jueves, diciembre 11, 2014

El Desarrollo de una Declaración de la Iglesia Sobre la Sexualidad Humana

clip_image002El Desarrollo de una Declaración de la Iglesia Sobre la Sexualidad Humana

Por Jesse Johnson

Hay dos razones de porque las iglesias necesitan una clara enseñanza sobre la sexualidad humana (atracción sexual, identidad sexual, distinciones de género, etc). La primera es porque este es un tema del que la Escritura habla. Está bajo ataque en la cultura actual, y por lo tanto las iglesias deben estar listas para explicar con claridad lo que la Biblia dice sobre el tema.

La segunda razón es porque nuestra cultura es particularmente contenciosa. Con esto en mente, las iglesias tienen una mayordomía en sus finanzas y propiedad para asegurarse de que están protegidos contra este tipo de demandas, y en la actualidad la mejor protección legal que tenemos es que las iglesias tienen la libertad para estructurar en torno a sus propias enseñanzas. Sin embargo, esta protección legal es discutible cuando las iglesias no tienen perspectivas articuladas o publicadas sobre el tema.

El punto de este post es animar a las iglesias a desarrollar alguna declaración la enseñanza sobre este tema, precisamente porque es el tema que actualmente está bajo ataque. La escritora de himnos Elizabeth Charles tenía razón cuando escribió:

Si profeso con la voz más alta y la más clara exposición, cada porción de la verdad de Dios excepto precisamente ese pequeño punto del que el mundo y el diablo están atacando en ese momento, no estoy confesando a Cristo, sin embargo valientemente puedo profesar el cristianismo. Cuando la guerra se recrudece la lealtad del soldado se prueba; y ser constante sobre todo el campo de batalla, además, es un simple huida y deshonra para él si se acobarda en ese punto.

Cualquier declaración que una iglesia hace acerca de la sexualidad humana debe ser vista a través de dos lentes: cultural y bíblico. Cada iglesia está en el mundo, y nuestro mundo actual está confundido sobre el concepto de la sexualidad humana. Incluso las cosas que son biológicamente obvias (como las diferencias físicas entre hombres y mujeres, el concepto de género, etc.) están en duda en nuestro entorno actual.

Nuestra iglesia existe en una era donde la sexualidad humana está desconectada del diseño tanto de Dios en Adán y Eva, así como del compromiso de matrimonio. La desviación sexual (permitir deseos sexuales a abandonar los confines dados por Dios del matrimonio) se ve en la "integración" de la pornografía, el adulterio, la homosexualidad y el divorcio. Todo esto es un producto de una sociedad que tolera y celebra estas formas de inmoralidad sexual. El resultado es una cultura en crisis. De acuerdo con un estudio reciente por el Instituto de Investigación de Religión y Matrimonio:

Cuarenta y cinco por ciento de los niños estadounidenses en la cúspide de la edad adulta han crecido en una familia casada intacta. La madre y el padre del restante 55 por ciento de los 17 años de edad en algún momento se han rechazado mutuamente como marido y mujer.

Nuestra cultura valora la tolerancia de la desviación, mientras evita cualquier idea de que Dios es el que ha diseñado tanto el sexo y el género. En otras palabras, nuestro mundo se opone a la realidad biológica y los hechos científicos porque en realidad están opuestos al Dios que hizo ambos. Así, una comprensión bíblica de la sexualidad es fundamental porque reconocemos que se trata de un asunto espiritual.

A continuación se muestra un ejemplo de declaración en el que he estado trabajando. Siéntase libre de usarlo, y también siéntase libre de sugerir cambios o modificaciones a la misma en los comentarios abajo:

Diseño de Dios del Género

Todas las personas están hechas a imagen y semejanza de Dios, y esto es un hecho desde la concepción en adelante (Génesis 1:26-27; Salmos 51:5, 139: 13; Isaías 49:1). Ni la conducta ni el carácter disminuye su valor para el Creador, un hecho demostrado por la muerte expiatoria de Jesucristo para todas las personas (1 Timoteo 2:5-6).

Pero Dios no se limitó a crear a la gente a su imagen; más bien él les hizo a su imagen como "varón y mujer" (Génesis 1:26). Escritura nunca es ambivalente con respecto a la identidad de género de las personas, y el propio género tiene sus raíces en realidades biológicas que existían desde Génesis 1, antes de la caída.

Por esta razón, la Biblia puede hablar a los hombres y mujeres de manera diferente. Diferentes instrucciones se pueden dar a los hombres que a las mujeres (1 Timoteo 2-3, Tito 1-2, 1 Corintios 16:13, etc.). Sin embargo, la Biblia también puede afirmar que ambos sexos son igualmente a imagen de Dios (Génesis 1:27, Gálatas 3:28, Efesios 5:22-31).

La Escritura deja claro que existe entre los géneros en el nacimiento y que ambos sexos tienen igual valor / dignidad / importancia para Dios, sin embargo, también son diferentes entre sí.

El Diseño de Dios del Matrimonio

Inmediatamente después de crear el género, Dios creó el matrimonio que fue inextricablemente vinculado con el género. Esto incluye la unión sexual de un esposo y una esposa (Génesis 1: 27-29, 2: 22-25). Por lo tanto en toda la Biblia, el matrimonio es reconocido como la unión de pacto entre un hombre y una mujer, de por vida.

