viernes, octubre 24, 2014

Las Influencias Transitivas de Lewis y Piper en el Evangelicalismo

clip_image002

Las Influencias Transitivas de Lewis y Piper en el Evangelicalismo

Por Michael John Beasley

II. Lewis y Influencias transitivas de Lewis y Piper en el Evangelicalismo: En una columna anterior, examiné las afirmaciones inquietantes de Lewis y Piper del hedonismo. En esa pieza, se dio especial atención en relación con la alabanza preocupante de Piper del ateo Ayn ​​Rand: “Creo que [Ayn Rand] señala a la verdad y finalmente a Jesús: ella estima la razón, el individualismo y el hedonismo - y yo también ...”[1]

La noción de alabar a una persona cuya plan de vida es invertido en blasfemar contra Dios parece bastante increíble. Pero Piper ha demostrado que tal patrón donde sea que encuentre evidencias de hedonismo que él cree que es compatible con su visión de "hedonismo cristiano." Para Piper, Ayn Rand (autora de La Virtud del Egoísmo) debería recibir algún elogio por su amor por el hedonismo, a pesar del hecho de que el apóstol Pablo vio tal hedonismo como lo que es: una señal de depravación humana máxima:

2 Timoteo 3: 1,4: 1 “En los últimos días ... habrá hombres amadores de sí mismos ..." 4 "amadores de los deleites [amadores del hedonismo: φιλήδονοι] ..."

En la búsqueda de ese hedonismo, Piper también insiste:

“Nunca debemos tratar de negar o resistir nuestro anhelo de ser feliz, como si se tratara de un mal impulso. En su lugar debemos tratar de intensificar este anhelo y nutrirlo con lo proporcionará la satisfacción más profunda y duradera.”[2]

Sin embargo, su afirmación confiada corre precipitadamente contra la reprensión contundente de Santiago de los buscadores de placer hedonista de su época:

Santiago 4: 3-9: 3 Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites [literalmente, el hedonismo: ἡδοναῖς]. 4 !Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios. 5 ¿O pensáis que la Escritura dice en vano: El Espíritu que él ha hecho morar en nosotros nos anhela celosamente? 6 Pero él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes. 7 Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros. 8 Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones. 9 Afligíos, y lamentad, y llorad. Vuestra risa se convierta en lloro, y vuestro gozo en tristeza.

Cabe señalar que, según la Escritura, el hedonismo no es sólo una evidencia de pecado grave entre los impíos (2 Timoteo 3:4), sino también es un peligro potencial y grave para el pueblo de Dios (Santiago 4:1-11 ). Es difícil imaginar que alguien pudiera pensar que es una buena idea promover una visión de la santificación que tiene en sus raíces el problema histórico de la humanidad del hedonismo. Como se mencionó en el artículo anterior, las reprensiones de JC Ryle contra el uso de palabras "groseras" para promover pensamientos sobre la santificación suministran una advertencia sabia que no debe ser ignorada.[3] Los nuevos enfoques a la doctrina bíblica a menudo venden muchos libros, pero la iglesia de Cristo no es en absoluto ayudada por estas innovaciones. Por lo tanto, el legado preocupante de Lewis sobrevive e incluso prospera en la era moderna a causa de aquellos que descansan en una filosofía similar del hedonismo:

“Puede notar que no trazo ninguna distinción entre los placeres sensuales y estéticas. Pero ¿por qué habría de hacerlo? La línea es casi imposible trazar y qué uso sería si uno tuvo éxito en su elaboración? Si este es el hedonismo, también es un tanto una ardua disciplina.”[4]

El avance del 'hedonismo, el subjetivismo, y el misticismo de Lewis [5] sigue propagándose en el evangelicalismo hoy, y hay muchos que están ayudando con tal avance. Apenas el año pasado, John Piper realizó una conferencia titulada: El Racionalista Romántico:. Dios, Vida, y la Imaginación en la Obra de CS Lewis - Conferencia Nacional 2013. Al concluir el mensaje final de la conferencia, Piper ofreció esta bendición en lugar diciendo, repleta de un impulso Lewisiano:

