miércoles, octubre 29, 2014

¡Esas emociones molestas!: 1ª. Parte-Manejando Las Emociones Con Madurez

clip_image001¡Esas emociones molestas!: 1ª. Parte-Manejando Las Emociones Con Madurez

Por Sherry Allchin

El Propósito de las Emociones

Las emociones, a veces puede ser un truco para todos nosotros! A veces las llevamos en las mangas, mientras que otras veces las acumulamos y negamos emociones problemáticas, fingiendo que no nos están molestando y esperando que se van a ir rápido, así que nos sentimos mejor. Sin embargo, nos molestan, así como las que nos rodean! ¡Y mantienen a los consejeros en el negocio!

Nuestro Dios Trino expresa emociones adecuadamente, por lo que las emociones tienen un buen propósito. Ellas nos alertan de que algo tiene que cambiar, ya sea en nosotros o por medio de nosotros. Hemos sido creados a su imagen y por lo tanto debemos aprender a alinear nuestras emociones a sus emociones sin pecado, a pesar de que vivimos en un mundo caído con el pecado afectando a nuestras emociones, así como nuestros pensamientos y comportamientos.

Aprender a expresar emociones de manera que honren a Dios requiere cada crecer más en el auto-control. El dominio propio es un fruto del Espíritu, madurado al traer el "yo" bajo el control del Espíritu Santo, lo que permite Su obra de enseñanza, convencimiento, corrección, e instruyéndonos a conformarnos a la imagen de Cristo para que podamos participar en la obra de Cristo.

Las respuestas pecaminosas que tendemos a culpar a nuestras emociones deben ser sustituidas por el pensamiento bíblico que refleja la mente de Cristo acerca de las circunstancias que desencadenan respuestas emocionales negativas. El pensamiento justo entonces se traduce en un comportamiento justo que reflejen el carácter de Cristo. En nuestra cultura, muchos creen que no tenemos control sobre nuestras emociones, sino más bien estamos cautivos a ellas. La Escritura establece una base clara para la forma de controlar nuestras emociones controlando constantemente nuestros pensamientos (Filipenses 4:8) y comportamientos (Proverbios 4:23), llevándolos a la obediencia a Cristo (2 Corintios 10: 5). Podemos optar por tener emociones positivas, viviendo el fruto del Espíritu en la vida cotidiana.

Entendiendo Nuestros Sentimientos

Considere este principio bíblico básico para la comprensión de las emociones:

¡Sentimos lo que sentimos porque pensamos lo que pensamos y hacemos lo que hacemos!

Respondemos a nuestras experiencias de vida a través de las emociones. Sólo golpee el pulgar con un martillo y vea si el dolor físico que siente no produce también una respuesta emocional! Cuando usted tiene un plazo que cumplir, la presión produce una tensión interna que usted siente mucho en su cuerpo y sus emociones. Discutir con un pariente amado puede conducir a herir los sentimientos que le envían a una montaña rusa emocional. A medida que crecemos en el entendimiento de que nuestras experiencias cotidianas contribuyen a las emociones que sentimos, también hay que ser rápidos para entender que las circunstancias no causan las emociones.

La ira, el miedo, la depresión, vergüenza, confusión y soledad son algunas de las emociones negativas que nos apresuramos a sentir y expresar. Estas emociones no son causadas ​​por la circunstancia de nuestra experiencia, sino por la forma en que interpretamos esas circunstancias. Cuando ponemos a Dios en la interpretación de nuestras circunstancias, nuestras creencias acerca de esa circunstancia comienzan a cambiar y actuamos sobre esas creencias de manera que honren a Dios. Entonces nuestras emociones comienzan a reflejar el fruto del Espíritu, combinando creencias, acciones y emociones: amor, gozo, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio de sí mismo. Experimentamos la verdadera felicidad, el gozo, la paz, la gratitud y el contentamiento. Las emociones positivas prevalecen aún en medio de circunstancias difíciles.

David Como Ejemplo

Tome, por ejemplo, David. El ejército israelita estaba temblando de miedo por Goliat, y su acción era huir de la circunstancia peligrosa. Su sistema de creencias interpretaba que Goliat era demasiado grande y demasiado peligroso; eran víctimas de desastres. David enfrentó exactamente la misma circunstancia peligrosa; Goliat era mucho más grande y más fuerte que él, equipado para luchar en maneras que David no sabía nada.

Sin embargo, el sistema de creencias de David interpretó su Dios como más grande que Goliat; su Dios siempre había sido fiel, ayudándole a matar al león y al oso para proteger a sus ovejas; su Dios le ayudaría a matar al gigante que estaba desafiando al Dios vivo y verdadero y burlándose de Su pueblo. Las acciones de David entonces reflejan sus creencias, y él defendió el honor de Dios al matar a Goliat.

¡Qué emociones debió haber experimentado David como el vencedor quien ganó la batalla! Yo creo que eran emociones positivas de júbilo que salieron de sus creencias que honran a Dios y sus decisiones en su estilo de vida.

Un Ejemplo de un Día Moderno

Tomemos otro ejemplo. Otro conductor se atraviesa y casi causa un accidente. Usted echa y balbucea durante veinte minutos acerca de este conductor, y usted está tentado a acelerar para atravesársele y mostrarle cómo se siente.

¿Qué sistema de creencias gobierna en ese momento? Usted tiene el derecho y él violó su derecho en ese punto en el camino. Usted se merece un mejor trato. Usted está enojado y por lo tanto cree que está justificado en sus acciones que reflejan su sistema de creencias.

¿Sus emociones en ese punto son positivas o negativas? ¿Su ira es justa (que refleja a Dios y Su gloria) o es injusta (que refleja sus deseos egoístas)?

Sin embargo, en otro día, otro conductor puede atravesársele a usted de nuevo ... la misma circunstancia, pero digamos que esta vez usted está adorando a Dios a medida que circula a lo largo de su coche y refleja el santuario de su corazón que quiere honrar a Dios. Su sistema de creencias ha cambiado del egoísmo a un honrar a Dios y los demás, por tanto, usted reduce la velocidad para permitirle entrar de manera segura, ora por él para que llegue a casa de forma segura sin matarse a sí mismo ni a nadie, y se dirige de nuevo a su alabanza y adoración, dando gracias a Dios por Sus tiernas misericordias de seguridad hacia usted y los demás.

Ahora, ¿qué emociones estás experimentando y expresando? Las emociones son, pues, un producto de lo que usted piensa acerca de sus circunstancias y de su Dios, y cómo actúan en base a esas creencias.

El Resto de la Historia

Por favor regrese a la parte 2 cuando examinamos cómo comunicar sentimientos con precisión.

Únase a la Conversación

¿Cómo se puede aplicar este principio a su vida y ministerio?

¡Sentimos lo que sentimos porque pensamos lo que pensamos y hacemos lo que hacemos!