martes, diciembre 02, 2014

Nuestro Dios Hermoso

clip_image001 Nuestro Dios Hermoso

Por RC Sproul

Siempre me ha parecido interesante que la Biblia a menudo hace referencia a la belleza. De hecho, si se toma el tiempo para buscar todas las referencias a la "belleza" o cualquier referencia a "hermoso" en una concordancia, verías que la palabra belleza en una forma u otra se produce con frecuencia en las páginas de la Sagrada Escritura, particularmente en el Antiguo Testamento. Primera de Crónicas 16:29 es uno de los lugares donde leemos de la belleza: " Tributad al Señor la gloria debida a su nombre; traed ofrenda, y venid delante de El; adorad al Señor en la majestad de la santidad” (LBLA). Este pasaje conjuga la santidad y la gloria de Dios con respecto a la idea de belleza. Estamos llamados a entrar en la presencia de Dios y adorar lo que es bello en Él: Su gloria y santidad.

Otros textos también hablan de la belleza de Dios. “Una cosa he pedido al Señor, y ésa buscaré: que habite yo en la casa del Señor todos los días de mi vida, para contemplar la hermosura del Señor, y para meditar en su templo.” (Sal. 27: 4). En el Salmo 29, David nos llama a adorar al Señor en la hermosura de la santidad. En ambos lugares, el Señor (o los aspectos significativos de Su carácter) son llamados "hermosos".

Me temo que la idea de la belleza de Dios ha sido toda eclipsada en nuestra cultura contemporánea, tanto en la comunidad secular y en la iglesia también. Lo he dicho muchas veces que hay tres dimensiones de la vida cristiana que las Escrituras centra preocupación - el bien, la verdad y la belleza. Sin embargo, tendemos a eliminar el tercero de los otros dos.. Algunos cristianos reducen su preocupación por las cosas de Dios puramente al ámbito ético, a la discusión de la justicia o de la bondad con respecto a nuestro comportamiento. Otros están tan preocupados por la pureza de la doctrina que están preocupados con la verdad a costa del comportamiento o en detrimento de lo santo. En raras ocasiones, al menos en muchos círculos protestantes, qué encontramos una atención en lo bello.

Esto refleja un desequilibrio notable teniendo en cuenta que la Biblia tiene que ver con la bondad, la verdad y la belleza. Dios, la Escritura nos dice, es la base o fuente de toda bondad. Toda bondad encuentra su definición en Su carácter. En el análisis final, el carácter de Dios es la medida de la bondad. Al mismo tiempo, las Escrituras hablan acerca de Dios como el autor, el origen y fundamento de toda verdad. De la misma manera y en la misma dimensión, las Escrituras hablan acerca de la belleza de Dios. Su Palabra nos dice que todas las cosas hermosas encuentran su origen y fundamento en el carácter de Dios mismo. Por lo tanto, Dios es finalmente la norma del bien, la norma de la verdad, y la norma de lo bello.

Vivimos en una época de crisis en la cultura secular y en la iglesia con respecto a lo bello. Yo escucho todo el tiempo de los artistas cristianos – músicos, escultores, pintores, arquitectos, escritores, dramaturgos, y otros –que se sienten separados de la comunidad cristiana. Me dicen que son tratados como marginados, porque su vocación es considerada mundana e indigna de la devoción cristiana. Eso es un triste comentario sobre nuestro estado de las cosas, sobre todo cuando nos fijamos en la historia de la iglesia y vemos que la iglesia cristiana ha producido algunos de los mayores gigantes de la música, en el arte y en la literatura. ¿Dónde más sino en la historia cristiana encontramos un Milton, un Handel, un Bach o un Shakespeare, hombres que han sido pioneros de la grandeza en las artes?

Si acude al Louvre en París o al Rijksmuseum de Amsterdam y lee la historia del arte, vera que está dominada por una orientación religiosa, y en concreto, de orientación cristiana. Desde que el pueblo de Dios ha existido en comunidad, el arte ha sido una preocupación significativa. Cuando vamos al Antiguo Testamento, por ejemplo, vemos allí que las primeras personas llenas del Espíritu Santo fueron los artesanos y artesanos que Dios hubo seleccionado para preparar los objetos para el tabernáculo. Eso es inspiración divina – estos artistas fueron inspirados por Dios el Espíritu Santo. Él les inspiró por su artesanía del tabernáculo y su mobiliario, para el trabajo de los metales en la tienda, y para la fabricación de los vestidos y túnicas para Aaron –que debían hacerse para gloria y hermosura. Dios estaba preocupado no sólo en utilizar a los artistas en la construcción de su santuario en el Antiguo Testamento, sino también dotar a esos mismos artistas con el poder de su Espíritu Santo para asegurarse de que lo que estaban haciendo cumpliera con los estándares de belleza que El estableció.

Al mismo tiempo, también vemos en las fuertes prohibiciones del Antiguo Testamento contra el uso indebido de arte. Uno de los diez mandamientos, incluso prohíbe la realización de esculturas que se convierten en parte de la práctica de la idolatría, y así que hay un seto puesto alrededor del uso del arte en el Antiguo Testamento. Aunque hubo algunas formas de arte que recibieron la bendición de Dios, había otras formas de arte que no recibieron la bendición de Dios.

Uno no puede desprenderse de las páginas de la Escritura con una conclusión simplista de que todo arte es arte bueno o que todo el arte es arte malo, que el arte siempre es lícito o de que el arte es siempre ilegal. Lo que podemos salir con es la comprensión de que Dios vio el arte y lo que comunica como lo suficientemente importante como para incluirlo en su tabernáculo –para incluir lo hermoso donde las personas se reunían para adorarle. La belleza es importante para Dios porque Él es hermoso, y así lo bello debe ser de importancia para Su pueblo también. Los artistas cristianos deben ser alentados a crear hermosas obras de arte, y los cristianos deben ser animados a apreciar lo hermoso junto a la verdad y el bien, porque el Señor Mismo es hermoso.