viernes, diciembre 12, 2014

¿Quién fue San Nicolás?

clip_image002¿Quién fue San Nicolás?

Por Kevin DeYoung

La respuesta poco satisfactoria para el título de este post es que nadie sabe a ciencia cierta. Para citar a un erudito de Nicolas “Podemos conceder un obispo del mismo nombre que tuvo un gran impacto en su tierra natal. También podemos aceptar el 6 de diciembre como el día de su muerte y sepultura. Estos son todos los hechos que podemos afirmar. Mas alla no podemos seguir.” (Gustav Anrich citado por Charles W. Jones en Saint Nicholas of Bari, Myra, and Manhattan ).

De acuerdo con las mejores estimaciones, Nicolás, nació alrededor del año 280 en Patara, en Asia Menor. Más tarde se convirtió en obispo de Myra en la actual Turquía. Nicholas, al parecer, murió alrededor de 343 en o cerca de diciembre 6. Que es la fecha de su Día de Festivo en la iglesia católica.

No hay constancia de su existencia atestiguada en cualquier documento hasta el siglo sexto. Para entonces Nicolás, quien haya sido, ya era famoso. El emperador Justiniano dedicó una iglesia a él en Constantinopla. Inicialmente, Nicolás fue más conocido en el Este. Pero por 900, un griego escribió: “El Oeste, así como el Este lo aclama y le glorifica. Dondequiera que haya personas, su nombre es reverenciado y las iglesias están construidas en su honor. Todos los cristianos reverencian su memoria y claman por su protección.” En 1087, los marineros italianos robaron sus supuestas reliquias y los llevaron de Myra a Bari, Italia. Esto aumentó considerablemente su popularidad en Europa e hizo Bari uno de los lugares de peregrinación más concurridos. Se dice que Nicolás era representado por los artistas medievales más que cualquier otro santo, excepto María.

El Hombre y el Mito

¿Por qué Nicolás era tan famoso? Bueno, es imposible conocer la realidad de la ficción, pero esto es parte de la leyenda de San Nicolás:

Tenía fama de ser un hacedor de milagros que hacia resucitar a los niños, destruía templos paganos, salvaba a los marineros de la muerte en el mar, y siendo bebé fue amamantado sólo dos días a la semana y ayunaba los otros cinco días.

Pasando de una probable leyenda a una posible historia, Nicolás fue honrado por soportar la persecución. Se dice que fue encarcelado durante la gran persecución del Imperio bajo Diocleciano y Maximiano. Tras su liberación y el regreso, la gente acudía a su alrededor "Nicholas! Confesor! San Nicolás ha llegado a casa!”

Nicolás también fue aclamado como un defensor de la ortodoxia. Más tarde, las fuentes afirman que estuvo presente en el Concilio de Nicea. Según la tradición, fue un firme opositor del arrianismo. Escribiendo cinco siglos después de su muerte, uno de sus biógrafos escribió: “Gracias a la enseñanza de San Nicolás, la metrópoli de Myra solo fue tocado por la inmundicia de la herejía arriana, que firmemente rechazaba como un veneno mortífero.” Las historias de su valor abundan, una afirmando que Nicolás viajó a Nicea y, al llegar, rápidamente abofeteo a Arrio en la cara. Según la historia, el resto del concilio estaba conmocionado y consternado, tanto es así que iban a quitar a Nicolás de su obispado, es decir hasta que Jesús y María se aparecieran para defenderlo. De acuerdo con la misma leyenda, esta aparición cambió la mente de los delegados que rápidamente se retractaron de su indignación.

Como ya podrían haber adivinado, Nicholas también fue venerado por ser un dador generoso de regalos. Nacido en una familia con riqueza, heredó la fortuna cuando sus padres murieron. Al parecer, el dio su vasta fortuna. La historia más famosa involucró tres chicas que eran tan pobres que iban a ser forzadas a una vida de prostitución. Pero Nicolás lanzó tres bolsas de oro a través de la ventana como dotes para las jóvenes.

Con el tiempo, San Nicolás se convirtió en el santo patrón de naciones como Rusia y Grecia, ciudades como Friburgo y Moscú, y de los niños, los marineros, las muchachas solteras, comerciantes y prestamistas (las tres esferas de oro colgando fuera de las casas de empeño son un símbolo de las tres bolsas de oro).

Navidad y San Nicolás

En honor a San Nicolás el dador de regalos, los cristianos empezaron a celebrar el 6 de diciembre (día de su fiesta) dando regalos. La tradición se ha desarrollado con el tiempo. Para niños y niñas buenos, San Nicolás vendría en un túnica roja de Obispo y llena las botas con los regalos en la noche del 5 de diciembre. Para los chicos y chicas malas San Nicolás era de temer. En algunas partes muy católicas de Europa, San Nicolás se convirtió en un elemento de disuasión para niños pequeños mal portados. En Alemania, fue acompañado a menudo por Knecht Ruprecht (peón Rupert) que amenazó con comerse a los hijos si se portaban mal. En Suiza, San Nicolás amenazó con poner a los niños malos en un saco y llevárselos al Bosque Negro. En los Países Bajos, el ayudante de San Nicolás los ataría en un saco y los llevaría de vuelta a España. En algunas partes de Alemania, Austria, el sacerdote, vestido con atuendo de Navidad, visitaría las casas de los niños traviesos y los amenazaría una darles con la vara. ¡Al menos hoy en día, sólo comprueba su lista!

