jueves, diciembre 25, 2014

La Navidad y La Heroica Soberanía de Dios

clip_image002La Navidad y La Heroica Soberanía de Dios

Por Eric Davis

Es víspera de Navidad. Es un momento para celebrar lo que Dios hizo. Él trajo todo para hacer lo que nosotros no podíamos. Él trajo la salvación a la humanidad que no merecía en la Persona y la obra terminada de Jesucristo. Al igual que un conductor perfecto, Dios orquestó todas las cosas para la llegada del Rey del cielo.

Esa noche, hace unos 2.000 años, Dios dio una exhibición asombrosa de la soberanía. Él se mostró como héroe mientras llevó a cabo su plan que él hizo antes de la creación para la llegada del hombre-Dios. La llegada del antes prometido y largamente esperado Mesías fue una impresionante demostración de amor soberano de Dios para la humanidad pecadora. A pesar de los obstáculos del pecado de la humanidad y los acontecimientos históricos contrarios, Dios se conmovió por su misericordia para soberanamente orquestar la historia el fin de traernos el regalo de Navidad; el Señor y Salvador, Jesucristo.

Esa primera noche de Navidad, Dios exhibió varias manifestaciones amorosas de su soberanía al traernos la Persona de la salvación:

  1. Dios orquestó la salvación a nivel mundial.

Entre otras cosas en ese momento, la república romana había hecho una transición a un tipo más autocrático de gobierno poco después del asesinato de Julio César. De los escombros de la República se levantó el Imperio, que gobernó gran parte del mundo mediterráneo en la época. César se llevó el título, "Augusto" (que significa "majestuoso" o "venerado"), que ningún gobernante político romano nunca tuvo. Y es ese título del que un estatus divino se dio a los emperadores, del que los cristianos se negaron a reconocer. Aun así, el cristianismo floreció bajo la eventual diatriba del Imperio.

clip_image003Augusto era un hombre de gran poder y el éxito político. Se decía de él que fundó Roma de ladrillo y lo dejó de mármol.. En ese momento, Roma gobernó aproximadamente un millón de kilómetros cuadrados de territorio, con unos 60 millones de personas.

En el curso del tiempo, César toma un censo, probablemente para hacer valer su dominio (Lucas 2: 1). Roma gobernaba y los impuestos eran un recordatorio doloroso a los Judíos del dominio de los gentiles. Por lo tanto, como una de las personas más poderosas del mundo de la época, César se muere de ganas de contar a su pueblo, probablemente para jactarse de su dinero y poder.

Sin embargo, sus mudanzas no están más que sirviendo a los propósitos soberanos de Dios. “Como canales de agua es el corazón del rey en la mano del Señor; El lo dirige donde le place.”(Proverbios 21: 1). Dios está orquestando la salvación a un nivel global.

César no está pensando, “Ok, el Senado, la humanidad esta irremediablemente impotente y rebelde. Pero Dios, en su misericordia prometió en la Sagrada Escritura enviar un Salvador que se sustituiría por nosotros, a fin de desviar la ira de Dios que nos merecemos. Yo controlo el mundo mediterráneo, vamos a jugar el ajedrez político adecuado para ayudar a que esto venga para que sea posible el perdón de los pecados y el cielo.” Lo más probable es que está bebiendo Chianti con su cabello de ángel, y pensando: “Me pregunto ¿cuántas personas gobierno? Y ¿pueden pagar impuestos?”

Dios lo hizo posible. Su plan no se desvía y el poder predominante del hombre es simplemente llevando a cabo por el plan predeterminado de Dios.

Es alarmante la soberanía; El Plan de Dios no se desvía. Es también una soberanía reconfortante; el Plan de Dios no se desvía. Aquel a través del cual la salvación vendría, los Judios, estaban en una posición imposible de hacer algo grande. Aquellos a través de los cuales la salvación no vendría, el Imperio, parecía estar en una posición probable de frustrarlo.

Pero la capacidad humana para ayudar u obstaculizar el plan de Dios no es un obstáculo. En su lugar, sirve como telón de fondo contra el que la fuerza y ​​la capacidad para salvar de Dios brilla con gran intensidad.

Dios no está respondiendo al poderío humano ni jugando a ponerse al día y limpiar a fondo. Dios está creando, controlando y dirigiendo el poder humano, llevando a cabo con calma su plan para traer su amor y misericordia al mundo.

  1. Dios orquestó la salvación proféticamente.

Hay un poco de tensión en la historia. Con Miqueas 5: 2 canonizado y María y José a unos 90 kilómetros de Belén, la profecía del nacimiento de Cristo, parece poco probable allí.

Pero Dios se encarga de eso: “Y también José subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David que se llama Belén, por ser él de la casa y de la familia de David,” (Lucas 2: 4). Belén era la ciudad natal del rey David. José pasa a estar en la línea de David. Al igual que otra profecía lo dice, el Mesías estará en la línea de la familia de David (1 Sam 7:12 , Isaías 9:7).

Así pues, José es (sobre todo) obediente a los gobernantes romanos y hace el viaje a Belén para el censo. Dios también está orquestando cosas para asegurarse de que sus profecías se cumplan. (Y también podríamos hablar de profecías como Isaías 07:14).

  1. Dios orquestó la salvación biológicamente.

clip_image005El viaje de José y de María muy probable no fue sin estrés. He viajado por esta zona y no es plano. Y no navegan las 90 millas en un moderno sedán amortiguado con clima controlado, sino probablemente en un maloliente animal de 4 patas.

¿Y si María tiene un parto en el camino?¿Y si ella necesitara de reposo en cama? ¿Y si ella estaba teniendo contracciones o un parto prematuro?

