lunes, diciembre 29, 2014

El Peligro del Legalismo

clip_image002El Peligro del Legalismo

Gálatas 4:8-11

Steven J. Lawson

8 Pero en aquel tiempo, cuando no conocíais a Dios, erais siervos de aquellos que por naturaleza no son dioses. 9 Pero ahora que conocéis a Dios, o más bien, que sois conocidos por Dios, ¿cómo es que os volvéis otra vez a las cosas débiles, inútiles y elementales, a las cuales deseáis volver a estar esclavizados de nuevo? 10 Observáis los días, los meses, las estaciones y los años. 11 Temo por vosotros, que quizá en vano he trabajado por vosotros. (Gálatas 4: 8-11).

Estas son palabras apasionadas del apóstol Pablo cuando derrama su corazón a los Gálatas. Él teme que a pesar de su sacrificio, los viajes, la enseñanza y la predicación que han recibido la Palabra de Dios sea en vano. Él está preocupado de que su labor pastoral no ha tenido ningún efecto duradero en sus vidas espirituales. Esta aprehensión es el resultado del legalismo mortal que se extiende como un cáncer mortal a través de su cuerpo la iglesia. Tal falsa búsqueda de la vida cristiana puede dejar un pastor retorciéndose las manos y sintiendo esto todo su ministerio con los que él pastorea no tiene ningún efecto. Tal era la realidad amenazante que Pablo enfrentó.

El legalismo siempre plantea un gran peligro porque es un alejamiento dramático de la Palabra de Dios. Hay dos líneas principales de legalismo que deben ser evitadas a toda costa. Una es el legalismo que ataca a la justificación, y la otra es la que ataca la santificación. La primera condena las almas de los incrédulos; la segunda destruye la espiritualidad de los creyentes. Ambas versiones deben ser refutadas y negadas.

En lo que respecta a la justificación, el legalismo añade requisitos falsos para la salvación de la fe en Cristo solamente. Esta marca de legalismo dice que usted debe creer en Cristo y realizar buenas obras para ser salvo. Afirma que debe confiar en Cristo y ser bautizados con el fin de estar bien con Dios. O usted debe recibir a Cristo y ser una buena persona y participar en ciertas actividades religiosas con el fin de lograr la aceptación de Dios. Es una religión de “y.” No hay fin a lo que se requiere para ser añadido a la justificación por la fe. Con el legalismo, una persona tiene que hacer esto y lo otro, a fin de estar bien con Dios. Pero cual sean las buenas obras que se lleven a cabo, nunca puede ser suficiente para que uno sea recibido por Dios. Las personas que han comprado de este falso evangelio yacen en su lecho de muerte y requieren un líder religioso para venir a administrar la extremaunción, ya que todavía no han hecho lo suficiente para ser salvos. Rocían agua sobre ellos para que de alguna manera sean empujados dentro del reino cuando mueren. Sin embargo, permanecen fuera del reino de Dios, si esa es su confianza.

Tal legalismo corrompe el verdadero y salvador evangelio de Jesucristo, convirtiéndolo en un falso evangelio, y no un evangelio de salvación totalmente. El legalismo clava una estaca en el corazón mismo del Evangelio. Es un punto de partida total de la gracia salvadora de Dios. Por eso el apóstol Pablo fue tan firme al decir: "Si alguno os predica otro evangelio del que habéis recibido, sea anatema" (Gálatas 1: 9). Por esto, Pablo declaró que cualquier persona que predica un evangelio legalista debe ir al infierno ahora antes de que él engañe a los demás en las llamas profundas con su falsa enseñanza. Ese es el legalismo en lo que respecta a la justificación. Es añadir cualquier cosa a la salvación por gracia solamente, a través de la sola fe, en Cristo solamente. Con una claridad inequívoca, Pablo habla sobre los tres primeros capítulos de Gálatas que la justificación es por la fe solamente, punto, párrafo, fin de la discusión.

