viernes, diciembre 12, 2014

Verdad vs Tradición

clip_image001

Verdad vs Tradición

Por Dr. Steven J. Lawson

Los fariseos, y algunos de los escribas que habían venido de Jerusalén, se reunieron alrededor de El; 2 y vieron que algunos de sus discípulos comían el pan con manos inmundas, es decir, sin lavar. 3 (Porque los fariseos y todos los judíos no comen a menos de que se laven las manos cuidadosamente, observando así la tradición de los ancianos; 4 y cuando vuelven de la plaza, no comen a menos de que se laven; y hay muchas otras cosas que han recibido para observarlas, como el lavamiento de los vasos, de los cántaros y de las vasijas de cobre.) 5 Entonces los fariseos y los escribas le preguntaron: ¿Por qué tus discípulos no andan conforme a la tradición de los ancianos, sino que comen con manos inmundas? 6 Y El les dijo: Bien profetizó Isaías de vosotros, hipócritas, como está escrito: “Este pueblo con los labios me honra, pero su corazón esta muy lejos de mi. 7 “Mas en vano me rinden culto, enseñando como doctrinas preceptos de hombres.” 8 Dejando el mandamiento de Dios, os aferráis a la tradición de los hombres. 9 También les decía: Astutamente violáis el mandamiento de Dios para guardar vuestra tradición. 10 Porque Moisés dijo: “Honra a tu padre y a tu madre”; y: “El que hable mal de su padre o de su madre, que muera;” 11 pero vosotros decís: “Si un hombre dice al padre o a la madre: ‘Cualquier cosa mía con que pudieras beneficiarte es corbán (es decir, ofrenda a Dios)’”; 12 ya no le dejáis hacer nada en favor de su padre o de su madre; 13 invalidando así la palabra de Dios por vuestra tradición, la cual habéis transmitido, y hacéis muchas cosas semejantes a éstas. (Marcos 7:1-13)

Siempre que la verdad de la Palabra de Dios confronta a los que son legalistas y se someten a reglas hechas por el hombre como un estricto código de conducta, una violenta colisión se traducirá inevitablemente. Siempre que la verdad divina desafía la tradición humana, un enfrentamiento feroz es inevitable. Al igual que una colisión de alta y baja presión del sistema, una feroz tormenta seguramente hará erupción. Siempre que la Escritura expone una religión vacía, siempre habrá un conflicto discordante. La verdad de Dios es provocativa.

Tal conflicto una vez sacudió Europa y encendió la Reforma Protestante del siglo XVI. Fue la violenta colisión causada por el retorno a la verdad bíblica después de siglos de tradición vacía. El notable historiador de la iglesia Philip Schaff, describe esta crisis de la siguiente manera:

El principio objetivo del protestantismo sostiene que la Biblia, como el registro inspirado de la revelación, es la única regla infalible de fe y práctica; en oposición a la coordinación Católica Romana de la Escritura y la tradición eclesiástica, como normas comunes de fe. La enseñanza de la Iglesia viva es de ninguna manera rechazada, sino subordinada a la Palabra de Dios; mientras que la teoría opuesta prácticamente subordina la Biblia a la tradición. (History of the Christian Church, volume 7, 16-17)

Este fue el tema central de la Reforma, en pocas palabras, es decir, el choque entre la verdad y la tradición. Schaff luego señala: “Todo verdadero progreso en la historia de la iglesia está condicionado por un estudio nuevo y más profundo de las Escrituras.” Es decir, cada vez que la iglesia avanza hacia adelante en fuerza espiritual, tal progreso es siempre precedida por una vuelta decisiva a la autoridad de la verdad divina. En esos momentos cruciales, las tradiciones de la iglesia, se sometan a la pura verdad de la Biblia.

Así que debe hacerse la pregunta, ¿qué es la verdad? ¿Y cuál es la tradición?

La verdad es lo que Dios dice que algo es. En pocas palabras, la verdad es la realidad. Es la realidad de las cosas. La verdad es lo que es consistente con el mismo Dios. Es lo que está en perfecta alineación con sus atributos y perfecciones divinas. La verdad es la auto-revelación de Su propio ser. Toda verdad se mide por la auto-revelación de la propia gloria de Dios. En resumen, Dios mismo es la verdad.

Siendo esto así, Dios mismo es el único autor de la verdad. Dios es la fuente última de la verdad. Sólo Él es el Determinador exclusivo, el estándar absoluto, y el Juez final de toda la verdad. La Biblia dice que Dios es “el Dios de la verdad” (Salmo 31:5), que está “grande en verdad” (Éxodo 34:6). Jesús, del mismo modo, es "la verdad" (Juan 14: 6). El Espíritu Santo, por otra parte, es "el Espíritu de verdad" (Juan 14:17). La Biblia es "la verdad" (Juan 17:17). Por lo tanto, "Todos los que adoran a Dios deben hacerlo en espíritu y en verdad" (Juan 4:24).. Nadie puede conocer a Dios aparte de la verdad. Ni puede alguien adorarle aparte de la verdad. Tampoco puede alguien crecer espiritualmente aparte de la verdad.

Por el contrario, la tradición es cualquier regla religiosa hecha por el hombre y regulación contraria a la Palabra de Dios que debe mantenerse, ya sea para salvación o santificación. Es tal tradición que fomenta el legalismo. Lo que es tan mortal sobre la tradición legalista es que suplanta la verdad y retarda el crecimiento espiritual. Cada vez que alguien cede el terreno elevado de la verdad y desciende en los lugares bajos de la tradición, el resultado es la muerte espiritual y la declinación. Nadie puede salvarse o ser santificado, sin la verdad. Siempre que la tradición supera la verdad, los movimientos sin sentido de la religión muerta vienen como resultado.

Este conflicto entre la verdad y la tradición es precisamente lo que ocurrió en los días de Cristo la primera venida. Los fariseos y los escribas habían elevado sus propias reglas religiosas por encima de la enseñanza inspirada de la Escritura. De este modo, Jesús declaró que la tradición de los ancianos había invalidado y o dejado sin efecto los mandamientos de Dios. En consecuencia, el Señor renunció directamente a este peligro fatal, sin ocultar nada con los falsos líderes religiosos que lo promovieron.

Aquí vemos que cuanto más tiempo una persona ha estado cautiva en la tradición vacía religiosa del hombre, que carece de la verdad bíblica, más uno va a luchar para mantenerla. Es por eso que es tan raro que alguien criado en una tradición de legalismo este abierto a recibir la verdad bíblica. Ellos obstinadamente se aferran a sus formas superficiales. Debido a que su mente ya está formada, no quieren ser confundido con los hechos. Este cambio les obligaría a admitir que han estado equivocados durante todos estos años y que su tradición vacía no les ha traído nada.

En tiempos de Jesús, los fariseos reconocieron la realidad de la verdad divina en las Escrituras. Pero a pesar de que decían creerla, sin embargo, añaden su propia tradición a la misma. En poco tiempo, sus normas y reglamentos se elevaron por encima de la verdad. Como resultado, cuando Jesús vino a predicar la verdad pura, sin adulterar, divina, creó una reacción catastrófica. Las palabras infalibles y doctrinas inspiradas que él expuso alimentaron una crisis dramática con los líderes de Israel.

