jueves, octubre 30, 2014

7 Marcas de un Pecado Profundamente Mortal

clip_image0027 Marcas de un Pecado Profundamente Mortal

Por Tim Challies

No todo pecado es el mismo. Mientras que cada pecado le pone bajo la ira de Dios, y mientras que cualquier pecado es suficiente para crear un abismo eterno entre Dios y el hombre, no todo pecado es idéntico. En el capítulo 9 de su obra Venciendo el Pecado y la Tentación, John Owen quiere que pienses en ese pecado dominante en su vida para tener en cuenta si se trata de un pecado "ordinario", o si se trata de uno que es particularmente mortal y que, por lo tanto, requiere algo más que el patrón habitual de hacer morir el pecado. La letalidad de un pecado no está relacionada tanto a la categoría de ese pecado, sino a lo profundamente arraigado que está en tu vida, y la forma en que ha respondido a Dios como él se lo ha revelado a usted.

Aquí hay siete marcas de un pecado profundamente mortal.

1. Su pecado es arraigado y habitual. Puede haber algunos pecados que han estado en su vida tanto tiempo y con tanta prevalencia que ya no los encuentra chocante o particularmente molestos. Su mente y su conciencia han crecido con fuerza en el pecado y está ahora profundamente arraigado en sus pensamientos y hábitos. Usted, mi amigo, está en un lugar peligroso cuando se ha crecido ambivalente a ese pecado. “A menos que se tome algún curso extraordinario, una persona así no tiene ninguna base en el mundo para esperar que su postrer estado será la paz.”

2. Usted proclamar la aprobación de Dios, pero sin luchar contra el pecado. Usted sabe que un cierto pecado es frecuente en su vida, y sin embargo sigue proclamando que usted es aceptado en Cristo. A pesar de que Dios le ha revelado ese, y a pesar de que usted no ha hecho ningún intento real para hacerlo morir, de todos modos cuenta con la gracia de Dios para usted en el evangelio y aún toma consuelo en la paz del evangelio. Owen quiere que usted sepa que no se puede predicar la paz de Dios a sí mismo mientras abrazas un gran pecado. El evangelio no ofrece consuelo a los que se entretienen con su pecado favorito.

3. Usted aplica la gracia y la misericordia de un pecado que no tiene intención de hacer morir. No se puede proclamar que el Evangelio ha cubierto su pecado si usted no tiene intención de luchar contra ese pecado. “Aplicar la misericordia a un pecado no mortificado vigorosamente es cumplir con el objetivo de la carne sobre el evangelio." A veces tu corazón anhela la paz con Dios, pero al mismo tiempo anhela la satisfacción de ese pecado. En estos casos es posible que atrevidamente mire al evangelio para calmar su conciencia a pesar de que usted no tiene ninguna intención de detener su pecado. Pero el evangelio no permite que usted aplique la misericordia y la gracia de Dios a un pecado que usted amas y tiene la intención de aferrarse.

4. El pecado frecuentemente tiene éxito en seducir a sus deseos. Hay momentos en que su corazón se deleita en el pecado, a pesar de que en realidad no cometes pecado que exteriormente. Si un pecado se convierte en tu delicia y tiene un gran dominio sobre su alma, es una señal peligrosa de un pecado particularmente mortal. Esto es cierto incluso si usted no comete ese pecado. Si su deleite está en el pecado, no en Dios, su alma se está alejando de su Salvador.

5. Usted habla en contra del pecado sólo por miedo al inminente castigo. Es una señal de que el pecado ha tomado posesión importante de su voluntad cuando discute contra el pecado o no puede cometer pecado sólo porque teme el castigo. En este caso no se deleita en hacer la voluntad de Dios, sino sólo temer las consecuencias de la desobediencia. Un verdadero cristiano lucha contra el pecado por el deseo de agradar a Dios y encontrar su deleite en Dios.

6. Se das cuenta de que Dios está permitiendo que un pecado en su vida le haga consciente de otro pecado. Hay momentos en que Dios permite luchar con un pecado con el fin de exponer un pecado más profundo. “Un nuevo pecado puede ser permitido, así como una nueva aflicción surge, para traer un viejo pecado al recuerdo.” En tal caso, Dios está ejerciendo disciplina paternal. Si Dios te está disciplinando al permitir otro pecado o al traer algún tipo de aflicción, le está enviando un mensaje acerca de la dureza o el corazón y la profundidad de su pecado. ¡Preste atención a la advertencia!

7. Usted ha endurecido su corazón contra Dios, al exponer su pecado ante usted. Dios se revela con gracia su pecado por medio de su palabra, a través de la conciencia, a través de otros cristianos, ya través de muchos otros medios. Cuando él revela su pecado, él también le pedirá que tome acción en contra de el. Si rechaza continuamente su ayuda y endurece su corazón contra ese pecado, usted se encuentra en un estado peligroso muy peligroso. “Inefable son los males que asisten a tal entorno de corazón. Cada advertencia particular a un hombre en tal condición es una misericordia inestimable; cuanto desprecia a Dios en ellos que los resiste! Y ¡cuán infinita paciencia en Dios, que no echa fuera a tal persona, y jura en su ira que nunca entrará en su reposo!”

Cristiano, evalúe su pecado, y haga una dura batalla contra el. Es la gracia de Dios que revela su pecado, y es la gracia de Dios que le da todo lo necesario para hacerlo morir.