miércoles, diciembre 10, 2014

Los Beneficios de Sentarse bajo la Predicación Expositiva

clip_image002Los Beneficios de Sentarse bajo la Predicación Expositiva

Por Eric Davis

De vez en cuando, es bueno hacer una pausa y disfrutar de la bondad de Dios con respecto a lo que se nos ha dado en la Biblia. Es la palabra de Dios. Dios ha hablado.. Dios ha hablado. Y todo está aquí en la Sagrada Escritura. Ni una sola palabra falta. Ni una sola palabra incorrecta. Ni una palabra equivocada. Increíble.

“Las palabras del Señor son palabras puras, plata probada en un crisol en la tierra, siete veces refinada.” (Salmo 12: 6).

“La suma de tu palabra es verdad, y cada una de tus justas ordenanzas es eterna.” (Salmo 119: 160).

La única cosa que tiene sentido, entonces, es predicar las Escrituras de una manera que pretenda mantenerse rendido al texto bíblico para que el mensaje se dirija visiblemente por la intención del autor del pasaje en particular. Esa es la predicación expositiva. Y porque la palabra de Dios es tan valiosa, la predicación expositiva imparte la bendición de muchas maneras.

Considere algunos de los beneficios de sentarse bajo la predicación expositiva regular:

1. El beneficio de oír la agenda de Dios sobre la del hombre.

La existencia de la Biblia da testimonio de que Dios no ha dejado a la humanidad para descubrir o inventar su voluntad por sí mismos. Se ha dado a conocer todo lo que él quiere que sepamos en la cantidad adecuada y claridad en los 66 libros de la Biblia.

Dios ya nos ha dicho lo que necesitamos saber. Es nuestro trabajo exponerlo. Puesto que la predicación expositiva sigue el contexto histórico gramatical de cada versículo, podemos descansar en que la agenda de Dios, no la del hombre, se oirá desde el púlpito. La predicación expositiva protegerá a las iglesias contra la afición hípica del hombre. Cualquiera que sea el problema o tema, no se puede dejar de hacer, o dejarse a medias. Dios lo ha establecido para nosotros en perfección. Es nuestro trabajo mantenernos en el paso a través de la exposición.

  1. El beneficio de la llenura del Espíritu y la dirección del Espíritu.

clip_image004 La Biblia llegó a existir mientras el Espíritu Santo supervisó los diversos autores humanos de las Escrituras para registrar su palabra de manera que cada palabra de los manuscritos originales eran inerrantes, infalibles, y por lo tanto, con autoridad (2 Timoteo 3:16, 2 Pedro 1:20-21). Al hacerlo, hay un contexto particular, con la gramática particular involucrado en las Escrituras porque Dios decidió hablar en situaciones de la vida real, a través de gente real, en el tiempo y la historia.

¿Qué tiene esto que ver con a dirección del Espíritu? En términos generales, para ser llevado por algo significa seguir a esa cosa. No ser guiados por algo es como tener que andar a tientas en la oscuridad y moverse por corazonada subjetiva. En virtud de que nos da la Palabra de Dios (inspiración), el Espíritu Santo nos ha dado algo mejor que andar a tientas y en corazonadas: 66 libros. Por lo tanto, no tenemos que acercarnos al conocimiento de Dios como un un ponerle la cola al burro proverbialmente. Pero suponiendo que ser guiado por el Espíritu y lleno del Espíritu en esas maneras es como un explorador sin mapa y sin brújula pretendiendo ser un guía preparado para su equipo. Tenemos algo mejor que apoyarnos en un sentimiento, presentimiento, o una palabra fresca cuando se trata de la predicación que honra a Dios.

clip_image006 Así, la obra del Espíritu de inspiración ha eliminado la necesidad de tales cosas. En cambio, podemos ser guiados por el Espíritu y llenos del Espíritu Santo por ser restringidos a la Escritura. La predicación expositiva mantiene una dirección de restricción a la Escritura al dejarse llevar por lo que el Espíritu ha hablado. Al hacerlo, es un medio de gracia para posicionarnos mejor para la llenura del Espíritu y la dirección del Espíritu.

Además, el apóstol Pablo dio dos mandamientos paralelos en Efesios 5:18 y Colosenses 3:16. La única diferencia entre los dos pasajes son los mandamientos: “sed llenos del Espíritu” (Efesios 5:18) y "La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros" (Col 3,16). Los resultados de la llenura del Espíritu son idénticas a los de ser llenados con la palabra en Colosenses. Así, la alimentación en gran medida de las Escrituras a través de la predicación expositiva nos posicionará mejor para ser un pueblo lleno del Espíritu.

  1. El beneficio de aprender cómo estudiar la Biblia por ti mismo.

La predicación expositiva proviene del estudio expositivo. Mucho trabajo se realiza llevandose hasta el púlpito. Se estudian palabras. Se examina contexto. La historia se vuevlve a revisar. Se observa la Gramática. Hay un método para el descubrimiento. En el tiempo del púlpito, algo profundo sucede. Además de la gloria de Dios desarrollada a partir de la palabra, la iglesia está condicionada al método de descubrimiento del predicador. Empiezan a retomar cosas como la importancia del contexto bíblico, la necesidad de la escena histórica, la maravilla de que la Escritura interpreta la Escritura, y la riqueza de la lengua griega. En poco tiempo, el predicador ha equipado una congregación en una hermenéutica responsable.

