miércoles, octubre 15, 2014

Fuego Extraño, El Regreso, 2a. Parte


Fuego Extraño, El Regreso, 2a. Parte

Por John MacArthur
Nota del Editor: Para conmemorar el primer aniversario de la Conferencia de Fuego Extraño, estamos publicando un artículo de John MacArthur, que aparecerá en el próximo número del Diario TMS . Para efectos de este blog, el artículo será publicado en tres partes a lo largo de la semana. Haga clic aquí para leer la Parte 1.
El Cesacionismo a Través de la Historia de la Iglesia
Mirando hacia atrás en la historia de los movimientos pentecostales y carismáticos, es importante señalar que las enseñanzas distintivas del pentecostalismo siempre han estado fuera de la corriente histórica de la convicción Protestante y Reformada. Todos los reformadores y sus herederos eran cesacionistas. Ellos creyeron y enseñaron enfáticamente que Dios está íntimamente involucrado y providencialmente en control de cada detalle de todo lo que sucede en el universo. También sostuvieron la firme convicción de que los dones apostólicos de señal cesaron cuando pasó la era apostólica. No veían conflicto entre esos dos artículos de fe. Tampoco ningún cesacionista imaginó un conflicto allí hasta que tres tendencias perniciosas comenzaron a cambiar el rumbo del evangelismo del siglo XX.
Uno de ellos fue el surgimiento de un enfoque utilitarista de crecimiento de la iglesia, junto con la falsa idea de que el aumento numérico es el mejor indicador de la bendición de Dios. Los Evangélicos intencionalmente dejaron a un lado la doctrina en favor de los ideales pragmáticos y populistas. La Teología dio paso al entretenimiento. La enseñanza de la Biblia se consideró insuficientemente un "buscador sensible", y el evangelicalismo se trasladó poco a poco más y más lejos de la doctrina evangélica histórica. Dentro de una generación, las iglesias evangélicas se llenaron de personas que eran en gran parte ignorantes y bíblicamente analfabetas, y no estaba preparadas para resistir la falsa enseñanza.
Un segundo factor fue la agresividad creciente con la que los fenómenos carismáticos se promueven en los círculos evangélicos. El bombazo del Domingo de Pascua de Dennis Bennett parecía increíblemente audaz en el momento. Tal anuncio pasaría sin previo aviso en la iglesia típica evangélico de hoy. Hoy en día, lo que es inusual (hasta el punto de ser aparente monstruoso) es una persona que desafía abiertamente las afirmaciones carismáticas. La reacción pública en contra de la Conferencia de Fuego Extraño demostró esto.
Una tercera tendencia (la más preocupante de todas) es la extravagancia escalada del exhibicionismo carismático. Alrededor de la década de 1980 hablar en lenguas fue reemplazado como el principal don de señal. En algunos círculos, las lenguas ya no eran ni siquiera consideradas una señal necesaria del bautismo del Espíritu Santo. En cambio, al parecer todo el mundo carismático estaba promoviendo repentinamente profecías privadas y ser “muertos en el Espíritu.” Ese cambio fue seguido por la llamada Bendición de Toronto, que a su vez dio paso a orgías desenfrenadas de embriaguez artificial bajo la dirección de Rodney Howard-Browne como el autodenominado “Bartender del Espíritu Santo.” Los carismáticos hoy parecen cautivados con actividades como “absorber tumbas” (visitar las tumbas de los héroes carismáticos tempranos con el fin de empaparse de unción); “fumar el Espíritu” (inhalar un contenedor imaginario y elevarse en el Espíritu Santo); y experimentos ridículos con caminar sobre el agua, resucitar muertos, o incluso de la vieja escuela de fenómenos ocultistas. Mientras tanto, las profecías, declaraciones falsas y nuevas doctrinas son cada vez más y más grotescas –pero rara vez son desafiadas.