Por tradición, Jesús quiso decir esas reglas hechas por el hombre que se agregaron a la Biblia por los líderes religiosos de Israel, las que requerían la obediencia de todos a fin de ser salvos y santificados. Estos reglamentos humanos fueron llamados “tradiciones de los ancianos" y subieron a un nivel de protagonismo por encima de la autoridad divina de la Escritura. En esta elevación, las palabras de los rabinos se convirtieron de mayor peso que las palabras de los profetas. Las Reglas religiosas autogeneradas reemplazaron la suprema autoridad de la Palabra de Dios.

Este es, precisamente, la crisis que se produjo en Marcos 7. Este texto crítico aborda el choque entre la verdad divina y la tradición humana. Se registra la colisión entre la revelación divina y las reglas humanas. Revela la confrontación entre la verdadera espiritualidad y la religión falsa. Entre más religioso y apegado a la tradición sea un pueblo, más provocativamente sentirá la verdad. La verdad podría existir más fácilmente en el contexto del paganismo crudo y el hedonismo que en un entorno legalistamente regulado. Pero toda persona altamente religiosa que se aferra a su religión hecha por el hombre siempre intentará ahogar la verdad.

A tal efecto, la tradición sin verdad es mortal. Es, simplemente, un error envejecido. La tradición cava inevitablemente una rutina, y esa rutina se convierte pronto en una tumba en la que están enterrados sus adherentes. Entre más firmemente legalista es un entorno religioso, mayor será el conflicto cuando se declara la verdad.

Consideremos ahora este encuentro en Marcos 7:1-13 entre Jesús y los fariseos y los escribas. Es, en realidad, el choque continuo hasta la hora presente entre verdad divina y el hombre de tradición, cuando la tradición es un sustituto de o está en oposición a la palabra de Dios.

La Investigación

Este incidente se inicia con dos grupos de archienemigos que Jesús enfrentó en varias ocasiones, en concreto los fariseos y los escribas: "Los fariseos y algunos de los escribas se reunieron alrededor de él" (versículo 1). Si alguna vez hubo dos grupos en la historia humana que se aferraron a su tradición legalista, fueron estos dos partidos. Los fariseos eran la secta más conservadora en Israel, un grupo religioso estricto dado a la observancia facticia de la Ley de Dios. Ellos fueron ferozmente comprometidos a observar los detalles más mínimos de la ley. El arco de fundamentalistas del día, creían en la inspiración divina de la Escritura, la soberanía de Dios, Su actividad sobrenatural en el mundo, y la venida del reino de Dios a la tierra.

El problema era, sin embargo, que añadían sus propias reglas hechas por el hombre a la verdad. Dado el tiempo suficiente, sus adiciones legalistas se convirtieron en tradición excluyendo la verdad. Sus regulaciones religiosas establecieron un código externo de religión que enteramente anulaba su vida interior espiritual. Su código religioso hecho por sí mismos nunca requiere examinar y cultivar sus corazones ante Dios. Tampoco se requiere la búsqueda de la verdad y la santidad interior. Su tradición nunca llamó al arrepentimiento escudriñando el corazón o la confesión del pecado. Su código legal autodenominado simplemente promovió la vida superficial que daba la apariencia de piedad. Los fariseos fueron absorbidos con cada detalle de justicia externa, pero descuidaron cualquier relación de observancia interna con Dios. A medida que sus regulaciones se acumulaban, aun se necesitaban más normas para regularlas.

La palabra "fariseo" significa "separatista". Estos individuos hiper-separatistas intentaron retirarse completamente de las contaminaciones del mundo. Su rigor en la separación fue tan lejos que incluso se retiraron de sus compañeros de Judíos. En vez de ir al mundo para ser testigos de Dios, se aislaron de la gente en un esfuerzo por dejar de pecar. Debido a su rígida adhesión a su propia religiosidad, se convirtieron ciegamente en santurrones. Ellos se veían a sí mismos genuinamente puros ante Dios por la observancia externa de sus mezquinas reglas. Ellos se percibían a sí mismos como una isla de pureza rodeado por un océano de depravación. Estos aislacionistas se apartaban a sí mismos de todo el mundo fuera de su secta obsesionada en reglas.

Tenemos esos fariseos con nosotros hoy. Son aquellas personas religiosas que tratan de retirarse del mundo por completo en lugar de llegar al mundo. Se pasan todo el tiempo sólo con los cristianos, pero nunca con los incrédulos. Algunos de ellos ni siquiera tendrán comunión con otros creyentes a los que consideran estar fuera de sintonía con sus percepciones de lo que constituye la verdadera espiritualidad. Muchos así se han separado de tales creyentes que aún insisten en una doble separación, es decir, apartándose de los que no se aparten del mundo o del pecado. En pocas palabras, se retiraron de los creyentes que no se aislaban de los demás.

Los escribas, por otra parte, no eran una secta como los fariseos lo eran, sino una profesión integrada de intérpretes de la ley. Estudiaban la Ley de Moisés, además de que se dedicaban a dominar sus propias normas religiosas. Muchos de los escribas eran fariseos debido a su adhesión inflexible a la Ley. En los Evangelios, a menudo encontramos a los fariseos y los escribas juntos, debido a su inclinación mutua hacia el legalismo. De vez en cuando, ellos se encontraron con los saduceos, que eran los liberales de la época y se negaban a la enseñanza estricta de la Palabra. Sin embargo, los fariseos y los escribas se encuentran generalmente juntos porque ambos grupos querían una aplicación estricta de la Ley de Moisés.

Los escribas y fariseos "vinieron de Jerusalén" (versículo 1), que fue la sede de la élite religiosa de Israel. La ciudad santa, Jerusalén, era el centro religioso de Israel, donde se construyó el Templo, la Torá se guardaba, el Sanedrín presidia, y donde las tradiciones judías prosperaron. Jerusalén era la cama caliente del legalismo, la tumba donde yacía su religión muerta. A medida que "vinieron de Jerusalén", los fariseos y los escribas buscaban el Señor Jesucristo, que estaba predicando y enseñando en Galilea. Su intención era detener Su ministerio antes de que pudiera avanzar más. El Sanedrín, sin duda, había encargado a este grupo viajar al norte con el Mar de Galilea, donde Jesús estaba ministrando, para desacreditarlo públicamente y poner fin a Su ministerio antes de que ganara más impulso. Como defensores de las tradiciones de los hombres, estos líderes religiosos se vieron amenazados por la verdad.

Mientras los fariseos y los escribas viajaban desde Jerusalén, venían con gran animosidad hacia Cristo. Su odio escalaría en un esfuerzo concertado para tener a Jesús condenado a muerte. Su ejecución pública en la cruz seria instigada por los fariseos y los escribas, porque la verdad era demasiado peligrosa para ellos.

