sábado, octubre 18, 2014

Cualquier Cristiano Puede Aconsejar.¿Usted está aconsejando?

clip_image001Cualquier Cristiano Puede Aconsejar.¿Usted está aconsejando?

Por Rick Thomas

 

Una de las consecuencias no deseadas más importantes del movimiento de asesoramiento bíblico es la idea de que aconsejar a otros es para un selecto número de cristianos.

Dios ha bendecido el movimiento de consejería bíblica en los últimos cuarenta años. Uno de los problemas con el crecimiento sin precedentes de la consejería bíblica es que olvidamos decirle a la iglesia que aconsejar a otros es para todos, no sólo para unos pocos (Romanos 15:14).

Alguien tiene que decirle a la iglesia que cada cristiano es un consejero cristiano.

Influenciado por el Mundo

Esta idea de que sólo unos pocos hombres y mujeres buenos puede aconsejar es una idea secularizada y no bíblica. El mundo se inclinó hacia el individualismo, mientras que la iglesia está llamada a la comunidad. El mundo cree en la especialización, mientras que la iglesia cree en equipar a todos a hacer la obra del ministerio (Efesios 4: 11-12).

Ser la antítesis del mundo es especialmente importante cuando se trata de la consejería porque para que cualquier forma de asesoramiento pueda tener éxito, debe ser contextualizado y trabajado dentro de la comunidad de la iglesia local. (Vea esta grafica uno otro.)

  • Todos los creyentes están capacitados por el Espíritu de Dios.
  • Todos los creyentes están iluminados por el Espíritu de Dios.
  • Todos los creyentes tienen la capacidad de orar.
  • Todos los creyentes tienen una comprensión de maduración de la Palabra de Dios.
  • Todos los creyentes tienen una experiencia de Dios.
  • Todos los creyentes tienen la capacidad de amar a la gente.
  • Todos los creyentes están llamados a compartir la Palabra de Dios.
  • Todos los creyentes están llamados a ser hacedores de discípulos.

Se necesita un grupo de personas para atender adecuadamente una a la otra.

Pero ¿no acaso hay personas que están más capacitadas para aconsejar?

El supuesto común entre los cristianos, sobre los consejeros cristianos, es que es un campo especializado para las personas especializadas. La razón de esta suposición es generalmente debido a una definición no bíblica de la consejería bíblica.

La consejería bíblica, definida simplemente, es un creyente usando la Palabra de Dios para ayudar a otra persona. Cada creyente tiene está capacitado, equipado, y es exhortado a llevar las verdades de la Palabra de Dios en sus esferas de influencia.

Como seguidores de Cristo (1 Corintios 11:1) e imitadores de Cristo (Efesios 5:1) tenemos el privilegio de llevar la Palabra de Dios a cualquier individuo de acuerdo a nuestros dones y nuestra comprensión de la Palabra de Dios.

Con la obra del Espíritu en nosotros, podemos seguir creciendo tanto en nuestra comprensión y capacidad para aplicar la Palabra de Dios.

Diles lo que sabes

En Juan cuatro la mujer en el pozo tuvo un encuentro con Jesús. Después de aquel encuentro ella entró en una aldea y comenzó a contar (aconsejar) a otros acerca de su encuentro con el Salvador.

Independientemente de dónde se encuentra, en lo que respecta a su caminar con el Señor, usted tiene algo que decir. No hay mejor momento o nivel de madurez perfecta que usted deba alcanzar antes de poder decirle a otros acerca del poder transformador de Cristo.

Puede que no tenga todas las respuestas que ha deseado tener. Usted no puede estar completamente a gusto en un contexto de asesoramiento, pero hay uno mayor Aquel que está con vosotros y Él le capacita e ilumina para traer fielmente su Palabra sobre las vidas de otros.

Por tanto, proponed en vuestros corazones no preparar de antemano vuestra defensa; porque yo os daré palabras y sabiduría que ninguno de vuestros adversarios podrá resistir ni refutar. - Lucas 21: 14-15 (LBLA)

Pero cuando El, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oiga, y os hará saber lo que habrá de venir. - Juan 16:13 (LBLA)

pero recibiréis poder cuando el Espíritu Santo venga sobre vosotros; y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra. - Hechos 1:8 (LBLA)

En cuanto a vosotros, hermanos míos, yo mismo estoy también convencido de que vosotros estáis llenos de bondad, llenos de todo conocimiento y capaces también de amonestaros los unos a los otros. - Romanos 15:14 (LBLA)

Finalmente, el Espíritu de Dios es el consejero y siempre y cuando usted no lo apague (1 Tesalonicenses 5:19) ni le entristezca (Efesios 4:29), usted se sorprenderá de lo que Él hace a través de usted.

¿Usted cree que usted es un consejero bíblico? Tal vez usted prefiere la palabra discipulado. La prefiero también. Es mejor, más amplia, y un término más preciso de lo que hacemos. ¿Qué te impide decir la verdad de Dios en las vidas de los demás?

Si usted desea aprender más acerca de nuestra formación en la educación a distancia y entonces vaya aquí .