jueves, octubre 02, 2014

La Virtud Perdida de la Modestia

clip_image001La Virtud Perdida de la Modestia

Por Kevin DeYoung

No sé si modesta es lo más candente, pero sí sé que la modestia es bíblica.

Es una de las marcas de la confusión de nuestra época que muchos adolescentes y adultos jóvenes están mas avergonzados de vestir con modesta reserva que a casi desnudarse por completo. Incluso después de que damos plena garganta a las necesarias salvedades –ser bonita (o hermosa) no es un pecado, trabajar para mejorar su apariencia no tiene que ser la vanidad, la línea entre modesto y poco modesto no es siempre blanco y negro –aun nos quedamos con el hecho bíblico innegable de que Dios considera la modestia una virtud y su opuesto es un vicio.

Aquí hay cinco razones bíblicas que los cristianos deben abrazar la modestia como algo bueno diseñado y deseado por Dios.

1. La modestia protege lo que es íntimo. Hay una cierta cadena de feminismo que dice que las mujeres deben estar orgullosas de sus proezas sexuales y que cualquier insistencia de encubrir lo que no se siente como encubrimiento sólo sirve para reforzar las nociones patriarcales que los hombres tienen el derecho de determinar lo que las mujeres hacen con sus cuerpos. Pero el llamado de la Biblia a la modestia no se basa en la supuesta malicia de la forma femenina. El buen mandato de Dios para encubrir no es para castigar, sino para proteger. Como escribe Wendy Shalit: “La presión sobre las chicas de hoy para tomar selfies sexy viene de una cultura que equipara habitualmente la modestia con vergüenza, en lugar de reconocerla como lo que realmente es: Un impulso que protege lo que es precioso e íntimo.” El común estribillo de la novia – “no levantéis ni despertéis a mi amor, hasta que quiera.” (Cantar de los Cantares 2: 7) –es un llamado de una mujer a un grupo de mujeres solteras para guardar la excitación sexual y la actividad sexual durante su debido tiempo, con la persona adecuada, en el lugar adecuado.

2. La modestia acepta que nuestros cuerpos también viven en la comunidad. ¿Qué significa eso? Esto significa que si bien suena bien decir: “Es mi cuerpo.” Esto es olvidar que nuestro cuerpo existe en una red más amplia de relaciones, al igual que nuestra forma de hablar lo hace, y nuestras acciones, nuestra voluntad y nuestros deseos. La manera de vestirnos no está determinado por la forma en que otros desean que vistamos. Y, sin embargo, sería sub-cristiano a actuar como si el estado espiritual de aquellos que nos rodean fuese intrascendente.

Antes de continuar, permítanme decir esto tan claramente como sea posible: los hombres son responsables de su adulterio, por su fornicación, por ver pornografía, por su lujuria, y por su (Dios no lo quiera) ataque sexual, independientemente de cómo una mujer se viste . La Biblia no ordena la modestia de uno u otro sexo, porque el sexo opuesto es simplemente incapaz de mantener sus pantalones y sus pensamientos bajo control. Escuchen hombres: si la esposa de Potifar fuera a irrumpir y bailar desnuda de vientre en su mesa de la cocina y quitarle su traje de cumpleaños, a pesar de ello no sería excusado de cometer adulterio con ella. La falta de modestia en una de las partes no justifica la falta de moderación en la otra.

Habiendo dicho todo esto, la ley del amor ¿no sugiere que deberíamos querer evitar atraer a otros al pecado? La frase "con intención lujuriosa" en Mateo 5:28 es traducida por algunos estudiosos (DA Carson entre ellos): “Con el fin de obtener su lujuria.” El significado, entonces, en lugar tener lujuria en el corazón del hombre, sería que el hombre quiere a una mujer para el sea deseado por ella. Si se acepta esta posición minoritaria o no, sigue siendo una aplicación justa pensar que la declaración de Jesús nos prohíbe tener una actitud del corazón que codicie y una actitud del corazón que desee ser codiciado. Algunas personas quieren ver pornografía y otros quieren ser la pornografía. Tal vez no en un sentido literal, pero hay hombres y mujeres que anhelan el poder, la atención y el estado que viene de ser notado y buscado. Esto incita a otros a pecar y es en sí mismo pecaminoso.

3. La modestia opera con la evaluación negativa de la Biblia de la desnudez pública después de la Caída. Desde Adán y Eva luchando por obtener hojas de higuera (Génesis 3:10), hasta la desnudez deshonrosa de Noé (Génesis 9:21), hasta la vergonzosamente exposición de las nalgas de los hombres de David (2 Sam 10:4), la Biblia sabe que habitamos un mundo caído en el que ciertos aspectos de nuestro ser corporal deben estar ocultos. De hecho, esto es precisamente lo que Pablo presume cuando habla de “nuestros miembros menos decentes” que deben ser “tratados con mayor modestia” (1 Cor. 12:23). Hay una razón por la que mamá las llamaba partes íntimas.

4. La modestia abraza la fuerte advertencia bíblica de abstenerse de sensualidad Sensualidad (Gr: aselgeia)... Es una característica distintiva de la carne y una de las marcas del mundo pagano (Gálatas 5:19; Rom 13:13; 2 Cor. 12:21; 2 Pedro 2: 2, 18). ¿Nos da la palabra instrucciones exactas sobre hasta dónde llega el buen gusto en la sensualidad –cuánto de largo pueden ser las faldas, qué tipo de traje de baño vestir, o si los hombres fornidos necesitan correr sin camisa cuando hay 60 grados en Michigan? No. Pero seguramente estaremos de acuerdo en que no es raro que los hombres y las mujeres se vistan de manera que sólo añadan al aspecto y sensación de nuestra cultura ubicua de sensualidad. Si la palabra aselgeia sugiere excesos sexuales ( TDNT ), haríamos bien en considerar si el deseo detrás de nuestro comportamiento es hacer morir a la bestia sensual o saciarlo.

5. La modestia demuestra a otros que tenemos cosas más importantes que ofrecer que una buena apariencia y atractivo sexual El punto de 1 Timoteo 2:9 y 1 Pedro 3: 3-4 no es una prohibición absoluta de tratar de parecer agradable. La prohibición está en contra de intentar esforzarse para lucir bien en todas las formas que son tan relativamente poco importantes. La pregunta a la mujer en estos versículos –y ciertamente se aplica a los hombres también– es esta: ¿vas a captar la atención de la gente con pelo y joyas y ropa sexy o tu presencia en la sala de estar será inconfundible por tu carácter semejante al de Cristo? El vestido inmodesto le dice al mundo: “Yo no estoy seguro de tener algo más que ofrecer que eso. Lo que se ve es realmente todo lo que obtienes.”

Permítanme decir lo obvio: la Biblia no tiene fotos. No existe un manual inspirado sobre como vestirse por la mañana. Hay cuestiones de cultura, conciencia, y contexto que sin duda vienen en su lugar. No tengo ninguna lista de control para comprobar antes de salir por la puerta.

Pero si ha de creerle a la Biblia, todo este asunto de la modestia no es irrelevante para el discipulado cristiano. Nuestros cuerpos han sido comprados por precio. Glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo (1 Cor. 6:20). Lo que significa que no mostramos a todo el mundo todo lo que podríamos pensar que es digno de ver. Y eso significa que no vamos a tener vergüenza de mantener mas privadas aquellas cosas que son más preciadas. La vergüenza es una categoría de gran alcance, en la Biblia y en nuestros días. La clave es saber de qué cosas en realidad, deberíamos estar avergonzados.