Había razones específicas por las que los fariseos y los escribas despreciaban el Señor Jesucristo. En primer lugar, Jesús proclamó la Escritura misma y dio su correcta interpretación. Esta era la autoridad superior a la que podían reclamar en su tradición. En segundo lugar, Jesús dijo hablar de parte de Dios, las mismas palabras que el Padre le había dado. Esta era una autoridad absoluta que no poseían. Tercero, Jesús no cumplió sus tradiciones, especialmente las relativas al sábado, lo que enfureció a su orgullo farisaico. Cuarto, Jesús se asocia a los pecadores, a quienes los fariseos evitaron a toda costa. Quinto, Jesús ejerció una gran influencia sobre el pueblo, debilitando la base de poder de los fariseos, y al mismo tiempo exponiendo la bancarrota de sus tradiciones vacías. En sexto lugar, Jesús fue perfectamente santo, lo que desenmascaró su pretensión religiosa y corazones pecaminosos. Sus tratos con él serían para crucificarle. Sin duda, una tormenta perfecta estaba reuniéndose en contra del Señor Jesús.

A medida que estos líderes religiosos llegaron a Galilea, estaban en una misión para defraudar al Señor Jesús. No vinieron a sentarse a sus pies, tomar notas y estar atentos a las cosas de Dios. No tenían ningún interés real en la verdad. En cambio, ellos estaban allí para destruir Su ministerio antes de que pudiera extenderse más allá.

A su llegada, estos líderes religiosos descubrieron que "habían visto que algunos de sus discípulos comían el pan con manos impuras, es decir, sin lavar" (versículo 2). Ellos espiaron a algunos de Sus seguidores y señalaron que ellos mismos no se habían sometido a los lavados ceremoniales requeridos por sus normas religiosas. Los discípulos habían violado una de sus tradiciones legalistas. Habían roto uno de sus reglamentos hechos por el hombre. Algo había que hacer.

En ese momento, había un gran número de reglas que los fariseos y los escribas habían acumulado, tantos que la gente tenía dificultades para tratar de aprenderlos y recordarlos. Peor aún, ¿quién podría mantenerlos? Afirmaron que para estar bien con Dios, hay que guardar todas estas muchas leyes. Entre ellos se encontraban estos pertenecientes a la ceremonia de lavado de las manos de uno. Después de que Sus discípulos habían estado en contacto público con los pecadores, sus reglas afirmaron que debían enjuagarse las manos con el fin de ser purificados de la contaminación moral. Habían entrado en el mercado donde había gentiles inmundos. Con el fin de dar un paso atrás en un estado de aceptación con Dios, tenían que ir a través de su ritual de limpieza.

Poco ha cambiado en la actualidad. Aquellos atrapados en el legalismo hoy irán a cualquier extremo para defender sus reglas y rituales. No van a investigar la verdad y luego volver a examinar sus reglamentos de confinamiento. En cambio, a menudo persiguen el mensajero que trae la verdad. Cuanto más las personas religiosas sean atadas a la tradición en el legalismo, más violenta arremeterán contra el que dice la verdad. La tradición se resiste a morir, si es que alguna vez muere en absoluto. Los legalistas atacarán a los mensajeros de la verdad a toda costa. Como fue en los días de Jesús, así lo es hoy. La naturaleza humana no ha cambiado a lo largo de los siglos. Esta batalla contra la verdad se combate una y otra vez en muchas iglesias y entornos religiosos. La verdad siempre genera pánico en los legalistas apegadas a la tradición. Hoy Innumerables pastores y líderes espirituales predican la verdad, y la guerra que resulta a menudo les cuesta su ministerio.

La Explicación

La explicación de los lavados ceremoniales es la siguiente; “Porque los fariseos y todos los Judíos no comen a menos de que se laven bien las manos" (versículo 3). “Todos los Judíos" indica un gran número que practicaba esta regla hecha por el hombre. Esta regulación no tenía nada que ver con la necesidad de que los Judíos tuvieran condiciones sanitarias para no contraer gérmenes. En su lugar, esta práctica apunta a su necesidad percibida de ser espiritualmente limpios de su asociación diaria con los pecadores. Pero la observación de esta tradición era superstición religiosa pura, que no tiene base en la verdad. Había cientos de tales estipulaciones minuciosas grabados en un libro llamado El Talmud, que contiene estas tradiciones judías escrupulosos. Pero mantenerlas no proporciono ningún beneficio espiritual en absoluto, sólo daño.

Hubo otro libro extra-bíblico llamado La Mishná, que fue la compilación de un sinnúmero de leyes orales judías. Los fariseos y los escribas pensaban que estas tradiciones adicionales eran una cerca alrededor de la Ley que la protegerían de desaparecer. Esta creencia errónea revela su desprecio por la indestructibilidad de la Palabra. La Biblia había declarado: "La hierba se seca; la flor se desvanece. Pero la palabra de nuestro Dios permanece para siempre "(Isaías 40: 8). Pero a pesar de este claro testimonio, ellos estaban convencidos de que la Palabra de Dios debía ser protegida y preservada por sus muchas reglas.

Su intento de proteger la Ley puede verse más claramente en sus reglamentos interminables del Día de reposo. De acuerdo con sus reglas, se les prohibió mirar en un espejo en el día de reposo, porque uno puede encontrar un pelo gris y tener la tentación de sacárselo. Dicho acto fue considerado trabajar en sábado. Se ha habido alguna vez colaron el mosquito y tragaron el camello, seguramente aquí lo fue! También dijeron que las personas se les prohibió usar dientes postizos en sábado porque si caían de la boca, tendrían que recogerlos. Según los rabinos, esto se consideró llevar una carga en el sábado.

Por otra parte, si una persona estaba arriba en sábado y quería llevar un pañuelo a la planta baja, una persona tendría que atarla alrededor de su cuello y llevarlo abajo. Pero no se podría llevar con la mano. Tal fue considerado trabajar en sábado. Otro ejemplo se refería a un hombre con una pierna de madera, cuya casa se ​​incendió en el sábado. Un gran debate rodeaba si se le permitía ponerse su pierna de madera con el fin de salir de su casa, o era necesario llevarla en el día de reposo para huir en busca de seguridad.

Estos casos específicos representan la mera superficialidad con que conducían sus vidas espirituales. Había cientos de estas reglas rabínicas que requerían escribas a tiempo completo para supervisar su interpretación y aplicación. Con los años, la lista de estas reglas quisquillosas se hicieron cada vez más y más. Al parecer, los Diez Mandamientos no fueron suficientes para dirigir sus vidas. Eran tan espirituales, que creían que necesitaban más leyes para guiarlos.

Mientras los fariseos observaban a los discípulos, "cuando vuelven de la plaza" (versículo 4), donde un amplio espectro de personas se habían reunido. Entre estas personas había tanto religiosos y no religiosos. Había saduceos, zelotes, los fariseos, los escribas, los gentiles, los comerciantes, los recaudadores de impuestos, prostitutas, ladrones, ladrones, y más. En un entorno tan público, sin duda, se codeaban con los que consideraban como pecadores. Por lo tanto, los discípulos no podían comer una comida a menos que primero se limpiaran con un lavado ceremonial. Si ellos no lo hacían, eran corrompidos e inmundos delante de Dios. Además, se consideraron contagiosos con los justos.