Si nos fijamos en Gálatas 4:8-11, Pablo está abordando un legalismo de una naturaleza diferente. No es legalismo que bloquea la entrada al reino mediante la corrupción de la enseñanza de la justificación por la fe solamente. Más bien, es el legalismo que ataca a la santificación y el crecimiento espiritual en la semejanza de Cristo. Es la segunda versión del legalismo que se mencionó anteriormente, es decir, que una vez que el hombre es justificado él o ella vive a través de un conjunto de reglas hechas por el hombre para alcanzar la verdadera espiritualidad. Tal legalismo dice que la Biblia no es suficiente y que una lista adicional de reglamentos debe seguirse que gobiernan el comportamiento externo de uno. Bajo este pretexto, los líderes espirituales han añadido a lo que la Escritura dice con una recopilación de “qué hacer” y “que no hacer” que no se encuentran en las Escrituras. Se erige un estándar artificial para la piedad a la que uno debe adherirse. Esto es precisamente lo que Pablo tiene en su mente mientras escribe estos versículos en Gálatas 4. El apóstol se dirige a aquellos en las iglesias de Galacia que han sucumbido ante el peligro mortal del legalismo que exterioriza la espiritualidad y descuida el corazón.

En concreto, el legalismo abordado aquí es aquel que pone al creyente de nuevo bajo la ley ceremonial del Antiguo Testamento con el fin de ser espiritual. Para ser justo, se dice, hay que guardar lo que se requería en la ley ceremonial Mosaica. Eso es específicamente lo que Pablo se refiere en los versículos 9 y 10. Deben observar los “días” (días festivos) y “meses” (ciertas temporadas que el Antiguo Testamento prescribe, como Pascuas y la Fiesta de los Tabernáculos) y “años” (años sabáticos y jubilares años) del Antiguo Pacto con el fin de avanzar en la piedad. Pero estas observancias, Pablo afirma, no pueden ayudar a uno a crecer como cristiano. De hecho, tienen el efecto opuesto, en realidad impiden el progreso espiritual. Tal legalismo siempre esclaviza y paraliza a sus adherentes en su santificación, lo cual limita su crecimiento hacia la madurez espiritual.

Tal legalismo hoy debe ser resistido como una plaga. No hay iglesia más espiritualmente inmadura que una que es legalista. No hay creyentes que sean más raquíticas en su avance espiritual que aquellos que adoptan una lista estricta de conducta espiritual aceptable que va más allá de lo que prescribe la Escritura. Este enfoque de santificación atrapa a la gente. Los retrasa porque piensan que son realmente maduros porque hacen o dejan de hacer ciertas cosas. El apóstol entiende lo que no disciernen, cómo este legalismo está causando que sigan siendo bebés espirituales, lo que dificulta su avance a la madurez. Así que Pablo en estos pocos versos debe confrontarlos con el peligro de su legalismo.

Hay tres categorías principales en los versículos 8 al 11 que guiarán nuestro enfoque. En el versículo 8, veremos su esclavitud pasada en pecado; al comienzo del versículo 9, vemos su poderosa conversión a Cristo; en el medio del versículo 9 al 11, vemos su actual tendencia hacia el legalismo.

Su Esclavitud Pasada en Pecado

Pablo comienza esta breve sección recordando a los Gálatas lo que fueron antes de venir a Cristo: “Pero en aquel tiempo, cuando no conocíais a Dios” (versículo 8). Esto se ve de nuevo a su condición espiritual antes de su conversión a Cristo. “En aquel tiempo” se refiere a sus días sin convertir antes de venir a la fe en Cristo. En "aquel tiempo” no conocían a Dios en un modo de salvación personal. Eran ignorantes de Dios, sin el conocimiento salvador de Cristo.

Ciertamente, había un cierto conocimiento que los Gálatas tenían acerca de Dios antes ser creyentes. Cada persona no convertida, haya crecido en la iglesia o fuera de ella, tiene un grado de conocimiento acerca de Dios. Hay un conocimiento común acerca de su existencia y de sus atributos que proviene de la revelación general en la creación (Salmo 19: 1; Romanos 1: 19-20). También hay un conocimiento divino de Dios que es por la ley de Dios que está escrita en el corazón de cada hombre, conocido como la ley de la conciencia (Romanos 2: 14-15). Todos los que están sin Cristo son descritos como “entenebrecidos en su entendimiento, excluidos de la vida de Dios por causa de la ignorancia que hay en ellos, por la dureza de su corazón” (Efesios 4:18). Es decir, todos los incrédulos son ignorantes de Dios. Su verdadero entendimiento de Él se oscurece. Sus corazones se han endurecido en la incredulidad.

De vez en cuando, cuando oigo a alguien dar su testimonio, ellos dirán: “Yo siempre he conocido a Dios.” Pero no siempre se le ha conocido. Todas las personas nacen ignorantes de Dios. Todas las personas entran en este mundo en la oscuridad espiritual, separados de Dios. Todo el mundo se une a la raza humana, sin el conocimiento de Dios. No hay verdadero conocimiento de Dios fuera de conocer al Señor Jesucristo.