Nada de esto viene de nuestra herencia protestante y reformada. De hecho, las profecías extra bíblicas, afirmaciones extravagantes acerca de milagros, y otros fenómenos sobrenaturales eran características de la superstición medieval católica romana que los reformadores rechazaron enfáticamente. Los únicos otros continuistas doctrinarios en la historia de la iglesia pertenecían a grupos marginales, como los montanistas en el siglo II y los profetas de Zwickau (y otros radicales) a principios del siglo XVI. Una de las principales razones de que los reformadores magisteriales mantenían a los grupos anabautistas en alta sospecha fue la prevalencia de las nuevas revelaciones y otras creencias de tipo carismático entre los reformadores radicales. Por otra parte, los grupos radicales que colocaron más énfasis en la revelación extra bíblica eran básicamente infructíferos y de corta duración. No existe una línea clara de continuidad entre los fenómenos milagrosos promocionados por los primeros reformadores radicales y las prácticas carismáticas del siglo XX.
En otras palabras, el continuismo es un fenómeno contemporáneo (del siglo XX), y abarca un punto de vista que hasta algún tiempo después de 1960 fue universalmente rechazado por la histórica protestante y la corriente evangélica.
El Cesacionismo de la Escritura
Hay, sin embargo, una razón mucho más fuerte para rechazar la enseñanza carismática. Para poder afirmar la continuación de los dones de señales, es necesario inventar interpretaciones novedosas, imaginarias, o caprichosas de ciertos textos bíblicos. Pasajes que nunca han estado en cuestión ahora deben ser reinterpretados. Por ejemplo, hasta que el movimiento carismático consideró necesario explicar por qué la glosolalia moderna no tiene relación con ninguna lengua conocida, nadie sugirió que la lengua hablada por los ángeles puede carecer de estructura o de sentido. Ningún comentarista creíble jamás pensó que los "gemidos que no puede ser pronunciados" de los que se habla en Romanos 8:26 en realidad puede ser pronunciado en sílabas sin sentido repetitivas. Ningún estudiante de las Escrituras jamás habría llegado a la conclusión de que los idiomas conocidos y traducibles manifestados en Pentecostés, finalmente serían reemplazados con galimatías ininteligibles.
Las lenguas que se hablaban en el Día de Pentecostés, así como el don de lenguas en la iglesia primitiva tenían un propósito específico. El fenómeno fue un cumplimiento de Isaías 28:11-12. Esa profecía está estrechamente parafraseada por Pablo en 1 Corintios 14:21: “Por hombres de lenguas extrañas y por boca de extraños hablare a este pueblo.” En otras palabras, se les dio las lenguas para mostrar a Israel que Dios estaba poniendo su atención a los gentiles. La gente de todas las naciones ahora serían abrazados bajo un Nuevo Pacto. Los idiomas que se hablan en Pentecostés se enumeran en Hechos 2: 9-11. Sin excepción, eran idiomas gentiles. Judios de todo el mundo estuvieron presentes en la ciudad de Jerusalén. Nunca habían oído a Dios siendo elogiado en un lenguaje gentil. El lenguaje de la adoración era el hebreo, exclusivamente. Incluso en la dispersión, la alabanza a YHWH siempre se ofreció en la lengua sagrada. Así que cuando los apóstoles empezaron a hablar lenguas gentiles, la gente de Jerusalén estaba oyendo algo completamente nuevo e impactante. El significado era inconfundible: se trataba de una declaración de que Dios le daba la espalda a una nación apóstata, que rechaza a Cristo para abrir el camino de salvación para el mundo en general. Hablar en lenguas significaba que "los tiempos de los gentiles" (Lucas 21:24) habían comenzado.
¿Qué significan las lenguas de hoy? ¿A qué señala este fenómeno? No hay una respuesta a esa pregunta. Las lenguas modernas no tienen sentido, no tiene importancia. Se encuentran en todos los sentidos incomprensibles.
En resumen, la posición continuista requiere una redefinición completa de los dones apostólicos. Los carismáticos modernos parten de una definición bíblica de los dones con el fin de dar cabida a una explicación inverosímil de lo que vemos que sucede hoy en día.