No es sorprendente que los reformadores eran menos amigables hacia las tradiciones que se habían construido alrededor de los santos. Lutero rechazó el día de los santos, en la creencia de que se basaron en leyendas y supersticiones (y una variedad virulenta de moralismo que podríamos añadir). En Alemania, Lutero reemplazó el Día de San Nicolás con diferentes festividades, el Niño Jesús, o Kris Kringle. Irónicamente, Kriss Kringle que deriva de la festividad del Niño Jesús de Lutero, se ha convertido en más que otro nombre para San Nicolás.

De San Nicolás a Santa Claus

El culto a San Nicolás prácticamente desapareció en la Europa protestante, con la excepción de un país: los Países Bajos. Si le agrada la Navidad con toda la parafernalia de Santa Claus y los calcetines navideños y los presentes, es gracias a los holandeses. Si desprecias todo eso, trate de ignorar mi apellido por el momento. Los puritanos acabaron con San Nicolás y prohibieron la Navidad por completo. Pero los holandeses se aferraron a su tradición y la llevaron consigo al Nuevo Mundo. En los Países Bajos Sint Nicolaas fue contratado para Sinterklaas. Según la tradición holandesa, Sinterklaas monta un caballo y va acompañado de su ayudante Zwarte Piet o Black Pete. Muchas personas consideran a Black Pete un estereotipo racista derivado de la esclavitud, aunque otros afirman que él es negro, porque él va por la chimenea y con la cara llena de hollín.

En cualquier caso, es fácil ver cómo Sinterklaas evolucionó en América a Santa Claus. Santa Claus se convirtió en el Santa que conocemos en los Estados Unidos sólo después de que el poema “Era la noche antes de Navidad” fue escrito en 1823. Posiblemente son los versos más conocidos que se han escrito por un norteamericano, el poema ha influido mucho en la tradición de Santa en el mundo de habla inglesa y más allá.

Jolly Old St. Nick y Jesús

¿Cómo deberían relacionarse los cristianos con las tradiciones de Santa Claus? CS Lewis los aceptó y lo incluyó a Papá Noel en El león, la Bruja y el Armario. Otros cristianos, temerosos del sincretismo, se mantienen alejados de Santa, los renos, y un árbol lleno de regalos. Lo dejo a usted y su familia formar opiniones sobre la observación de la festividad de Navidad (ver Rom. 14: 1, 5-6). Personalmente, tratamos de caminar en medio de la carretera en este caso: no enseñamos a nuestros hijos sobre Santa, pero estamos contentos de disfrutar de Qué Bello es Vivir, un par de árboles de Navidad, y un poco de Bing Crosby. Y si los niños, al recoger trozos y piezas de otros lugares, terminan escuchando el vuelo de aterrizaje de renos en el techo, no vamos a introducir las leyes de la física para aplastar su anticipación. Por encima de todo, por supuesto, tratamos de aprovechar que la Navidad es acerca de Cristo.

Pero si usted esta rodeado de un montón de Santa Claus, ¿por qué no usarlo para su beneficio y hablar sobre el verdadero San Nicolás. No sabemos mucho sobre él, pero sabemos que él vivió y fue venerado. Según la leyenda – una de esas historias que probablemente no es cierto, sino que debe ser - cuando Nicolás era niño se levantaba temprano en la mañana para ir a la iglesia y orar. Una mañana, el anciano sacerdote tuvo una visión de que el primero en entrar en la iglesia por la mañana sería el nuevo obispo de Myra. Cuando Nicolás fue el primero en entrar, el viejo sacerdote, obedeciendo a la visión, hizo obispo al joven muchacho en el acto. Pero antes consagrar a Nicolás como un obispo, el sacerdote le hizo una pregunta. “¿Quién eres tú, hijo mío?” Según la tradición, el niño cuya leyenda un día se convertiría en Santa Claus respondió: “Nicolás el pecador.” No está mal para un niño pequeño.

Con lo poco que sabemos de San Nicolás, es seguro decir que no estaría contento de saber que habría eclipsado a Cristo en los corazones de muchos como la figura central de la Navidad. Para el obispo de Myra, sin duda conocía las palabras del ángel a José:”"María dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.” Así que esta Navidad, de regalos si gusta. Lo haremos en nuestra familia. Reciba todos ellos con acción de gracias. Pero no olvidemos lo que más necesitamos: la salvación a través de la sustitución. Esto es un regalo que el verdadero San Nicolás no habría pasado por alto.