Un enfrentamiento similar ocurrió más temprano en el ministerio de nuestro Señor. Mateo 9:10-11 declara: " Y sucedió que estando El sentado a la mesa en la casa, he aquí, muchos recaudadores de impuestos[b] y pecadores llegaron y se sentaron a la mesa con Jesús y sus discípulos. Y cuando vieron esto, los fariseos dijeron a sus discípulos: ¿Por qué come vuestro Maestro con los recaudadores de impuestos y pecadores?” Los líderes religiosos de Israel creían que la exposición a los recaudadores de impuestos y pecadores notorios causaría que uno fuese moralmente contaminado. En sus mentes, Jesús se estaba contaminando porque comía con los pecadores conocidos. Por lo tanto, Él debe someterse al proceso de limpieza de Sí mismo a través de este ritual de lavado de manos. Claramente, los fariseos no se veían a sí mismos como pecadores.

Otra de estas crisis se encuentra en Mateo 11:19, cuando los fariseos y los escribas trataron de desacreditar a Jesús, diciendo: " Vino el Hijo del Hombre, que come y bebe, y dicen: “Mirad, un hombre glotón y bebedor de vino, amigo de recaudadores de impuestos[a] y de pecadores.” Su acusación era que Jesús estaba comiendo y bebiendo con los publicanos y pecadores. Peor aún, ellos lo llaman un borracho y un hombre comilón, porque Él estaba pasando tiempo con gente profanada. Jesús seguramente debe estar contaminado con los mismos pecados.

En Lucas 15:1-2, leemos: “Todos los recaudadores de impuestos y los pecadores se acercaban a Jesús para oírle; y los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo: Este recibe a los pecadores y come con ellos.” En respuesta, Jesús le dijo tres parábolas sobre una oveja perdida, la moneda perdida y el hijo perdido. Jesús dio estas historias con el fin de explicar que Él vino a este mundo para esto mismo, a buscar a los perdidos. Por lo tanto, Él tiene que pasar tiempo con los pecadores para rescatarlos. Pero la asociación de Jesús con los pecadores rompió sus reglas. Ya era bastante malo que Él recibiera a los pecadores. Pero que Él comiera con ellos era ir demasiado lejos. Sus manos estaban contaminadas y su vida profanada por este contacto. Razonaron que estaba comiendo y bebiendo condenación para sí mismo, por el consumo de comidas con ellos.

Es triste decirlo, existen hoy en día muchos cristianos que usan una lógica similar. Ellos creen que deben permanecer en su “grupo santo” si quieren seguir siendo santos. Están convencidos de que no hay santidad en un agujero. Presumen que cualquier contacto con el mundo las hace impuro. Así se retiran detrás de las paredes de sus iglesias y círculos de amigos, nunca se comprometen al mundo con el evangelio de Cristo. Tal mentalidad aislacionista debe evitarse a toda costa.

Marcos señala: “y hay muchas otras cosas que han recibido para observarlas, como el lavamiento de los vasos, de los cántaros y de las vasijas de cobre.” (versículo 4). Estas "otras cosas" se refieren a aún más tradiciones humanas que debían observarse. El uso de los utensilios para comer tenían reglas minuciosas que regulaban su supuesto uso adecuado. Si dieran algo de comer a un gentil, un recaudador de impuestos, o un pecador conocido, un Judío tendría que limpiar la taza y la olla antes de que pudieran utilizarla. Si no, ellos, supuestamente, contraerían la enfermedad espiritual de los pecadores. Esta actitud farisaica abrió una brecha entre ellos y todos los demás. Tal arrogancia cultivó el perjuicio en sus corazones, haciendo menospreciar a los demás.

Además, cada vez que entraron en la casa, primero tenían que limpiar los utensilios para comer que los pecadores conocidos habían utilizado antes de que pudieran utilizarlos, para que no fuesen inmundos. Por eso Jesús más tarde condenó a los fariseos con Su afirmaciones criticas de "¡Ay de vosotros" en Mateo 23. En este reproche, Jesús condenó la forma en que los fariseos estaban conduciéndose. Mediante la emisión de estos males, Jesús estaba pronunciando juicio sobre ellos:

¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque limpiáis el exterior del vaso y del plato, pero por dentro están llenos de[a] robo y de desenfreno. ¡Fariseo ciego! Limpia primero lo de adentro del vaso y del plato, para que lo de afuera también quede limpio. (Mateo 23: 25-26)

De acuerdo con sus reglas legalistas, los fariseos eran ceremonialmente limpios. Pero esta práctica de totalmente descuidaba el hecho de que permanecían sucios por dentro. Estas regulaciones falsificadas limpiaron el aspecto exterior de sus vidas. Les hacían verse santurrones ante otros. Pero sus corazones nunca fueron tratados, ni interiormente purificados.

Imagínese que usted va a la casa de alguien para una comida, y se sirve una taza que es tan limpia externamente y resplandece su color. Pero mientras lo lleva a su boca, observa que en el interior, hay leche seca y un trozo costra de carne de la última porción. Usted la rechazaría. Es más importante para limpiar el interior de la copa que el exterior. De la misma manera, así es como Jesús describió la vida espiritual de los fariseos. Se veía tan espiritual en el exterior. Se vestían bien en sábado. Sabían cómo sonaban y se veían religiosos. Pero en el interior, dijo Jesús, no eran más que huesos de muertos.

Así es con todo legalismo. Reglas artificiales que van más allá de la Escritura sólo pueden regular asuntos externos de la conducta. Pero nunca se puede limpiar el pecado del corazón. Tampoco puede santificar la vida. El legalismo erige una fachada artificial en la que la gente religiosa se ​​esconde detrás, pero nunca cambia el corazón del hombre.

La Confrontación

Los fariseos y los escribas confiadamente daban un paso adelante, convencidos de que tenían un caso abrumador con el que iban a acusar a los discípulos. La acusación era impureza moral por sus asociaciones con los pecadores. “Los fariseos y los escribas le preguntaron:" ¿Por qué tus discípulos no andan conforme a la tradición de los ancianos? ” (Versículo 5). Al hacer esta pregunta, no eran humildes buscadores de la verdad. No están preguntando que pudieran ser llevados a una alineación con la Palabra de Dios. En su lugar, plantean esta pregunta con el fin de desacreditar al Señor públicamente. La esencia de su pregunta es, "¿Por qué tú y tus discípulos no viven bajo la autoridad de la tradición? ¿Cómo puedes estar guardando la ley de Dios cuando proveemos la explicación correcta y la aplicación de la Ley de Dios? ¿Por qué comen pan con manos impuras?”