Las diferencias de género no son accesorias al matrimonio, sino que son el punto central de la relación. No era bueno que el hombre esté solo, Dios dijo, por lo que necesitaba a alguien como él, pero no como él. Los hombres y mujeres son diferentes física, biológica, emocionalmente, y en una serie de otras maneras (Ver este estudio aquí para ver ejemplos de esto ). Es precisamente en estas diferencias que el matrimonio está diseñado para ser complementario.

La Iglesia Bíblica Emmanuel usa el término "complementario" para describir la manera en que Dios diseñó que el matrimonio funcione. En un matrimonio complementario, las diferencias de género se combinan para formar una familia que es más un reflejo del diseño de Dios de una relación en la que estas diferencias no están presentes. Esta complementariedad del matrimonio es una de las razones que Dios hizo a Eva diferente de Adán en el principio.

El Plan de Dios Para el Sexo

El ejemplo más obvio de la complementariedad del matrimonio es la intimidad sexual. El sexo dentro del matrimonio existe para efectos de tanto la unión de "una sola carne" y la procreación, ninguno de los cuales es posible en una relación del mismo sexo (Génesis 2:24). La expresión sexual no es adicional al matrimonio (como si fuera un extra, añadido sobre el diseño del matrimonio), sino que es una expresión fundamental del compromiso complementario realizado entre marido y mujer, reforzado por que es la única manera de traer un niño al mundo.

Por esta razón, la Biblia deja claro que cualquier acto sexual fuera del matrimonio es pecado. Por lo tanto, los actos sexuales heterosexuales fuera del matrimonio son pecado, así como todos los actos sexuales homosexuales –entre otras razones, porque también existen fuera de un concepto bíblico del matrimonio.

El Diseño de Dios para los Hijos

Creemos que cada hijo debe tener la oportunidad de ser criados por un padre y una madre. Somos rápidos para reconocer que el pecado ha estropeado nuestra sociedad, y muchos padres han sido abandonados por su cónyuge y crían a sus hijos en hogares monoparentales. Otros tienen un cónyuge fallecido. No queremos disminuir su trabajo, sino más bien reconocemos la dificultad añadida de su tarea debido a su situación.

Sin embargo, sostenemos que los hijos se desarrollan mejor cuando son criados por una madre y un padre. Esto es atestiguado por numerosos estudios ( Asociación Americana de Psicología , Diario de Investigación en Ciencias Sociales , CitizenLink Public Policy , Brookings Institute , la historia humana, etc. Grudem también tiene una útil lista de estudios que muestran esto en las páginas 223-224 en Politics).

El diseño de Dios para las personas con atracción por el mismo sexo

Además, reconocemos que todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios (Romanos 3:23). La naturaleza de pecado es interna, integral y está en el centro mismo de nuestra identidad. También reconocemos que diferentes personas tienen diferentes disposiciones a pecar y que algunas personas ven en sí mismos una atracción sexual hacia los de su mismo sexo. Esos lugares pueden ser profundos y sinceros, y aún así son pecaminosos.

Por esa razón, la única esperanza para los esclavizados a cualquier tipo de pecado (pero sobre todo el pecado sexual) es el perdón que se encuentra en el evangelio. En el acto de la salvación, Dios nos libera de la esclavitud del pecado y nos da el poder de amar a Jesús y servirle. Algunos cristianos todavía tendrán que luchar con el pecado sexual, pero todos los cristianos reconocen esas luchas como parte del proceso de santificación, y tratan de llevar una vida piadosa.

La Biblia sostiene una alta vocación para aquellos que son cristianos y que sin embargo no tienen ningún deseo de participar en un matrimonio bíblico. Ellos van a ser vendidos por la gloria de Jesús, asumiendo riesgos para el progreso del evangelio y llevan una vida centrada en el evangelio. Ellos deben maximizar la libertad que tienen porque se íntegros por los intereses de la familia (Mateo 19:12, 1 Corintios 7: 8-9, 32-35; prediqué un sermón sobre este tema aquí).

Afirmaciones y negaciones

  • Afirmamos que Dios diseñó el matrimonio, el género, y el sexo.
  • Afirmamos que el género es una realidad biológica binaria presente al nacer (Este es el diseño original de Dios, pero reconocemos que en raras ocasiones las personas nacen con características biológicas ambiguas).
  • Afirmamos que el pecado empaña el diseño original de Dios, y que la gente, en consecuencia nacen con pecado en sus corazones y sus identidades.
  • Afirmamos que toda actividad sexual fuera del matrimonio es pecaminosa y desagradable para el Señor.
  • Afirmamos que el matrimonio es un compromiso de por vida entre dos personas de sexos opuestos.
  • Negamos que cualquier relación del mismo sexo se llama correctamente matrimonio.
  • Negamos que las prohibiciones de la Biblia en contra de la actividad sexual fuera del matrimonio eran culturalmente específicas.
  • Negamos que puede ser agradable al Señor que uno cambie su género físico debido a una identificación psicológica percibida con otro género.