martes, diciembre 09, 2014

Qué Hacer Acerca de Santa

clip_image002Qué Hacer Acerca de Santa

 

Por Sara Wallace

Yo creía en Santa.

Mi marido creía en Santa.

Nos parecía bien. No nos alejamos del Señor o nos resentimos de nuestros padres. Antes de tener hijos nos dimos cuenta que haríamos todo lo relacionado con Santa. Queríamos que Navidad fuese tan especial para ellos como lo fue para nosotros. Pero entonces tuvimos ya hijos y un gran problema.
Santa no iba a funcionar.

Primero déjeme decir que soy una gran defensora de fomentar la imaginación de los niños. La actividad favorita de todo el tiempo de mis hijos es estar fingiendo. Todo el día tengo piratas, superhéroes, y animales exóticos volando por mi casa. Me encanta.

También quiero señalar que cuando hablo sobre Santa en este post me refiero específicamente a creer en Santa, no es si debe o no ser desterrado por completo. Mi marido lleva un sombrero de Santa, mientras hornea galletas. Mis hijos cantar canciones de Navidad en la radio y no pasan por alto el nombre de Santa Claus como una mala palabra.

Pero hemos decidido no decirle a nuestros hijos que Santa es real. Más específicamente, a propósito les decimos que no existe.

Si usted ha estado leyendo este blog por mucho tiempo usted sabe que el punto es guiar a las mamás y nuestros hijos a vivir el evangelio. Traté y traté de encajar de Santa en ese plan, pero no funcionó. Era como tratar de meter un hombre gigante por una chimenea ...

Hay cuatro razones d porque Santa no hizo el equipo Wallace.

1. Santa promueve obras justicia. Eso puede sonar duro, pero tenga en cuenta el objetivo ya mencionado. El corazón del evangelio es el intercambio glorioso de nuestro pecado por la justicia de Cristo. Es un concepto difícil de enseñar porque los niños son legalistas por naturaleza. Se necesita una gran cantidad de tiempo, oración y conversación atenta para ayudarles a entender que Dios nos ama, debido a las buenas obras de Cristo, no las nuestras.

Luego viene Santa.

* Suspiro *

Es alegre, brillante, mágico, y él promete regalos a los niños que son buenos. Uno de mis hijos, en particular, es muy sensible a los daños que esto causa. Él estaría tan estresado si la Navidad descansara en sus buenas obras. Cada vez que se porta mal se pone a trabajar y duplica sus buenas obras para compensar por ello. Ya he tenido que trabajar con él en aceptar el perdón gratuito de Cristo en lugar de tratar de trabajar por ello. Gracias, pero no gracias a Santa.

2. Santa desdibuja las líneas entre la realidad y la fantasía. Tan precioso son los momentos cuando los niños se trepan en nuestro regazo para una historia de la Biblia. Hablamos de Jesús y cómo vivió una vida perfecta y murió por nuestros pecados. Hablamos de la grandeza de Dios que creó el mundo, abrió el Mar Rojo, y cerró la boca de los leones. Escuchan atentamente.

Y ellos me creen.

A veces me duele el corazón cuando miro en sus ojos muy abiertos y caras inocentes y pienso: "Ellos confían en mí de manera implícita. Deseo enormemente guiarlos en la verdad. "Si mi marido y yo arrojamos a Santa en la mezcla de "historias verdaderas,”, ¿qué van a pensar más tarde cuando se enteren de que Santa Claus no es real? ¿Qué hay del arca de Noé? ¿Qué hay de las diez plagas? ¿Qué hay de Jesús tipo que era como una especie de mago religioso? Queremos que las categorías de verdad y fantasía se dividan claramente. Los personajes no llegan a ir y venir de una categoría a otra.

3. Santa es un tipo de dios. Algunos de mis lectores podrían estar rodando sus ojos. Pero piense en ello. Él es omnipotente (todopoderoso - hace juguetes, pasea en un trineo mágico, sube y baja las chimeneas). Él es omnipresente (en todas partes a la vez - ¿cómo no podría entregar los regalos?). Él es omnisciente (todo lo sabe - él sabe quién es malo y quien es bueno). Él es eterno. Él es perfecto. Él es todo el paquete. No puedo pensar en otra criatura mítica que encierre tantas características reservadas sólo para Dios. Cuando describimos a Dios a nuestros hijos no quiero que piensen, “Oh sí, una especie de Santa Claus.” No. Dios no es como cualquiera. Queremos que siga siendo así.

4. Es difícil competir con Santa. A quién le importa un bebé en un pesebre cuando hay un hombre enorme en una capa roja brillante lanzando regalos y dulces alrededor tan rápido como puede? Los niños pasan todo el tiempo de Navidad en busca de señales de Santa Claus. Ellos le escriben cartas. Le hornean galletas. Y eso es sólo los niños. Jugar algo de fantasía toma mucho trabajo para nosotros los adultos. Estamos en el otro extremo de ello tratando de ocultar la evidencia y encontrar la manera de atender a todas sus preguntas. Todo el tiempo y energía que ponemos en alejar el mito de Santa podría ser aprovechado en centrarse en el nacimiento de Cristo.

Algunos padres llaman el mito de Santa una mentira, mientras que otros lo llaman fingir. Voy a llamarlo una gran distracción. Mi hijo de cinco años de edad, me hace preguntas acerca de Dios todo el tiempo: ¿Qué significa ser un espíritu? Si Dios no tiene un corazón ¿cómo puede El amar a la gente? Si sólo hay un Dios, ¿por qué llamamos a Jesús Dios? ¡Menos mal! Hable de preguntas difíciles. Si le digo a mi hijo que Santa era real me haría todos los mismos tipos de preguntas. Cientos de ellas. ¿Realmente quiero tomar el tiempo para responder cuidadosamente a la curiosidad genuina de mi hijo con respuestas que no son siquiera verdad? ¿Quiero que Santa se convierta en el punto focal de todas las conversaciones?

Entonces, ¿dónde nos deja eso respecto a Santa? Él está en todas partes que vamos. No podemos ocultarnos exactamente de él. Y nosotros no queremos. Nosotros tratamos a Santa como cualquier otra parte de la vida. Nosotros le explicamos. Nosotros lo utilizamos como una oportunidad para enseñar a nuestros niños cómo pensar. No queremos que se huyan y se escondan en miedo o se aventuren por su cuenta a encontrar las respuestas a sus padres no les darían. Tenemos conversaciones abiertas y honestas sobre ello.

Cuando vemos a Santa que suena una campana fuera de la tienda de comestibles mis hijos sonríen y dice: "Feliz Navidad, Santa!" Ellos se ríen y lo echan. Pero ellos no piensan que es real. El no está observándolos mientras están durmiendo o hacen el seguimiento de sus buenas obras. Para ellos es como ver a un tipo vestido como Batman.

Y están teniendo una gran Navidad.