El odio en sus voces se escucha claramente en su pregunta. El desprecio en sus rostros se podía ver claramente mientras vigilaban sus reglas. Estaban acusando al Santo de Dios con romper sus tradiciones. Ciertamente, Jesús había planteado una amenaza a su código de conducta que cubría el pecado en su corazón malvado. La verdad es que los fariseos abrazaron sus normas con el fin de cubrir sus corazones corruptos. Ellos intentaron medir la verdadera espiritualidad por su apariencia exterior, las acciones exteriores, y su asistencia a las funciones religiosas. Pero sus corazones nunca fueron limpiados. No me extraña que le hayan dirigido esta acusación.

El legalismo es siempre así. Siempre externaliza la espiritualidad descuidando el corazón. De este modo, se da la apariencia de piedad, esforzándose por ser más estrecho que la verdad. Pero no hay gloria en ser más de limitado que la verdad. Dios es honrado en la observación de lo que es la verdad, ni más ni menos. La plomada de la Palabra de Dios no necesita ser movido ni un ápice a la izquierda, o la derecha. Sin embargo, el legalismo siempre se aparta de la norma divina para establecer un supuesto estándar más alto para la verdadera espiritualidad. Cada vez que la verdad confronta el legalismo, aquellos que se aferran a su tradición son traumatizados por la presentación de la Escritura. Cuanto más estrictamente religiosa está la gente encarcelada a sus reglamentos legalistas, menos piadosos serán. En tales casos, la verdad inevitablemente provoca a la gente levantarse en ira contra ella.

En la vida cristiana, debemos comprometernos a hablar de la Escritura. No podemos enredarnos con la preservación de las reglas hechas por el hombre que lo sustituyen por la Palabra de Dios. La verdad divina siempre debe tener prioridad sobre la tradición humana. Mientras existan denominaciones, iglesias se reúnan, y los ministerios operen, hay una deriva inevitable hacia el legalismo en las tradiciones no bíblicas. Con el tiempo un cambio sutil se desliza hacia dentro. En consecuencia, todos los esfuerzos deben hacerse para resistir lo que se opone a la verdad.

El legalismo puede destruir tan fácilmente la espiritualidad de alguien como el liberalismo. Este capítulo es un llamado urgente a todos los que se encuentra a sí mismos, como estos fariseos y escribas lo hicieron, aferrándose a sus rituales y normas religiosas como un sustituto de la verdadera piedad. El cristianismo genuino se refiere a una relación personal con Dios en el corazón. La piedad auténtica implica la Palabra de Dios sembrada en el alma y la auténtica santidad siendo producida por el Espíritu Santo. El verdadero cristianismo es entrar en comunión con Dios a través de Su Hijo, Jesucristo. No se realiza con sólo estar en la iglesia, tan importante como eso es. Tampoco es por apegarse a una lista de reglas hechas por el hombre como un código de conducta. Debe ser la renuncia a mantener las reglas vacías del hombre en un intento de agradar a Dios. En su lugar, debe existir la plena confianza de la fe personal en Cristo que conduce a un conocimiento cada vez mayor de Él.

La Condenación

Mientras esta confrontación entre los fariseos y Jesús se intensificó, el ​​Señor condenó directamente su religión muerta. No escatimó palabras mientras Él se dirigió a ellos con la fuerza de un martillo:

6 Y El les dijo: Bien profetizó Isaías de vosotros, hipócritas, como está escrito: “Este pueblo con los labios me honra, pero su corazón está muy lejos de mi. 7 “Mas en vano me rinden culto, enseñando como doctrinas preceptos de hombres.” 8 Dejando el mandamiento de Dios, os aferráis a la tradición de los hombres. 9 También les decía: Astutamente violáis el mandamiento de Dios para guardar vuestra tradición. 10 Porque Moisés dijo: “Honra a tu padre y a tu madre”; y: “El que hable mal de su padre o de su madre, que muera;” 11 pero vosotros decís: “Si un hombre dice al padre o a la madre: ‘Cualquier cosa mía con que pudieras beneficiarte es corbán (es decir, ofrenda[c] a Dios)’”; 12 ya no le dejáis hacer nada en favor de su padre o de su madre; 13 invalidando así la palabra de Dios por vuestra tradición, la cual habéis transmitido, y hacéis muchas cosas semejantes a éstas. (Marcos 7:6-13)

Con estas palabras de condenación, los fariseos y los escribas recibieron mucho más de lo que esperaban. Jesús jugó duro con estos líderes religiosos arrogantes. Un punto de aclaración primero necesita ser hecho aquí. Cuando Jesús habló a los pecadores atrapados en este sistema legalista, Él se dirigió a ellos con amabilidad y compasión. Jesús habló palabras de gracia a aquellos atrapados en las reglas de los fariseos, extendiéndoles misericordia. Sin embargo, de los duros fariseos, Jesús no contuvo nada. Siempre debe hacerse una distinción entre los maestros del legalismo y aquellos que están atrapados en ello.

Santiago 3: 1 lo deja claro: “Hermanos míos, no os hagáis maestros muchos de vosotros, sabiendo que recibiremos un juicio más severo.” Hay una rendición de cuentas más estricta que los maestros tienen ante Dios. Los fariseos y los escribas no fueron una excepción. ¡Cuánto más grande será su condena en el último día!. Estos ciegos guías de ciegos hacían a otros ser hijos del infierno. Así será su juicio mucho más severo.

Entonces Jesús citó a Isaías 29:13: “Bien profetizó Isaías de vosotros, hipócritas, como está escrito” (versículo 6). Esta palabra "bien" significa lo bien o adecuadamente que abordó Isaías los fariseos y los escribas. Mediante esta cita del Antiguo Testamento, Jesús les acusó de la misma culpa que los falsos profetas de Israel incurrieron ante ellos. Cuando Jesús usó esta palabra incitante, “hipócritas,” les acusó de ser fraudes religiosos que se escondieron detrás de una máscara de pretensión. Un hipócrita es alguien que juega a la religión, que pone un frente y se hace pasar por alguien que no es lo que realmente es en el interior. Esa persona irá a toda longitud a impresionar a los demás que él es algo distinto de lo que es.

Literalmente, la palabra "hipócrita" en el idioma griego significa uno que se pone una máscara. Fue utilizada en el antiguo teatro para describir un actor de la tragedia griega que iría a un escenario, se colocaba una máscara, y pretendía ser alguien que no es. Él habría ensayado sus líneas con el fin de desempeñar un papel en una obra de teatro.. Él escenificaría, o desempeñaría un papel ante un público. El "hipócrita" sería apreciado por los espectadores por su actuación. Un "hipócrita" era como un actor, quien llevaba una máscara y ofrecía una actuación. En este caso, la palabra significaba que se escondió detrás de una fachada religiosa de adornos externos, específicamente detrás de los rituales y las reglas. Pero tal pretendiente descuidaba la condición interna de su propio corazón.

Esta no era la primera vez que Jesús había establecido esta acusación a los pies de los fariseos y los escribas. En el Sermón del Monte, Jesús les acusó con preocupándose con la mera observancia externa de la religión, pero totalmente ignoraron sus propios corazones de donde fluye la verdadera espiritualidad (Mateo 5:21-48). Jesús dijo: “Por eso, cuando des limosna, no hagas tocar trompeta delante de ti como hacen los hipócritas en las sinagogas" (Mateo 6: 2). Con estas palabras, Jesús dirige su reprensión contra el sistema legalista sobre la cual los fariseos presidían. En Mateo 7: 5, Jesús dijo además: ". ¡Hipócrita, saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano" Estos líderes religiosos, Jesús dijo, estaban ciegos a su propia corrupción.