En “aquel tiempo,” Pablo añade: "servíais a los que por naturaleza no son dioses" (versículo 8). Cuando uno no conoce a Dios, él o ella está esclavizado a “dioses” de su propia imaginación caída. Este es el resultado inevitable de no conocer a Dios. Estas personas han inventado las ideas vanas acerca de una deidad. Ellos han dado nombres a estos dioses inexistentes, creado mitos acerca de ellos, y asignándoles esposas e hijos imaginarios. Ellos han construido templos con el fin de llevarles incienso. Levantan sus nombres de blasfemia y hacen sacrificios para ellos. Ellos tratan de complacerles y asegurar su favor. Pero estas deidades no son más que especulaciones vanas de las mentes oscuras de los hombres. Existen estos “no-dioses” existen sólo en sus, supersticiones religiosas vacías. En realidad, estos “no-dioses” son sólo eso, no son dioses; no son nada en absoluto.

Que hayan una vez estado “esclavizados” a sus falsas deidades significa que todo su ser estaba previamente en la esclavitud a su pecado y de las demandas de estos dioses inexistentes. Sus mentes estaban esclavizadas a malos pensamientos. Ellos estuvieron cautivos por la lujuria de su carne de pecado. Fueron encarcelados por la esclavitud de sus voluntades perversas. Jesús dijo: “Todo el que comete pecado es esclavo del pecado” (Juan 8:34). Es decir, todos los que viven un estilo de vida de pecado lo hacen porque están bajo la tiranía de su cruel amo, el pecado. Ellos una vez buscaron y practicaron pecado porque eran esclavos del pecado, obedeciendo este maestro malvado.

Pablo afirma esto en otra parte. A los Romanos, escribe: “….sois esclavos de aquel a quien obedecéis, ya sea del pecado para muerte, o de la obediencia para justicia?” (Romanos 6:16). Esto significa que cada creyente es esclavo del pecado. Todas las personas son esclavas, ya sea de Cristo o del pecado. Nadie está sin un maestro. No hay término medio. “Ninguno puede servir a dos señores” (Mateo 6:24). Si el pecado es el amo de uno, como con cada creyente, entonces uno obedecerá y servirá al pecado. Si Cristo es el amo de uno, como con todo verdadero creyente, entonces uno le obedecerá y le servirá. Se trata de un “ya sea / o,” no un “ambos / y.”

Pedro dijo lo mismo: “…mientras que ellos mismos son esclavos de la corrupción, pues uno es esclavo de aquello que le ha vencido.” (2 Pedro 2:19). Es decir, cada persona convertida es esclavizada a la corrupción de su propia naturaleza pecaminosa. Él es vencido o conquistado por sus corrupciones internas. Este es el estado espiritual de la raza humana caída, y era verdad de los Gálatas antes de su conversión.

Esta esclavitud al pecado una vez fue cierta para todos nosotros antes de venir a Cristo. Nosotros, también, una vez que vivíamos sin el conocimiento de Dios. En ese estado perdido, estábamos en esclavitud del pecado. Sabíamos acerca de Dios, pero nosotros no le conocíamos. Incluso si se crecimos en la iglesia y fuimos expuestos a la Biblia, éramos espiritualmente ignorantes de Dios antes de convertimos. En un estado no regenerado, estábamos sin una relación salvadora con Dios. Es posible que hayamos oído a otros que hablaban de Dios. Es posible que hayamos escuchado sermones acerca de Dios. Pero éramos ignorantes de El. Ese es el estado en el que existen los incrédulos.

Aquí es donde Pablo comienza esta sección en la que denuncia su legalismo. El debía recordar a la iglesia de Galacia de su esclavitud al pecado pasado y los ídolos. El punto de su argumento será: ¿Por qué has vuelto a un estado de esclavitud después de haber sido liberado de ello?

