lunes, diciembre 08, 2014

El Mejor Regalo que Puedo Dar a los Enemigos de la Navidad Cristiana

clip_image001El Mejor Regalo que Puedo Dar a los Enemigos de la Navidad Cristiana

Por Clint Archer

No es malo tener un helecho en el porche o un cactus en mi oficina (elegido por su capacidad de resistencia a la negligencia, un requisito previo para cualquier vida vegetal bajo mi supervisión). Pero al parecer, tener un abeto, imitación o genuino, es considerado por algunos como moralmente repugnante; aunque sólo en diciembre.

Yo no voy a lanzar una cruzada para promover la observancia de la Navidad con todos sus atavíos fatigosos y redundancias indispensables; lo que voy a hacer es llamar a una razonabilidad por aquellos creyentes que a gritos se oponen a sus hermanos y hermanas en Cristo que disfrutan de las festividades estacionales.

En primer lugar, permítanos admitir que los cristianos no tienen que celebrar o incluso reconocer la Navidad ... o Pascua o Pentecostés, o el día de St Ledger, o el cumpleaños de Martin Luther King, o día de reposo (Col 2:16 ), o los jueves (llamado así por el dios nórdico del trueno).

Rom 14:4-6 “¿Quién eres tú para juzgar al criado de otro? Para su propio amo está en pie o cae, y en pie se mantendrá, porque poderoso es el Señor para sostenerlo en pie. Uno juzga que un día es superior a otro, otro juzga iguales todos los días. Cada cual esté plenamente convencido según su propio sentir. El que guarda cierto día, para el Señor lo guarda; y el que come, para el Señor come, pues da gracias a Dios; y el que no come, para el Señor se abstiene, y da gracias a Dios.".

Los cristianos no están obligados a reverenciar cualquier día y día incluyendo sus propios cumpleaños , aunque por alguna razón varios enemigos de la Navidad que conozco encierran en sus calendarios el día del año en que se celebran al recibir regalos sin tener que renunciar a ellos.

Pero por el contrario, es necesario reconocer que los cristianos son libres de estimar un día mejor que otro si están convencidos en su propia mente. Estoy convencido en mi propia mente que la Navidad es un momento de lo más agradable de las tradiciones familiares y fiestas temáticas y ponche de huevo en Starbucks. Usted no necesita ser tan convencido, y eso está perfectamente bien. Sólo por favor no compare mi apreciación por el oropel barato con la idolatría pagana. Jeremías 10: 3-4 no se refiere a los árboles de Navidad, sino a los ídolos hechos a mano, tallados con el expreso propósito de adorar a un dios. clip_image002

Amo a Jesús. Yo le adoro con cada respiración, y le doy toda la gloria por cada regalo que me dan o puedo dar, y estoy agradecido por determinados períodos del año que me recuerdan contemplar diversos aspectos de su vida, el nacimiento, la muerte, la resurrección y ascensión. Yo no adoro mi árbol falso de plástico, ni alimentaré de doctrina pagana subliminal a mis hijos a través de los orbes metálicos que se cuelguen de el. Y cualquier creyente que sugiera que lo que estoy haciendo es sub-cristiano es comportarse de una manera carente de amor y falto de información, y debe arrepentirse.

Sí, hay mucho temporada de Navidad que se debe evitar, la codicia, el materialismo, la superficialidad, de mentir a los niños acerca de Santa . No debemos usar nuestra libertad como pretexto para el mal (1 Pedro 2:16).

Pero hay mucho del espíritu navideño que no es ni santo ni impío. Celébrelo o ignórelo, esa es su libertad en Cristo. Si juzgo o menosprecio a los abstemios entonces estoy perdiendo el punto de que la libertad de renunciar a la celebración es un derecho comprado con sangre de mis hermanos y hermanas que rechazan la Navidad.

Todo lo que pido a cambio es que reconozcan que la Biblia me permite ponerme un suéter rojo y verde cursi mientras juego intercambio Yankee para la gloria de Dios.

Ese respeto mutuo es el mejor regalo que podemos dar y recibir este año.