martes, diciembre 02, 2014

Buscando la Santidad–Jerry Bridges

clip_image001Buscando la Santidad

Por Jerry Bridges

Tabletalk: ¿Cómo llegaste a ser un cristiano, y cómo el Señor te llamó para el ministerio con Los Navegantes?

Jerry Bridges: Yo crecí en una iglesia que tenía un llamado al altar cada servicio dominical. Pase adelante a la edad de 9 años, 11 y 13, pero nunca había nacido de nuevo. Finalmente, a los 18 años, solo en mi cama una noche, yo oraba, "Dios como sea, quiero que Cristo sea mi Salvador." Al instante tuve seguridad de mi salvación.

Mientras servía en la Marina durante la Guerra de Corea, conocí a Los Navegantes a través de otro oficial de la Marina y empecé a crecer espiritualmente a través de su programa de discipulado. Un año más tarde, mientras se tenía un estudio bíblico, algo en el pasaje que estaba estudiando me hizo hacer la pregunta, "¿Me sentiría dispuesto a servir con Los Navegantes?" Poco después de eso, fallé un examen físico y seis meses más tarde recibieron el alta médica. En ese momento, el liderazgo de los Navegantes me pidió que sirviera como aprendiz en San Diego. Eso fue en 1953.

TT: ¿Quiénes son los Navegantes y cuál es su misión? ¿Cuál era tu trabajo con ellos?

JB: Los Navegantes comenzaron en 1933, cuando un civil, Dawson Trotman, empezó a discipular a un marinero a bordo de un barco de guerra estacionados en Long Beach. Ese marinero empezó a discipular a otro, y en poco tiempo, había un grupo de ellos a bordo de la nave. Comenzaron a visitar las iglesias en la zona para compartir su fe, y necesitaban un nombre para su grupo. Como marineros, eligieron el nombre de Los Navegantes. Hoy Los Navegantes se ha expandido mucho más allá del ministerio militar y tienen más de cuatro mil personas de una treintena de nacionalidades que prestan servicios en más de cien países. Nuestra atención se centra en los laicos, capacitándolos para evangelizar y discipular a otras personas en las que viven y trabajan y a los estudiantes universitarios que lo hagan entre sus compañeros de estudios.

En 1956, me pidieron hacer una parte del personal administrativo de oficina en casa. Serví en varias funciones administrativas hasta 1994. Sin embargo, en 1986, empecé a escribir fuera de las horas de oficina. Mi primer libro, La Búsqueda de la Santidad, fue publicado en 1988. Para sorpresa de todos, incluido yo, el libro se convirtió en un best seller. Como resultado de ello, empecé a recibir invitaciones para hablar en iglesias y conferencias fuera de Los Navegantes. Durante los próximos quince años, gradualmente he hecho transición de administración para ser un escritor y maestro de la Biblia. Desde 1997, he hecho eso a tiempo completo en nuestro ministerio colegial de Estados Unidos.

TT: ¿Cuál es el aspecto más gratificante de ministrar a los estudiantes universitarios?

JB: Viéndolos desarrollar las disciplinas espirituales y hábitos que les permitan adorar, obedecer y servir a Cristo por el resto de sus vidas y de transmitir lo que han aprendido a otras personas. No puedo decir cuántas personas que he conocido en mis viajes a través de los años me han expresado gratitud por el discipulado que recibieron de Los Navegantes durante sus días en la universidad.

TT: En el transcurso de su ministerio, ¿Cuál es la lucha espiritual más común que usted ha visto que enfrentan los estudiantes universitarios, y cómo puede la iglesia local ayudar a los estudiantes universitarios en esa lucha?

JB: Creo que la lucha espiritual más común ha cambiado dramáticamente en los últimos años. Hoy en día la mayor lucha es con la pornografía en Internet. Este es el caso de casi todos los estudiantes varones y casi la mitad de las estudiantes. Y no se trata sólo de Internet: están constantemente bombardeados con imágenes sexualmente estimulantes a través de la televisión y otros medios de comunicación.

La participación en la pornografía en Internet a menudo comienza en los años de la adolescencia; por lo tanto, tanto las iglesias como los padres deben hacer frente a este problema como una prioridad. Este no es el lugar para entrar en el cómo-hacerlo, pero hay varios recursos disponibles.

TT: Usted señala en su libro de Confiando en Dios que muchos cristianos encuentran difícil confiar en Dios en circunstancias adversas. ¿Cuáles son dos maneras que podemos aprender a confiar en Dios, incluso cuando los tiempos son duros?

JB: Confiar en Dios en tiempos difíciles implica creer en primer lugar en la soberanía de Dios; que Él está en control absoluto de todos los eventos y circunstancias de nuestras vidas. En segundo lugar, debemos creer que Él es tan bondadoso como lo es soberano, y que Él no permite que nada en nuestras vidas que no sea para nuestro bien. También implica creer que Él nunca nos dejará ni nos abandonará en medio de estos tiempos difíciles. Aunque estos son los puntos principales, también debemos darnos cuenta de que los caminos de Dios son a menudo misteriosos e inescrutables, por tanto somos llamados a confiar en Él, incluso en circunstancias que nosotros no entendemos.