Su Poderosa Conversión a Cristo

Pablo entonces recuerda a los Gálatas de su conversión a Dios. El versículo 9 comienza con dos palabras decisivas: “Pero ahora.” Eso indica que algo dramáticamente diferente ha ocurrido en su vida. Pablo escribe: “Pero ahora que conocéis a Dios.” Ese es el mayor cambio que podría ocurrir en la vida de cualquiera. Ellos una vez no conocían a Dios, pero ahora han llegado a conocerle. Es decir, han llegado a conocer a Dios personalmente e íntimamente por la fe en Jesucristo. Pablo y Bernabé habían llegado a las ciudades de Galacia a predicar el Evangelio cuando eran ignorantes de Dios (Hechos 13: 13-14: 20). A través del poder del evangelio y la obra del Espíritu Santo, se sintieron atraídos por la fe en Cristo. En ese momento, ellos fueron liberados de las tinieblas a la luz. Fueron trasladados de su ignorancia de Dios al conocimiento personal de Él. Esta palabra "conocer" es la palabra griega ginokso, que significa más que simplemente saber algo intelectualmente. Más bien, significa conocer a alguien personalmente y por experiencia. Es sinónimo de amar a alguien en una relación cercana. Conocer a Dios es entrar en una relación salvadora con Él.

El profeta Jeremías dijo que conocer a Dios es el mayor conocimiento de todos: “No se gloríe el sabio de su sabiduría, ni se gloríe el poderoso de su poder, ni el rico se gloríe de su riqueza” (Jeremías 9:23). Conocer a Dios es lo que debemos presumir. Aquí está nuestra gloria, es decir, que los pecadores humildes de esta tierra puedan conocer al Dios vivo, Aquel que ha llamado a la existencia a todo de la nada. Cuando Pablo dice: “Pero ahora que han llegado a conocer a Dios,” este cambio señala hacia su conversión a Cristo.

En Juan 10:14, Jesús afirmó: “Yo conozco mis ovejas y las mías me conocen.” Esto significa que las ovejas de Cristo le conocen de una manera personal. Su conocimiento de Cristo no es un conocimiento de segunda mano, sino que se encuentra en una relación directa con él. Ellos no están solo vagamente familiarizados con Él por la religión externa. En su lugar, conocer a Cristo es entrar en una relación vital y viva con El. Es mucho más real que cualquier otra relación que uno tiene. Es más vibrante, más dinámica, que cualquier otra relación humana que uno disfruta. Tenemos compañerismo y comunión con Él dentro de nuestras almas.

En Juan 17: 3, Jesús afirmó: “Esta es la vida eterna: que te conozcan a ti el único Dios verdadero y a Jesucristo a quien has enviado.” Tener vida eterna es conocer a Dios íntimamente en el corazón. Pablo habla de “la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor” (Filipenses 3:8). Nada se compara con conocerle. La búsqueda principal de la vida de Pablo fue “y conocerle a El” (Filipenses 3:10). Pablo corrió la carrera que Dios le puso delante de él, en cada paso que le impulsaba a avanzar, para poder conocer a Cristo más de cerca, más profundamente, y más personalmente.

En este texto Gálatas, Pablo hace una distinción teológica muy importante sobre conocer a Dios: “Pero ahora que conocéis a Dios, o más bien, que sois conocidos por Dios” (versículo 9). El apóstol afirmó que habiendo conocido a Dios, pero, más importante aún, que habían llegado a ser conocidos por Dios. Esto pone de relieve que la iniciativa en esta relación había sido tomada por Dios. La razón de que habían llegado a conocer a Dios es que Él se había dado a conocer a ellos. En ese sentido, habían llegado a conocer a Dios.

Pablo sabía por su propia experiencia de conversión en el camino de Damasco que fue Dios quien le buscó para conocerlo. En ese momento, Pablo iba con cartas en mano para detener a los cristianos y arrastrarlos a Jerusalén para que fuesen sometidos a juicio para enfrentar la muerte. Lleno de celo religioso, él iba a perseguir a los creyentes y derribar la iglesia. En ese momento, sin embargo, Cristo soberanamente apareció a Pablo. Pablo ni siquiera lo estaba buscando, sin embargo, Cristo intervino de manera espectacular, literalmente, haciéndole perder su gran caballo. Todo lo que Pablo podía hacer era mirar hacia arriba en la luz resplandeciente que era más brillante que el sol del mediodía. En ese instante, Pablo se convirtió a Cristo. Él gritó: "¿Quién eres, Señor" (Hechos 9: 5)?

Fue la gracia soberana que lo convirtió, conquistando su corazón orgulloso. Cristo apareció y no se limitó a llamar a la puerta de su corazón. Jesús tocó la puerta echándola abajo. Jesús vino declarando: “Tu eres conocido por Dios. Eres mío.” Como resultado, Pablo repentinamente llegó a conocer al Señor Jesucristo, y conocer a Dios. Pablo había sido conocido anteriormente por Dios, o conocido de antemano por Él. Es decir, que él era amado personalmente por Dios en una relación salvadora. Esta salvación fue por iniciativa de Dios, no por la búsqueda de Pablo. Dios fue activo, y Pablo era pasivo.