Las afirmaciones continuistas son refutadas por sí mismas para cualquier persona que toma la Escritura a su valor nominal. Considere, por ejemplo, la multitud de profecías y palabras de conocimiento fallidas que salen constantemente por los carismáticos modernos. Deuteronomio 18:22 y Jeremías 29: 8-9 enseñan claramente que si alguien habla en el nombre del Señor y su profecía no se cumple, esa persona no debe ser considerada como un verdadero profeta. Los carismáticos modernos que son honestos admitirán abiertamente que todos sus profetas son más a menudo erróneos que acertados. Con el fin de obtener instrucciones claras y enfáticas de la Biblia con respecto a los falsos profetas, han inventado un dogma, que en ninguna parte se enseña en la Biblia, que el don de la profecía del Nuevo Testamento se supone que es falible. Ellos dicen que la profecía del Nuevo Testamento es una forma menor de revelación que la profecía del Antiguo Testamento. El estándar se ha reducido (o más precisamente, eliminado) de tal manera que incluso una larga serie de falsas profecías no necesariamente hacen a alguien un falso profeta.
La estupidez de la idea y los peligros que invita debe ser obvia para cualquier persona con sentido común. ¿Cuál es el punto de la profecía falible? ¿Está Dios murmurando? ¿Por qué Dios, que nos dio una palabra profética más segura, confundiría a Su pueblo añadiendo a Su revelación algo tan indefinido? Pero los carismáticos modernos construyen toda su argumento para la profecía moderna sobre ese fundamento de arena. Ellos simplemente no han cumplido con el peso de la prueba bíblica.
La verdad es que los que se llaman continuistas realmente no creen en la continuación de los dones. Los dones que abrazan son fenómenos diferentes y de menor calidad que el derramamiento apostólico de los milagros. Carismáticos honestos deben enfrentar y asimilar ese hecho.
Los carismas eran, después de todo, dones apostólicos. Pablo clasifica expresamente señales, prodigios y milagros como “señales de un verdadero apóstol” (2 Corintios 12:12). Cada milagro, sanidad, y fenómeno sobrenatural que se manifestó en la iglesia primitiva fue hecho por alguien estrechamente relacionado con un apóstol. Los apóstoles y profetas mismos sirvieron a un propósito fundacional (Efesios 2:20). En otras palabras, esos papeles se referían a la fundación de la iglesia, y una vez que la iglesia fue totalmente establecida, la era apostólica comenzó a llegar a su fin. Los milagros desempeñan un papel cada vez menor, incluso en el relato bíblico de la iglesia primitiva. La iglesia creció y se extendió mientras que el Nuevo Testamento se escribía y distribuía. Poco a poco y por el propio plan de Dios, la autoridad bíblica eclipsó a la autoridad apostólica, finalmente eliminando cualquier necesidad, ya sea para el oficio apostólico o para más revelación. Al final del primer siglo, los apóstoles y los profetas habían cumplido su propósito fundacional y dejado la escena. Del mismo modo los dones y los fenómenos que sirvieron como "señales de un verdadero apóstol" se desvanecieron del registro. Esos son simples hechos de la historia, empezando por el registro bíblico de la iglesia primitiva.
Así que la base bíblica para el cese de los dones, tal como fueron vistos en el Nuevo Testamento es robusta. Sin dejar de lado por completo la teología histórica, reinterpretando pasajes de la Escritura, y redefiniendo el don pentecostal de lenguas, no hay manera de mantener una posición continuista.
La Ausencia de los Milagros
No se puede evaluar con honestidad el movimiento carismático moderno sin notar la ausencia de verdaderos milagros hoy. Dios puede sanar. Él contesta nuestras oraciones.. Él es, por supuesto, libre de hacer lo que Él quiere. Pero es un hecho bastante obvio (verdadero por definición) que los milagros no son el medio normal por el que opera. Los parapléjicos no salen de las sillas de ruedas y caminan. Los muertos no son resucitados a la vida en los funerales. Las personas en las etapas finales de un cáncer terminal no experimentan la sanidad instantánea. Los milagros simplemente no son normativos, incluso en las comunidades carismáticas más devotas. Nadie hoy en día, incluyendo las celebridades carismáticas más veneradas, tiene el poder de convocar milagros por un simple mandato de la manera en que los apóstoles lo hicieron en Hechos 3: 6 o 9:34.
Para obtener más información sobre Fuego Extraño, haga clic aquí para accesar a las conferencias, así como artículos y reseñas de libros.

Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B141015
COPYRIGHT © 2014 Grace to You