  1. El beneficio de recibir el tipo de cuidado suficiente de Dios.

Uno de de mis mentores solía decir algo como: “Usted está entrando ya sea dentro de una prueba, en una prueba, o saliendo de una prueba.” O en alguna combinación de los tres. Por lo tanto, necesitamos a Dios. Necesitamos su cuidado.. Y una de las principales formas en que él está dispuesto a prodigar con nosotros es a través de su palabra.

clip_image008“¿Qué dice Dios acerca de esta lucha con mi jefe?” “Realmente necesito esuchar de Dios sobre este tema con mi esposo, hijos y familia.” "¿Cómo voy a soportar esta prueba?" "¿Dios tiene alguna participación en mi ansiedad?”

Él lo hace. Y más que una aprticipacion, se preocupa por nosotros. Una forma en que lo hace es a través de sus 66 libros. No necesitamos palabras nuevas o frescas de Dios, porque Dios no es deficiente en el cuidado. Más bien, tenemos que ser renovados y refrescados en el poder de la Palabra suficiente de Dios. Todo lo que necesitamos está ahí.

“Pero ¿qué pasa con esta o aquella situación específica en este momento? Necesito escuchar de Dios acerca de tomar este trabajo o mudarme allí.”

Es posible que tengamos que mirar un poco. Pero Dios ha hablado de ese trabajo o traslado a este lugar sin hablar de ese trabajo o este lugar. Prestamos atención a su palabra. En ella, vemos la supremacía y gloria de Cristo. Somos salvos por él, confiamos en él, nos aferramos a él, le amamos, y llegar a ser más como él, todo por la gracia de Dios. De esta manera, estamos en una posición de tomar decisiones sobre este trabajo o el traslado a ese lugar. Además, es probable que existan principios que hablan de la sabiduría de ese trabajo o este lugar.¿Hay una buena iglesia en ese lugar? ¿Voy a ser capaz de mantener a mi familia con ese trabajo? ¿Obstaculizará ese trabajo o este lugar mi caminar con Cristo o recibire atención a través de una iglesia local sana? La palabra de Dios es suficiente. La predicación expositiva abre las compuertas para que nos bañemos en su cuidado suficiente.

  1. El beneficio de escuchar a Dios, no al hombre.

Si hay palabras que no son de Dios, la predicación expositiva no las predicará. Por naturaleza, esta rendida ante el texto, y por lo tanto rendida a Dios. Sólo busca hacer eco y explicar las palabras dadas por Dios en las Escrituras. Al hacerlo, se posiciona para purgar la posibilidad de la opinión del hombre sobre la materia. Lo siguiente que se va a decir y explicar es el siguiente versículo, y por lo tanto, lo que Dios ha dicho. Está cercado por lo que Dios ha dicho, lo cual posiciona a las congregaciones a escuchar a Dios, no al hombre.

  1. El beneficio de un pastor que está bajo el cuidado transformador de Dios.

La palabra de Dios es como equipo de atención quirúrgico de Dios. Cada verso sirve como un miembro de su equipo, haciendo su obra de transformación en cada pulgada cuadrada espiritual necesaria del pastor. Por la gracia de Dios, el resultado es que Dios le está haciendo más como Cristo.

clip_image009 Su pastor no ha llegado a la cima de la montaña espiritual. En virtud de su cargo, ha entrado simplemente en un nivel elevado de cirugía divina con el fin de ser más útil, mientras él se entrega a su principal prioridad de la preparación para predicar la palabra de Dios. Por la gracia de Dios, debe ser bíblicamente calificado (cf. 1 Tim 3: 1-7 , Tito 1: 6-9). Pero él todavía está en la necesidad de una gran obra. Un ministerio de predicación expositiva le impide prematuramente esquivar la cirugía.

La predicación expositiva no significa automáticamente que un pastor es un presbítero calificado, o incluso convertido. Sin embargo, hay un sentido en el que semanalmente la predicación expositiva mantiene a su predicador de esquivar la obra santificadora de Dios en su vida. No puede prescindir de los versículos y capítulos que podría exponer un nervio espiritual. Debe ver y estar bajo el poder convincente y transformador del siguiente verso. Cada verso tiene una implicación sobre él y su pecado.

Cada semana llega a sentarse, luchar con, y disfrutar de la gloria de cada versículo. Mientras lo hace, Dios le enseña, le reprende, lo corrige, lo transforma, lo anima, le da vida, lo vigoriza, y lo ama. Eso es lo que necesita su pastor.

  1. El beneficio de contemplar a Cristo.

Cual sean las cosas sobre él en "Moisés y todos los profetas ..." (Lucas 24:27), o las cosas de él en los evangelios o epístolas o Apocalipsis, la gloria de Cristo está en todas partes en las Escrituras. Y por mucho que un pecador no pretencioso pueda ver a Cristo, la predicación expositiva es un medio principal para despejar las nubes y lo he aquí.

Letra pequeña: sentarse bajo la predicación expositiva no le hace estar bien con Dios. Si bien es un medio de gracia, no es el medio de la gracia justificadora. Fuimos trasladados de criminales condenados a hijos amados ante los ojos de Dios por la fe en Cristo, no la predicación. Pero sentarse bajo la predicación expositiva asegura que estamos viendo tanto el color y la sombra de nuestro Señor como sea posible.