De todo lo que Jesús dijo a los fariseos y escribas acerca de su hipocresía, Mateo 23 es el más condenatorio. En este capítulo, Jesús dijo siete veces, "¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas" (versículos 13, 14, 15, 23, 25, 27, 29). Esta acusación séptuple fue emitida en tiro rápido, de modo intermitente. En pocas palabras, Jesús dijo: "Ustedes son ciegos guías de ciegos. Limpian el exterior del vaso, pero descuidan el interior. Cuelan el mosquito, y se tragan el camello. Usted alejan a la gente de entrar en el reino de los cielos. Pagáis el diezmo de las hierbas que crecen en su patio trasero. Ustedes arrancan una décima parte de una pequeña hoja, llevándola al Templo, y entregarla a Dios. Pero ustedes completamente descuidan las cuestiones de peso de la ley de justicia y la misericordia y la fidelidad. "

Esta hipocresía religiosa es precisamente lo que produce el legalismo. Esa falsa postura es el intento del hombre de aparentar ser lo que no es. Es el esfuerzo del hombre por lograr lo que sólo Dios puede producir. Son las labores carnales del hombre de ser espiritual, manteniendo reglas de fabricación propia. Sin embargo, estas disposiciones son pesadas cargas sobre la espalda de la gente, que les vuelven "cansados ​​y cargados" (Mateo 11:28). Con el tiempo, los líderes religiosos añadieron mayores regulaciones hasta que la Escritura fue desplazada por sus propias reglas.

Después de haberlos denunciado como hipócritas, Jesús reconoció que su apariencia externa era honorable: "Este pueblo me honra con los labios." Hablaban tan piadosamente y sonaban tan espirituales. Utilizaron el vocabulario religioso correcto. Hablaron acerca de Dios. Ellos enseñaron acerca de la justicia. Sin embargo, Jesús dijo, "pero su corazón está lejos de mí." Su problema era un problema del corazón. Ellos dijeron una cosa, pero su corazón era otra cosa. Él ya había confrontado a esta falsa dicotomía entre sus labios y en su corazón cuando dijo: "No todo el que me dice: 'Señor, Señor', entrará en el reino de los cielos" (Mateo 7:21). En otras palabras, estos líderes afirmaban conocer al Señor, pero, en realidad, están fuera del reino. Ellos están "lejos de Dios", es decir, estaban separados de Él. Ellos no conocen a Dios. Un abismo infinito los separaba del Dios santo. Cuando Jesús dijo, "su corazón está lejos de mí", reconoció que a pesar de que estaban en una casa de adoración, sus corazones estaban al otro lado del mundo. Ellos eran religiosos, pero perdidos.

¡Qué trágico! Había alabanza en los labios, pero no la realidad en sus corazones. Eran meros actores de juego en la etapa de la vida. Cuando llegaron a los servicios religiosos, simplemente estaban ensayando sus líneas. Ellos estaban auto-engañados, pensando que estaban adorando a Dios, cuando, en realidad, no eran más que falsificaciones espirituales. Ellos eran farsantes religiosos, que se habían engañados ellos mismos presumiendo estar bien con Dios, pero no lo estaban. Debido a que llevaban una máscara, eran incapaces de ver sus propios corazones.

Jesús dijo que estos líderes religiosos estaban “enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres.” “Enseñando” está en el tiempo presente, lo que indica que era su continua actividad, en curso. Ellos están constantemente enseñando como doctrinas, tradiciones de los hombres. Ellos defendían lo que se originó en sus propias mentes en lugar de lo que Dios ha revelado en Su Palabra. Lamentablemente, sus tradiciones religiosas los alejaban de Dios.

Jesús audazmente los acusó de " Dejando el mandamiento de Dios,” (versículo 8). "Dejando” significa " cancelar, anular, o abandonar." Por su legalismo, estaban anulando los mandamientos divinos. “El mandamiento de Dios" viene con autoridad divina y manda a los hombres a obedecer lo que requiere. Pero descuidaron el mandamiento de Dios con el fin de “aferráis a la tradición de los hombres". La frase "aferráis" significa tomar algo con seguridad en posesión propia. Significa aferrarse a algo con fuerza, agarrar con las dos manos. Al decir " os aferráis a la tradición de los hombres," Jesús quiso decir que no iban a renunciar a su dominio absoluto sobre sus tradiciones. Sus reglas insignificantes habían cancelado las enseñanzas de la Palabra de Dios. Estos líderes que parecían piadosos habían abandonado la verdad de Dios por los reglamentos triviales de los hombres.

Jesús afirmó además: “Astutamente violáis el mandamiento de Dios para guardar vuestra tradición.” (versículo 9). La palabra que salta de este versículo es "expertos". Jesús estaba diciendo que eran increíblemente brillantes siendo estúpidos. Eran genios intelectuales al ser tontos. Eran muy buenos en ser malo. Eran hábiles para cancelar la ley de Dios. Eran expertos en la anulación de la Palabra. Esa fue la condena que Jesús trajo contra ellos. Con ellos directamente en mente, Jesús había declarado temprano: “Cualquiera, pues, que anule uno solo de estos mandamientos, aun de los más pequeños, y así lo enseñe a otros[a], será llamado muy pequeño en el reino de los cielos; pero cualquiera que los guarde[b] y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos” (Mateo 5:19a). Eran los "expertos" de esto.

Se necesita esta advertencia en contra de dejar de lado la Palabra de Dios tanto hoy como cuando Jesús la pronunció. Cuando la verdad divina se sustituye por la tradición humana, evita que la gente entre en el reino de Dios. Por otra parte, este ataque a la verdad invalida la adoración de la gente. Obstaculiza cualquier crecimiento en la piedad. Toda tradición religiosa que anula la Palabra de Dios en las vidas de las personas debe ser confrontada. Si vamos a ser bendecidos, solo la Palabra de Dios debe gobernar y guiar nuestras vidas. Ese fue el latido del corazón de la Reforma, la sola Scriptura, o solamente la Escritura. Roma, dijo, “la Escritura y la tradición.” Pero Ginebra y Zúrich y Wittenberg, replicaron, “sola Escritura.” Esa es la esencia misma de lo que Jesús está diciendo aquí. La verdad de Dios y la tradición de los ancianos no pueden coexistir. Ellos son mutuamente excluyentes, nunca mutuamente inclusivas. Solo la Escritura debe reinar en nuestras vidas.

