martes, diciembre 16, 2014

Salvando al Niño del Tambor

clip_image001Salvando al Niño del Tambor

Por Clint Archer

Si me hubiese preguntado a la edad de cinco años cuál era mi historia bíblica favorita, habría elegido fácilmente el relato del niño del tambor.

¿Qué más se puede pedir? Un joven, vagabundo pobre (no se mencionan los padres) le sigue los Reyes Magos en un establo acogedor, sólo para descubrir que él es el único que llega sin un regalo que ofrecer, al menos no uno digno de un rey. Pero espere, el tiene algo tan valioso como el oro y el incienso: tiene su talento. Con el asentimiento de María y un ganado amante del jazz, el interpreta de su pequeño corazón hacia el bebé Jesús quien le sonrió ... él y su tambor.

Me resonaba con el deseo del niño de agradar a Dios, me identifiqué con el sentimiento de insuficiencia de hacer lo mismo que los demás, por lo que me alenté a la idea de que Dios no espera que yo sea grande, sabio, rico, o del Oriente, él sólo quería que yo hiciera lo que yo podía en lo mejor de mi capacidad y para su gloria. ¡Yo puedo hacer eso!

Usted puede imaginar mi desilusión cuando descubrí (a una edad en la que no me siento cómodo admitir aquí) que todo el relato era puramente apócrifo.

En retrospectiva, parece bastante obvio. A ninguna mama le agrada al niño del tambor al oído de un bebé. Además, los recién nacidos no sonríen, y los bueyes se vuelven asustadizos por el sonar de los tambores.

Ya era bastante malo que me mientan sobre Santa y ser un fraude una blanca Navidad en la soleada Sudáfrica, pero aprendiendo que ni los sabios visionarios ni mi percusionista prodigioso favorito estuvieron presentes en el establo en esa noche en silencio provocó una crisis existencial menor para mí.

La ausencia de ese pequeño niño dejó un hueco en forma de tambor en mi teología naciente: ¿qué es lo que tengo que ofrecer al Rey de Reyes, si no mis talentos?

Más tarde en la vida, sin embargo, he recuperado mi agradecimiento por la teología en esa historia. ¿Y qué si el relato es tan real como un reno de la nariz roja? La misma doctrina se proclama en todos los libros de la Biblia. Me pareció que el vacío en mi teología se llenó ampliamente cuando en el seminario hice una tesis sobre la recompensa eterna después de la muerte para los cristianos, que más tarde la convertí en un libro, , The Preacher's Payday: How Faithfulness Echoes in Eternity (porque el editor no aprobó el título de Lecciones Del Niño del Tambor). clip_image002

En este estudio me encontré con la doctrina de la recompensa eterna por la fidelidad insinuada en forma esquelética en el Antiguo Testamento (especialmente por Job y David) y concretada con mucha carne en el Nuevo Testamento.

Aquí están algunos de la gran cantidad de textos de prueba que demuestran que Dios no desea que compitamos entre sí, sino simplemente ser fieles con lo que él nos ha confiado:

Mateo 25: 20-21: " Y llegando el que había recibido los cinco talentos, trajo otros cinco talentos, diciendo: “Señor, me entregaste cinco talentos; mira, he ganado otros cinco talentos.” Su señor le dijo: “Bien, siervo bueno y fiel; en lo poco fuiste fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.”.

Lucas 19: 15-17 ... 26 Y sucedió que al regresar él, después de haber recibido el reino, mandó llamar a su presencia a aquellos siervos a los cuales había dado el dinero, para saber lo que habían ganado negociando. Y se presentó el primero, diciendo: “Señor, tu mina ha producido diez minas más.” Y él le dijo: “Bien hecho, buen siervo, puesto que has sido fiel en lo muy poco, ten autoridad sobre diez ciudades.”. ... Os digo, que a cualquiera que tiene, más le será dado, pero al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará”

1 Corintios 3:10-14 “Conforme a la gracia de Dios que me fue dada, yo, como sabio arquitecto, puse el fundamento, y otro edifica sobre él. Pero cada uno tenga cuidado cómo edifica encima. Pues nadie puede poner otro fundamento que el que ya está puesto, el cual es Jesucristo. Ahora bien, si sobre este fundamento alguno edifica con oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, paja, la obra de cada uno se hará evidente; porque el día la dará a conocer, pues con fuego será revelada; el fuego mismo probará la calidad de la obra de cada uno. Si permanece la obra de alguno que ha edificado sobre el fundamento, recibirá recompensa.”

1 Corintios 4:2-5 Ahora bien, además se requiere de los administradores que cada uno sea hallado fiel. En cuanto a mí, es de poca importancia que yo sea juzgado por vosotros, o por cualquier tribunal humano; de hecho, ni aun yo me juzgo a mí mismo. Porque no estoy consciente de nada en contra mía; mas no por eso estoy sin culpa, pues el que me juzga es el Señor. Por tanto, no juzguéis antes de tiempo, sino esperad hasta que el Señor venga, el cual sacará a la luz las cosas ocultas en las tinieblas y también pondrá de manifiesto los designios de los corazones; y entonces cada uno recibirá su alabanza de parte de Dios.. clip_image003

2 Corintios 5: 9-10 Por eso, ya sea presentes o ausentes, ambicionamos serle agradables. Porque todos nosotros debemos comparecer ante el tribunal de Cristo, para que cada uno sea recompensado por sus hechos estando en el cuerpo, de acuerdo con lo que hizo, sea bueno o sea malo..

Hay también muchos otros textos jugosos para mostrarlos aquí. Estos están en todas partes, al igual que las referencias a la doctrina en los diarios de muchos grandes santos. La recompensa eterna es la enseñanza bíblica que inspiró a George Whitefield, Jonathan Edwards, Charles Spurgeon, muchos mártires puritanos, y un sinnúmero de misioneros - tiempo faltaría para mencionar Brainerd y Hudson y Paton – quienes todos reconocieron el papel de esta doctrina alentadora en sus ministerios.

No necesitamos un relato conmovedor con un tema musical de exégesis con el fin de reconocer y apreciar esta fascinante verdad. La Biblia es clara en que Dios realmente recompensa, o "me sonríe" cuando soy fiel con lo que tengo que ofrecerle. Que los mejores regalos que otros traen no son el estándar con el me estoy comparando. Y eso me da alegría y él recibe la gloria cuando desempeño lo mejor para él, Pumpum rumpa pa.