“Que Dios tome todos los mensajes de esta conferencia, y toda la sabiduría de CS Lewis, y todas las maravillas de este mundo, y toda la verdad de su palabra, y te conceda gustar y ver que el Señor es bueno. Y con la ayuda de CS Lewis que puedas comunicarte con un gozo y habilidad como nunca antes a un mundo lleno de anhelo insatisfecho.”[6]

John Piper, al menos, puede ser acreditado por su admitida dependencia, y dedicación a CS Lewis. Pero ¿debe el cuerpo de Cristo unirse a él en tal devoción? No lo creo. Lo que hay que entender es que cuando una persona lee un libro de CS Lewis, están ingiriendo mucho más que la obra de un solo autor. Junto con Lewis viene el pensamiento y la teología del místico y universalista - George MacDonald.: Al introducir su Antología de George MacDonald, Lewis dijo esto:

“…Al hacer esta colección yo estaba cumpliendo una deuda de justicia. Nunca he ocultado el hecho de que yo lo consideré como mi maestro; en efecto creo que nunca he escrito un libro en el que yo no lo haya citado. Pero no me ha parecido que los que han recibido mis libros con buenos ojos tengan a bien ahora darse cuenta lo suficiente de la afiliación. La honestidad me conduce a enfatizarlo.”[7]

Por la propia admisión de Lewis, él estaba totalmente comprometido con el pensamiento y las enseñanzas de George MacDonald, y esto se hizo evidente en sus escritos:

“Esta colección, como ya he dicho, no fue diseñada para revivir la reputación literaria de MacDonald, sino para difundir su enseñanza religiosa. De ahí que la mayoría de mis extractos están tomados de los tres volúmenes de Unspoken Sermons [Sermones Sin Palabras]. Mi propia deuda con este libro es casi tan grande como un hombre puede deberle a otro: y casi todos los investigadores serios a los que he introducido reconocen que les ha sido de una gran ayuda–a veces indispensable a la misma aceptación de la fe cristiana…”[8]

Los principales trabajos de George MacDonald se centraron en su escritura de ficción, a pesar de que comenzó como un pastor (Trinity Congregational Church, Arundel - 1850) donde su desdén por el calvinismo y su simpatía hacia el universalismo se hicieron evidentes. Dejando el ministerio con mucho desdén por la doctrina de la elección, MacDonald avanzó sus puntos de vista a través de sus obras de ficción. la falta de voluntad de MacDonald a aceptar la verdadera naturaleza de Dios revelada en la Escritura es evidente a través de sus obras, sin embargo, su sermón titulado, Justicia (donde sus puntos de vista sobre el universalismo son evidentes), deja su desprecio por la justicia de Dios bastante claro:

“Los que dicen que la justicia significa el castigo del pecado, y la misericordia el no castigar el pecado, y atribuir ambos a Dios, crearía un cisma en la idea misma de Dios.” [George MacDonald, Sermon on Justice, Salmo 62:12]

En este sermón, MacDonald comienza desde su incredulidad respecto a la justicia absoluta de Dios, conjeturando que no todo se perderán al final. Él renuncia a la idea de la sustitución penal y luego postula su propia visión de la reconciliación purgatorial:

“... ¿Usted no cree en la expiación? En lo que llaman la expiación, en lo que entendemos por la palabra, lo que ya he escrito debe dejar claro lo suficiente que no creo. Que Dios no permita eso, porque sería creer una mentira, y una mentira que en gran parte es culpable de la no-aceptación del Evangelio en esta y otras tierras.”

“Creo que la justicia y la misericordia son simplemente una y la misma cosa; sin la justicia al máximo no puede haber piedad, y sin la piedad al máximo no puede haber justicia; que tal es la misericordia de Dios que llevará a cabo a sus hijos en el fuego consumidor de su distancia hasta que paguen el último centavo, hasta que se caigan las arcas del egoísmo con toda la escoria que hay en él, y se apresuran a casa con el Padre y el Hijo, y los muchos hermanos - se apresuran al interior del centro del fuego vivificante cuyos círculos externos se queman.”

De todo esto, el lector debe entender que las similitudes entre MacDonald y Lewis son bastante fuertes, y esto ayudará al lector a comprender el siguiente diálogo ficticio entre Lewis y su Maestro - George MacDonald:

Lewis: “En tus propios libros, señor,” le dije, “eras un universalista. Hablabas como si todos los hombres se salvarían y San Pablo lo dice también...”