En cuanto a la conversión de los Gálatas, Juan Calvino, el reformador ginebrino, comenta: “Dios los había visitado en Su misericordia.” El hecho de que los Gálatas conocían Dios ciertamente no fue el resultado de su propia búsqueda. La Biblia dice: “No hay quien busque a Dios” (Romanos 3:11; cf. Salmo 14: 2-3; 53: 2-3). Fue por la operación soberana de Dios que se dio a conocer a ellos en una, manera salvadora irresistible.

La diferencia en la voz de los verbos utilizados por el apóstol aquí debe tenerse muy en cuenta. Pablo cambia intencionalmente de la voz activa en el primer verbo, “ahora que conocéis a Dios,” a la voz pasiva en el segundo verbo en el que dice, “o más bien, que sois conocidos por Dios.” La razón de que ellos conocían que Dios fue que Dios los escogió para darse a conocer a ellos. El énfasis aquí está en la iniciativa de Dios, que nos lleva a las doctrinas de la elección soberana y la gracia eficaz. Las palabras “sois conocidos por Dios” implican que fue el resultado de la elección y el llamado divino. Por la elección incondicional, Pablo fue elegido y predeterminado para ser conocido por Dios. Este conocimiento salvador de Dios es arraigado y cimentado en los eternos consejos del Dios Todopoderoso, establecido antes de que comenzara el mundo. Eso es lo que significa “presciencia,” es decir, ser soberanamente elegidos por Dios para la salvación en la eternidad pasada.

Hay muchos versículos en el Antiguo y el Nuevo Testamento que hablan de lo que significa ser conocido por Dios. En el Salmo 1:6, el salmista escribe: “Porque el Señor conoce el camino de los justos, pero el camino de los impíos perecerá.” Dios dice que Él tiene mucho más que un mero conocimiento del camino de los justos. La referencia es a la intimidad personal y estrecha participación que Él tiene con los Suyos. Por el contrario, Dios no conoce el camino de los impíos. Aunque Él sabe todo sobre el camino que toman los injustos, Él está muy lejos de ellos. Él no tiene ninguna relación personal con los impíos. En el último día, el registro infalible de Dios de la vida de cada creyente se descubrirá porque Él sabe todo sobre ellos. Sin embargo, Dios no los conoce. Pero por el contrario, Dios conoce el camino de los justos.

En Amós 3:2, Dios se dirige a la nación de Israel a través del profeta: “Sólo a vosotros he escogido de todas las familias de la tierra” La palabra “escogido” es en realidad la palabra hebrea “conocer (yadah).” De entre todas las familias de la tierra, Dios dice, él sólo conoce las familias de Su nación elegida, Israel. Dios ha decretado selectivamente a conocer a Su pueblo elegido.

En Nahum 1:7, la Biblia dice: “Bueno es el Señor, una fortaleza en el día de la angustia, y conoce a los que en El se refugian.” Aquí, Dios conoce a los que han confiado sus vidas a Él. Ser conocido por Dios significa estar en una relación salvadora con Él. Sin embargo, en Mateo 7:23, Jesús advierte: “Y entonces les declararé: Nunca os conocí.” Aunque Dios sabe todo de todos, Él no conoce a los malvados. Este pasaje no está hablando de Su conocimiento cognitivo de los hechos acerca de las personas, sino de su conocimiento salvador de aquellos que son genuinamente convertidos. Jesús dijo que hay muchos que dicen conocerlo, pero él no conoce de ellos. En la parábola de las diez vírgenes, cinco eran insensatas y las otras cinco eran prudentes. A las insensatas, Jesús dijo: “Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: “Señor, señor, ábrenos.” Pero respondiendo él, dijo: “En verdad os digo que no os conozco.” (Mateo 25: 11-12). Es decir, que nunca fueron conocidos por Cristo.

En Juan 10:14, Jesús dijo: “Yo soy el buen pastor, y conozco mis ovejas[a] y las mías me conocen.” Esta palabra nos habla de la relación íntima y personal que existe entre el Salvador y los pecadores, que acuden a Él en arrepentimiento genuino y fe salvadora. Jesús salvadoramente los conoce. En Juan 10:27, Jesús dijo: “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco.” En pocas palabras, Cristo conoce a sus ovejas.

