió su propio camino, para decidir por sí mismo lo que es verdad, para tomar sus propias decisiones en desafío a la verdad.

Romanos 1:18 dice: "Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad." Cada generación y cada persona suprime la verdad acerca de Dios, además de ser nacido de la verdad. Esta tendencia es inherente en el hombre, parte de la corrupción radical y total depravación de la naturaleza humana. Unos versos después, en Romanos 1:25, leemos cómo la gente intercambia la verdad de Dios por la mentira. Esa es la hora en la que vivimos. Vivimos en una cultura que ha cambiado la verdad de Dios por la mentira y ha suprimido la verdad. Esta es la desaparición de cualquier tipo de vida, es la salida de cualquier denominación, es la destrucción de cualquier nación, y la desintegración de cualquier sociedad –comienza con el rechazo de la verdad.

En ninguna parte se ve esto más claramente que con nuestros estudiantes universitarios, que asisten a las universidades que, en muchos casos, tienen la intención de socavar la verdad. Una encuesta reciente lo confirma. De los encuestados, el sesenta y cuatro por ciento de los adultos mayores de treinta y seis años manifestaron que no hay absolutos morales. Y sólo veintidós por ciento dijo que hay absolutos morales. Pero entre los encuestados que son de dieciocho hasta veinticinco años de edad, el porcentaje de los que rechazan los absolutos morales aumentó a setenta y cinco por ciento. Ellos no tienen brújula moral porque han rechazado la verdad. Y luego, cuando la encuesta se realizó entre los adolescentes, la cifra se elevó de nuevo. Ochenta y tres por ciento de los adolescentes manifestaron que la moral y la verdad dependen de las preferencias individuales de uno y de las circunstancias. Cuanto más joven eres, más abrazas la afirmación de que no existe una verdad absoluta actualidad.

Los hombres y mujeres de nuestro tiempo son cada vez más dados a esta idea: el único absoluto es que no hay absolutos, la única verdad es que no hay verdad. La única intolerancia es la intolerancia de la intolerancia.. Todo esto da popularidad hoy en día a la aprobación de temas como el aborto, la homosexualidad, la eutanasia, la pornografía, y todo tipo de comportamiento lascivo. Todo se remonta a este punto de partida: el rechazo de la verdad.

Lo vemos en todas partes. El humanismo dice que el hombre es la verdad; el pragmatismo dice lo que funcione es la verdad; el pluralismo dice todo el mundo tiene un pedazo de la verdad; el relativismo dice cada situación determina la verdad; el misticismo dice la intuición es la verdad; el escepticismo dice que nadie puede conocer la verdad; el hedonismo dice cual sea lo que se siente bien es la verdad; el existencialismo dice la autodeterminación es la verdad; el secularismo dice que este mundo actual es la verdad; el positivismo dice lo que el hombre confiesa es la verdad. Este es el mundo en que vivimos: el rechazo de la verdad. En el próximo post de esta serie, vamos a recurrir a la realidad de la verdad.