MacDonald: “No puedes saber nada del fin de todas las cosas, o nada expresable en esos términos. Puede ser, como el señor dijo a Lady Julián, que todos estén bien, y todos estarán bien, y todo tipo de cosas estará bien. Pero es una tontería hablar de estos asuntos.”

Lewis: “¿Será porque son tan terribles, señor?”

MacDonald: “No, porque todas las respuestas engañan. Si planteas la pregunta desde dentro del tiempo y preguntas por posibilidades, la respuesta es certera. La elección de los caminos está ante ti. Todo hombre puede escoger la muerte eterna. Los que la escojan la tendrán. Pero si tratamos de saltar a la eternidad, si intentas ver el final de todas las cosas tal como será (por decirlo así), cuando ya no hay más posibilidad a excepción de lo real, entonces estás preguntando lo que no puede responderse a oídos mortales.”[9]

Una de las cosas interesantes sobre el trabajo de Lewis, El Gran Divorcio, es que la cuestión del universalismo nunca es completamente respondida. Según el Maestro de Lewis: “todas las respuestas engañan,” y así el lector debe ser disuadido de buscar en dicha consulta.[10] Aunque el lector no lo reconozca, el diálogo ficticio de Lewis construido con MacDonald le brinda la oportunidad de presentar las palabras de Lady Julian, un místico y universalista del siglo 14. En su colección de revelaciones afirmadas de Cristo tituladas: Revelaciones del Amor Divino, Lady Julian registra las siguientes:

LA REVELACIÓN DECIMOTERCERA - CAPÍTULO XXVII

Después de esto, nuestro Señor me recordó el ardiente deseo que antes tenía por él, y vi que nada me era obstáculo, sino el pecado. Vi que esto es cierto para todos en general, y me pareció que de no haber existido el pecado, todos habríamos sido puros y semejantes a nuestro Señor, tal como nos creó.

Y así, en mi locura anterior, me preguntaba a menudo por qué la gran sabiduría presciente de Dios no había impedido el comienzo del pecado. Pues entonces, me parecía, todo habría estado bien. Tendría que haber rechazado con todas mis fuerzas este pensamiento, y, sin embargo, lloraba y me entristecía por ello, sin razón ni medida.

Pero Jesús, que en esta visión me enseñó todo lo que me era necesario, respondió con estas palabras: «El pecado es necesario, pero todo acabará bien, todo acabará bien, y sea lo que sea, acabará bien». [cursívas mías]

La fabrica de pensamiento en el relato anterior, de Lady Julian a George MacDonald, lleva al lector a la fuerte posibilidad del Universalismo -. De una manera similar al libro de Rob Bell, Love Wins [El Amor Triunfa]. Por lo tanto, no debe ser ninguna sorpresa que el libro de Bell cita a El Gran Divorcio de Lewis como un título importante para obtener una descripción del Cielo y el Infierno. Al mencionar a Bell en este punto hay que decir que esta es una de las razones centrales por las qué me molestó en cuanto a la hipocresía de los que arremetieron contra Bell, especialmente aquellos que generosamente promueven a Lewis sin dudarlo. Para ser franco, ¿por qué los siguientes dos tuits siempre son producidos por la misma persona ?:

clip_image003

Adios Rob Bell

clip_image004

Como Lady Julian dijo: Dios tiene en su mano un pequeño objeto como una avellana, y esa avellana es “todo lo que ha sido creado”

En general, la indignación selectiva expresada por los evangélicos sobre Rob Bell sigue siendo una contradicción preocupante, sin resolución. Inconsistencias como estas son a la vez confusas y vergonzosas. Pero hay más preguntas que deben ser abordadas. ¿Cuál es la conciencia que hay con respecto a las influencias transitivas de George MacDonald y CS Lewis en la era moderna? ¿Los hombres que promueven a Lewis tienen alguna posible idea de las influencias oscuras y las enseñanzas que transiten a las ovejas de Cristo? Parece que John Piper tiene algún sentido limitado de esto:

“Hay un aspecto personal a esta pregunta [Universalismo] para mí. Una cosa es saber que siempre hay "ciertas personas" en la iglesia que niegan la realidad del infierno eterno, y otra cosa es amar a un autor y después descubrir que es uno de ellos. Desde mis días en la universidad, había leído tres novelas de George MacDonald:. Phantastes, Lilith, y Sir Gibbie yo disfrutamos mucho de ellas. Yo también había leído un montón de CS Lewis y me había beneficiado enormemente de la forma en que experimenta el mundo y pone esa experiencia en la escritura. Sabía que Lewis amaba MacDonald y lo recomendaba altamente: ‘George MacDonald me había encontrado a mí mismo a la edad de dieciséis años y nunca vacilé en mi lealtad’” “Nunca he ocultado el hecho de que yo lo consideré como mi maestro; de hecho me imagino que nunca he escrito un libro en el que yo no lo haya citado.’” Sé que casi ningún otro escritor parece estar más cerca, o más continuamente cerca, al Espíritu de Cristo mismo. "... En gran parte debido a esta notable defensa por Lewis, creo, George MacDonald sigue teniendo un seguimiento importante entre los evangélicos estadounidenses. Yo sin duda estaba entre el número que fueron atraídos por él. Entonces tomé la edición de Rolland Hein de la Creación hasta Cristo, una colección de sermones de MacDonald. Para mi gran pesar, leí estas palabras: “De todas las copias del retrato hecho por Jonathan Edwards acerca de Dios, sin importar lo amarillentas que se hallen por el tiempo,. sin importar lo descoloridas que estén por el uso de pigmentos menos brillantes, todas me resultaron aborrecibles ...”

Piper sigue:

“Sigo leyendo y vi un profundo rechazo de la expiación sustitutiva de Cristo: ‘Tiene que haber una expiación, una que constituya, una que reúna - una expiación que, digo, no puede hacerse sino por el hombre que ha pecado.’ Y puesto que sólo el hombre que ha pecado puede expiar su propio pecado (sin sustituto), para eso está el infierno.. MacDonald es un universalista no en negar la existencia del infierno, sino en la creencia de que el propósito del infierno es llevar a la gente al arrepentimiento y la pureza no importa el tiempo que tome. ‘Yo creo que no hay infierno será carente de lo que ayudaría a la justa misericordia de Dios para redimir a Sus hijos.’ Y todos los seres humanos son hijos de él. Si el infierno se fuera para siempre, dice, Dios sería derrotado. ‘Dios es triunfantemente derrotado, digo, todo el infierno de Su venganza. Aunque contra el mal, no es sino una crueldad inútil y perdida de un tirano ". Menciono a George MacDonald como un ejemplo de un universalista, no sólo a causa de mi encuentro personal con él, sino también porque representa el lado popular, reflexivo, artístico del cristianismo que continúa dando forma a la manera en que muchas personas piensan.”[11]

La admisión de John Piper es bastante reveladora, sobre todo porque es uno de los principales promotores de Lewis en el mundo de hoy, como él dijo: “... En gran parte debido a esta notable defensa por Lewis, creo, George MacDonald sigue teniendo un seguimiento significativo entre los evangélicos estadounidenses.” Por este hecho debería ser evidente que Piper esta haciendo puja, en cierta medida, por Lewis: transmitiendo el legado del místico y Universalista - George Macdonald. A pesar de esto, la oración de Piper por la “ayuda de CS Lewis” sigue en pie, sin disminuir.

Por último, me gustaría añadir que la influencia transitiva de Lewis no sólo avanza a través de sus obras más teológicas, sino de sus obras de ficción que están todavía profundamente sembradas con sus puntos de vista problemáticos:

“Cualquier cantidad de teología puede ahora ser objeto de contrabando en la mente de las personas encubierta de romance sin el conocimiento de éstos.” (cursivas mías) [12].

Irónicamente, el uso de Lewis de las palabras de contrabando ... encubierta impacta un parecido inquietante con la expresión de Judas - entrado encubiertamente (Judas 4). Cualquier pastor que realmente se preocupa por las ovejas de Cristo no dormirá durante una operación de tal contrabando. Con todo esto, concluyo mis preocupaciones expresadas por el momento, pero hay muchas más preguntas sobre las influencias transitivas de Lewis que deben ser abordadas en el ámbito del misticismo, el subjetivismo, y el secularismo. Estos serán examinados en la siguiente columna.