Esta relación salvadora con Dios comenzó en la eternidad pasada, cuando el Padre escogió a Sus elegidos. En un amor distintivo, Dios puso Su corazón sobre ellos antes de crear el mundo. En Romanos 8:29, Pablo identifica a estos elegidos como “los que antes conoció.” Este texto no dice, “A los que antes conoció,” como si Dios estuviese mirando por el túnel del tiempo para aprender lo que antes no sabía. No dice, “Los que Él previó,” como si Él estaba viendo los eventos y circunstancias que implican la conversión de los pecadores. Dios nunca ha mirado adelante y ha aprendido algo. Más bien, dice “a los que”, un pronombre personal. Dios conoció de antemano a los individuos; Él no previó los acontecimientos. Era “a los antes conoció,” que “también los predestinó a ser hechos conforme a la imagen de su Hijo.” La presciencia significa ser amado previamente por Dios de una manera salvadora. Romanos 9:13 deja bien claro: “A Jacob amé, mas a Esaú aborrecí.” El amor salvífico de Dios está reservado sólo para Sus elegidos.

“Presciencia” se refiere a la elección predeterminada de Dios para colocar Su amor a ciertos individuos. Es la elección soberana de Dios para amar a Sus escogidos. No fue una decisión arbitraria, sino una hecha con amor eterno. Romanos 11: 2 dice: “Dios no ha desechado a Su pueblo, al cual antes conoció.” Una vez que Dios ha conocido de antemano a los Suyos en la eternidad pasada, nunca serán rechazados por Él en el tiempo. En 1 Corintios 8:3, Pablo escribe: “Si alguno ama a Dios, es conocido por él.” Esto nos dice que si alguno ama a Dios, es porque fueron conocidos primero por El. 2 Timoteo 2:19 sostiene que “el sólido fundamento de Dios permanece firme, teniendo este sello: El Señor conoce a los que son suyos.” El Señor sabe sobre el mundo entero, pero Él sólo conoce a Sus escogidos. Es decir, el Señor conoce a Su propio pueblo, los pocos que están en el camino angosto.

En 1 Pedro 1:1-2, Pedro afirma que los creyentes fueron “elegidos según la presciencia de Dios.” Aquí, el conocimiento previo habla de una relación predeterminada que Dios inició con algunos antes de que nacieran. Dios ha sido tan intencional en el ejercicio de Su amor que Él ha conocido de antemano a Sus escogidos desde antes de la fundación del mundo. Su corazón es tan fuerte hacia Sus elegidos que muchas aguas no podrán apagar la llama de Su amor eterno hacia ellos. Este inmutable y eterno amor de Dios ha dado como resultado la salvación de Sus escogidos. John MacArthur explica este versículo de esta manera: “Podemos conocer a Dios sólo porque él primero nos conocía, tal como nosotros lo elegimos sólo porque El primero nos escogió. Nosotros le amamos sólo porque él nos amó primero.” Este principio básico de la teología enseña que Dios es siempre la primera causa de la salvación, y el hombre es el que responde.

S. Lewis Johnson cuenta la historia de un niño pequeño que se le preguntó por un testigo cristiano muy celoso: “Niño, ¿has encontrado a Jesús?” A lo que el niño respondió: “Por qué, no, señor, yo no sabía que Jesús estaba perdido. Sino que yo estaba perdido, y El me encontró.” Así es como funciona la salvación. Es Dios conociéndonos mucho antes de que lo conociéramos.

Esto es lo que Pablo dice a los Gálatas. Ellos conocen a Dios sólo porque han llegado a ser conocidos por Él. Todo el que es conocido por Dios debe estar profundamente humillado y preguntar: “¿Por qué yo, Dios? Fuera de este vasto universo, fuera de toda esta raza humana, ¿Por qué elegir conocerme? ¿Por qué el Rey del universo elegiría amarme?”

¿Te has preguntado últimamente por qué Dios elegiría conocerte? Si usted está en Cristo, usted puede estar seguro de que el Rey del cielo le eligió amar de una manera salvadora por toda la eternidad pasada. El te ha seleccionado de toda la humanidad, para conocerte íntimamente y personalmente. Debido a que El te amó primero, has llegado a disfrutar de una relación personal con el Dios vivo.

Esta verdad es importante en la lucha contra el legalismo. No hay nada que podamos hacer para recomendarnos ante Dios. Fue por la gracia soberana que Dios escogió amarnos, mucho antes de que alguna vez creyéramos en Cristo. Dios no nos ama por algo atractivo en nuestras vidas. Dios nos escogió no por nosotros, sino a pesar de nosotros. Por lo tanto, todos nuestros esfuerzos para mantener las reglas hechas por el hombre para ganar la aceptación con Él deben ser abandonados.