TT: Si los cristianos ya son declarados justos en Cristo, ¿por qué deberían buscar la santidad personal?

JB: La respuesta corta es que Dios lo manda, como lo ha dicho en 1 Pedro 1:16, "Sed santos porque yo soy santo." Pero Dios nos quiere que deseemos hacer lo que debemos hacer, y es gratitud por lo que Él ha hecho por nosotros en Cristo al perdonar nuestros pecados y darnos la misma justicia perfecta de Cristo lo que debe hacer que deseemos hacer lo que debemos hacer.

TT: ¿Qué son los "instrumentos de la gracia"?

JB: Los instrumentos de la gracia son las disciplinas espirituales personales que Dios nos ha dado para nuestro beneficio. Estos incluyen el tiempo a solas con Dios cada día, la lectura regular y estudio de la Biblia, memorización de las Escrituras y la oración. Yo lo denomino las disciplinas personales. También están las disciplinas corporativas de adorar juntos, escuchar la Palabra de Dios enseñada, y participar en los sacramentos.

TT: Mucha gente piensa que la disciplina personal se opone a la gracia.¿Es esto cierto? Si no, ¿por qué?

JB: La razón por la que mucha gente piensa que la disciplina personal se opone a la gracia es porque creen que la práctica de las disciplinas les gana el favor con Dios. La disciplina personal no se opone a la gracia. En cambio, como alguien ha dicho muy bien, la gracia no elimina la necesidad de disciplinas personales sino más bien las hace eficaces.

TT: En su libro Pecados Respetables, aborda varios pecados que los cristianos suelen pasar por alto porque podríamos pensar que son menos ofensivos para Dios que los demás pecados. Además de los que usted mencionó en su libro, ¿cuáles son algunos "pecados respetables" en los cuales los cristianos toman parte?

JB: Uno de los pecados más comunes que los cristianos cometen es dudar del amor de Dios en medio de la adversidad. Tendemos a pensar, "Si Dios me amara de verdad, Él no permitiría que esto me sucediera." Creo que otros pecados respetables caen en la categoría de no presentar rasgos positivos del carácter cristiano como la compasión, la humildad, amabilidad, bondad, y el gozo. Una lista bastante completa de estos rasgos de carácter se encuentra en Gálatas 5:22-23 y Colosenses 3:12-14.

TT: ¿Qué maestro te ha enseñado más sobre la búsqueda de la santidad y por qué?

JB: El teólogo puritano John Owen, a través de sus libros, ha sido mi mentor y me ha enseñado más sobre la búsqueda de la santidad. Su libro Tentación y Pecado, que es en realidad una combinación de tres tratados sobre el pecado, me ayudó a evitar los dos extremos de "esforzarme más" y "sólo dejar que Jesús viva Su vida a través de mí."

TT: ¿Cuáles son algunas de las lecciones más importantes que Dios te ha enseñado a más en una vida de ministerio?

JB: En el fin de que las aprendiera, la primera sería que la Palabra de Dios, Sus preceptos y promesas, están destinadas a ser aplicadas a situaciones específicas en nuestras vidas.

La segunda es la importancia de nuestra unión con Cristo, tanto como nuestro representante ante Dios en su vida y muerte, y luego como la fuente de nuestra vida espiritual como Jesús nos enseñó en la metáfora de la vid y los pámpanos de Juan 15.

La tercera es que la búsqueda de la santidad consiste en nuestros esfuerzos más diligentes, pero con una dependencia del Espíritu Santo para que bendiga los esfuerzos.

El cuarto es mi entendimiento y la aceptación de la doctrina de la elección soberana de Dios en nuestra salvación. Este es probablemente la mayor transformadora de vida de todas las lecciones más.

El quinto es que el Evangelio no es sólo para los incrédulos y que vayan a Cristo; más bien, todos los que son creyentes necesitan el evangelio todos los días porque todavía somos pecadores practicantes.

La sexta es una mayor comprensión del papel de la morada del Espíritu Santo para aplicar la obra de Cristo a nosotros y permitiéndonos crecer en la vida cristiana.


El Dr. Jerry Bridges es un autor y orador, así como un miembro del personal de Los Navegantes en Colorado Springs, Colorado, donde se ha desempeñado desde 1955. Entre sus muchos libros esstán La Disciplina de la Gracia:. El papel de Dios y Nuestro papel en el Búsqueda de la Santidad, ¿Quién soy yo ?: Identidad en Cristo, Confiando en Dios: Incluso Cuando la Vida Duele, Pecados Respetables: haciendo frente a los pecados toleramos, y su obra más popular, La búsqueda de la Santidad, que ha vendido más de un millón de copias.