La Ilustración

Jesús a continuación procedió a dar un ejemplo de lo que afirmaba. En el versículo 10, Él ya no se mantuvo en la silla de los testigos bajo su ataque de enjuiciamiento. Jesús invierte los papeles y los acusó de violar la Ley.. En términos inequívocos, Cristo trajo Su acusación quejumbrosa contra su tradición en bancarrota. Un firme defensor de la verdad, Jesús les acusó de anular la Palabra del Dios viviente. La acusación específica que Él trajo contra ellos era sólo una de sus muchas violaciones de la Palabra. En el versículo 10, Jesús dio este primer ejemplo del quebrantar la Escritura. Jesús lo introdujo diciendo: "Porque Moisés dijo." De este modo, Cristo no recurrió a uno de sus rabinos o ancianos, sino que citó la autoridad de la Escritura.

Al citar a Moisés, Jesús afirmó la doble autoría de la Escritura. Jesús declaró que Moisés es el autor humano de este pasaje. Sin embargo, Él identificó posteriormente que lo que escribió Moisés, en realidad, es "la Palabra de Dios" (versículo 13). La combinación de estos dos versículos, vemos que Jesús afirmó que lo que Moisés escribió es la Palabra de Dios. Esto afirmó Su creencia en la doble autoría de la Escritura, con Dios siendo el autor principal y Moisés un autor secundario, simplemente el instrumento humano que lo registró. Aunque escrito por el profeta, cada jota y tilde en cada frase y palabra se exhala de la boca de Dios. 2 Timoteo 3:16 dice: "Toda la Escritura es inspirada por Dios." Eso significa que la Biblia es "inspirada por Dios" o, literalmente, exhalada por Dios. Más correctamente, la Escritura es más exhalada por Dios, no aspirada por Él. En este proceso, Dios utilizó autores humanos para registrar Su Palabra infalible. En este caso, el instrumento humano fue Moisés, que escribió lo que Dios reveló, sin error.

Específicamente, Jesús citó el quinto mandamiento del Decálogo de Éxodo 20:12: "Honra a tu padre ya tu madre" (cf. Deuteronomio 5:16). Luego citó Éxodo 21:17: “Todo aquel que maldiga a su padre o a su madre, ciertamente se le dará muerte” (cf. Levítico 20:9). Un maestro de maestros, nuestro Señor hizo una afirmación positiva en primer lugar, seguido de una negativa. De esta manera doble no había lugar por cualquier malentendido. Los fariseos y los escribas habían utilizado sus mentes siniestras para explicar estos mandamientos buscando escapatorias. Pero Jesús no les permitiría escapar de su significado y demandas.

Jesús confrontó a su hipocresía, correctamente utilizando la Ley para exponer sus corazones pecaminosos. El Decálogo claramente ordena honrar al padre y a la madre a todos los hijos. Tal el honor comienza con el corazón, el cual, a su vez, dirige las palabras y acciones de uno. Este mandamiento requiere que los hijos den el apoyo financiero y la asistencia práctica de los padres de uno de sus últimos días. Así críticamente importante es este imperativo que Éxodo 21:17 dice que si no se obedece, incluso hablar mal de uno de los padres, exige la pena de muerte. No darle la estima, la cortesía y el apoyo al padre y madre de uno ordena pena capital.

Después de haber establecido la norma bíblica, Jesús los reprendió: “pero vosotros decís: “Si un hombre dice al padre o a la madre: ‘Cualquier cosa mía con que pudieras beneficiarte es corbán (es decir, ofrenda a Dios)” (versículo 11). Cuando dijo: " pero vosotros decís," Jesús estaba citando sus palabras, que contradecían directamente la Escritura. Citó lo que su tradición aceptaba, lo cual se situó en directa oposición a la enseñanza de la Palabra. Cuando Jesús dijo: “Si un hombre dice,” Él estaba citando lo que en realidad estaban enseñando, a saber, la tradición de los ancianos.

La palabra "Corbán" significa "algo que se da como un regalo." En este contexto, era algo dado o dedicado a Dios. Aquí está la forma en que eran expertos en invalidar la palabra de Dios. Cada vez que llegaban en posesión de una gran suma de dinero, ellos inmediatamente lo consagraban a Dios, diciendo: “Dios, es tuyo.” Entonces, cuando sus padres se hicieron viejos y necesitaron apoyo financiero, los fariseos estaban enseñando a la gente a decir “Mamá y papá, realmente me gustaría ayudarte, pero ya se he comprometido todo mi dinero a Dios. Me gustaría poder ayudarte. Pero no me quedó de sobra para ti.” La tradición de los ancianos enseñó esto para que el dinero del pueblo fuera llevado al templo con el fin de apoyar el establecimiento religioso. De esta manera, no se desviaban en ayudar a sus padres en su necesidad.

Confrontando a esta tradición, Jesús dijo: “ya no le dejáis hacer nada en favor de su padre o de su madre; invalidando así la palabra de Dios por vuestra tradición, la cual habéis transmitido, y hacéis muchas cosas semejantes a éstas.” (versículos 12-13). La acusación era clara. Las reglas hechas por el hombre de los fariseos estaban alejando a las personas de obedecer la ley de Dios, en este caso, de ayudar a sus padres.. Su tradición fue una violación directa de la Palabra de Dios. Esto ciertamente no era un asunto menor. Así al confrontarlos Jesús con esto, el quid de la cuestión era: ¿Van a seguir la verdad o su tradición? ¿Van a tratar de agradar a Dios o los hombres? Si se aferran a su tradición, van a deshonrar a Dios. Debían elegir.

Esta es la misma elección que cada uno de nosotros debe hacer. O vamos a seguir la verdad de la Palabra de Dios o vamos a vivir por la tradición de los hombres. No hay término medio. No hay una manera de eludir la valla y tener las dos cosas.. Si nos atenemos a la verdad, esta nos conducirá a la libertad. Pero si seguimos la tradición, conducirá a la esclavitud del legalismo. Es el orgullo que nos hace aferrarnos a las normas y reglamentos hechos por el hombre para nuestra vida cristiana en lugar de la Escritura. Debemos arrepentirnos de toda la confianza en la sabiduría humana con el fin de buscar la santidad. En su lugar, debemos obedecer el mandamiento de Dios, el único que lleva a la vida.

La Aplicación

¿Qué aprendemos de esta confrontación entre la verdad y la tradición? ¿Cómo debemos actuar en base a esto? Concluyo dando cuatro puntos de acción para ayudar a poner esto en práctica.

En primer lugar, debemos reconocer la suficiencia de las Escrituras. Esta es una línea de batalla para la que debemos contender ardientemente. Debemos luchar por defender la verdad de la suficiencia de la palabra para que haga su obra en los corazones de la gente para producir la salvación y la santificación. La Escritura es perfecta y completa, no le falta nada. Es capaz de hacerlo "perfecto, enteramente preparado para toda buena obra" (2 Timoteo 3:17). Un creyente no necesita fuentes no bíblicas para tratar asuntos espirituales que pertenecen a la piedad. Oigo de iglesias que tienen una conferencia de liderazgo, que traen en una figura muy conocida en el mundo para dirigirse a sus oficiales de la iglesia a que sean más de lo que esta iglesia tiene que ser. Pero una celebridad no tiene nada que decir a la iglesia, no importa lo famoso que sea, si él no habla de la Escritura. Si este individuo muy venerado no cita a Pedro y Pablo y Juan, entonces los creyentes no recibirán ayuda.