Dios maneja heroicamente, orquestando cosas biológicamente. El nacimiento más importante de la historia fue un parto muy normal. No hay halos y Jesús no sale del vientre pareciendo un pequeño muchacho-hombre medieval enojado dando señal de paz. Hay una labor de parto ineludiblemente, ruptura de la fuente, contracciones y dolor. José probablemente no tiene ni idea de lo que debe hacer; tal vez desmaye. Sin embargo, Dios está controlándolo para llevarlo a cabo exactamente cómo el determino.

  1. Dios orquestó la salvación humildemente.

En Big Picture Bible Storybook de mis hijos, esta parte de la historia es capturada maravillosamente. Dice: "César, el gobernante del mundo romano, estaba mostrando al mundo cuán grande era contar a toda su gente. Pero Dios, el soberano del universo, estaba mostrando al mundo cuan grande era al convertirse en uno de los suyos.”

Con esta concepción y nacimiento, el Dios-hombre llega bañado en humildad. De alguna manera, el bebé es plenamente Dios y plenamente hombre. Sin embargo, no es el comienzo de nuestra existencia del Señor, sino de su humanidad. Y es un acto insondable de humildad de su parte ser coronado por su sacrificio expiatorio sustitutivo.

  1. Dios orquestó salvación irónicamente.

Dios sazona la historia con ironía a propósito. Los Nabucodonosor se convierten en vacas-águilas. Las Anas conciben. Los Sauls se caen del caballo y son convertidos. Los Herodes son comidos por los gusanos. Los humildes son exaltados. El exaltado, humillado. Todo centra su atención en la soberanía de Dios. Se nos recuerda que él se sienta en los cielos y hace lo que quiere (Salmo 115: 3).

clip_image007No fue diferente en esa primera Navidad. El primer lugar de su entronización humana del Rey es un comedero. Los Ángeles buscan, encuentran, y cantan a humildes pastores. Estos chicos eran lo más bajo en la escala de glamour que usted podría encontrar; no el tipo de influencia social.

Y en un crescendo de ironía, el Rey del cielo se convierte en un sufriente y sirviente Salvador.

Es la manera de hacer las cosas por Dios con el propósito de que ningún hombre pueda jactarse y llevarse la gloria.

  1. Dios orquestó la salvación gracias a Dios.

La misericordia y la soberanía van de la mano. Nadie gana u orquesta su misericordia. La misericordia es misericordia porque otro de rango superior, decide por su propia voluntad retener y desviar el castigo merecido. Esto es exactamente lo que Dios está haciendo.

“Y el ángel les dijo: “Mas el ángel les dijo: No temáis, porque he aquí, os traigo buenas nuevas de gran gozo que serán para todo el pueblo; porque os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor” (Lucas 2:10-11).

Los ángeles son enviados soberanamente a proclamar el Salvador que están soberanamente comisionados de toda la eternidad. Y su título, "Salvador", lo dice. Se indica que él es el que libera a los indefensos, sin esperanza, y rebelde de una amenaza directa. La ira de Dios por la eternidad es nuestra amenaza directa. Motivado por su amor, Dios envía misericordiosamente el Salvador. Este pequeño bebé en el pesebre crecerá, obedecer la norma moral de Dios perfectamente, todo para que él pueda ser colgado en la cruz para absorber la ira de Dios en nuestro lugar. Es la misericordia en su máxima expresión.

  1. Dios orquestó la salvación limitadamente.

La paz llegará, pero sólo llegará a aquellos “en quienes El [Dios] se complace” (Lucas 2:14). No dice, "Buena voluntad a los hombres, en general." Los ángeles no están entregando una tarjeta Hallmark de los 60 del cielo. Ellos no están diciendo: “Paz a todo el mundo, aceptes o no el regalo del cielo, el Hijo de Dios." Si alguien repudia Dios al rechazar a su Hijo, la ira de Dios, ni el gozo ni la paz, descansara sobre ellos (cf. Juan 3:36 ).

No todo el mundo va a ser tan nobles como los pastores. Muchos locamente rechazan al Salvador. Algunos incluso lo mataran. Y si Jesús estuviera aquí hoy, muchos intentarían hacer lo mismo. Y, si no fuera por la bondad de Dios en nuestra salvación, todos gritaríamos, "¡Crucifíquenle!"

  1. Dios orquestó la salvación con gozo.

clip_image009 Cuando los pastores vieron el coro angelical esa primera Navidad, se encendió un fuego en ellos. Ellos oyeron. Ellos creyeron. Corrieron. Ellos vieron. Celebraron. Fue la que estaba sucediendo. Y Cristo es todavía la que esta sucediendo. “Para mi el vivir es Cristo" (Filipenses 1:21).

Navidad no sucedió debido a que la raza humana finalmente llegó a un cierto nivel de elegancia moral tal que Dios finalmente dijo: "Wow, OK, eso es impresionante. Ahora voy a venir a la tierra." Esta fue una orquestación a una sola mano de la gracia soberana de Dios. Dios hizo la obra a pesar de nosotros, aunque, por nosotros.

El resultado es que la salvación ha llegado en la persona de Cristo. Aquí estamos dos milenios en el otro lado al que muchos profetas anhelaron ver. Cristo ha venido y ha logrado lo que no podríamos haber logrado. Dios está obrando todo para bien. Todo va a estar bien, y más que bien para todos en Cristo. Esta Navidad, disfrute dela la manifestación amorosa de la soberanía de Dios en la salvación a nosotros.

Feliz Navidad de todos nosotros en Evangelio Según Jesucristo y que usted sea lleno del conocimiento y el amor de Cristo.