Su Tendencia Actual Hacia el Legalismo

La instrucción de Pablo a los gálatas finalmente le lleva a abordar su tendencia actual hacia el legalismo. Pablo escribe estas tristes palabras: “¿cómo es que os volvéis otra vez a las cosas débiles, inútiles y elementales, a las cuales deseáis volver a estar esclavizados de nuevo (versículo 9)? Hay una sensación de asombro y espanto por Pablo cuando él registra esto. Es como si dijera: “¿Me pueden explicar algo? ¿Cómo es que se han vuelto de nuevo hacia el legalismo después de ser salvado por la gracia soberana divina? ¿Cómo es que usted ha hecho un cambio completo? ¿Cómo es que usted ha hecho un cambio de actitud en su vida espiritual? "La frase “volvéis otra vez” está en el tiempo presente. Esto significa, que estaban en un proceso en curso, continuo de volverse de nuevo a “las cosas débiles, inútiles y elementales.”

Pablo describió su legalismo de esta manera: “volvéis otra vez a las cosas débiles, inútiles y elementales” (versículo 9). Es decir, aquello a lo que habían regresado, específicamente su legalismo, no era profunda ni poderoso, sino débil, inútil y elemental. Se trata de “débil,” que no tiene poder de santificar o satisfacerlos. En vencer a su pecado, su legalismo era absolutamente impotente. Además, sus reglas estrictas eran “inútiles,” desprovistas de cualquier capacidad de afectar el crecimiento espiritual real en sus vidas. Además, su legalismo consistió en “cosas elementales,” aquello que es juvenil, infantil e inmaduro. El legalismo les estaba alejando de su relación con el Dios vivo, quien se había dado a conocer a ellos. Habían dado la espalda a la verdad por un falso nivel de vida espiritual.

Anteriormente, habían sido atrapados por su pecado y liberados por el Señor Jesucristo. “Así que, si el Hijo os hace libres, seréis realmente libres.” (Juan 8:36). Pero ahora, después de haber sido puestos en libertad por el Señor Jesucristo, se habían vuelto a la esclavitud espiritual de nuevo. Ellos habían estado bajo la influencia de los judaizantes, los falsos maestros que estaban atrayéndolos de nuevo bajo la ley ceremonial en el Antiguo Testamento que ya se había cumplido en la cruz de nuestro Señor Jesucristo. Pablo llama a este legalismo “débil e inútil,” simplemente “cosas elementales” que no trae absolutamente ninguna capacidad para madurar y dar crecimiento a los creyentes.

En cambio, este tipo de legalismo es un obstáculo, haciéndole afirmar: “volver a estar esclavizados de nuevo.” Con estas palabras, Pablo está afirmando: “Usted se han cambiado de una celda de prisión a otra.” En otras palabras: “Cristo les ha librado de su esclavitud a su carne y el mundo. Después de haberle liberado para andar en victoria sobre su antigua vida en el pecado, se ha vuelto y se ha encerrado usted mismo en una celda diferente y ha cerrado la puerta. Ustedes mismos se han encerrado en la celda oscura del legalismo la cual no le beneficia en nada a su vida espiritual.”

Pablo procede a dar ejemplos específicos de legalismo: “Observáis los días, los meses, las estaciones y los años” (versículo 10). “Días” se refiere a días sabáticos que se requerían en el antiguo pacto en Israel antes de la venida de Cristo. Estos días sabáticos eran una imagen del reposo que el creyente tiene en el Señor. Estos días de descanso simbolizan el descanso espiritual de aquel que confía en Cristo para salvación. Ha dejado de luchar para tratar de ir al cielo. Este reposo sabático presagiaba al reposo perfecto de los creyentes que tienen en Jesucristo. Cuando Cristo vino a este mundo a través de Su muerte en la cruz, Él cumplió toda ley ceremonial, tipo y profecía. El velo se rasgó de arriba a abajo en el Templo, lo que significa que judaica, sistema ceremonial del Antiguo Testamento, era historia antigua. No era nada más que la sombra, la sustancia es Cristo mismo. La realidad de Cristo ahora ha llegado.

