viernes, diciembre 19, 2014

Razones de Porque Creemos en Dios

clip_image001RAZONES DE PORQUE CREEMOS EN DIOS

Nathan Busenitz

Él Existe y Podemos Conocerle

Quiero saber cómo Dios creó este mundo. No estoy interesado en este o aquel fenómeno, en el espectro de este o aquel elemento. Quiero conocer Sus pensamientos, el resto son detalles. ALBERT EINSTEIN[1]

Si no existiera Dios, no existirían ateos.GK CHESTERTON [2]

INTRODUCCIÓN

Se cuenta la historia de un Loco en delirio que en una luminosa mañana encendió una linterna y corrió al mercado gritando sin cesar, "¡busco a Dios! ¡Busco a Dios!” Mientras que había muchas personas que estaban cerca que no creían en Dios, él provocó una gran cantidad de espectáculo. ¿Por qué? ¿Está perdido Dios?,” Dijo uno. “¿Se ha extraviado como un niño?” Dijo otro. “¿O es que se ha escondido? ¿Tiene miedo de nosotros? ¿Ha tomado un viaje por mar? ¿Ha emigrado?” El pueblo clamó riéndose, haciendo un gran alboroto.

El hombre loco saltó en medio de ellos y los traspasó con sus miradas. “¿Dónde se ha ido Dios?", Gritó. “Yo quiero decirle! Nosotros lo hemos matado, ustedes y yo! ¡Todos nosotros somos sus asesinos! Pero, ¿cómo lo hemos hecho? ¿Cómo fuimos capaces de beber el mar? ¿Quién nos dio la esponja para borrar todo el horizonte? ¿Hay todavía un arriba y un abajo? ¿No vagamos por pequeñez infinita? ¿No se ha vuelto más frío? ¿La noche no se vuelto más oscura y más oscura en forma continua? ¿No oímos el ruido de los sepultureros que entierran a Dios? ¡Dios ha muerto! ¡Dios está muerto! Y nosotros lo hemos matado! "[3]

¿ESTA MUERTO DIOS?

Este escenario impactante fue concebido en 1882 por el filósofo alemán Friedrich Nietzsche. Aunque la historia no se recuerda a menudo, la frase “Dios ha muerto” ha dejado una huella indeleble en la sociedad occidental desde la época de Nietzsche. De hecho, es probablemente la más famosa frase de Nietzsche, aunque a través de las palabras de uno de sus personajes. Pero, ¿qué fue lo que Nietzsche, a través de la boca del loco, quiso decir con la frase “Dios ha muerto”?

Varios años más tarde, el propio Nietzsche explica su punto. En 1887 escribió: "El más grande evento reciente –que Dios ha muerto [significa] que la creencia en el Dios cristiano se ha vuelto en algo increíble."[4] Su idea no era que Dios había muerto, literalmente, sino que, debido a los avances en la ciencia y la filosofía, el concepto cristiano de Dios (que había sustentado el pensamiento europeo durante siglos) se había convertido lógicamente insostenible. Esto ya no se podía creer honestamente por individuos inteligentes. Por lo tanto, la idea misma de Dios estaba muerta.

Nietzsche, por supuesto, vio la comprensión cristiana de Dios como intrínsecamente desagradable. Rechazó la posibilidad de una deidad personal omnipotente, quien demandó arrepentimiento y adoración de los seres humanos pecadores. En 1888 escribió: “La concepción cristiana de Dios. . . . . es una de las concepciones más corruptas de Dios que llegaron a la tierra.”[5] Y Nietzsche no estaba solo en sus conclusiones. Junto con él, muchos de la élite cultural e intelectual de Europa también rechazaron la noción bíblica de Dios por considerarla indefendible.

DIEZ RAZONES DE PORQUE CREEMOS EN DIOS

Por lo tanto, ¿está Dios muerto? ¿Es razonable creer en Él? ¿O es que nos ofrece la Biblia razones creíbles para poner nuestra fe en su existencia? Afortunadamente, la respuesta a esta última pregunta es . Nietzsche y sus contemporáneos pueden haber rechazado a Dios. Es posible que hayan negado su existencia e incluso descontado Su influencia en la sociedad. Sin embargo, al hacerlo, rechazaron la evidencia clara que Dios mismo ofrece. Como dice la Biblia, “Profesando ser sabios, se volvieron necios,” (Romanos 1:22). “Dice el necio en su corazón: No hay Dios” (Salmo 14:1).

Con esto como telón de fondo, vamos a considerar algunas de las muchas razones por las que los cristianos creemos que Dios existe y podemos conocerle.