En general, el legado de Lewis no puede ser ignorado por el bien de la iglesia de Cristo.

Soli Deo Gloria


[1] March 6, 2014, Ayn Rand's Tragic Trajectory (Episode 292) https://twitter.com/JohnPiper/status/441732767915601920

[2] John Piper, Desiring God , (Multnomah Books, Oregon, 1996), p. 23.

[3] “Finalmente, debo menospreciar, y lo hago en amor, el uso de términos vulgares y rebuscados y frases al enseñar sobre santificación. Ruego porque un movimiento a favor de la santidad no pueda progresar por fraseología recién acuñada, o por declaraciones desproporcionadas o parciales, o por utilizar textos particulares fuera de su contexto bíblico, o por exaltar una verdad al costo de otra, o por alegorizar y acomodar textos y extraer de ellos significados o interpretaciones que el Espíritu Santo nunca puso en ellos, o por hablar contenciosa y amargamente de aquellos que no ven enteramente las cosas con nuestros ojos, y que hacen el trabajo de la misma forma que nosotros...En el azaroso camino de nuestros antepasados hay un amor de novedad ateniense hacia lo extranjero, una aversión morbosa por cualquier cosa antigua y ordinaria. Muchos harán multitud para escuchar una nueva voz y una nueva doctrina, sin considerar por ningún momento si lo que oyen es verdad o no….. Hay un deseo ardiente e incesante después de cada enseñanza sensacional, excitante y que mueve las emociones. Hay un apetito insano por una suerte de cristiandad espasmódica e histérica. La vida religiosa de muchos es un poco mejor, pero luego el sorbo espiritual y el manso y humilde espíritu, que Pedro preconiza, se olvida por completo (1ª Ped 3:4). Multitudes, llantos, sitios calientes, cantos de alto vuelo, y una incesante excitación de los sentidos son las únicas cosas por las cuales muchos se preocupan. La incapacidad de distinguir las diferencias en las doctrinas se expande, va lejos y ampliamente, y en la medida que el predicador es “inteligente” y “fervoroso”, cientos parecen pensar que debe estar en lo correcto, y te llaman terriblemente “estrecho y poco caritativo” si sugieres que él no tiene fundamento! JC Ryle, Holiness: Its Nature, Hindrances, Difficulties, & Roots, (Charles Nolan Publishers, Moscow Idaho, 2001), p. XXIX.

[4] Lewis, CS (2002-11-04). Letters to Malcolm: Chiefly on Prayer (pp. 90-91). Houghton Mifflin Harcourt. Edición Kindle.

[5] Las opiniones de Lewis del misticismo se abordarán en la siguiente columna en esta serie.

[6] John Piper, 2013 National Conference - “The Romantic Rationalist: God, Life, and Imagination in the Work of CS Lewis.” Message:” What God Made Is Good — And Must Be Sanctified: CS Lewis and St. Paul on the Use of Creation” "

[7] CS Lewis, George MacDonald , An Anthology (HarperCollins, New York 1946), pp. xxxiii-xxxiv.

[8] Ibid.

[9] Lewis, The Great Divorce , pp., 124-125.

[10] En la siguiente columna, voy a abordar por qué es que el movimiento de la Iglesia Emergente ama Lewis por su razonamiento inductivo extrabíblico e incertidumbre.

[11] John Piper, Jesus: The Only Way to God , (Baker Books, Grand Rapids MI), pp. 19-21, cursivas minas..

http://books.google.com/books?id=jDEHAMWQBXYC&printsec=frontcover&dq=Jesus,+the+Only+Way+to+God:&hl=en&sa=X&ei=WJ8XVOPJMJClyASjoYL4DA&ved=0CB8Q6AEwAA#v=onepage&q=Jesus%2C%20the%20Only%20Way%20to%20God%3A&f=false

[12] CS Lewis, 9 August 1939, in The Collected Letters of CS Lewis.. Citado en Joseph Pearce, CS Lewis y la Iglesia Católica (Ignatius Press, San Francisco, 2003), p. 78.