El razonamiento de Pablo es: “Ahora que han llegado a la fe en Cristo, ¿por qué ustedes se alejan de él y vuelven a meras sombras?” Eso es lo que es el legalismo. ¿Por qué habrían de volver a mantener estos festivales y días sabáticos cuando tienen la realidad de Cristo? Bajo el nuevo pacto, estos días de reposo no tenían ningún valor espiritual alguno. Eran simplemente una señal y una imagen de la realidad venidera de Jesucristo en la cruz.

Como Pablo les confronta, “meses” se refiere a celebraciones de luna nueva. “Estaciones” son las grandes fiestas, como la fiesta de la Pascua y la Fiesta de los Tabernáculos. “Años” se refiere a los años jubilares y años sabáticos. Estos falsos maestros estaban realmente tratando de llevar a los creyentes de nuevo bajo el Antiguo Pacto. Todos ellos se cumplieron en la muerte de Cristo por los pecadores. En la cruz, todo el sistema de sacrificios fue abolido, así como las leyes ceremoniales. Pero estos creyentes de Galacia estaban permitiéndose a sí mismos ser puestos de nuevo bajo el Antiguo Pacto. Pablo dice que “fueron esclavizados de nuevo.”

Como ministros del nuevo pacto, no cortamos la garganta de un cordero o de una cabra en la iglesia y la colocamos de ofrenda en el altar. Nosotros no estamos caminando por el pasillo con un incensario y agitándolo de un lado a otro, saliendo del patio de los gentiles hacia el lugar santo. No vamos detrás del velo en el supuesto Lugar Santísimo. Este tipo de cosas son débiles e inútiles.

Con el corazón roto de un pastor, Pablo se lamenta: “Temo por vosotros” (versículo 11). Pablo no alaba sus coqueteos en el legalismo. Más bien, dice, "Temo por vosotros" porque sus almas estaban en gran peligro espiritual. Pablo sabía que estaban retrocediendo en su madurez. Estaban siendo severamente restringidos de crecer en la gracia y conocimiento de nuestro Señor Jesucristo. El legalismo era un gran obstáculo para su desarrollo espiritual que les alejaba de Cristo.

Pablo se lamenta: “quizá en vano he trabajado por vosotros.” Si ellos se quedaron en la trampa del legalismo, temía que sus esfuerzos pastorales habían sido inútiles. Pablo había sufrido mucho por los Gálatas en su primer viaje misionero para poder llevarles el evangelio. Pablo fue apedreado hasta la muerte en Listra, llevado inconsciente afuera de la ciudad, y dado por muerto. Pablo entraba de una ciudad tras otra, yendo a las sinagogas, predicando el evangelio de Cristo, absorbiendo la oposición y persecución. El Apóstol Pablo trabajó en ellos, pagando un precio muy alto para llevarles la verdad del Evangelio. En pocas palabras, está diciendo, "me temo que haya trabajado en vano con vosotros, que mi ministerio hacia ustedes ha demostrado ser nulo y sin efecto. Todo mi sacrificio en su nombre al parecer no logró nada. Ustedes, evidentemente, no escucharon lo que les dije. La verdad no debió grabarse en ustedes. Es evidente que no hizo conexión con ustedes, porque mírense. Usted no está viviendo por la norma de la Palabra de Dios. Se han vuelto a cosas falsas que los están esclavizando y les ha atrapado.”

Los Gálatas necesitaban desesperadamente resistir toda forma de legalismo, y nosotros también debemos hacerlo. Dondequiera que vemos legalismo, tenemos que resistir a cada una de sus invasiones. Tenemos que rechazarlo porque va a detener a los creyentes de crecer hacia la madurez espiritual. El legalismo aleja a una congregación del Cristo vivo para abrazar lo que no tiene valor espiritual para ayudar a su desarrollo espiritual. Más bien, todo creyente debe mirar a Cristo y seguirle, mirando a la Palabra y confiando en el Espíritu. Que todos los que invocan el nombre de Cristo se concentren en El. Demos gracias a Dios que hemos llegado a ser conocidos por Él. Alegrémonos de que de una vez y para siempre Cristo ha cumplido la totalidad de la ley ceremonial del Antiguo Testamento.

Alegrémonos de que la verdad del evangelio nos ha liberado del pecado y de la muerte. Demos gracias a Dios que el Señor Jesucristo se nos ha dado a conocer por su Palabra. Hemos venido como aquellos que conocen a Dios, o más bien, ser conocidos por Él. Que podamos evitar el peligro del legalismo a toda costa. Y que Dios, por medio de su Palabra y su Espíritu, nos madure y nos convierta en la verdadera semejanza de Cristo.