Razón 1:

Creemos en Dios

Debido a que Él se Ha Revelado a Nosotros

En el nivel más fundamental, creemos en Dios porque Él se ha dado a conocer a nosotros, tanto a través de su creación (cf. Salmo 19:1-6) y por medio de su Palabra (cf. Salmo 19:7-11). “Todo lo que sabemos acerca de Dios se ha revelado a nosotros por Dios mismo,” explica el autor cristiano William Brown. “Los cristianos no afirman haber encontrado a Dios, sino  que afirmamos que Dios nos encontró. . . . . . . Si Dios no se había revelado a Sí mismo, no tendríamos ninguna esperanza de realmente conocerlo. "[6]

Por un lado, Dios ha revelado ciertas cosas acerca de sí mismo a través del mundo natural (que Él es el Creador y Sustentador del universo-Hechos 14:15-17, Romanos 1:20) y a través de la conciencia humana (que es El es el gran Legislador y Juez – Romanos 1:19; 2:14-15). Tal revelación se llama revelación general ya que está ineludiblemente al alcance de todos (estando a nuestro alrededor e incluso dentro de nosotros) y porque las verdades que revela acerca de Dios son muy generales o básicas.

Por otro lado, Dios también ha revelado verdades acerca de sí mismo que son mucho más específicas. Esta revelación especial proviene de dos fuentes de información: la Biblia (que es la Palabra de Dios escrita) y Jesucristo (que es el Verbo de Dios encarnado –Juan 1:1).[7] Tanto en las Escrituras y por medio de Su Hijo, Dios se ha revelado a nosotros de una manera detallada y personal. Si El no lo hubiera hecho, no tendríamos forma de conocer quién es El o que lo que espera.

No sería una ayuda para nosotros en absoluto en nuestra condición humana si Dios estuviese en silencio, pero afortunadamente este no es el caso. Dios no sólo existe, sino que también El ha comunicado este hecho a nosotros. Él nos ha dicho todo acerca de quién es, cómo es, y cuál es Su plan para el planeta tierra. Él ha revelado estas cosas a la humanidad a través de la Biblia. [8]

La Biblia comienza por presuponer la existencia de Dios con las palabras: “En el principio, Dios. . . . .” (Génesis 1:1). Otros pasajes como 2 Samuel 22:47 y 1 Reyes 8:60 hacen eco de esta afirmación, diciendo que “la vida del Señor,” y que “el Señor es Dios.” La Biblia continúa explicando que Dios es el soberano absoluto y Sustentador de todo en el universo (Nehemías 9:6). Es personal (Éxodo 3:14-15), inteligente (Salmo 147:5), y con un propósito en Sus acciones (Efesios 3:11). A diferencia de Su creación, Él es eterno (Deuteronomio 33:27), sin cambios en Su carácter (Malaquías 3:6), presente en todas partes (Salmos 139:7-10), omnisciente (Hebreos 4:13), todo sabio ( Romanos 11:33-34), y omnipotente (Job 42:2). Él es perfectamente justo (Deuteronomio 32:4), justo (Génesis 18:25), verdadero (Daniel 4:37), amoroso (1 Juan 4:7-8), y santo (Isaías 6:3). Como el propio testimonio de Dios, la Biblia nos permite aprender cosas sobre su Autor que nunca habríamos conocido de otra manera.

Dios también se ha revelado a través de Su Hijo, Jesucristo. El apóstol Juan señaló esto cuando escribió: “Nadie ha visto jamás a Dios; el unigénito Dios[se refiere a Cristo], que está en el seno del Padre, El le ha dado a conocer.” (Juan 1:18). El autor de Hebreos hizo el mismo punto en el comienzo de su carta: “Dios, habiendo hablado hace mucho tiempo, en muchas ocasiones y de muchas maneras a los padres por los profetas, en estos últimos días nos ha hablado por su Hijo, a quien constituyó heredero de todas las cosas, por medio de quien hizo también el universo.” (1:1-2). A medida que el Verbo de Dios encarnado, Jesucristo reveló a Dios de una manera que la gente pudiese ver, oír y tocar (1 Juan 1:1-3). Aunque Él está ahora en el cielo, un registro de cómo era Jesús durante su ministerio en la tierra, se conserva para nosotros en los Evangelios del Nuevo Testamento.

Vamos a discutir más sobre la autenticidad de la Biblia y Jesucristo más adelante. Primeramente, sin embargo, es importante establecer los dos pilares principales de la fe cristiana: que la Biblia es la Palabra de Dios y que Jesucristo es Su Hijo.. Debido a que Dios se ha revelado a nosotros a través de ellos, podemos creer en El.