La suficiencia de la Escritura se dice en el Salmo 19: 7 y 9: " La ley del Señor es perfecta, que restaura el alma; el testimonio del Señor es seguro, que hace sabio al sencillo. Los preceptos del Señor son rectos, que alegran el corazón; el mandamiento del Señor es puro, que alumbra los ojos. El temor del Señor es limpio, que permanece para siempre; los juicios del Señor son verdaderos, todos ellos justos;” Es decir, la Biblia es amplia y completa, pura y perfecta. Revive, refresca y renueva nuestras almas. No hay nada carente de ella que necesitemos para vivir la vida cristiana. Por lo tanto, debemos leer la Biblia, estudiar la Biblia, dominar la Biblia, y memorizar la Biblia. Es la única que será utilizado por Dios para nuestra salvación y nuestra santificación.

En segundo lugar, debemos resistir la hipocresía de fariseísmo. Hay una naturaleza caída dentro de cada uno de nosotros por la cual descuidamos la condición interna de nuestro propio corazón. Podemos ser presa fácil de hacer hincapié en el aspecto exterior de nuestra vida espiritual en detrimento de la pureza interior de nuestra alma. Tenemos que resistir todos los intentos de cubrir el pecado dentro de nuestros corazones. La persona real no es nuestra fachada exterior, sino lo que nuestro corazón interno es. La verdadera espiritualidad no se encuentra en los adornos exteriores de nuestras vidas. Somos lo que somos en nuestros corazones, ni más ni menos. Proverbios 4:23 dice: “Con toda diligencia guarda tu corazón, porque de él brotan los manantiales de la vida.” Toda nuestra vida espiritual está fluyendo desde tu corazón. Deuteronomio 6:5 manda: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas.” Amar a Dios es, ante todo, un asunto del corazón. 1 Samuel 16:7 explica: “Dios no ve como el hombre ve, pues el hombre mira la apariencia exterior, pero Dios mira el corazón.” Por lo tanto, hay que velar por la condición interna de nuestra alma, nuestras actitudes y nuestros pensamientos internos. A medida que nuestro corazón avanza, así va será nuestra vida entera.

En tercer lugar, debemos elevar el honor que tenemos para nuestros padres. Este es uno de los mandamientos más importantes de Dios. Obedeciendo este mandamiento es especializándose en Grandes Ligas. Esto es abordar una cuestión primordial en la vida de cualquiera. Honrar a nuestros padres no es una cuestión secundaria, sino de importancia central. Si no estamos bien con nuestros padres, tanto como dentro de nosotros, no estamos bien con Dios. Estime a su padre y a su madre. Debemos mostrar amor y respeto por ellos. Esto es lo que el apóstol Pablo dice a todos los jóvenes. Efesios 6:1: “Hijos, obedeced a vuestros padres en el Señor.” Esta palabra "obedecer” (ako), significa “escuchen.” Cuando nuestros padres están hablando, debemos escucharlos con atención. Debemos tener en cuenta lo que nuestros padres nos están diciendo y no ignorarlos.

Efesios 6:1-3 continúa: "porque esto es justo. Honra a tu padre ya tu madre (que es el primer mandamiento con promesa), para que te vaya bien y que tus días se alarguen en la tierra.” Honrar a los padres es tan importante que Dios lo pondera con esta promesa:. Ese bien vendrá a tu vida. Esto no es sólo para los niños pequeños, sino también para los adultos, que deben honrar a sus padres al cuidar de ellos en los últimos años de su vida. ¿No hizo esto mismo Jesucristo cuando estaba colgado en la cruz, muriendo por nuestros pecados? ¿Acaso no dijo en ese momento: "Mujer, he allí tu hijo” (Juan 19:26)? ¿Y no lo dijo al apóstol Juan: "Ahí tienes a tu madre" (versículo 27)?. Con sus últimas palabras, El dio atención sobre el cuidado de Su madre. Este ejemplo de la cruz nos llama a estimar y dar atención a nuestros padres mientras vivimos.

En cuarto lugar, tenemos que ver la necesidad del nuevo nacimiento. La entrada en el reino de Dios no depende cuan religioso seas. Jesús le dijo a Nicodemo, el maestro más reconocido en Israel en su día: “el que no nace de nuevo no puede ver el reino de Dios.” (Juan 3:3). La religión externa no le puede dar un nuevo corazón. La religiosidad exterior no puede darle una nueva vida. La tradición de los ancianos, registrada en reglas y regulaciones hechas por el hombre, no le puede reconciliar con Dios. Dicha adhesión no puede aplacar la ira de Dios hacia su pecado. Os es necesario nacer de nuevo. Estos escribas y fariseos, que eran las personas más religiosas de su época, conocían la Palabra de Dios y se entregaban a Su servicio.. Siempre estaban en la casa de Dios, y sin embargo, ellos no conocían a Dios en sus corazones.

Estimado lector, ¿estas verdades le han tocado hoy? Ha eliminado a Dios la máscara de su cara y permitido ver su necesidad de un Salvador? ¿Estas en este momento bajo la convicción de pecado? ¿Ve usted que usted tiene necesidad de un nuevo corazón y una nueva vida? La Biblia dice, "Buscad al Señor tu Dios. Llamadle en tanto que está cercano "(Isaías 55: 6). Lo hallarás, si lo buscas con todo tu corazón. Jesús dijo: “En verdad, en verdad os digo: el que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna y no viene a condenación[a], sino que ha pasado de muerte a vida.” (Juan 5:24). Confíe su alma a Jesucristo, y nunca será juzgado por su pecado.

Si nunca ha nacido de nuevo, ruego este momento que busque a Dios con todo su corazón. Humíllese bajo la mano poderosa de Dios. Considere que los harapos de su justicia propia no cubrirán su pecado. Ninguna cantidad de ritual religioso jamás le reconciliará con Dios. Usted necesita un Salvador. Usted necesita un mediador para interponerse entre Dios y usted. Usted necesita un abogado para llevar su caso y representarlo ante Dios. Necesita a Aquel cuya justicia perfecto única le puede dar la aceptación de Dios. Le exhorto en este mismo momento: confíe en Jesucristo.

Usted no tiene que pasar al frente por salvación. Eso no es más que otra tradición de los ancianos. Usted no necesita hablar con un consejero para entrar en el reino. No es necesario repetir una oración impresa que alguien más ha escrito para que usted pueda simplemente repetirla. Lo que necesita hacer es arrepentirse de sus pecados y creer en Jesucristo. Tienes que clamar a Dios como el publicano y decir: "Dios, sé propicio a mí, pecador" (Lucas 18:13). Si le da la espalda a su pecado e invoca el nombre del Señor, usted encontrará un Salvador compasivo y clemente, que le recibirá en Sus brazos y le hará uno de los Suyos.

Esa es la verdad de Dios, no una tradición hecha por el hombre. Esta sola verdad puede salvarle, y ninguna tradición puede o hará.